Blog de Héctor Torres

Temple; por Héctor Torres

Por Héctor Torres | 26 de noviembre, 2014

Temple; por Héctor Torres 640

Reduciendo el asunto a una explicación bastante sencilla, el temple es un procedimiento mediante el cual se somete al acero (u otros materiales) a condiciones térmicas extremas, para que adquiera una mayor consistencia y fortaleza. Se templa para conseguir un material más fuerte.

Está tan claro el asunto que ni siquiera cabe ensayar símbolos con ello, más allá de apelar al clásico “lo que no mata fortalece”.

El término supone, no en balde, tanto ese punto de dureza que se da a un material elevando su temperatura para luego enfriarlo bruscamente, como la capacidad que puede tener una persona para enfrentarse a situaciones extremas sin perder la serenidad. Esa capacidad de resistir la adversidad sin desbaratarse entraña el concepto de temple. Es, a un mismo tiempo, procedimiento y resultado.

Temple, que supone firmeza, también es sinónimo de carácter. Decimos, indistintamente, que alguien tiene temple como que tiene carácter. O firmeza. O presencia de ánimo. La fortaleza del carácter reside en la capacidad de mantenerse sereno, lúcido, calmado, ante las acometidas del veleidoso destino. O, dicho de otro modo, dado que la vida lo único que garantiza es incertidumbre, gracias al carácter el hombre enfrenta los obstáculos sin perder la necesaria calma que le permita tomar decisiones en frío, sin dejarse presionar por el entorno.

El que pierde la calma pierde la lucidez. Con ella pierde, además, la soberanía sobre sus decisiones. Se vuelve un títere de las circunstancias. El que se sale de su centro con facilidad se vuelve transparente para quienes lo rodean, perdiendo autonomía. Se vuelve predecible, por lo que basta actuar de determinada manera para que esa persona tenga determinada reacción y, por ende, tome determinada decisión.

Le tocan los botones adecuados.

*

Venezuela tiene una larga tradición de caudillos, de “hombres fuertes”, de mandamases y gritones. La nuestra es una historia de cuarteles y sargentos que gritan para impedir el ejercicio de la reflexión en el otro. Nadie que lo piense un poco entrega la vida en contra de sus instintos. Por eso las arengas, los gritos, el narcotizado patriotismo, el culto a la obediencia.

Entre nosotros, aquel que se para frente a una multitud, solo debe gritar consignas y cerrar las frases emotivas con un “¡Carajo!”, para arrancar los delirantes aplausos de la facción, presta para la batalla.

La guerra trastoca todo sentido de lo conocido por normal. La bondad pasa a ser un defecto y la crueldad una virtud. Pensar puede ser mortal mientras que actuar puede salvar la vida. Al crimen se le llama heroísmo y a la sensatez cobardía.

Una nación cuya historia republicana ha sido la de una larga y sangrienta batalla, tiene en sus haberes “naturales” un trastocado sentido de los valores, los cuales comienzan por convertir la ausencia de temple, en temple. El que pierde los estribos con facilidad y vocifera presa de sus humores, es considerado una persona de carácter.

Es decir, entre nosotros se considera a la ausencia de temple, de fortaleza, como carácter, y a la serenidad para meditar las acciones ante las circunstancias, por extremas y  vertiginosas que resulten, se le llama ausencia de carácter.

Que es como decir que el negro es blanco y el blanco es negro.

*

Adam Soboczynski, autor de libros como El arte de no decir la verdad, advierte que quien ríe como si fingiera es que no finge lo suficiente. “Cuando se dice de alguien que tiene una risa falsa, lo que se quiere decir en realidad es que su risa no es lo suficientemente falsa”. El ser humano es el único animal que, por vivir en sociedad, se educa para aprender a controlar sus emociones y a exteriorizar sólo lo que considera necesario. O prudente. O conveniente.

Y eso se logra con temple, con firmeza.

El que no controla sus emociones no solo carece de temple, sino que es poco dado a pensar lo que hace y es, además, poco elaborado en ese misterio que es la condición humana.

Héctor Torres  es autor, entre otras obras, del libro de crónicas "Caracas Muerde" (Ed. Punto Cero). Fundador y ex editor del portal Ficción Breve. Puedes leer más textos de Héctor en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @hectorres

Comentarios (4)

Ligia Isturiz @Seleccionada
26 de noviembre, 2014

Un breve ensayo el de Héctor Torres, de quien disfrutamos sus excelentes crónicas y el encanto para la ficción. Hoy. en un género que no le es habitual en estas páginas, luce absolutamente acertado, oportuno y pertinente. Es como decir – en este caso- ¡un hombre de temple!

Rodrigo J. Mendoza T.
26 de noviembre, 2014

Qué reflexión tan bien traída, oportuna, contundente, elegante y breve.

Georgette
27 de noviembre, 2014

Como siempre, estupendo!!!

Pilar
27 de noviembre, 2014

Bien sería que lo leyeran los radicales de oposición, siempre prestos a lanzase (o lanzar a los demás) a empresas delirantes. En contra de la calma y serenidad de los políticos formados, como Capriles, que aceptan lo que no tiene remedio y trabajan sobre esa base.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.