Blog de Francisco Toro

Sobre la imagen internacional de Hugo Chávez, por Francisco Toro

Por Francisco Toro | 9 de marzo, 2013

El legado que deja Hugo Chávez no deja de impactar: la nacionalización de la industria petrolera, la instauración de un sistema de salud pública universal y gratuito, la verdadera democratización de la educación a todos los niveles, la apertura de las Fuerzas Armadas como mecanismo de movilidad social, los programas de alfabetización, educación para adultos y el sistema de subsidios alimentarios administrados por Mercal para garantizar la alimentación de los más favorecidos conforman un cuadro de innovaciones revolucionarias que ni el más mezquino opositor podría negar.

Ese primer párrafo ocupa un espacio epistemológico peculiar en la prensa angosajona. Por un lado, cada una de las aseveraciones que contiene ha sido repetida una y otra vez en periódicos desde Sydney hasta Seattle, desde Johannesbourg hasta Toronto. Son ideas que son tratadas como “cosas que todo el mundo sabe”, parte de una visión compartida por una inteligentsia internacional que quiere creerse ponderada a la hora de evaluar los aciertos y desatinos del legado de Chávez en su justa perspectiva, balanceando sus logros sociales con su tinte autoritario.

El detalle es que, como cualquier venezolano medianamente instruido sabe perfectamente bien, son todas mentiras.

La nacionalización de nuestra industria petrolera data del año ’75, la educación obligatoria y gratuita se decretó en 1870, y se masifica a partir de 1945. El sistema de salud público tiene antecedentes que remontan a 1891, y el Instituto Venezolano del Seguro Social se funda en 1946.

Las fuerzas armadas venezolanas vienen ensanchando a la élite del país desde los años 60 como lo demuestra, justamente, la carrera de Hugo Chávez – un muchacho de Sabaneta que ha podido llegar a general. Un punto especialmente barroco tiene que ver con los programas de alfabetización para adultos, reclamados por el presidente Chávez como innovación suya aún cuando él mismo, en su época de adolescente en los años 60, fue voluntario de ACUDE, el programa de alfabetización de la época, y obtuvo un certificado que lo demuestra.

Aún así, en la discusión angloparlante sobre el legado de Chávez, a todos estos hechos los desaparecieron. A los venezolanos con memoria no nos queda más que admirar la eficiencia de la maquinaria de producción de verdades que logró montar el gobierno: engendro orweliano de singular eficacia. Sería mezquino negarle un reconocimiento a Andrés Izarra. ¿Qué otro ministro, qué personaje del estamento oficial ha trabajado con tanto éxito?

Mi oficio como escritor sobre Venezuela en inglés me pone cara a cara con el rotundo éxito de la propaganda oficial todos los días. Esta semana me ha tocado participar en debates rocambolescos con medios de comunicación de habla inglesa. En uno de ellos un entrevistador, atónito, me preguntó que como puedo decir que en Venezuela la industria petrolera no la nacionalizó Chávez sino su enemigo jurado, Carlos Andrés Pérez, cuando “todo el mundo sabe” que la industria la nacionalizó Chávez en el 2003. Mientras le explicaba hechos que, en mi época, cualquier alumno de bachillerato debía saberse de memoria, mi entrevistador reaccionaba como si estuviese tratando de convencerlo de que el cielo es verde y la grama es azul. Era fácil intuir como me percibía: “just another reactionary oligarch,” sin duda decía para sus adentros.

Participar en discusiones así es una experiencia dura y enajenante. Termina uno por cuestionar su propia cordura por un instante. Es solo después, en los momentos de reflexión, que voy entendiendo. Resulta que mientras andábamos distraídos, la historia cambió…o, más bien, un enorme despliegue propagandístico se encargó de cambiarla.

Cualquiera entiende por qué al chavismo le interesaba perpetrar esta patraña, lo difícil es entender por qué es tan fácil venderla en el exterior. En parte se explica por la clásica infatuación del primer mundo con el romance de la izquierda latinoamericana radical – fenómeno “Tengo una remera del ché/y no sé por qué.”

Pero va más allá de eso.

Para muchos observadores internacionales resulta sencillamente inimaginable que una figura del radicalismo retórico de un Chávez haya liderado un gobierno que, en los hechos, hizo tan poco para cambiar las estructuras sociales que heredó. La distancia abismal, esquizofrenizante, entre un discurso revolucionario y una práctica de gobierno que se conformaba con actualizar al petropopulismo y reconciliarlo con el siglo XXI sobrepasa la capacidad de comprensión de una inteligentsia internacional acostumbrada a un mínimo de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Mucho más fácil, mucho más natural, es presumir que un gobierno que habla así de golpeao seguramente habrá acometido grandes reformas.

Es una inferencia lógica que Andrés Izarra, en sus años de encargado de la propaganda del régimen, explotó con letal eficiencia para ir tejiendo una mitología en torno a la figura de Chávez. Mi parte más maquiavélica no puede dejar de admirarlo por la osadía de la operación, y lo completo de su éxito.

Francisco Toro 

Comentarios (19)

lucia alvarez-corvaia
9 de marzo, 2013

hugo chavez no llego a general porque no le dio tiempo, creo que llego a teniente coronel, si mal no recuerdo. su brillante carrera militar fue sobrepasada por su vision (y ambicion) politica y la coyuntura politica de la decadencia de la cuarta republica. gracias a su excelente preparacion en historia de venezuela supo ubicar e inspirar al grupo que le acompaño hacia la inauguracion de una nueva concepcion republicana. su sensibilidad humana y sentido de justicia le llevo a desarrollar la inclusion social en todos los ambitos de un pais, eso lo han reconocido hasta los mas acervos criticos del chavismo. ahora es tiempo de sopesar los avances, los retrocesos, los logros, los errores, mas no es tiempo de repetir sordamente cantaletas que niegan y etiquetan de “mentiras” del chavismo todas las construcciones sociales, psicologicas y politicas para el desarrollo del pais. es tiempo de acercarse al foro de la conciliacion y desde el corazon, hablarle bajito al vecino y decir algo amable. o es que nunca usted ha dicho algo amable para limar asperezas?

rita salvestrini
9 de marzo, 2013

Francisco Toro: intentó usted obtener cupo en las universidades fundadas en el siglo pasado??? Qué le pasa??? No sea tan superficial!!! Si quiere analizar la situación de manera seria, dejese de lugares comunes.

Ramón Nuñez
9 de marzo, 2013

Solamente una acotación. El plan ACUDE fue creado durante la presidencia de Luis Herrera Campins, creo que en 1980. El finado fue facilitador de ACUDE en sus tiempos de teniente.

De allí en resto, lo que dice el articulista es completamente cierto, especialmente lo de la educación universal y gratuita. En cuanto a las Universidades es otro cantar. No todos podemos ser universitarios, siempre hay un filtro al salir de bachillerato y es el cupo universitario. Hay muchos menos cupos que graduados y desventuradamente siempre será así, simplemente porque en uns sociedad no todos podemos ser médicos, abogados o ingenieros.

Por lo demás, la propaganda chavista ha sido muy efectiva durante todos estos años para divulgar mentiras a montones; cuando en un tiempo futuro se descubran, mucha gente quedará asombrada y molesta, por decir lo menos, al darse cuenta del papel de tontos que desempeñaron en esta farsa al creerse todas esas falsedades.

perraco
9 de marzo, 2013

No hace tantos años, una chica se quejaba que para ir a la universidad tenía que pagar mucho por los pasajes de autobús. No sé si eran 100 Bs. al día. Y para ese entonces la matricula semestral en la universidad pública donde estudiaba le costaba 500 Bs.

Estoy hablando de antes de que llegara Chávez a la presidencia. ¿Entonces de que hablan de falta de oportunidades para estudiar?

Alrededor de Chávez lo que se ha creado es un falso mito. Alentado por la propaganda tanto interna como externa que le encargó a diferentes personeros, y que muchos dólares le han costado al país.

Chávez recogió la cosecha de un pueblo hastiado, molesto y sobretodo ignorante. Él no cambió nada de eso, simplemente cosechó la ignorancia de ese pueblo y volvió a sembrarla, para que mediante sus mediocres programas sociales (Misiones) se convirtieran en mendigantes eternos del supremo líder.

Por no inventar, no inventó ni las misiones. Ese tipo de programas sociales los implantaron otros presidentes antes de el. Y sin tener el barril de petróleo a 130$.

Hay que entender que para el que lo veía desde fuera le podía parecer el Robin Hood del siglo XXI o el “Cristo de los pobres”, pero la realidad es que a día de hoy, con él ya muerto, no se puede mencionar una sola obra o infraestructura de cierta magnitud construida bajo su mandato.

De hablar tonterías, lugarescomunes y muuuuuucha propaganda egocéntrica nunca pasó.

jason argonauta
9 de marzo, 2013

El dr. Goebbels, de preclara memoria, tuvo un excelente discípulo en la Venezuela de finales del s. XX: el camarada J.A.Abreu quien, desde los años 1980, ha “vendido” su organización musical al mundo entero. Pardon, por inexcusable lapsus calami, olvidé que en realidad todo el tinglado del “Sistema” se inició, desarrolló y difundió cósmicamente desde que HChF asumió la presidencia de Venezuela. El menistro A. Izarra es un sólo un dignísimo y aventajado alumno de los susodichos, camarada Abreu y dr. Goebbels. Y además “petro-chequera mata…a cualquier conciencia”.

Juan Lessey
9 de marzo, 2013

ES UN POCO LARGO LO QUE TENGO QUE DECIR PERO HAY QUE DECIRLO.

Hablaré de mi experiencia personal para que personas simpatizantes del Chavismo no me acusen de recurrir a ¨lugares comunes¨ o que estoy ¨repitiendo lo que todo el mundo dice¨, excusas de alguien que no quiere ver lo que esta clarito en nuestro día a día.

Actualmente trabajo en CORPOELEC, una idea de este gobierno de conglomerar en una sola empresa todas las que anteriormente actuaban de alguna u otra manera con la generación, transmisión y comercialización de la energía eléctrica en el país (CADAFE, ELECTRICIDAD DE CARACAS, ELEORIENTE, etc, etc). Originalmente mi empresa era EDELCA ( Electrificación del Caroní ). Comencé a trabajar allí hace 7 años, una de las empresas más exitosas que ha tenido el país. Mi padre trabajó en EDELCA por más de 20 años. Mucho de lo que ahora somos (mi familia) se lo debemos a esta empresa, la conozco desde que tengo uso de razón, sin exagerar fué un orgullo tanto para mí como para mi padre haber pertenecido a ella.

EDELCA fué una pieza clave del estado venezolano en la construcción de obras Hidroeléctricas como GURI 1 y 2, MACAGUA 1 y 2 y CARUACHI y parte de TOCOMA (actualmente en construcción). Más de 50 años en obras de ingeniería. Gran parte de la energía que consume el pais se genera por medio de estas centrales.

EDELCA fue un producto exitoso de la cuarta republica. Pero luego llegó Chavez y le cambió el nombre, la transformó, le incomodó el hecho de que algo tan bueno fuera producto de la cuarta y pretendió hacernos creer que ese cambio innecesario (sólo se cambia algo cuando funciona mal) iba a ser mejor. Resulta que no, porque ese cambio que se dió hace aprox. 3 años tenía como prioridad sustituir los logos de EDELCA por los de CORPOELEC en los vehículos oficiales de la empresa y dejó en segundo plano diseñar una transición exitosa y lo menos traumática posible para los trabajadores. Lo más importante era cambiar el nombre, la forma y no el fondo. El seguro de salud de todos los trabajadores se convirtió en algo mediocre y muchas veces inexistente e ineficiente. Los cursos de preparación profesional desaparecieron COMPLETAMENTE. Nuestro sueldo se congeló y desde hace tiempo no se corresponde con la creciente inflación, a la larga los trabajadores se han endeudado más y han perdido capacidad de ahorro y consumo. Han pasado cosas como por ejemplo el traslado de un trabajador de una unidad a otra, de Guri a Macagua, dos centrales cercanas, debe ser autorizado por el ministro en Caracas, algo que anteriormente se manejaba localmente de una manera fluida.

La gente se esta yendo. Lentamente la cosa se pone más difícil.

Esto es algo que estoy viviendo día a día, ver como la empresa se derrumba y se convierte en algo ineficiente del que ya no quieres ser parte. Esto esta pasando con muchas otras empresas de Guayana: ALCASA, VENALUM, FERROMINERA, etc. Y todo por los caprichos de Chavez, su idea le quitó autonomia a la región, a Guayana. Fué una movida política mas que operativa, dejó de un lado lo técnico para darle más importancia al control. Y todo para que en un futuro los libros de historia borren de la memoria todas las cosas buenas que si existieron desde hace mucho tiempo en Venezuela y dejar a Chavéz como el gran y único renovador. Hay que ser bien estúpido para creerse ese cuento.

Antonio Arriaga
9 de marzo, 2013

Somos 8 hermanos , todos profesionales universitarios . Una sola estudio en una Universidad privada , que pago con su trabajo mientras estudiaba.La familia Chavez no es de tan humilde origen , su padre y su madre eran maestros, y todos sus hermanos pudieron estudiar en Universidades publicas . Entonces cual era la limitacion que tenia el pueblo para estudiar?La unica limitacion era el sacrifio y la dedicacion .Ahora este gobierno creo”universidades” que produce “profesionales como chorizos , de muy mala formacion , que son los primeros engañados cuando creen que son iguales a los graduados en Univresidades tradicionales.La red Mercal tiene un terrible desabasteciomiento y asi sucesivamente todos los progranas de Chavez

María Carnicero
9 de marzo, 2013

Dentro de 50 años ya sabrán que fue verdaderamente la revolución que ofreció Chávez a Venezuela. Yo estaré muerta pero espero que toda mi familia esté fuera. Como emigrantes llegaron mis padres, espero que como emigrantes salgan todos los nietos.

Juan José Pérez Rancel
9 de marzo, 2013

Respondo a Lucia Álvarez-Corvaia y Rita Salvestrini: En la historia venezolana ha habido militares dignos, capaces de investigar la historia del país, su geografía, sus fronteras, su evolución institucional, así como capaces de estudiar nuestra política contemporánea y opinar con criterio sobre ella. Pero Chávez no fue ni uno ni otro. Su formación en Historia de Venezuela era superficial, clichetera, maniqueista y ecléctica,capaz sólo de citar frases sueltas, incapaz de desarrollar temas esenciales de la historia venezolana, incluso temas de la historia militar, caricaturizados en imágenes blanco/negro y sin la menor idea de la dialéctica histórica. Su mentor Jacinto Pérez Arcay es en parte responsable del ridículo que hacía Chávez “enfrentándose” a Páez o a Santander o colocando a Zamora como un estratega en la batalla de Santa Inés, cuya diseño fue trazado por oficiales ingleses por entonces cercanos al liberalismo en el país. Como anota el resto de los participantes de la conversación, alguna vez se entenderán las severas limitaciones intelectuales del ahora endiosado.

Jurista Navegante
9 de marzo, 2013

Estimada Lucía.-Una mentira que se repite es que en Venezuela no había posibilidad de estudiar antes de la llegada de Hugo Chávez. El que escribe se crió en una casa de vecindad en una barreada de la popularisima parroquia de La Pastora. Mi padre, como muchos otros, salía muy temprano a matar sus tigres y llevar al anochecer algo de comer. Mi madre una morena trabajadora, muy temprano preparaba sus arepas y empanadas para vender. Por mi parte, salía también muy temprano para uno de los mejores colegios de aquella época: el República de Bolivia. Allí, calzando por mucho tiempo alpargatas obtuve mi certificado de educación primaria. Sin mucho esfuerzo al siguiente año entré a estudiar bachillerato en el “Fermín Toro”, otro plantel que se las traía por aquellos días. De allí comencé mis estudios en la mejor universidad del país, la UCV. Donde almorzaba por solo dos bolívares y regresaba gratis en el autobus de la universidad. Siete años después salía con mi titulo bajo el brazo Corrían la primera parte de años ’70 y, después de alguna practica me aventuré a optar por una beca en el reciente programa fundado y conocido popularmente el”Gran Mariscal de Ayacucho” a los pocos meses partíamos hacia el mundo 140 estudiantes en una aventura que marcó nuestras vidas. La mayoría retornamos a la patria más que triunfantes. Todos con el corazón lleno de esperanzas. Pasaron los años y nos hicimos mayores. Ocupamos altos cargos y, lógico está, mejoramos nuestras vidas. Pero un aciago día, llegó la bota militar y se empadronó de la patria. Lo que habíamos hecho con tanto amor, si no fue destruido, le cambiaron el nombre. Todo era “popular” o todo era “revolución”. La experiencia no nos sirvió de nada, fuimos lazados literalmente a la calle de nuestras casas, se robaron nuestros ahorros y, solo nos quedó otra cosa que volver a vender tortas en las maletas de nuestros automoviles para sobrevivir. Fuimos suplantados por camaradas, que no tenían ni la menor idea en donde estaba y quienes eran. Al correr el tiempo, muchos de nosotros fuimos llamados por empresas internacionales y otros simplemente emigramos en busca de nuevos horizontes. Desde esas lejanas tierras, donde hemos ya echado raíces vemos con nostalgia como se ha destruido cada ladrillo que colocamos. Como la nueva élite política ha rapiñado el heraldo nacional hasta los cimientos en nombre de una revolución. Y ahora enarbolan banderas que en Venezuela no había posibilidades de surgir a través del propio esfuerzo y el estudio. ¡Cuentos a mi!

Silvana Méndez
9 de marzo, 2013

Señora Lucía:

¿Acervo? Ese es cultural. Creo que usted quería decir “acerbo”, es decir, “amargo”. Prueba usted, en su ortografía, la “excelente educación chavista” de la que no disfrutó doña Rita Salvestrini (que estudió durante los “cuarenta años” que ahora reniega), que no sabe ni cómo abrir los signos de admiración e interrogación en su teclado…

Isabel Lara
9 de marzo, 2013

Respondo a Rita Salvestrini… Mi padre fue un dedicado profesor del Instituto Pedagogico de Caracas ahora Universidad Pedagogica. Graduado en los anos 50 siempre fue un fiel creyete de la excelencia de la educacion publica. Somos 4 hermanos ,todos fuimos a liceos publicos. Cuando nos toco ir a la Universidad nunca pensamos en otra alternativa que no fuera estudiar en la Ucv. En la actualidad tengo una destacada hermana inmunologa, un hermano arquitecto y un hermano biologo y yo soy relacionista industrial graduada de la Ucab. No entiendo su planteamiento sobre lo dificil que era estudiar antes de que existieran las universidades bolivarianas. Todos tuvimos acceso a la educacion, porque habla de exclusion??? Usted es la superficial

José Miguel Roig
9 de marzo, 2013

Perdón, pero hay gente que tiene muy mala memoria. La industria petrolera fue nacionalizada muchos años antes de que llegara Chávez al poder. Igualmente, la educación gratuita también tiene muchísimos años de existencia. En cuanto a la salud pública, no hay la menor duda que está hoy en día en peores condicoones que hace años. La memoria es muy frágil y acomodaticia. Esto no quiere decir que Chávez no tuvo virtudes… sin duda las tuvo, pero en otros campos.

Gerardo A. Garcia Contreras
10 de marzo, 2013

Esta diatriba no se va a solucionar a nivel internacional porque los norteamericanos (USA y Canadá) y europeos tienen un conocimiento excesivamente básico y estereotipado de latinoamérica. No están dispuestos a cambiar y prueba de ello es que siguen apoyando el triste proceso cubano. La única forma de aclarar esto es acudiendo a los datos históricos no manipulados. Esa forma aclararía la perdida de tiempo y de recursos que han significado los tres lustros del chavismo. En otro orden de ideas. La propaganda gubernamental no fue tan eficiente, justo por el primer punto que comente, ellos solo encontraron un campo abonado en la ignorancia y desinterés del mundo desarrollado por de latinoamérica

Juan Nagel
10 de marzo, 2013

Dice Lucía

“es tiempo de acercarse al foro de la conciliacion y desde el corazon, hablarle bajito al vecino y decir algo amable. o es que nunca usted ha dicho algo amable para limar asperezas?”

Y yo le contesto

http://www.elchiguirebipolar.net/07-03-2013/ministro-de-defensa-exige-que-por-respeto-al-luto-lo-dejen-amenazar-tranquilo/

Natalia Peggy
11 de marzo, 2013

No me sorprenderá empezar a ver personas en el exterior con la ‘remera/camisa de Chávez’. En esas paradojas de la vida en que el más comunista se convierte en un objeto capitalista como la camisa del Ché. Creo que debería haber una contra-propaganda internacional para que el resto del mundo se entere de nuestra historia y la realidad. Este articulo y muchos otros deberíanser traducido a distintos idiomas.

Yacira Blanco
12 de marzo, 2013

Me pregunto si ProDavinci o el autor tendran inconveniente en que realice una traduccion libre del articulo para hacerlo circular entre mis amigos de habla inglesa.

virtok
12 de marzo, 2013

On the international image of Hugo Chavez, by Francisco Toro By Francisco Toro | March 9, 2013 17

The legacy of Hugo Chavez continues to impact: the nationalization of the oil industry, the introduction of a universal and free public health system and the true democratization of education at all levels, the opening of the armed forces as a means of social mobility, literacy programs, adult education and food subsidies system administered by Mercal to ensure food for the least fortunate form a picture of revolutionary innovations that not even the stauncher opponent could deny.

That first paragraph occupies a peculiar epistemological space on the anglophone press. First, each of the statements contained herein has been repeated over and over again in newspapers from Sydney to Seattle, from Johannesbourg to Toronto. These are ideas that are treated as “things that everybody knows,” part of a shared vision by international intelligentsia that wants to believe it is balanced and fair when evaluating the successes and mistakes of Chavez’s legacy into perspective, balancing social achievements with authoritarian tinge.

The detail is that, as any moderately educated Venezuelan knows perfectly well, they are all lies.

The nationalization of the oil industry dates back to ’75, free compulsory education was enacted in 1870, and are amplified since 1945. The public health system has a history dating back to 1891, and the Venezuelan Social Security Institute was founded in 1946.

Venezuelan armed forces are widening the country’s elite since the 60s as demonstrated precisely the career of Hugo Chavez – a boy of Sabaneta that very likely could have reached the rank of General should he hadn’t attempted not one but two coups d’etat in 1992, failing in both. A specially Baroque aspect involves literacy programs for adults, claimed by President Chavez as his innovation even when he himself, in his time as a teenager in the 60s, was a volunteer for ACUDE, the literacy program of the day , and obtained a certificate to prove it.

Still, in the anglophone discussion about the legacy of Chavez, all these facts end up under the rug. For us Venezuelans that remember, we are left to admire the efficiency of the factory of made-up “truths” that the government managed to assemble: an Orwellian monstrosity of singular efficacy. It would mean denying recognition to Andres Izarra. What other minister of the Chavez government has worked more successfully?

My job as a writer about the Venezuelan affairs in English brings me face to face with the resounding success of the official propaganda every day. This week I have participated in debates with fearless and self-righteous English media speakers. In one of them an interviewer, stunned, asked me how I can say that in Venezuela’s oil industry was not nationalized by Chavez but his sworn enemy, Carlos Andres Perez, when “everyone knows” that Chavez nationalized the industry in 2003 . While explaining facts that any Venezuelan high school student would know by heart, my interviewer reacted as if trying to convince you that the sky is green and the grass is blue. It was easy to see how I was perceived: “just another reactionary oligarch,” no doubt he said to himself.

Participating in discussions recently has been a hard and alienating experience. One ends up questioning one’s own sanity for a moment. It is only later, in moments of reflection, that I understand. It turns out that while we were distracted, the story changed … or, rather, a huge propaganda machine crafted this change.

Anyone can understand why Chavez was interested in perpetrating this hoax, but what is difficult to understand is why it is so easy to sell abroad. This is partly explained by the classical first-world infatuation with the romance of radical Latin American left – phenomenon “I have a Che Guevara T-shirt / and do not know why.”

But it goes beyond that.

For many international observers is simply unimaginable that a figure with the radical rhetoric of Chavez has led a government that, in fact, did so little to change the social structures inherited. The abysmal schizophrenia-causing distance between the revolutionary discourse and the practice of a government that was content just by updating a “petrol-populism” and reconciling it with the XXI century is beyond the capacity of understanding of an international intelligentsia used to a minimum of coherence between what is said and what is done. Much easier, much more natural is to presume that a government that speaks in such a resounding way surely must be undertaking major reforms.

It is a logical inference that Andres Izarra, during his years in charge of the regime’s propaganda, exploited with lethal efficiency and weaved a mythology around the figure of Chavez. My most Machiavellian thoughts can not help but admire him for the audacity of the operation, and the completeness of his success.

fumanchu
13 de marzo, 2013

la imagen de Venezuela en el mundo es de aquellos que luchan en contra el capitalismo salvaje y nada mas; a estos no les importan los problemas de Venezuela mientras aquellos que la gobiernan critiquen a este capitalismo salvaje y haga lo contrario a sus espaldas. toman lo que el gobierno les dice y rechazan lo que ven comunmente ante sus ojos…por eso mismo existen dos Chavez, si, Chavez esta tambien dividido, ya que Chavez es Venezuela, verdad?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.