Blog de José Ignacio Hernández

¿Puede negarse el derecho de palabra a los diputados?, por José Ignacio Hernández G.

Por José Ignacio Hernández G. | 18 de abril, 2013

El martes 17 de abril los medios de comunicación reflejaron que el Presidente de la Asamblea Nacional decidió negar el derecho de palabra en la Asamblea a los Diputados “que no reconozcan al presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros”. Apartando el debate político que generó ese hecho, cabe preguntar: ¿puede negarse el derecho de palabra a los Diputados?

El derecho de palabra: esencia de la democracia parlamentaria

Simplificando bastante el alcance y fundamento de la democracia parlamentaria, puedo señalar que los diputados están en la Asamblea, básicamente, para hablar. De eso se trata: debatir y discutir sobre los asuntos políticos que considera todo Parlamento. También, debatir y discutir sobre las Leyes y demás actos que el Parlamento conoce. Un Parlamento en el cual los diputados no puedan intervenir no es un legítimo Parlamento democrático.

La intervención de los diputados en el Parlamento y, por ende, su derecho de palabra y de voto en las sesiones es en realidad una obligación derivada del régimen representativo democrático: los diputados representan al pueblo y están obligados a ejercer esa intervención, precisamente, interviniendo en el debate.

La irresponsabilidad de los Diputados en el debate parlamentario

Tan importante es el debate parlamentario que el artículo 199 de la Constitución establece una regla especial: los diputados a la Asamblea Nacional “no son responsables por votos y opiniones emitidos en el ejercicio de sus funciones. Sólo responderán ante los electores o electoras y el cuerpo legislativo de acuerdo con esta Constitución y con los Reglamentos”.

Para proteger el derecho de palabra del diputado, y con eso el derecho a intervenir y votar en las sesiones, la Constitución dispuso que las expresiones emitidas en el debate parlamentario sólo generarán responsabilidad política. Con ello quiso evitarse que, por indebida aplicación de Leyes penales, se censurara el debate parlamentario. Porque, de nuevo, un parlamento silenciado no es un parlamento democrático.

La regulación del derecho de palabra

Como toda actividad del Poder Público, el derecho de palabra está regulado con la sola intención de facilitar el debate parlamentario democrático y plural. De allí, que de acuerdo al Reglamento, la Presidencia de la Asamblea “tiene la obligación de garantizar el ejercicio del derecho de palabra de los diputados y diputadas, de conformidad con las normas previstas en este Reglamento” (artículo 74).

A tal fin, el Reglamento establece las condiciones para solicitar, obtener y hacer uso de ese derecho palabra. Además, el Reglamento reconoce tres únicas causales bajo las cuales podrá suspenderse el derecho de palabra:

– El primer supuesto, previsto en el artículo 71, es la pérdida del derecho de palabra cuando el Diputado a quien se le hubiere concedido estuviere ausente de la Sesión en el momento de ser llamado a usarlo “a menos que estuviere cumpliendo una misión de la Asamblea Nacional y se incorpore a la plenaria antes de finalizar el tema para el que se anotó en la palabra”.  El derecho se pierde sólo para esa intervención.

– El propio artículo 71 señala la segunda causal: también podrá perderse el derecho de palabra cuando el Diputado “de manera ostensible y reiterada se salga del tema o materia en discusión, en cuyo caso la Presidencia procederá a realizar un llamado de atención y de ser reincidente se suspenderá su intervención”. Igualmente, el derecho se pierde sólo para esa intervención.

– Por último, el derecho de palabra podrá suspenderse por la infracción a las reglas del debate, siempre, por el resto de la sesión. Sólo con el voto de la mayoría de los miembros presentes podrá suspenderse ese derecho por un mes.

Como se observa, la pérdida del derecho de palabra sólo procede ante causas tasadas y, siempre, para la intervención concreta o cuando mucho para la sesión. El voto de la mayoría de los miembros presentes podrá excepcionalmente suspender ese derecho por un mes.

Lo que no permite el Reglamento es suspender el derecho de voto indefinidamente o, menos aún, por una diferencia en el debate parlamentario.

No puede suspenderse el derecho de palabra por diferencias del debate parlamentario

En el caso presente, hay dos irregularidades que deben destacarse. La primera es que el derecho de palabra se ha suspendido indefinidamente, cuando ello no sólo no está previsto en el Reglamento, sino que además sería claramente atentatorio del régimen democrático de la Asamblea.

La segunda irregularidad es que se suspendió el derecho de palabras por causas no previstas en el Reglamento. Es más: se privó el derecho de palabra por no compartir las expresiones formuladas por los diputados.

Se podrá compartir o no lo dicho por los diputados. Podrá considerarse que esas afirmaciones son incorrectas, inapropiadas, contrarias incluso a la Constitución. Pero lo que no puede hacerse nunca es censurar el debate por no estar de acuerdo con lo afirmado por esos diputados.

Para evitar este tipo de situaciones, precisamente, es que el artículo 199 de la Constitución creó una especie de “burbuja de protección” del debate parlamentario, impidiendo así que se censura el debate por discrepancias.

Derecho de palabra, democracia y pluralismo

Para terminar, es importante recordar que el debate parlamentario responde a uno de los valores superiores del ordenamiento venezolano, de acuerdo con el artículo 2 de la Constitución: el pluralismo. Ser plural implica aceptar, proteger y respetar la opinión distinta, se comparta o no. El debate parlamentario debe ser plural pues la democracia es plural.

Silenciar el debate por no compartir las afirmaciones de Diputados es, por ello, silenciar a la democracia, pues se silencia al pueblo que es representado por esos Diputados.

Hoy día, más que nunca, los venezolanos necesitamos un debate plural, democrático y abierto, como garantía de paz y convivencia social. Para tenerlo debe devolverse a los Diputados su derecho de palabra.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (19)

fernando
18 de abril, 2013

¡De acuerdo totalmente!

Roman J. Duque
18 de abril, 2013

Una leccion magistral de derecho parlamentario que debemos difundir

Cualquiera
18 de abril, 2013

y lo que falta, a ponerse alpargatas porque lo que viene es joropo, ellos no soportan perder y el solo asomo de perder los pone tan pero tan nerviosos, porque sera el que no la debe no la teme, por eso me parece que ellos temen mucho….

María Carnicero
19 de abril, 2013

Excelente. Muchas gracias.

José David Peña
19 de abril, 2013

Como es de importante el conocimiento de las leyes, no obstante el desconocimiento y falta e valores democráticos en un gobierno que busca manipular la confianza de un pueblo con bailes y celebraciones que no necesariamente son malas, pero que alejan al pueblo de una mejor formación socio política en lo que es legislar y lograr que su opinión que en la mayoría de los casos esta fuera del contexto constitucional lo cual sirve de herramienta para amedrentar la opinión constitucional de muchos que en sus valores cívicos llevan un mensaje de verdad y respeto a los derechos humanos de todo ciudadano y ciudadana, creemos en un sistema democrático, cultural, de derechos igualitarios en todo su margen, no dejemos que el desconocimiento sea debilidad en un pueblo que aun aprende de sus errores.

carmen
19 de abril, 2013

En un pais demogratico no existe la negacion del derecho de palabra,por que en un parlamento tiene que haber siempre diferentes opiniones si no seria un robot el parlamento,que pena que esten gente con falta de conocimiento para llevar una nacion.

Noris
19 de abril, 2013

¿Cuál es la sanción que aplica en este caso al Presidente de la AN?

Heberto Santana
19 de abril, 2013

En referencia a su articulo sobre si se puede negar el derecho de palabra a los diputados de la asamblea nacional, Que dicen nuestrras leyes sobre los castigos que recibiere a quien claramente abusa de su poder e injustamente de hecho nego el derecho de palabra a un diputado de la AN? Gracias.

José Ignacio Hernández G.,
19 de abril, 2013

Gracias a todos La violaciòn del derecho de palabra puede acarrear la repsonsabilidad polìtica del Presidente de la Asamblea. Sin duda, esa decisión es un claro abuso de poder

carmen jimenez
20 de abril, 2013

La constitucion de la RBV y las leyes son los principios fundamentals para el funcionsmiento democratico de la asamblea legislative. Solo en una mente OBTUSA puede predicar la negacion de palabra a los diputados de oposicion como si ellos fuesen o estuviesen actuando como automatas para los oficialistas

Dr.Delito
20 de abril, 2013

yo me pregunto cuando ellos no sean mayorias ,porque estoy seguro que no seran de nuevo mayoria en la asamblea por su autocracia en el manejo del parlamento,la actitud del tal Diosdado es una actitud fascista(ellos si lo son) que raya en lo grotesco,en lo estúpido. se que ellos no volveran a la asamblea y de volver seran minorias,es una falta de respeto a los demas asambleistas por el solo hecho de no pensar como ellos, ¿ WQue es eso, como se llama eso? FASCISMOOOOO

Gitanilla Mendoza
21 de abril, 2013

Por que no le ensenan a Cabello, que si quiere ejercer cargos civiles, como es la Presidencia de la Asamblea Nacional, no puede tratar a los Diputados como si fueran soldados, (si mi general, si mi capitan, si mi coronel, etc. etc.), por eso es un grave error que los Militares se metan en Politica, cuando se habia visto esto?,. Ellos no aceptan que dentro de los civiles, todos los profesionales son mas preparados que ellos, y quieren manejar la Asamblea como un Cuartel. Ya esta bueno, zapatero a su zapato. Militar a su Cuartel.

silvio giamapaolo
21 de abril, 2013

Es cierto El derecho de palabra: esencia de la democracia parlamentaria, es un deber y cumplimiento del mismoel cree que son esclavos, los venezolanos necesitamos un debate plural, democrático y abierto, como garantía de paz y convivencia social.

Elvia Cartagena
23 de abril, 2013

Creo que el derecho a la palabra en Asambleas, no se le puede negar a nadie. Creo que es un derecho universal en cualquier país libre.Creo que tal actitud del señor Cabello, se alejó del verdadero pensamiento bolivariano que tanto dicen profesar. Creo que su actitud le restó muchísima credibilidad como autoridad ante el país y desmejoró su imagen ante el mundo. Una actitud de ese tipo sólo demuestra un estado de debilidad, desconocimiento de la razón y temor a la verdad.

Nasly
23 de abril, 2013

Celebro este claro texto de mi amigo José Ignacio, siendo el único pecado que podría atribuírsele, tanta ponderación y moderación al emitir sus criterios e interpretaciones. Lo digo, en total acuerdo con Gitanilla, que pone el dedo en la yaga al destacar ese trato castrense del que hizo gala Cabello, y que, como mínimo es inaceptable. Pero, añado, en mi opinión no especializada, considero que ese día se forjó la más descarada violación a la ya vapuleada democracia de papel que tenemos, pues este debe ser, a no dudarlo, el hecho más flagrante de todos cuantos (muchos!) hemos tenido que soportar en estos tiempos de oscuridad y barnarie que hemos vivido en la era de Chavez y parece que no es mejor la post era que nos amenaza. En suma, aprovecho el foro magnífico que significa Prodavinci para alzar mi voz con mucha indignación por este golpe feroz a lo que nos hubiera podido quedar de sociedad, de civilizados, de repúblicanos.

yasmin rosales
28 de abril, 2013

El presidente de la AN deberia ir preso el mas que nadie porq conoce las leyes parlamentarias y las pisotea a su antojo. Abusa del poder y le dice golpista a la opocision y el le dio un golpe de estado a la asamblea. No aceptan perder y tienen miedo de perder el poder, pero cuando todo esto se aclare van a ser muchos los que van a caer y van a ir presos pero tambien habran otros que se iran volando para huir de la justicia. Pero de la justicia divina nadie huye

Fedor Ojeda
22 de junio, 2013

Parlamentar proviene de parlare, hablar, en latín y en italiano. Fíjense que los que más deben hablar o parlamentar son los que tienen posiciones distintas. El parlamento es el recinto de negociaciones por excelencia, de acuerdos. Como dicen los cristianos ¿cuál es el mérito de querer al que te ama?. Eso es muy natural. Lo que si es meritorio y no es natural sino culturalmente adquirido por cierto nivel de humanización es querer al que te desprecia. Cuando la situación es más enconada y difícil más se necesita el diálogo. Los vietnamitas y los norteamericanos tuvieron que sentarse frente a frente para encontrar una salida a esa guerra que estaba acabando con la paz en indochina y cuidado en el mundo. ¿Cuántas veces no se han sentado a conversar los israelíes con los palestinos?. Cuando yo digo que maduro no es legítimo no le estoy restando derechos a nadie y mucho menos impedir que se manifieste a favor del presidente ilegítimo. Al contrario, si a mi me quitan mi derecho a hablar o parlare se violan mis derechos humanos, inclusive. Fíjense que les devolvieron el derecho a hablar por la presión internacional, pero no les devolvieron las comisiones que dirigían los parlamentarios opositores. Otra cosa, usted ve a cualquier parlamento del mundo democrático en sus directivas están representados los partidos según la proporcionalidad e igualmente las comisiones se designan de manera proporcional a las votaciones. Bueno, eso no pasa en Venezuela. Lo que si pasa en Venezuela es que por la manipulación de los circuitos electorales la oposición sacó el 52 % de la votación parlamentaria pero tienen menos parlamentarios. Ser parlamentario de la oposición en regímenes totalitarios y fascistoides es un apostolado. Con todo la oposición siempre está dispuesta a dialogar. La confrontación y la polarización siempre han sido aliadas del autoritarismo. Ellos impiden que nuestro mensaje y el de Capriles le llegue a los más humildes como en los barrios. No nos dejan entrar porque es “territorio chavista” así nos lo dijeron muchas veces que intentamos entrar a los barrios con Capriles. La polarización les permite impedir que nuestro mensaje les llegue y no se den cuenta de los engaños a que someten al pueblo. “eso es mentira porque lo dice la oposición” dice el pueblo engañado por estos tipos disfrazados de revolucionarios pero que luego se van para sus casotas en tremendas camionetotas. más de una vez pimentón cabello dijo que como ministro del pueblo no iba a dialogar con fascistas, refiriéndose al gobernador Capriles, irrespetando así la soberanía popular que si eligió a Capriles y no a él que era un simple ministro. Esa eterna confrontación poco a poco va dejando de darle réditos a estos tipos. La muestra es que la votación presidencial fue bastante pareja con todos los recursos del Estado al servicio de la candidatura oficial. Pdvsa , Corpoelec, alcaldías, gobernaciones, institutos autónomos, ministerios, mayorías de las radios y televisoras. Con todo ese poder fíjense lo que lograron. Estoy convencido que con un CNE imparcial y con las reglas de juego igual para todos el resultado sería otro : CAPRILES HUBIERA GANADO CON MAYOR CONTUNDENCIA.

beatriz
3 de julio, 2013

. Silvio Giampaolo como hablas de el DERECHO DE PALABRA CUANDO A TI TE LA HAN QUITADO TODO . NO ERES LIBRE Y SOLO VIVES CUANDO ESTAS EN TU CONSULTORIO. QUE MITOMANO ERES DE PANA

ZULAY
3 de julio, 2013

SILVIO POR DIOS DEJA DE DECIR TANTAS MENTIRAS SI TU NO ERES DEMOCRATA VIVES RODEADO DE ODIO, Y NO DAS NI PAZ NI TE GUSTA LA CONVIVENCIA

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.