Blog de Lucas García

Es navidad, por Lucas García

Por Lucas García París | 21 de noviembre, 2013

BLOG_Es_navidad_221113_por_Lucas_Garcia_640

Le cuento a un pana de la ofi cómo eran las festividades navideñas en casa cuando yo era pequeño.

─ Mi viejo tenía un buen puesto en un canal de televisión ─digo─, recibíamos cestas navideñas rebosantes de whisky, frutos secos, chocolates importados.

El pana me mira con fastidio.

─ Yo no he visto una cesta navideña en años ─suspira.

Ahora que lo pienso, yo tampoco. Sobrepasado por la nostalgia llamo a mi viejo.

─ Padre ─le digo─, ¿tú recuerdas las cestas navideñas que te regalaban en el canal?

El suspiro del autor de mis días llega a través de las repetidoras cargado de tristeza.

─ ¡Ay, hijo! ¿Cuál es la tortura, vale? ¿Cuáles son tus ganas de amargarme?

─ Es que estaba conversando con un pana en el trabajo y me acordé. Las botellas de whisky y vino, los quesos franceses, las mallitas con nueces…

─ Pero bueno, Lucas, ¿y entonces? Ahora que el médico me mando una dieta sin grasas, podrías pasarte por acá y comerte un pernil y una selva negra, ¿ah? O aprovecha que ando acostado para patearme.

─ Es que los recuerdos…

─ Mira, no me hables de los ochenta. Yo guapeo hasta el noventa y pico, pero más atrás me amargo. ¡Una cesta navideña! Una cesta navideña en estos tiempos es más difícil de encontrar que el Arca de Alianza, hijo.

Le digo a mi viejo que vi unas cestas navideñas en un local de moda.

─ ¿Y viste cuánto costaban? ─salta papá─. Tú dejas el hígado allí y no alcanza ni para el celofán con la que la envuelven.

Me despido aturdido. Intento recuperar el Groove Navideño, pero el pana de la oficina comienza a estructurar su amargura.

─ ¡Ay, Lucas! No jorobes con las pascuas, vale ─me dice─. La navidad es paja. Te endeudas durante el año para venir a pagarlo todo en diciembre. Te pasas once meses pagando vainas, pidiendo crédito, dándoles a esas tarjetas hasta que aúllan. Tus jefes te explotan como mercaderes de esclavos y en diciembre te dicen que somos familia. Los bancos te hacen promociones balurdas y vas como un bolsa a comprar regalos a malls que están hasta las narices…

─ Sí, pero…

─ Pero nada, papá. En diciembre te hablan del bono navideño y el blablabla, pero ese bono ni se ve, viejo. ¿Sabes lo que soy en diciembre? Un cruce, un semáforo. La plata pasa frente a mí pero no se queda, sólo la redirecciono. Le digo que vaya para la izquierda o para la derecha y la veo desaparecer… ¡Y zuas! De nuevo a partirte el alma ooootroooo año más.

Me niego a que la Navidad se convierta en una fuente de tristezas. Me voy al local de al lado a disfrutar de  mi primera hallaca. El plato navideño cuesta doscientos bolos.

─ ¡¿Y entonces?! ─estrilo, empezando a contagiarme con el desánimo.

            ─ Dese el gusto ─dice el dueño─. Ya va a ser navidad.

Lucas García París 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.