Blog de Sumito Estévez

El desierto azul; por Sumito Estévez

Por Sumito Estévez | 18 de octubre, 2015
Una fotografía de Eugenio Opitz [Araya ,Salinas de Araya,Peninsula de Paria.Edo Sucre Venezuela] Si desea ver toda la fotogalería de paisajes de Venezuela, haga click en la imagen.

Una fotografía de Eugenio Opitz [Araya ,Salinas de Araya,Peninsula de Paria.Edo Sucre Venezuela] Si desea ver toda la fotogalería de paisajes de Venezuela, haga click en la imagen.

I

Nuestro planeta tiene poco menos de cinco mil millones de años y ese andar deja arrugas que quedan impresas en las rocas para recordarnos el paso del tiempo.

Así como el ínfimo tiempo del ser humano se mide en milenios, siglos, décadas, años, hasta llegar al efímero segundo, el tiempo de la Tierra se mide en eones, eras, períodos y épocas. No es una división fija. Es decir: no es que un eón equivale a tantos millones de años. Se trata de una división geológica que, en el fondo, es una historia de la muerte y la vida sobre la tierra, porque es a través de registros fósiles que se determina: tumbas que que van formando estratos y nos cuentan nuestra historia.

Hoy vivimos el eón del Fanerozoico, que empezó hace 550 millones de años. Es el eón de la vida visible, aquella en la que los seres vivos adquirieron tamaño y formas complejas.

Éste es un eón dividido en tres eras, doce períodos y nueve épocas. La época anterior, el Pleistoceno, empezó hace casi 3 millones de años y terminó hace apenas 10.000. La época actual es el Holoceno y el Homo sapiens sapiens es la única especie humana que puebla el globo y la agricultura su mayor logro, gracias a un período post-glaciación de clima benigno.

Los humanos tenemos apenas 10.000 años caminando sobre una tierra de cinco mil millones de años. Somos un pellizco equivalente a 0,0002% de su historia y ya se habla con fuerza de un cambio de época. Los científicos comienzan a cuchichear en los corredores de sus congresos que quizás estemos entrando a la época del Antropoceno.

Anthropo significa humano en griego. Hemos empezado a hablar de la época de los humanos.

Sería muy halagador que algunos eones más adelante se recuerde esta brevísima época como la de los humanos, pero no lo es.

Y es triste, pero recordemos que para que una época pueda ser llamada así debe tratarse de una división geológica. Es decir: debe dejar una transformación que, millones de años después, quede esa arruga visible de la Tierra que nos represente.

Hablar de Antropoceno es aceptar que por primera vez en toda la historia de este planeta una era geológica no será determinada por fenómenos naturales (glaciaciones, meteoritos) sino por la acción de un ser vivo.

Nosotros podemos ser la causa de la próxima gran extinción de vida. Y ser tristemente recordados.

II

La maquinaria de muerte fue tímida al principio, pero si alguna virtud tenemos los humanos es que vamos perfeccionando los métodos hasta lograr una eficiencia vertiginosa.

De representarse la historia de la tierra en un reloj de 24 horas, 40 años equivaldrían a 0,0007 de un segundo. Esa fracción es lo que le tomó al hombre desaparecer a la mitad de todos los vertebrados marinos del mar. Dentro de varios milenios se recordará que esa capa de fósiles que  representa al Antropoceno se logró entre 1970 y 2012, tiempo en el que acabamos con 49% de una vida marina que necesitó  millones de años para conformarse.

Somos buenos a la hora de matar. De eso no hay duda.

Una de las causas más importantes de esto la llamamos sobrepesca, para envolverlo en una palabra que confiere un halo ligero y menos culposo. El consumo per cápita de pescado creció de 10 a 19 kilos por persona entre 1960 y 2012. A eso debemos sumarle que durante esos mismos cincuenta años pasamos de ser 3 mil millones de habitantes a ser 7 mil. Es decir: si en 1960 se consumían en la tierra 30 millones de toneladas de pescado por año, ¡hoy consumimos 133 millones de toneladas! Y se sumarán dos mil millones más de bocas hambrientas en los próximos treinta años.

Pero el problema no es que seamos muchos ni que nos encante comer pescado.

Mientras nuestro ritmo de consumo esté en equilibrio con la capacidad de reproducción que tengan los animales que horneamos o freímos todo estará bien. Pero ya tocamos un punto de no retorno: la flota global de pesca es 3 veces mayor a la que los océanos pueden soportar para ser sustentables. Y el tráfico marino se ha cuadriplicado en los últimos veinte años.

Lo más triste es que no sólo matamos por hambre. También lo hacemos por avariciosos, como cuando descartamos pescado que no sea comercial. O cuando, ávidos de energía, un tercio de nuestro petróleo se extrae de suelo marino. O cuando, sobre todo por estúpidos, contaminamos.

Para tener una idea del impacto, sepan este dato: un solo crucero de tres mil personas genera un millón de litros de aguas residuales por semana. Eso incluye aguas grises y aceitosas. Además, cada año lanzamos al mar el equivalente a 15 bolsas grandes de basura por cada metro de costa y 8 millones de toneladas de plástico.

No contentos con matar a los seres que viven en el fondo marino, también estamos acabando con sus casas. La temperatura no para de subir: el mar absorbe 93% del aumento de temperatura global causado por nosotros. Las aguas cada vez están más acidificadas por absorción del dióxido de carbono resultante de la quema de combustibles fósiles. Y todo eso compone un coctel que está acabando con los manglares y corales. Entre 1980 y 2005, una quinta parte de todos los manglares de la tierra desaparecieron. De seguir así, hay especialistas que hablan de una desaparición de todos los corales para 2050. Los corales sólo representan 0,1% del suelo marino, pero junto a los manglares son las casas que alojan a un cuarto de toda la vida marina.

III

Uno ve el mar  y tiende a creer que está lleno de vida y es (más o menos) gratis. Quizás por eso es que no lo cuidamos. Sentimos que basta con lanzar una red o un anzuelo, ¡y listo! Comida gratis que no hubo que criar, ni cuidar, ni alimentar ni curar. Y quizás, cuando acabemos con la vida en él, diremos que así es la vida: “Total, nunca nos tomó trabajo”. Pero en realidad acabar con la vida del mar (ésa a la que, remarco, le robamos la mitad en apenas cuarenta años) será colocar a la humanidad al borde de una tragedia.

Los animales marinos son la principal fuente de proteína de 42% de la población. Hablamos de tres mil millones de personas.

La pesca es la forma de vida de uno de cada diez habitantes de este planeta. Es lógico que así sea, cuando 60 % de la población de la tierra vive en los primeros 100 kilómetros costeros.

Pero, al parecer, estamos en la era de lo urgente convertido en prioridad. Lo importante es cosa del pasado. Y creo que la manera moderna de encarar el hecho noticioso ha contribuido mucho a eso. La inmediatez de la noticia hace que una noticia urgente siga a otra urgente segundo tras segundo. Y así vamos obviando los tiempos de pausa para descubrir que lo urgente no lo era tanto… y será tarde para detectar lo importante.

La atropellada andanada de números que esbozo en este artículo está tomada del informe titulado Reporte 2015 del vivo planeta azul, hecho por la World Wildlife Fund.

Cuando se publicó no pasó de ser una noticia al margen, opacada por el efímero trending topic del día.

Mientras tanto, desde el espacio y en la distancia, nuestro planeta siempre se verá azul: azul desierto.

Sumito Estévez 

Comentarios (7)

madacol
18 de octubre, 2015

Es inútil esperar q la consciencia nos guíe hacia cierto rumbo, cuando los incentivos nos guían hacia el lado opuesto.

Los cambios grandes no se originan en la consciencia, los cambios grandes se originan en los incentivos.

Sylvia Paul
18 de octubre, 2015

Espero que este escrito incentive nuestro comportamiento.

Paul Tudor
18 de octubre, 2015

Amigo Sumito, es triste, pero es la verdad y no vamos a hacer nada al respecto!!!! El ser humano es el principal depredador y destructor de nuestra naturaleza, pero eso no le importa a pocos, major dicho a muchos. Cuando Al Gore planteo lo del calentamiento Global en forma seria y cientifica nadie le paro bolas. Ahora vemos que es verdad y ya estamos sufriendo las consecuencia de ello, con huracanes y Ciclones como nunca antes visto, recordamos Katrina???en 2005 y ayer en Filipinas con el Superciclon. Nevadas espectaculares y olas de frio tan severas como la epoca glacial. Contaminamos el ambiente con cuanta basura pueda existir ahora con la moda del fracking, en Venezuela no hay ninguna conciencia ambiental el Ministerio para dicho fin es un parapeto burocratico ineficiente e inefectivo. Mas de 300 Millones de litros de aceite usado son vertidos en nuestras aguas y drenajes y el gobierno no autoriza plantas de reciclado de aceite (me consta personalmente), no tenemos un horno para cremar desechos altamente contaminantes como PCB o los lodos rojos de la industria del aluminio.La industria petroquimica lanza a la atmosfera en las noches gases altamentes contaminantes y cancerigenos afectando a las poblaciones aledanas y Maracaibo, el Lago de Maracaibo muriendose de mengua, nadie hace nada fugas de petroleo por todos lados, total amigo que le puedo decir sin el soporte del Gobierno es poco lo que se puede esperar. Ces’t la vie mom amie. Con Aprecio, Paul

jose nuñez
19 de octubre, 2015

Es muy positivo saber que personas de tu calibre apreciado Sumito se sumen a la conservación y preservación del gran Azul ya que de él depende la vida en el planeta. El 70% de aire que respiramos proviene de los océanos. Una de las peores barbaridades que se están cometiendo contra la vida en el Azul, contra la vida en el planeta, es el el aleteo de tiburones una práctica que consiste en atrapar a este maravilloso pez vivo y cortarle todas sus aletas para luego lanzarlo al mar para morir ahogado. Es como agarrar a una persona cortarle los brazos y piernas mientras esta vivo y lanzar su cuerpo al mar. Las aletas son usadas para dar consistencia a una estúpida sopa de caldo de pollo que se sirve en Asia como un manjar además de creer que es un afrodisiaco. Esta práctica tan depravada cuesta la vida de 100 millones de tiburones al año siendo el segundo trafico ilegal más rentable en el mundo después del narcotráfico. Los tiburones son imprescindible para mantener el delicado ecosistema marino ya que se encuentran en el tope de la pirámide alimenticia por lo cual su desaparición o disminución cambiaría drásticamente dicho balance. En Venezuela especies como el Cazón ya están en peligro de extinción y en nuestras costas el aleteo de tiburones esta presente. La naturaleza no necesita del ser humano.

Román Romano
19 de octubre, 2015

Ayer me deleite escuchando en la radio oyendo a Sumito en la lectura de este articulo y, pensé para mis adentro el hombre no puede dejar de ser lo que es. Pero no por lo que destruye por inconforme sino, en este caso, por ser Sumito Estévez. Mucha gente ha oído hablar del famoso chef cuisinier y muchos también saben que Sumito tiene en su haber una licenciatura en Física de la ULA y quizás allí está el verdadero secreto de ser un cocinero de primer orden mundial, ya que se come sus investigaciones . Ahora no es extraño encontrarlo disertando sobre el medio ambiente que nos rodea como el científico que es.

jesus berthe
24 de octubre, 2015

Parece ironoco que la especie animal mas exitosa sobre el planeta este cabando su propia tumba a traves de su propio exito. Biologicamente la multiplicacion de la especie aparentemente es el resultado de la favorable adaptacion al medio ecologicon que se desarrolla y ese es el caso de los humanos.la destruccion de la tierra lamentablemente esta ligado al afan de lucro desmedido, existente en la Sociedad Humana. En los ecologistas, lamentablemente sesgados por la ideologia, solo denuncian los ecocidios de los contrarios. Pegunto quienes son los que promueven y consumen aletas de tiburon, usan colmillos y cuernos de elefantes, rinocerontes, o asesinan ballenas?. Porque antes de recetas sofisticadaz y exoticas los cocineros mediaticos no promueven el uso racional de los alimentos sacrificando “la estetica”.

Oscar Meza
24 de octubre, 2015

Está errado el dato que da el sr. Estévez cuado escribe “Los humanos tenemos apenas 10.000 años caminando sobre una tierra de cinco mil millones de años” Pues los restos más antiguos de Homo sapiens son los de Omo I, llamados hombres de Kibish, (Etiopía) con 195 000 años.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.