Blog de Lucas García

Deseos, por Lucas García

Por Lucas García París | 6 de diciembre, 2013

BLOG_deseos_por_lucas_garcia_640

Cuando la situación económica es tensa, tu hijo puede decir las ocho palabras más friqueantes del idioma castellano:

─ ¿Cuándo hacemos la carta del Niño Jesús, papá?

Se dispara la calculadora en tu cabeza. Te mueves en la oratoria como un Mohamed Alí.

─ Mañana vemos, hijo.

Y ya van como veinte “mañanas”.

─ Me dijo que le gustó un muñeco de Max Steel con un brazo mecánico ─me cuenta mi señora.

Aprovecho una salida para tantear el juguete. En el pasillo de la tienda veo el precio de reojo, como quien contempla un fogonazo.

¡Todos esos ceros!

─ ¿Esta gente quiere que compre el muñeco o una parte de la empresa? ─le digo a otro padre que anda en la misma.

Asiente con una mueca de disgusto. Me muestra una moto con un Power Ranger amarillo pollito.

─ ¡Esto me cuesta una mensualidad del apartamento! ─me dice.

─ ¡Pues te sale barato! ─opina un tercero─. El mío quiere una bicicleta BMX. ¿Tú sabes lo que cuesta una bicicleta BMX? ¡Mejor le enseño a manejar el carro de una!

─  ¿Qué edad tiene?─ le pregunto.

─  Diez, pero es alto. Los pies le llegan fácil a los pedales…

Nos dispersamos cabizbajos, con ese pesar de los que acuden a una sesión de grupo a hablar de sus problemas y, luego de sacarlo todo, siguen sin haber resuelto nada.

En un país polarizado tus amigos se encuentran en los dos bandos y hacen comentarios de acuerdo con sus posturas. En un país polarizado escuchas pendejadas ambidiestras.

─ ¿Ves? ─me dice el pana chavista─ ¿Ves? ¡Acaparan! ¡Hacen sobreprecio! ¡La guerra económica!

─ ¿Con los juguetes?

─ ¡Con todo, chico! ¡Pero no debes dejarte intimidar! Olvídate de esos juguetes imperialistas y dale a tu chamo trompos y papagayos, que seguro te salen más baratos y son nuestros…

─ ¿Tú tienes hijos?

─ ¿Yo? ¡Qué va!

El pana de la oposición enumera:

─ ¿Los juguetes? Eso no es nada, Lucas. ¿Tú has visto el precio de los ingredientes de las hallacas? Bueno, mejor: ¿tú has encontrado algún ingrediente para las hallacas sin tener que humillarte en una cola en uno de esos operativos, si es que todavía existen? ¿Y si te quieres ir en diciembre? ¿Tú has visto en cuánto están los pasajes? ¿Tú has visto el control de las tarjetas con lo de CADIVI? ¡Y con elecciones en puerta, caballo! Si esto no es el infierno, tú ya me dirás…

─ Ay, mi madre…

─ Aunque tengo un primo en Miami con el que podemos ver para traer esos juguetes. ¿Cómo tienes el cupo internet?

Le digo a mi esposa que vamos a tener que explicarle a mi hijo las crudas verdades de la realidad nacional.

─ ¡Pero si tiene ocho años, Lucas! ¿Tú estás loco?

─ ¿Y si le decimos que el Niño Jesús está ocupado solucionando lo de Siria y tiene lo de los juguetes en stand by?

La mirada de mi esposa es más fuerte que el brazo mecánico de Max Steel.

En la panadería ya tienen el pan de jamón a 250 machacantes la barra. “¡Gracias, Giordanni!”, pienso mientras pido una. Cuando corto un pedazo no puedo dejar de calcular cuántos bolívares cuesta.

Sentados en la mesa del comedor, mi hijo y yo por fin redactamos la bendita carta. Le explico que el Niño Jesús no trae toooodos los juguetes porque tiene que repartirlos entre otros niñitos en el Mundo. Me hago el loco con la logística distributiva que rodea al hijo de Dios.

Mi muchacho me da un folio a mí también.

─ ¿Tú que vas a pedir, papa? ─me pregunta.

Suspiro. ¡Son tantos los deseos y tan poca la fe!

Lucas García París 

Comentarios (1)

Fabian Requena
7 de diciembre, 2013

Que buena manera de afrontar ese dilema anual de nuestro niño Jesús,lo interesante Lucas, es que somos venezolanos y ahora más que nunca tenemos que ser más creativos,no nos dejan otra! Jo jo jo…..feliz Navidad

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.