Actualidad

¿Cuál es la situación de Venezuela en Mercosur?; por Mariano de Alba

Por Mariano de Alba | 25 de agosto, 2016

¿Cuál es la situación de Venezuela en MERCOSUR; por Mariano de Alba

Aunque distintos medios de comunicación habían anunciado que el martes 23 de agosto se propondría una solución definitiva al conflicto por la presidencia temporal del Mercosur, los representantes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay no lograron acordar una fórmula que permita resolver el problema. Venezuela, a pesar de estar invitada, decidió no acudir y convocar otra reunión para el 24 de agosto, la cual fracasó al no asistir Argentina, Brasil y Paraguay. Por ende, la presidencia temporal del mercado común continúa vacante.

El impasse diplomático que se ha generado en el mercado común demuestra que todavía no existe un consenso en la región sobre cómo abordar la crisis que vive nuestro país. La comunidad internacional se encuentra a la expectativa de la celebración del referendo revocatorio al mismo tiempo que empieza a sentir directamente los efectos de la difícil situación que viven los venezolanos.

La reunión de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay

Representantes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se reunieron en la sede permanente de Mercosur en Montevideo, buscando acordar qué hacer con la presidencia temporal de la organización. En la víspera de la reunión, las posibles soluciones que se habían planteado eran las siguientes:

—Que se acuerde la existencia de una ruptura del orden democrático y en consecuencia se suspenda temporalmente a Venezuela del mercado común, dando esto paso a que la presidencia sea asumida por el gobierno de Argentina;
—Que se acuerde una revisión del Protocolo de Adhesión de Venezuela, y visto que nuestro país no ha terminado de incorporar toda la normativa del mercado común al ordenamiento jurídico venezolano en el plazo previsto, se disponga que considerando dicho incumplimiento, Venezuela no puede ejercer la presidencia temporal; o
—Que se acuerde la conformación de una comisión de embajadores de todos los países miembros y sea esa comisión la que ejerza la presidencia temporal del MERCOSUR hasta finales del mes de diciembre, cuando deberá ser transferida al gobierno de Argentina.

Sin embargo, ninguna de las tres opciones anteriores fueron pre-aprobadas para someterlas a consideración de los respectivos cancilleres. La razón sigue siendo la reticencia del gobierno de Uruguay, que pesar de reconocer la crisis que existe en Venezuela, no considera que exista una “ruptura del orden democrático” y por lo tanto ve correcto proceder con el traspaso de la presidencia temporal al gobierno de Nicolás Maduro.

Lo que pudieron acordar los cuatro países fundadores del MERCOSUR fue establecer un “calendario de reuniones”, en donde no es necesario que se reúnan de manera regular todos los órganos del mercado común, pero sí los aquellos necesarios para preservar el régimen de aranceles y el comercio entre los países miembros y hacia los demás países. Adicionalmente, pareciera que hubo consenso en que, hasta finales de diciembre, Uruguay continúe coordinando las negociaciones para un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y que Paraguay se encargue de las relaciones con la Alianza del Pacífico.

La reunión convocada por Venezuela

El gobierno venezolano fue invitado a la reunión entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, pero se negó a asistir argumentando que tal convocatoria carecía de legitimidad en vista de que Venezuela ya detenta, supuestamente, la presidencia temporal.

En respuesta, Venezuela convocó a una reunión para el 24 de agosto. No obstante, contrario a la práctica usual de un país cuando detenta la presidencia temporal, la reunión fue convocada en Montevideo en vez de Caracas. A la reunión asistieron únicamente representantes de Venezuela, Uruguay y Bolivia, aunque dicho país todavía no es miembro de Mercosur, pues espera la aprobación de su ingreso por parte del Congreso de Brasil.

La reunión fue utilizada por la representación de Venezuela para presentar sus planes como presidente temporal de la organización, destacando que buscaría profundizar los contactos con Cuba, China y Rusia; la continuación de las negociaciones con la Unión Europea y la iniciativa de un “Mercosur Musical”, en base a la experiencia de la orquestas juveniles venezolanas.

Pero la ausencia de Argentina, Brasil y Paraguay de la reunión demuestra la profunda fractura que persiste en la organización y que la presidencia temporal se mantiene vacante. Si se tiene en cuenta que la norma fundamental dentro del mercado común es que cualquier decisión debe tomarse por consenso y con presencia de todos los países miembros, queda claro que por más que pueda realizar anuncios a los medios de comunicación, Venezuela carece formalmente del apoyo necesario para tomar cualquier decisión.

De hecho, en el marco de una gira realizada hace unos días en la India, la canciller Delcy Rodríguez anunciaba que Venezuela había decido expandir acuerdos de libre comercio con ese país en el marco de su presidencia del Mercosur. Sin embargo, lo cierto es que esa decisión no puede tomarla Venezuela, a menos que sea aprobada en una reunión donde estén presentes y de acuerdo representantes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

¿Cuál es la relevancia de este conflicto?

Detentar la presidencia temporal del Mercosur es un asunto que, en la práctica, no reviste gran importancia. El país que posee esa presidencia temporal ejerce la representación del bloque, funge de coordinador de las reuniones entre los países miembros y los distintos comités de la organización. Adicionalmente, las reuniones se realizan en el país que ejerce la presidencia temporal. Pero cualquier decisión debe contar con la aprobación de todos los países.

A pesar de lo anterior, el gobierno venezolano le ha otorgado una gran importancia al tema ya que busca proyectar que sigue siendo ampliamente reconocido por los otros países. Sin embargo, durante los últimos meses, ha aumentado la preocupación internacional sobre lo que sucede en Venezuela y la falta de voluntad del gobierno de Nicolás Maduro para atender la crisis.

Todos los países del continente han exhortado a la realización de un diálogo auténtico entre el gobierno y la oposición, al mismo tiempo que han llamado al respeto de la Constitución y los Derechos Humanos de los venezolanos. Recientemente, un grupo de 15 países de la región resaltaron la importancia de que se realice el Referendo Revocatorio de manera oportuna y que el Consejo Nacional Electoral no siga incurriendo en mayores demoras.

Pero más allá de esas declaraciones, por ahora no pareciera existir ánimo en un número suficiente de países para tomar medidas concretas, tal como podría ser el reconocimiento de una ruptura del orden democrático, lo que eventualmente podría llevar a la suspensión temporal de Venezuela de organizaciones como Mercosur y la OEA.

No obstante, la posición actual de los países podría cambiar en caso de que finalmente no se realice el revocatorio, especialmente si se tiene en cuenta que, durante los últimos meses, distintos países de la región han comenzado a sentir efectos directos de la crisis venezolana, concretados en el aumento de solicitudes de asilo, la llegada imprevista de miles de venezolanos a otros países para conseguir comida y la propagación internacional de enfermedades como la malaria.

Mariano de Alba 

Comentarios (2)

breddy
27 de agosto, 2016

excelente reportaje

conrado araujo
17 de septiembre, 2016

Mi reconocimiento y gratitud a Mariano de Alba por la excelente explicación del tema. Contribuciones de este calibre contribuyen a calificar a INTERNET como uno de los mejores inventos del hombre de nuestros tiempos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.