Actualidad

¿Qué pasa en Brasil? ¿Quién y por qué anulan el impeachment contra Dilma? ¿Y el Senado?; por Verónica Egui

Por Verónica Egui | 9 de mayo, 2016
waldir-maranhao 640

Waldir Maranhão, presidente interino de la Cámara de Diputados

En Brasil una pugna entre poderes es noticia: Waldir Maranhão, del Partido Progresista (PP), antiguo aliado oficialista, asumió temporalmente la presidencia de la Cámara de Diputados el 9 de mayo de 2016. Entre sus primeras acciones estuvo anular la sesión del pasado 17 de abril, cuando este órgano público aprobó contra la presidente Dilma Rousseff por haber maquillado cuentas públicas. Y ya el propio PP amenaza con destituirlo por querer anular el proceso.

La sorpresiva medida corresponde a un pedido de la Unión General de Abogados de Brasil (AGU, por sus siglas en portugués), en la que alegan que la votación que permitía avanzar en el juicio político contra Dilma Rousseff fue nula, debido a la anticipación de los votos y la orientación de votos a las bancadas por parte de sus líderes.

Antes de conocerse la anulación ya José Eduardo Cardoso, abogado del Gobierno, había mostrado la intención de pedir la anulación del impeachment con base a la salida de Cunha de la presidencia de la Cámara de Diputados. Sin embargo, el presidente del Senado, Rennan Calheiros, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, partido que “traicionó” a Rousseff), ha anunciado que la anulación de Maranhão será ignorada y continuará la votación para destituir a Rousseff.

“La Cámara Baja no puede anular la decisión ahora, su jurisdicción se ha completado. Entiendo que la decisión es nula y sin valor”, acota Rafael Mafei, profesor de Derecho de la Universidad de São Paulo.

¿Cuáles son los argumentos
para anular la votación?

Maranhão argumenta que los miembros de la Cámara no podían haber anunciado sus posiciones antes de la sesión de la plenaria, además establece que la defensa de Rousseff debió haber tenido derecho a hablar a la defensa en dicha votación.

Para el legislador, el voto debería haberse formalizado mediante resolución, que según dijo está establecida en las normas internas de la Cámara de Diputados, prevista de acuerdo con la única destitución que ha habido en el país: la del ex presidente Fernando Collor de Mello. El plazo para que la Cámara de Diputados realice una nueva votación sobre el caso es de cinco sesiones, luego de que el Senado devuelva el expediente.

Sin embargo, la oposición ya ha advertido que no es posible anular la votación del impeachment de forma retroactiva.

¿Qué hará el Senado?

Luego de conocerse la decisión de Calheiros, continuará la votación en el Senado tal como estaba previsto para esta semana. Una Comisión de la cámara baja que estudiaba la admisibilidad del juicio político contra la mandataria lo respaldó el pasado viernes 6 de mayo con 15 votos a favor, y 5 en contra. De esta manera, se espera que este miércoles 11 de mayo se lleve a cabo la votación que, en caso de ser aprobada, acarreará la destitución temporal de Rousseff —por 180 días— para iniciar el juicio político que le realizaría el Supremo Tribunal Judicial (STJ), asumiendo su vicepresidente Michel Temer, del PMDB.

Por otro lado, dentro del entramado político-judicial de Brasil, la justicia determinó el martes 3 de mayo que Temer quedaría inhabilitado políticamente por ocho años al haber sido hallado culpable de haber realizado donaciones a campañas electorales por un valor más alto que el permitido por la ley, en el que además tendrá que pagar una multa de 80 mil reales (22.840 dólares).

¿Entonces Temer podría suceder a Rousseff
si es destituida por el Senado?

La ley “Ficha Limpa”, o de registro limpio, establece que un funcionario inhabilitado por ocho años, tras ser condenado por una decisión de un órgano colegiado (con más de un juez), como fue el caso de Temer, no tendrá interferencia alguna en el mandatos en curso; sí incidiría en sus aspiraciones políticas a una hipotética postulación presidencial en 2018. Sin embargo, podrían haber argumentos para prevenir su asunción como presidente si Rousseff es destituida, en cuyo caso, todo dependerá de la forma en que el STJ esté dispuesto a intervenir en otro poder, en un tema tan serio a través de una decisión tan excepcional, entiza Mafei.

¿Quién es Waldir Maranhão
y por qué toma esta decisión?

Hasta la semana pasada, Waldir Maranhão era el vicepresidente de la Cámara de Diputados. Pero asumió la jefatura tras la suspensión de Eduardo Cunha el 5 de mayo, quien fue destituido de la Presidencia como medida de protección en el caso penal del que ha sido acusado —soborno y lavado de dinero— ante el Supremo Tribunal Judicial (STJ). Según el artículo 23 de la Ley de impeacment, la orientación partidaria del voto está prohibida, una práctica permitida por Cunha durante la apertura de las investigaciones contra el 2 de diciembre de 2015.

Maranhão, a pesar de pertenecer a uno de los partidos que le quitó su apoyo a Rousseff, votó en contra del impeachment el 17 de abril, una decisión de último minuto, en contra de la orientación del PP, generando su salida de la presidencia del estado de Maranhão. De hecho, la más reciente noticia sobre dicho político muestra que estaría fraguándose no sólo la anulación del juicio político de Rousseff, como en efecto acaba de ocurrir, sino además una negociación interna para promover la destitución del vicepresidente Temer. Pero la controversia con Maranhão no termina allí, pues el político también está siendo investigado por la financiación ilegal de su campaña política. Pasó todo su periodo legislativo anterior (2011-2014) en riesgo de ser suspendido ante la imposibilidad de demostrar de dónde salieron 68% de los fondos que financiaron su campaña en 2010.

¿Por qué fue destituido Eduardo Cunha?

Cunha fue suspendido por el STJ de su cargo bajo alegatos que su posición como diputado y presidente de la Cámara Baja le habría permitido obstruir la investigación en su contra. Al ser expulsado la justicia busca evitar que siga utilizando el poder de su cargo para ese propósito.

Eduardo Cunha

Eduardo Cunha durante sesión que inició el proceso de impeachment contra Dilma Roussef

A pesar de haber sido suspendido temporalmente de su cargo, no ha perdido su curul en la Cámara. “En teoría podría ser absuelto de la causa en su contra, por lo que mantiene sus derechos como parlamentario, pero no como líder de la Cámara. Actualmente está impedido de ejercer su mandato”, explica Mafei.

Con la suspensión, Cunha pierde el derecho a utilizar el vehículo oficial, la seguridad de la policía legislativa y el personal de su oficina. Esta destitución como líder de la cámara baja no tiene precedentes en la historia contemporánea de Brasil.

Durante los alegatos de defensa de Rousseff antes de llevar la votación a la cámara baja el 17 de abril, el Gobierno invocó las motivaciones de Eduardo Cunha. Los méritos para destituirlo se basan justamente en el abuso de poder que ejercía desde la presidencia de la Cámara, con lo que podría influir en la decisión de aceptar o no las denuncias que habilitaron el juicio político contra Rousseff.

¿Cómo funciona la inmunidad parlamentaria en Brasil?

La inmunidad parlamentaria de Brasil es muy diferente a la de Venezuela. El artículo 53 de la Constitución brasileña dicta que los parlamentarios son inmunes por “opiniones, palabras y votos”, pero el privilegio no incluye los delitos comunes, como la corrupción y el lavado de dinero, cargos por los que Cunha está siendo acusado. Mafei advierte:

“Los parlamentarios que son procesados por corrupción y lavado de dinero son juzgados ante el STJ y, si se recibe la queja en contra de ellos, la casa del Parlamento a la que pertenece (Cámara de Diputados o Senado) es comunicada y  ésta puede detener el progreso de los procedimientos (por iniciativa del partido político que representa y por mayoría de votos de sus miembros, podrá detener el progreso de la acción, según el artículo 53 de la Constitución). Pero la Cámara de Diputados no tuvo ninguna iniciativa para detener la acción contra Cunha, debido a que las acusaciones son muy pesadas ​​y la carga para un partido o un legislador sería muy grande en este momento”

¿Por qué el TSJ esperó hasta
después del impeachment para destituir a Cunha?

La solicitud en contra de Cunhase inició en diciembre de 2015, misma época en la que él aceptó las investigaciones contra Rousseff. En interpretación del experto consultado, no existe ninguna hipótesis más plausible sobre el retraso del STJ que la de haber establecido un acuerdo premeditado e intencional para retrasar la causa contra el parlamentario. “A sabiendas de que Eduardo Cunha es un político extremadamente eficiente y estaba firmemente comprometida con el movimiento de destitución de Rousseff, el TSJ dejó la causa para después de este paso“, sentencia Mafei.

¿La justicia está siendo equilibrada
al investigar a los políticos?

Hasta ahora, la mayor parte de los esfuerzos de los investigadores han estado relacionados con los partidos que originalmente conformaban el Gobierno de Rousseff antes de traicionarla, cómo explicamos previamente: Partido de los Trabajadores (PT), PMDB, y el expresidente Luis Inacio Lula da Silva objeto de especial atención, incluso por encima de otros con mayor evidencia de irregularidades como el Presidente del Senado Rennan Calheiros, del PMDB. A pesar de que el Ministerio Público y la Policía Federal se han dividido las investigaciones, es muy pronto para hacer un juicio definitivo sobre la imparcialidad de las mismas. De hecho, en las investigaciones actuales aún no han incluido a actores muy importantes de los estados, quienes conforman la vieja élite política del país, siendo un grave problema estatal.

¿Cuántos políticos están siendo investigados?

De los 513 congresistas de la Cámara de Diputados, 299 tiene averiguaciones por diversas causas en las cortes del país. De los 367 que apoyaron la destitución, 215 tienen procesos abiertos en instancias judiciales, representando 58,58% de los parlamentarios de oposición. Mientras que de los 137 que lo rechazaron, 79 también tienen procesos abiertos, siendo el 57,66% de ellos. Los cinco partidos con más causas son: el Partido Ecológico Nacional (PEN), el PP, el Partido Laborista Brasileño (PTB), el Partido Democrático Laborista (PDT) y el Partido Laborista de Brasil (PtdoB).

Por el caso Lava Jato están siendo investigados 21 diputados, de ellos 16 apoyaron la admisibilidad de la apertura de los procedimientos de juicio político contra Rousseff, mientras cuatro votaron en contra, y uno estuvo ausente. Del total de esos 21 políticos implicados en Lava Jato, 16 pertenecen al PP: 14 apoyaron el impeachment, y 2 se mantuvieron leales a Rousseff, en cambio, otros 2 son del PMDB y votaron sí. Dos diputados eran del PT y ambos votaron en contra y el del DEM apoyó el juicio. Los 21 diputados han sido acusados de haberse beneficiado en la trama de corrupción que involucra a Petrobras.

Verónica Egui 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.