Actualidad

Julio Castro: “Venezuela no está preparada para tratar virus que requieren bioseguridad IV”

Por Albinson Linares | 15 de agosto, 2014

Venezuela no está preparada para tratar virus que requieren bioseguridad IV Entrevista al Dr. Julio Castro 640C

El mundo tiene los ojos puestos sobre los países de África Occidental desde que el 8 de agosto la Organización Mundial de la Salud anunció que la epidemia de ébola en esa región es una “urgencia de salud pública de interés internacional” (PHEIC, según sus siglas en inglés).

“La OMS ha hecho esta declaración pocas veces en su historia, una de ellas cuando el virus SARS asoló Asia. Esta declaración de urgencia se realiza cuando hay un evento extraordinario que supone un riesgo para la salud en otros estados y que requiere una respuesta internacional coordinada”, reseña el diario El Mundo de España.

Para el 13 de este mes las cifras oficiales elevaban el número de fallecidos por el brote a 1069 mientras que los casos registrados incrementaban el número de infectados a 128. Pese a que, en un primer momento, varios países suspendieron sus vuelos a la zona la OMS confirmó que los viajes en avión no representan un riesgo para la transmisión del virus: “Sólo un contacto directo con los fluidos corporales de un enfermo como son los: vómitos, diarreas, semen o sangre pueden transmitir el ébola. La enfermedad no se puede transmitir por el aire y sólo un contacto corporal es peligroso”, declaró Isabelle Nuttal, directora del departamento de alertas de la OMS.

Respecto al peligro mundial que significa el nuevo brote y las condiciones sanitarias de Venezuela para tratar este tipo de virus comenta el profesor, Julio Castro, investigador del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Ante la alerta mundial hecha por la OMS ¿Está preparado el país para tratar un brote de ébola?
Se supone que debe haber un apresto epidemiológico para tener la capacidad de atender, eventualmente, cualquier emergencia que pueda producirse. Eso va desde tu capacidad para detectar los casos en tiempo real, pasando por diagnosticar si una persona tiene ébola en su sangre a través de una prueba que no tenemos, hasta tener los elementos de bioseguridad necesarios para el aislamiento y  tratamiento de esos pacientes ¿Hay una institución preparada con nivel de bioseguridad IV, más los implementos que deben tener los médicos para atender un caso como éstos?, la respuesta, claramente, es no.

¿Cuáles son las condiciones y elementos de bioseguridad que debería tener un país para atender a un paciente con este virus?
Hay una clasificación de bioseguridad en base al potencial de transmisión y severidad de un virus. No es lo mismo estar preparado para el sarampión que para el ébola. Este virus exige el elemento de bioseguridad más alto que se conoce por su riesgo de mortalidad y la velocidad de transmisión. Se trata de Bioseguridad IV que requiere el uso de barreras, escafandras, campanas de flujo laminar y aislamiento de máxima seguridad con medidas de presión inversa, en el sitio donde van a estar hospitalizados los pacientes.

¿En los recintos científicos experimentales del país no se usan normas similares a las que menciona?
En Venezuela, con excepción de quienes manejan materiales peligrosos y usan una especie de escafandra como de astronauta que no es igual a la que requieren estos virus, no se tiene el nivel de bioseguridad IV. Hasta donde sé aquí no hay esa tecnología, tampoco hay ningún hospital que tenga un nivel de aislamiento IV. Y a pesar de que probablemente el IVIC o el Instituto Nacional de Higiene, tengan laboratorios con capacidad de manejar esos virus, no creo que tengamos los primers que son los elementos para hacer el diagnóstico de ébola en este momento.

Venezuela no está preparada para tratar virus que requieren bioseguridad IV Entrevista al Dr. Julio Castro 640 2

Fotografía del Central of Control Diseases

 

¿Qué son exactamente los primers?Es la base genética del virus, lo que te permite hacer el diagnóstico. En la mayoría de los casos hoy en día se utiliza una prueba que se llama reacción de la polimerasa en cadena (PCR) y necesitas un patrón contra qué compararlo. Debes detectar el elemento genético en la sangre del paciente y compararlo con el patrón oro del virus, eso no existe en Venezuela. En el caso del Chikungunya solo lo tiene el Instituto Nacional de Higiene pero no necesitas Bioseguridad IV, eso lo puedes manejar como un virus común y corriente. En cambio las muestras del ébola necesitan traslados en cajas especiales, con un protocolo de bioseguridad muy riguroso. La verdad es que no hay ningún hospital que tenga la capacidad de tener aislamiento de seguridad IV. Hay camas de aislamiento en el Hospital Universitario de Caracas pero es para un nivel de bioseguridad II o III pero no IV.

Es exagerado pretender hacerle frente a un brote de este virus o ¿deberíamos estar preparados?
Deberíamos tener algún grado de apresto básico. Esto significa que se deben tener medidas de bioseguridad IV, por lo menos tener un laboratorio del mismo nivel y varias camas de un hospital que cumplan ese protocolo y gente entrenada, porque no es algo sencillo. La OMS dice que la probabilidad de que el virus se disemine fuera de África es relativamente baja porque su propia dinámica es tan mortal que la gente se enferma tan rápido que nadie se puede montar en un barco o un avión, sin que nadie se dé cuenta. No es lo mismo que sars, influenza o inclusive el chikungunya que es otro tema. Sin embargo, debemos estar preparados para que eventualmente llegue un caso.

¿Cuál podría ser nuestra principal debilidad frente al brote actual?
Creo que nuestra principal debilidad es Cuba porque tiene una relación muy directa con esta zona de África por razones históricas, logísticas y médicas. Nosotros no tenemos vuelos directos pero ellos sí, creo que si hay un sitio que debe monitorearse porque pueden venir pacientes con síntomas probables es la gente que de África pasó a Cuba y, eventualmente, pueda venir aquí. Por ejemplo, hay médicos cubanos que están regresando de África a Cuba y no estamos seguros de que pronto no los vayan a mandar a Venezuela.

Aparte del ébola ¿cuáles son los otros virus que exigen este protocolo para su tratamiento?
Por ejemplo la fiebre amarilla, que es una enfermedad que está casi erradicada, el Marburg, los de las fiebres hemorrágicas del Congo-Crimea y Lhassa o el sars que es una insuficiencia respiratoria aguda y se presentaron casos en Canadá, Estados Unidos y el resto de Europa, hace un par de años.

Venezuela no está preparada para tratar virus que requieren bioseguridad IV Entrevista al Dr. Julio Castro 640

Fotografía del Central of Control Diseases.

¿Cómo ve los reportes de enfermos con chikungunya en diversos lugares del país?
Hay replicación viral activa en buena parte del territorio nacional, los números acumulados oficiales por el ministerio están dando cuenta de la epidemia que está empezando. Va a seguir en esta fase expansiva, lo que pasa es que todos los casos han sido diagnosticados basados en la prueba de sangre que es una prueba de PCR, muy sofisticada pero que tarda muchos días para dar el resultado. La capacidad operativa del Instituto Nacional de Higiene para hacer el diagnóstico se va a limitar en algún momento, porque no supera las cien pruebas por semana y ya estamos en casi ciento y pico de casos acumulados. Solo la semana pasada hubo más de 60 casos y va a llegar un momento, en las próximas semanas, donde el diagnóstico a nivel nacional tendrá que ser clínico porque no vamos a tener capacidad operativa para diagnosticar todos los casos que aparecerán. La sensación en la calle es que hay más casos de los que se admiten pero eso siempre pasa en una epidemia, no me preocupa mucho. Pero este es el momento de hacer estrategia de contención, para evitar que el impacto sea masivo porque esto va a durar muchos meses, probablemente un año y se producirán unos cuantos miles de casos.

¿En qué se diferencia los síntomas del chikungunya y el ébola?
Chikungunya y dengue son muy parecidos, es muy difícil diferenciarlos porque los pacientes presentan fiebre alta, dolor en el cuerpo, las articulaciones, la cabeza y da una erupción en la piel rojiza por lo que, clínicamente, es bastante difícil de diferenciar. Necesitamos unos exámenes de laboratorio para poder diagnosticar con precisión pero chikungunya da más dolor en las articulaciones que en los músculos, esa es una diferencia clínica pero hay que hacer una prueba de PCR para diferenciarlos.

En el caso del ébola es un virus hemorrágico, al igual que pasa con el dengue y empieza igual con fiebre muy alta, mucho malestar del cuerpo pero a las 48 horas la gente no se puede mover. Además empiezan a sufrir de insuficiencias en el hígado, problemas renales, respiratorios y a los 4 o 5 días comienzan a sangrar por todas partes y fallecen por sangrado activo masivo.

¿Cuál es el índice de mortalidad de estas enfermedades?
La mortalidad del ébola, en este brote, va por el 85%. En el caso del dengue es baja, no pasa del 1 a 2% y ha llegado a 5% en sus peores momentos. El índice de la chikungunya es aún más bajo, la mortalidad no ha pasado de 1 x 10000 son logarítmicamente diferentes, una de otra, en términos de la mortalidad. Pero el ébola es muchísimo más transmisible que la chikungunya y el dengue.

Albinson Linares 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.