Actualidad

¿Qué se pone en juego con la suspensión del diálogo?, por Franz Von Bergen

Por Franz Von Bergen | 17 de mayo, 2014

 dialogo_von_640

Desde sus orígenes, existen dos imágenes antagónicas respecto a la naturaleza de la política: una está vinculada a la tensión y la lucha, mientras que la otra gira alrededor del orden y la paz. El politólogo español Manuel García Pelayo, fundador de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela, escribió que la primera acepción se relaciona con el poder y el esfuerzo por concentrarlo, mientras que la segunda va de la mano con la justicia y la convivencia.

En las llamadas democracias liberales, asentadas en un estado de derecho y respetuosas de las libertades individuales de sus ciudadanos, reina la segunda visión. En ellas, el contrario es visto como un adversario con el cual se puede negociar a fin de llegar a consensos que satisfagan a todas las partes (o, al menos, a la mayoría de ellas). No ocurre así en los regímenes autoritarios, donde el intento por concentrar el poder absoluto transforma la lucha política en una de carácter existencial. Cobra vigencia entonces el concepto schmittiano de política, el cual la reduce a una lucha amigo-enemigo. La consecución de la metas propias se traduce en el fracaso de las metas del contrario: es un juego suma cero.

La dirigencia opositora acudió al Palacio de Miraflores el pasado 10 de abril con la esperanza de que la activación de una mesa de diálogo significara un cambio en la forma de hacer política en Venezuela, pasando de la lucha existencial a una de carácter deliberativo en el que visiones opuestas pudiesen reconocerse para tratar de alcanzar consensos. Los incentivos para dar una oportunidad a esa iniciativa existían, pues, de tener éxito, no se limitaría a la liberación de estudiantes o concretar una ley de Amnistía. También se podía traducir en mejoras sustentables en terrenos claves para la democracia, como lo son la separación de poderes, la justicia del sistema electoral y la descentralización.

Esas posibles mejoras, sin embargo, parecen haber quedado reducidas a simples quimeras. La oposición considera que “el diálogo está en crisis” porque el Gobierno no termina de decidir si realmente quiere llevarlo a cabo. “La MUD tomó la decisión de participar en el dialogo por responsabilidad con el país. No nos prestamos a una burla”, dijo el martes el secretario ejecutivo de la unidad opositora, Ramón Guillermo Aveledo.

Separación de poderes. 

A finales de marzo, el presidente Nicolás Maduro solicitó a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, que activara los mecanismos necesarios para renovar los cargos vencidos de distintos poderes públicos, algunos de los cuales ya tenían más de un año de mora. De esta manera, serán elegidos 11 de los 31 magistrados principales del Tribunal Supremo de Justicia, 3 de los 5 rectores del Consejo Nacional Electoral y el Contralor General de la República.

La tarea corresponde directamente al Parlamento, que ya activó comisiones para hacer la selección. Sin embargo, voceros de la oposición y del oficialismo consultados para este trabajo admitieron que la importancia del tema era tan alta que se incluiría en las mesas de diálogo. “El lugar natural es la Asamblea, pero será monitoreado todo el proceso”, anunció Roberto Enríquez, presidente de Copei, antes de la suspensión de los contactos.

El dirigente de la tolda verde fue más allá y advirtió que la selección de un nuevo Fiscal General y un nuevo Defensor del Pueblo también debe entrar en las conversaciones debido a que los periodos de Luisa Ortega Díaz (actual Fiscal) y Gabriela Ramírez (actual Defensora) finalizan en diciembre de este año.

Una fuente vinculada al oficialismo que declaró en condición de anonimato indicó que el tema fue introducido a las conversaciones y que el chavismo estaba dispuesto a ceder algunas cuotas que domina actualmente. “Pero el interés es seguir manteniendo el control sobre todos los espacios como se tiene ahora. Descartamos propuestas como la hecha por Un Nuevo Tiempo de renovar poderes por completo”, afirmó.

Sobre el TSJ, detalló que estarían abiertos a que la oposición escogiera a 6 magistrados de su agrado y el chavismo a 7. En el caso de la Fiscal, indicó que veían bien el nombramiento de una figura fuerte como Iris Varela, pero están conscientes de que se requiere a una persona “más potable” para la oposición. No descartó que se proponga nuevamente a Ortega Díaz.

Enríquez, por su parte, niega que la elección de nuevos representantes de los poderes públicos sea una simple repartición de fichas. Advirtió que la oposición tratará de que la escogencia se haga respetando los mecanismos planteados por la Constitución y de forma independiente. Incluso, dejó abierta la posibilidad de que los cargos de Fiscal y Contralor sean escogidos mediante voto popular si no se llegan a acuerdos en la Asamblea.

Para Contralor, el chavismo baraja la opción del diputado Pedro Carreño, actual jefe de la bancada del PSUV y presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea. “Si el Partido decide que yo tengo que desprenderme y postularme, yo tomaría la decisión o aceptaría la decisión que se tome”, admitió el parlamentario en declaraciones a El Nacional. El comité de postulaciones para el cargo de Contralor debe ser llamado por la Fiscalía General de la República.

Justicia del sistema electoral

En el CNE el chavismo estaría menos dispuesto a ceder terreno, comentó la fuente oficialista. Se intentaría que 2 de los nuevos rectores fueran cercanos al chavismo y sólo 1, el reemplazante de Vicente Díaz, sea defensor de los intereses de la oposición. Las 2 rectoras restantes tienen todavía sus periodos vigentes. Son Socorro Hernández, ex ministra de Telecomunicaciones y ex presidenta de CANTV, y Tania D´Amelio, ex diputada del MVR.

Para la vacante opositora la opción que más suena es Luis Emilio Rondón, actual director de la oficina de Partidos Políticos del CNE y cercano al rector Díaz. Enríquez advirtió que es inaceptable que los rectores pertenezcan a una parcialidad política y aseguró que trabajarán para que todos sean “independientes y con experiencia probada”. Añadió que su partido veía en el diálogo una oportunidad de conseguir cambios en el sistema electoral más allá de los rectores.

“Hay muchas cosas que resolver y vamos a presentar propuestas para ello ante la mesa y la opinión pública. Por ejemplo, los cuadernos de votación deberían tener la foto del elector para evitar la usurpación de identidad y los resultados deben ser dados en tiempo real, como ocurre en las elecciones de países como Panamá”, explicó.

Hace unas semanas, Copei denunció que todos los directores regionales del CNE están inscritos en el PSUV, por lo que la renovación también debería llegar a esos cargos. Además, consideran que se debe pedir a las nuevas autoridades que evalúen las circunscripciones y las leyes electorales a fin de evitar la continua sobrerrepresentación del chavismo en la mayoría de los cuerpos colegiados.

En las elecciones del 8 de diciembre, el PSUV quedó sobrerrepresentado en 68,3% de los 335 concejos municipales. Por su parte, la MUD y los independientes tendieron a ganar un porcentaje de cargos menor al de votos recibidos. La oposición sólo quedó sobrerrepresentada en 25,6% de los casos, mayormente en municipios urbanos donde triunfó en las elecciones.

Esto ocurre debido a la forma en que están hechas las circunscripciones electorales y porque la legislación vigente desde el 2009 minimiza la cantidad de cargos elegidos por voto proporcional y amplía el número escogido por mayoría simple. Otro ejemplo reciente de esta situación se dio en las elecciones parlamentaria de 2010, cuando el chavismo sacó 47% de los votos y eso le sirvió para quedarse con 60% de los curules. La MUD, con 46% de los sufragios, alcanzó menos del 40% de los puestos.

Descentralización

El tema de las competencias de las autoridades municipales y regionales opositoras iba a tener especial importancia en el diálogo. Incluso se tenía planificado que una mesa de trabajo, cuyos integrantes todavía no habían sido anunciados, debatiera sobre la materia.

La creación en 2009 del Gobierno del Distrito Capital restó competencias y recursos al alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma, a favor de una autoridad que la Presidencia de la República tiene potestad de seleccionar a dedo. Una muestra de las desventajas del cargo de alcalde metropolitano frente al de jefe de gobierno del Distrito Capital está en los presupuestos que manejan: para 2014 a la primera autoridad se le asignan Bs 148,7 millones, mientras que a la segunda Bs 4,2 millardos, unas 28 veces más.

De igual manera, la creación o el fortalecimiento de ciertas corporaciones regionales ha servido para debilitar a gobernadores de oposición electos e impulsar la imagen de dirigentes oficialistas. Los mejores ejemplos son Corpozulia y Corpomiranda.

En 2011, Francisco Arias Cárdena fue nombrado para la primera. Desde allí manejó recursos y tuvo una actuación importante en la Misión Vivienda en Zulia, lo que le permitió potenciar su imagen de cara a las elecciones de 2012, en las que ganó la gobernación.

Corpomiranda fue creada luego de que Elías Jaua perdiera la gobernación de Miranda en esos mismos comicios. Para 2014, tiene un presupuesto de Bs 2,3 millardos, lo que es igual a 38,9% del presupuesto de la gobernación de Miranda (Bs 5,9 millardos) y más que el situado constitucional de 10 estados distintos, todos los cuales tienen que hacer frente a gastos ordinarios de funcionamiento y nómina que esa Corporación no tiene.

Oportunidad perdida

Durante el primer mes de diálogo, el Gobierno pretendió desarrollar al mismo tiempo las dos imágenes antagónicas del pensamiento político. Mientras se desarrollaban reuniones con la MUD, en las calles continuó la represión contra las manifestaciones lideradas por estudiantes y el ala opositora que decidió no sentarse a la mesa de acuerdos. Casi 800 personas fueron detenidas en ese periodo de tiempo, haciendo parecer nulos los leves avances del diálogo.

La fractura de los bandos llegó a su punto culminante cuando Jorge Rodríguez, uno de los representantes del Gobierno en las negociaciones, negó que se hubiese tratado en las reuniones la posible aprobación de la ley de Amnistía, “punto de honor” para los opositores y por el cual activaron una campaña de recolección de firmas en apoyo a la iniciativa.

La MUD entendió esa reacción, protagonizada por Rodríguez, uno de los personajes más cercanos al presidente Nicolás Maduro, como un indicio de que el oficialismo no está verdaderamente abierto a ceder en ningún punto clave. “No está dispuesto a asumir las consecuencias del diálogo”, sentenció Ramón Guillermo Aveledo cuando la oposición suspendió indefinidamente los acercamientos.

La respuesta de un sector del Gobierno, encabezado por Diosdado Cabello, fue de indiferencia. En la Asamblea, siguieron avanzando en la formación de una Comisión de la Verdad que no tiene representación de la oposición. En la calle, el miércoles fueron detenidos 79 jóvenes en una marcha a la que no se le permitió llegar a la Fiscalía. Así, el chavismo parece haber retomado en exclusiva la visión de la política como una lucha existencial. El país y la democracia lamentan que las quimeras del diálogo se hayan quedado en eso.

Franz Von Bergen 

Comentarios (5)

Jose Goncalves
17 de mayo, 2014

Proezas: Simón Bolívar Cuando la ley se hace tiranía, nos da derecho a la rebelión: Moral y luces es nuestra mayor virtud…!

Juancarlo Martinez
18 de mayo, 2014

Me parece excelente el artículo, pero es una realidad el juego en el país esta trancado; la explosión civil esta a la vuelta de la esquina sin determinar las consecuencias que ello puede traer menos involución al país y aislamiento internacional, pasaran años para salir de ella, pero el país se repondrá de la cruda realidad un líder mesiánico o el gran hermano no solucionan hada

Jose Daniel
18 de mayo, 2014

Se que al principio habian posiciones encontradas con respecto a que la MUD se sentara a dialogar, mi posicion en aquel tiempo fue que debio hacerlo para demostrar lo que paso, que los que estan en el gobierno no piensa en Venezuela sino en sus intereses particulares

AndresCaracas
18 de mayo, 2014

Lean a Daron Acemoglu y su libro “Por qué Fracasan los Países”… ayudará a entender que de esta no saldremos librados tan fácilmente.

KBULLA
18 de mayo, 2014

“…en las elecciones parlamentaria de 2010, cuando el chavismo sacó 47% de los votos y eso le sirvió para quedarse con 60% de los curules. La MUD, con 46% de los sufragios, alcanzó menos del 40% de los puestos.”

Si el chavismo sacó el 47% de los votos, debe entenderse que la otra parte obtuvo el total de los votos validos (el 100%) menos ese 47%. Es decir, la MUD sacó el 53%.

Sólo así tiene sentido la observación del autor sobre la elección del cargo por mayoría simple, en desmedro de la proporcionalidad del voto

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.