Actualidad

¿De verdad estamos en una economía de guerra?; por Luis Vicente León

Por Luis Vicente León | 26 de abril, 2014

economía_de_guerra_640

Es evidente que la economía venezolana está colapsada. Una paseadita por los principales indicadores de actividad, abastecimiento, inflación o inversión (cuando al Banco Central de Venezuela le da la gana de mostrarlos, aunque sea tardíamente) es suficiente para entenderlo. Desde hace rato no hay margen de maniobra y el gobierno empieza a entenderlo, así que comienza a tomar algunas medidas de ajuste, aunque intenta desesperadamente que el país masivo no se de cuenta, maquillándolas mucho y envolviéndolas en tamaño ruido de entorno que muchos aún no las han reconocido.

El problema es que tomar algunas decisiones parciales puede ser bueno, pero no suficiente para resolver los inmensos problemas de fondo que aquejan a nuestra economía.

Es clave atacar la raíz del problema, aunque sepamos de antemano que los resultados no serán inmediatos. E incluso que su aplicación será dolorosa.

El hecho de que el gobierno haya bajado el tono frente al sector privado y que ambas partes se hayan puesto a buscar soluciones conjuntas debe interpretarse como una buena noticia, pero los elementos claves siguen crudos. En especial tres que son los pilares fundamentales de la crisis. Una especie de Triángulo de las Bermudas contra el cual se ha hecho muy formalmente muy poco:

1. Control de precios

2. Control de cambio

3. Empresas estatales improductivas

Digan lo que digan en las alocuciones y ponga lo que ponga el BCV en sus informes, la inflación y la escasez muy poco tienen que ver con las acciones estratégicas de las empresas, ni con el imperio, ni con los oligarcas ni con los marcianos. Con lo que sí tienen que ver es con las inadecuadas políticas públicas que ha adoptado el gobierno nacional (éste y el pasado) durante los últimos años.

Una de ésas es la estrategia primitiva de controles de precios, que lo único que logran es impedir la expansión de la oferta nacional e incluso de la importada. En un país de alta inflación, pretender mantener congelados los precios es un evidente “espanta-oferta”. Y sus consecuencias en términos de desabastecimiento e inflación son tan evidentes que ya todos los venezolanos, de la tendencia política que sean, han notado que empolvando el problema por aquí y acomodando un número por allá no es como el gobierno resolverá este tema. Nada hacen controlando los precios de bienes que no hay (y que no habrá si no se ajustan los precios).

En medio de una escasez brutal, el gobierno puede oxigenar la oferta haciéndose el loco con algunos aumentos puntuales de precios, pero no basta con negociar —informalmente, además— unos incrementos de precios de los bienes en crisis para rescatar el equilibrio global de la economía. Sin una decisión de apertura integral, es como poner una curita para tapar una puñalada.

Ni hablar de ofrecerle al sector privado pagar sólo el 30% de las deudas comerciales que el Gobierno les había autorizado en dólares y que luego no les ha pagado, comprometiendo las importaciones de los últimos meses. Algo que se refleja en la magnitud récord de la escasez en Venezuela. Es cierto que eso es mejor que nada, pero no es ni siquiera suficiente para empezar a rescatar la confianza de los importadores. Y si bien el SICAD II es mejor que el cierre del grifo de las divisas que había antes, no ha sido precisamente una apertura fluida ni flexible, un error que sigue restringiendo el mercado.

Otras acciones como la oferta de financiamiento a la producción siempre van a poder leerse como acciones cargadas de buenas intenciones, pero que no sirven de nada sin flexibilidad de precios ni acceso a divisas.

Es bueno que el Gobierno, al parecer, haya entendido que el desarrollo sin empresas privadas es imposible, no existe, es un embuste. Pero todavía le falta entender que sus empresas públicas —entre ellas varias que antes pertenecían al sector privado y pasaron a manos del Estado en condiciones normales de productividad— hoy son un lastre. Expropiaron cementeras y falta cemento Tienen Sidor y no hay cabillas. Son suyos los centrales azucareros y el mercado está ácido. Son del Estado las torrefactoras de café y no hay ni pal negrito (¡y café con leche menos! Porque si algo no hay por estos lados… es leche).

Mientras desde el Gobierno deban anunciar a cada rato que el Estado se encargará de importar mercancía de no sé cuántos países amigos para atender la crisis de abastecimiento, está claro para los venezolanos y para el resto del mundo (en especial para los países a los que les compramos esos alimentos) que aquí estamos en una economía de guerra.

Ninguna economía moderna se basa en importaciones públicas para atender un mercado desabastecido. Ese simple dato basta para graficar la crisis.

Sí, algunos de los anuncios económicos del Gobierno tienen elementos positivos y hasta la buena disposición del diálogo con privados y es importantísimo reconocerlo, como cualquier avance que se tenga en el diálogo con el sector privado. ¡Pero todavía falta mucho para ser optimistas!

Luis Vicente León 

Comentarios (11)

jose A
26 de abril, 2014

Interesante… el gobierno sabe perfectamente que tiene un gran problema político, social y económico (y poco a poco se agrega el sector militar) para ello esta tomando medidas, aun mas rudas que las aplicadas en la época de CAP II. sabe que esto le puede traer un desbordamiento popular y para ello implementa la resolución del TSJ en cuanto a la limitación de las manifestaciones, incluso las pacificas, recrudece la censura y la manipulación de la información. trata de enviar un mensaje a sus adeptos con el tema de que no hay pacto con la oposición durante el dialogo. Por otra parte pareciera que hay sectores en la oposición que no están leyendo esto y en vez de pedir ley de amnistía debieran, pedir mas participación en los medios de comunicación incluso en los del estado, lo cual le permitiría un debate que esta demostrado que patearía el trasero al regimen

Vitaliano G.
26 de abril, 2014

Como gremialista empresarial y habiendo participado en la instalación de las mesas de paz económica en el Zulia, además de haber participado en algunas conversaciones con el sector gobierno, no diría que el gobierno haya bajado ningún tono frente al sector privado. Hasta el momento no ha accedido a ningún cambio fundamental, y mientras en algún momento dice cosas que el sector empresarial quiere escuchar, toman acciones que desmontan lo dicho.

Un ejemplo de ello es que en la última conferencia con los empresarios el Sr. Maduro dijo que estarían dispuestos a revisar la ley de precios justos, y en esta misma semana hay 11 detenidos. Al mismo tiempo Cencoex solo pagará el 30% de la deuda de CADIVI y la lista sigue.

Estamos tan acostumbrados al abuso que vemos cualquier cosa como algo positivo, como un avance. Debemos aprender a ser estrictos y a esperar las cosas como son y no a conformarnos con migajas.

Vitaliano Giannangeli. Presidente de la Unión Empresarial del Comercio y Los Servicios del Estado Zulia – UCEZ

Franklin Vallenilla
26 de abril, 2014

Creo que se trata de la ya comprobada estrategia del agua tibia y la rana. Están acostumbrando a “la audiencia” a un estado permanente de desabastecimiento, que se ira poniendo peor lentamente, pero de forma gradual para evitar una explosión social.

Lo que recomiendo LVL significaría para el gobierno desmontar la revolución y eso, me temo, es impensable. Así, lo que se busca es que la gente se acostumbre de a poco. Fórmula que les ha funcionado muy bien, por cierto, en estos 15 años.

Andres
26 de abril, 2014

Una grave crisis, lo peor es la pérdida de la confianza interna y externa en la economía del país. El gobierno esta aceptando un tipo de cambio de 50 Bs x 1$, una tremenda devaluación. Por realizar transacciones con ese tipo de cambio, y hasta con una tasa menor, fueron perseguidos y encarcelados ejecutivos de casas de bolsas y esas instituciones intervenidas y cerradas. Luego liberaron algunos de esos ejecutivos el año pasado, como si no pasó nada.

Evelio García Peña
27 de abril, 2014

Las “responses” dadas son acertadas aunque solo reflejan parte del problema, lo que nos afecta a todos como ciudadanos de esta patria. Pero como ya ha afirmado Francisco Faraco, lo que la monarquia instalada en miraflores hace es “darle una vuelta mas…” a la llave de su proyecto para instalar su ya trajinado plan de su patria que acabaran de llevarlo a cabo cuando, en su macabra perversidad, confirmen ya estamos de rodilla frente a la carestia. Solo es cuestion de TIEMPO.

Luis Torroella
27 de abril, 2014

Las actuales reuniones del gobierno con la MUD a puerta cerrada, una opción mas eficaz para resolver de verdad los problemas del pais que un impresionante y colorido circo nada inolvidable para aquellos que adversamos la ineficacia y mediocridad de este gobierno es sin duda la aceptación de que el régimen entiende y acepta a puerta cerrada que esta transitando un camino al abismo.

No olvidemos que un gobierno que se perpetua en el poder siempre utilizara dos discursos, uno dirigido al pueblo que lo mantiene alli y el practico con el cual tiene que actuar. Me parece un gran avance que hoy dia seamos protagonistas en la vida económica, si bien no por nuestros méritos, si por el desbordante descontento de las masas por como se les a cambiado su realidad. El como llegamos a este punto de cambio es secundaria, pero estamos en el y eso es lo importante. El mero hecho que el actor principal del conflicto, el que tiene el poder acepte o entienda que vive en un ecosistema de dependencia es un logro sin precedentes y tenemos que capitalizarlo. Cuando hablo de capitalizar no lo digo con el espiritu de vencer pero si con el espíritu de rectificar o corregir el rumbo. La cuarta republica nos conllevo a una aun mas imperfecta quinta republica Estamos claros que mientras no haya justicia social no habrá paz. Esto es un concepto básico. Lo que tambien es muy claro es que la justicia social se logra repartiendo la riqueza de forma justa y es aqui el punto principal del problema. Tenemos que hacerle entender al gobierno que el sector privado es el unico, universalmente reconocido, capaz de crear riqueza y que la función del gobiernos es garantizar que esa riqueza se produzca garantizandole a sus actores, sean obreros o inversionistas su justa repartición. Ademas de administrar y garantizar la inversión de esa riqueza para el bienestar general de la población. Gracias a todas las presiones estamos lo mas adentro del gobierno que se puede permitir en este momento y no podemos desaprovechar esta situación.

Iñaki Matanza
27 de abril, 2014

Creo que en el gobierno se están “haciendo los chinos,” más que los suecos. Como los camaradas rojos – por los Ferraris que tienen – de la ya no tan lejana China, pareciera que quieren jugar dos juegos a la vez: el económico y el político. En el primero la realidad los llevará a aceptar la crudeza real del mercado; en el segundo harán lo imposible por mantener un control social férreo ya que … !como les gusta ser ricos y poderosos sin el fastidio de una sociedad abierta!

José Miguel Roig
27 de abril, 2014

En su intervención durante la reunión entre gobierno y oposición, el ministro Ramírez dejó bien claro que bajo ningún concepto aceptarán un cambio de modelo económico. O sea que el socialismo a la cubana va a como de lugar. Pero resulta que ese es el problema base de todos los problemas del país. Evidentemente hay que aprovechar cualquier intento por el entendimiento, sin embargo, pareciera que ante tal actitud dialogar es perder el tiempo.

lety
1 de mayo, 2014

Excelente articulo muy serio, solo que tanta seriedad para hablar de un gobierno que no es serio?

Sara Pitti
15 de mayo, 2014

Excelente artículo e igualmente la participación de los comentaristas que completaron el mismo. Aprecio así mismo la seriedad con la que fue tratado el argumento, queda claro que no necesitamos de un gobierno serio para hacerlo.

Andres
27 de mayo, 2014

Como es q este país en la situación tan débil económicamente esta en Mercosur? Como puede competir este país con débiles empresas en Mercosur? Colombia de lejos tiene mucho mas fortaleza empresarial. Vende sus productos en Estados Unidos, el mercado mas selecto y exigente del mundo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.