Artes

Anton Chejov y las esperanzas frustradas en ‘Tío Vania’

Por Prodavinci | 29 de enero, 2014

El escritor y médico ruso Antón Chéjov nació el 29 de enero de 1860. Tras su muerte a los 44 años, su obra dramática y sus relatos breves se hicieron extraordinariamente influyentes en la literatura mundial. El nombre de Chéjov, quien comenzó a escribir para ayudar a su familia durante los años de cambios más convulsos de la Rusia del siglo XIX, no tardó en verse reconocido cuando a los 26 años ganó el Premio Pushkin gracias a su segundo libro de relatos, titulado Al Anochecer.

Entre sus obras dramáticas más famosas figuran las que escribió al final de su vida para la compañía del Teatro del Arte de Moscú, entonces dirigida por Konstantin Stanislavski: Tío Vania (1897), Las Tres Hermanas (1901) y El Jardín de los Cerezos (1904). El propio Stanislavski escribió sobre Chéjov que “Él no solía expresar su pensamiento en el parlamento, sino en las pausas, entre líneas o en respuestas que consisten en una sola palabra… Los personajes a menudo sienten y piensan cosas que no se expresan en las líneas que dicen”.

Lo que sigue es una representación de Tío Vania que transmitiera en su momento Televisión Española dentro de la programación de Teatro de Siempre, un espacio que desde 1966 hasta 1972 se dedicó a la difusión del teatro televisado. Contando con toda la amplia plantilla de actores de la planta, el programa gozaba de la capacidad de contar con interpretes distintos para sus representaciones. Durante un clima de incertidumbre política, apenas tres meses antes de que Francisco Franco impusiera a Juan Carlos de Borbón como Príncipe de España mostrándolo como uno de los posibles sucesores del dictador, el 13 de marzo de 1969 TVE transmitió su montaje de Tío Vania, una obra que justamente aborda, dentro de su atmósfera melancólica, temas como las esperanzas frustradas, la infelicidad y el deterioro de la vida.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.