Actualidad

¿Qué pasó el día del apagón? El cerco a la información eléctrica, por César Batiz

Por César Batiz | 18 de diciembre, 2013

ARTICULO_La_informacion_esta_a_media_luz_en_el_sector_electrico_por_Cesar_Batiz_640

Un exultante presidente Nicolás Maduro se dirigió a quienes asistieron esa noche del 8 de diciembre a la Plaza Bolívar de Caracas para celebrar el triunfo de Jorge Rodríguez. En medio de su arenga triunfante, que tuvo como eje central la interpretación de la victoria lograda ese día sobre la oposición, el mandatario recordó el último apagón del 2 de diciembre, el cual en al menos por un par de horas dejó sin electricidad a 11 estados del país.

“No pudo la guerra eléctrica. Ellos creían que nos iban a cortar la luz el lunes pasado y nosotros nos íbamos a atemorizar y el pueblo se iba a confundir. ¡Confundir! Yo se los dije. Y si hubiera sido necesario lo hubiéramos demostrado, si hubiera sido necesario ir con una vela a conquistar la victoria, este pueblo hubiera conquistado la victoria iluminando su camino”, expresó Maduro para recalcar que la falla eléctrica fue producto de un sabotaje.

Cinco días antes, la noche del martes 3 de diciembre, la Ministra de Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, informó a través de su cuenta en Twitter que el Presidente, en medio de una reunión para tratar temas económicos, “recibe información del sabotaje eléctrico”.

El 17 de diciembre, 15 días después del apagón, el Presidente anunció, ante una audiencia integrada por miembros de Petrocaribe, que “con un disparo reventaron una línea clave para dejar al país sin luz”, lo que convalida la hipótesis previa del Ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, quien presumió que un francotirador hubiese sido el causante de la avería en la Red Troncal de Transmisión.

Lógicamente para el mandatario y el resto de las autoridades eléctricas del país, resulta más fácil acceder a la información del sector, no sólo por su investidura sino, más importante aún, porque desde el 17 de noviembre de 2010 la página de la Oficina de Planificación del Sistema Interconectado (OPSIS) fue cerrada para el resto de los ciudadanos.

Ese día de hace más de tres años ocurrió el blackout de los datos que permitían conocer la capacidad de generación instalada disponible, el comportamiento de las unidades e incluso hasta la recurrencia de fallas en todo el país todos los días. Por eso, ante unos apagones como el del 3 septiembre y el 2 de diciembre, sólo queda la versión oficial y uno que otro dato que se cuela, pese al cerco que trata de imponer Corpoelec.

Precisamente sobre el último apagón, un trabajador de esa empresa comentó que el conductor entre las subestaciones San Gerónimo y La Horqueta que presentó la falla se rompió a la altura de un aislador, donde ocurre una fuerte vibración. Al caer el cable hizo tierra,dando lugar a un corto circuito que disparó todas las protecciones de la líneas de transmisión 765 Kv, incluyendo las que suministran electricidad a Caracas y Maracaibo. “Eso ocurre por falta de mantenimiento, porque los conductores y aisladores tienen un tiempo de vida útil y deben ser cambiados. Sólo un francotirador pudiese romper el cable, porque una persona no se puede montar a esas torres de más de 30 metros de altura para cortar el conductor. Además, ¿por qué Caracas se queda sin luz durante dos horas si existe el supuesto blindaje eléctrico?”, indicó la fuente quien prefirió mantener su nombre en reserva.

El ritornello del sabotaje

De acuerdo con un reportaje publicado el 19 de octubre en Últimas Noticias por las periodistas Airam Fernández y Cristina González, titulado “El Gobierno habla de sabotaje al menos una vez al mes”, en los primeros 9 meses del año 2013, Maduro emitió 14 menciones a hechos provocados especialmente por la oposición y factores económicos.

Uno de los espacios recurrentes cuando se habla de sabotaje es el sector eléctrico. Según Fernández y González, desde los 132 señalamientos de este tipo efectuados por el chavismo desde el año 2000, 33 corresponden al área eléctrica, superando incluso al sector petrolero, que contabiliza en el mismo periodo 29 menciones. Esto sin contar las veces que autoridades señalaron como culpables de los incidentes a reptiles y aves de rapiña.

Cuando ocurrió el anterior apagón eléctrico, el del 3 de septiembre de este año que dejó sin luz a 19 estados por cerca de seis horas, voceros oficiales, desde el Primer Mandatario, pasando por el ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, hasta diputados y líderes del Partido Socialista Unido de Venezuela, esgrimieron ante el país la versión del sabotaje. Por su parte, la Fiscalía General de la República designó un equipo especial para investigar las causas del corte nacional de electricidad.

Tres expertos y analistas eléctricos integrantes del Grupo Ricardo Zuloaga (Miguel Lara, Víctor Poleo y José Manuel Aller) fueron citados por funcionarios del CICPC a rendir declaraciones sobre lo que dijeron acerca de ese evento eléctrico, que fue básicamente alertar en cuanto a que la causa del apagón estuviera en la violación de los límites de transmisión en las líneas 765 Kv San Gerónimo, La Horqueta y La Arenosa, en la que precisamente ocurrió la avería.

Aunque a ninguno de los tres los señalaron de actuar deliberadamente para provocar la falla eléctrica, los funcionarios policiales sí les recordaron la sanción de 8 a 16 años de prisión (Artículo 108 de la Ley Orgánica del Servicio Eléctrico) que implica el revelar información del sector eléctrico, lo que de algún modo contradice lo expuesto en la recientemente aprobada Ley de Plan de la Patria. Ese texto, que adquirió carácter legal gracias a la votación de la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional, destaca en el apartado 1.1.5.1. que para alcanzar el objetivo de lograr la continuidad y consolidación de la revolución bolivariana se debe “Garantizar el derecho del pueblo a estar informado veraz y oportunamente, así como al libre ejercicio de la información y comunicación”.

Pese a las continuas argumentaciones de sabotaje cada vez que ocurre un apagón, las autoridades nacionales aún no han mostrado públicamente un informe acerca de lo que ocurrió el 3 de septiembre y mucho menos de lo sucedido el 2 de diciembre.

Al respecto Víctor Poleo, director de la página Soberanía.org y uno de los miembros del Grupo Ricardo Zuloaga más crítico a la gestión eléctrica del gobierno nacional, señala que: “En común exhiben estos dos recientes apagones una misma hipótesis oficialista, el mismo ritornello de un enemigo definido ubícuamente como imperio y oligarquía, fantasmas propios del  imaginario revolucionario y necesarios para que haya guerra”.

Informe interno

Un informe interno de Corpoelec, acreditado a la Comisionaduría de Generación, Coordinación de Gestión y Análisis Estadístico, revela que ese 3 de septiembre se violaron los límites de transmisión en la exportación Guayana e importación de Centro y Centro-Occidente, en un promedio de 886 megavatios a las 8:00 pm, una hora luego de recuperar el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) tras la falla nacional registrada entre las 12:31 pm y 07:00 pm de ese día, la cual coincidió con un aparataje de generación termoeléctrica maltrecho. “03/09/2013 12:31 disparan las líneas 765kv San Gerónimo-La Arenosa/La Horqueta-La Arenosa. Ocasionando la salida de la Zona Occidente, la región Central y parte de la región capital […] Observación: Al momento del reporte se han contabilizado 88 eventos la mayoría sobre las unidades termoeléctricas del parque de generación…”, reza el texto desarrollado por el personal de Corpoelec. Según se desprende del mismo informe, 79 de 180 unidades térmicas salieron de servicio al momento del apagón.

El documento detalla que ese 3 de septiembre estaba disponible 83% de los más de 14 mil Mw instalados en el Bajo Caroní, pero sólo 49% de la energía termoeléctrica ubicada en el resto del país. Además, se refleja que ese día la demanda pico alcanzó alrededor de 18.200 Mw y la generación se quedó corta por más de 1.200 Mw.

El 5 de septiembre, el ministro Chacón dijo en una entrevista con la periodista Vanessa Davies en Venezolana de Televisión que al momento del evento eléctrico salen 5.500 Mw de Centro-Occidente provenientes de Guri, aunque el límite de transmisión seguro para ese sector es de máximo 5.240 Mw, de acuerdo con lo que expresa el mismo documento de Corpoelec en la primera página.

La violación de los límites seguros de transmisión es una acción que se ha hecho costumbre en el sector eléctrico nacional. En mayo de 2011, técnicos de Corpoelec elaboraron un informe a solicitud del ex ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, luego de que en abril y mayo de ese año ocurrieron dos apagones. El objetivo del estudio era determinar el límite máximo de transmisión, pasando incluso sobre el límite seguro. Los técnicos sugirieron: “No superar Exportación Guayana de 8.600 MW, Importación Centro de 6.300 MW e Importación Centro Occidente de 2.500 MW”, cuando la franja segura, de acuerdo con el diseño original de la Red Troncal de Transmisión es de 7.700 Mw para la salida desde Bajo Caroní, 4.800 Mw para Importación Centro y 2.200 Mw para Centro-Occidente.

El experto eléctrico José Aguilar afirma que se violan los límites de transmisión, tal como lo evidencia el documento, porque ese día no se encontraban disponibles los 20 mil megavativos que argumentó el ministro Chacón en posteriores intervenciones ante medios de comunicación. Como el resto del país necesita de la energía proveniente del Bajo Caroní, las autoridades eléctricas se arriesgan a enviar más megavatios por líneas de transmisión que no tienen la capacidad para soportar esos más de 8.800 Mw, lo que a juicio de Aguilar pone en riesgo el Sistema Eléctrico Nacional.

La semana pasada, Chacón aseguró que logró el equilibrio entre la generación y la demanda. Pero a juicio de Aguilar el ministro “trata de evitar los racionamientos eléctricos, pero oculta información para encubrir la violación de los límites transmisión y no dejar en evidencia que sigue con problemas de generación pese a la inversión de más de $36 mil millones y de las dos emergencias eléctricas” en tres años. Además, recalca Aguilar que de acuerdo con información provista por personal de Corpoelec, de las 191 unidades de generación térmicas instaladas en el país, 60%, 115 máquinas con capacidad de proveer 7 mil 100 Mw, acumulan más de 2 millones de horas de funcionamiento sin realizar el debido mantenimiento. Como consecuencia, el país no cuenta con 3.400 Mw donde más se requieren (fuera de Guayana). Enfatiza el experto que se contabilizan más de 130 mantenimientos sin efectuarse.

Las nuevas tarifas

Y mientras falta información acerca de los dos últimos apagones, el estado actual del parque térmico y de las líneas de transmisión, el ministro Chacón anuncia para enero la disminución de los subsidios en el sistema eléctrico, lo que a su juicio no debe ser considerado como un aumento de la tarifa.

Emplea el ministro el mismo juego de palabras que usa el gobierno cuando informa la modificación de la paridad cambiaria e igual tónica que la utilizada por el ministro de Energía y Petróleo y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, para plantearle al país el posible aumento del precio de la gasolina.

Según Chacón, desde el año 2000 no se aumenta la tarifa eléctrica, pero a partir de abril de 2010 se aplicaron multas. Tras una exposición en la Asamblea Nacional, por parte de las autoridades de Corpoelec, la empresa fijó sanciones en Caracas por alto consumo eléctrico. Los usuarios pasaron a pagar hasta 200% de un año a otro debido a las multas, recordó en junio de este año el presidente de la Asociación Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli.

Gracias a esas multas, Corpoelec obtuvo ingresos superiores a los 4 mil millones de bolívares entre abril de 2010 y diciembre de 2012, según Aguilar, quien realizó el cálculo a partir de unas declaraciones del ex presidente de la corporación, Argenis Chávez. En julio de 2012, Chávez dijo que 25% de los ingresos de recaudación provenían del excedente pagado por los usuarios.

El ministro Chacón señaló esta semana que los ingresos que se obtengan tras la disminución de los subsidios, se emplearán en el mantenimiento de las instalaciones eléctricas. Es seguro que el aumentovendrá, pero aún se cuentan obras sin concluir y casos de corrupción encubiertos en la opacidad del sector eléctrico, que se esconde bajo un secretismo que priva a los venezolanos de la información.

César Batiz Periodista. Editor de Poderopedia. Coordinó la Unidad de Investigación de Últimas Noticias, galardonada con el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo 2014 en la mención Cobertura.

Comentarios (1)

Luis Martin
18 de diciembre, 2013

Con solo ver nuestro alrededor podemos concluir con mucha certeza lo ocurrido. Un país donde no hay garantía a la vida, no hay alimentos, no hay educación, no hay salud, no hay vías de comunicación, no hay papel toilet, puro caos en el mejor y mas absoluto estilo comunista. ¿ Todavía hay quien pueda creer que fue un francotirador ? ¿ Hay quien crea en la iguana come cables ? Hay que ser muy ignorante para caer en esa historia. Lo lamentable y cada vez me convenzo mas, es que el país jamás fue del 20% de personas pensantes y que tuvimos la suerte de prepararnos y ser productivos. El 80% de ranchos mentales formados por AD y COPEI en los últimos 30 o 35 años, nos gerencian. Los resultados están a la vista y revertirlos, si bien no es imposible, si será al costo de al menos 2 o 3 generaciones. En Venezuela hay un apagón del mas grave: Ideas, Moral, Educación, Trabajo y Producción. La manguangua sobra y dirige.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.