Actualidad

Al límite. Voto y calle: La Rebelión de los Votos; por Luis García Mora

Por Luis García Mora | 24 de noviembre, 2013

23-11-2013-HCR-MARCHA-23N-HG-2

A lo que más le temía y teme el régimen que sostiene a Nicolás Maduro es a las protestas ciudadanas masivas. Y ya comenzaron a producirse, por encima de todas las restricciones, amenazas y hasta detenciones de dirigentes opositores. Con una jornada de movilizaciones de decenas de miles de manifestantes, la oposición venezolana con paso firme ha regresado a la calle.

Y a Maduro (o a El Madurato, como llamaba a esto después del 14-A alguno de sus seguidores de ego desorbitado), no le ha quedado más remedio que tratar de colocarse al frente de este caos y de esta anarquía e intentar instrumentalizarlos en la promoción de lo que asomaría, amigo lector, como un gobierno de fuerza.

O una dictadura a secas, como el viernes lo advertía el veterano corresponsal de El País de España en Washington, Antonio Caño, al analizar junto a otros corresponsales extranjeros el más reciente y violento performance político venezolano. Sin la menor idea de economía, decían, Maduro ha empujado a su país hacia la dictadura al atribuirse poderes legislativos y ha oficializando y legalizado el pillaje, con lo cual está generando un sistema de disolución del Estado de derecho, o de lo poco que queda en Venezuela de un Estado de derecho. Y ahora, en medio de la más rotunda incompetencia, pretende “dirigir” la economía nacional, lo que puede conducir a la quiebra a Venezuela en el corto plazo.

Era la óptica internacional el viernes y el sábado, antes de que se produjeran las movilizaciones.

Tras los eventos habría que analizar más fríamente la situación en la que lucen evidentemente palmarios algunos ángulos de observación.

A zarpazo limpio. En principio, digamos, la vida no es como usted la ve. Y todo lo que pasa es parte de un guión establecido en el que cada vez que hay una campaña electoral el chavismo (Chávez antes y hoy Maduro) produce un sacudón para cohesionarse, como ahora. Siempre fluctúan en la mente los ataques contra los banqueros y Fedecámaras, y estas semanas en una acción casi militar, la creación de un conjunto de medidas que hacen creer que esto se lo llevó el diablo, con la idea de desarticular a la oposición y dejarla en el aire.

Y luego de la provocación y el asombro, tras los sucesos acontecidos, unos tipos más o menos en dificultades sacan siempre los números y alcanzan su objetivo, pues (como hasta ahora) nunca han tenido un reverso electoral significativo para perder el poder.

El país se enferma, se desintegra, se destruye, pero esto no les importa. Ellos creen avanzar y luego –digamos tras el 8-D o en 2014– se permiten cierta apertura y se lanzan con un discurso menos irracional y la economía intenta fluir con relativa tranquilidad para prepararse para el próximo zarpazo.

Cayó cierto sector de la banca con la minicrisis financiera que originó la intervención en la que se tiraron a los bancos de Ricardo Fernández y no pasó nada. En la jugada se quedaron con la mitad de la banca. Y eso les dio mucha confianza para entrompar contra los industriales y el mercado de capitales. Y nada: avanzaron en su control y desmantelamiento del tejido social democrático. Toman los medios de comunicación en sus manos y, con el tutelaje militar más grosero, se lanzan sobre el sector que les faltaba, el del comercio, acusándolo con el lenguaje más procaz de su propio fracaso social y económico.

Sin importarles inflación, desempleo, ni crisis alguna.

De lo que se infiere que no debe extrañar que después de este zarpazo se legalice el dólar paralelo o se creen mecanismos de ahorro usando el petróleo de por medio, objetivando y cierta apertura con acuerdos amplios para la inversión petrolera, dentro de un marco que (como siempre) no comprometa el poder.

¿Y la oposición? La conducta del sector dirigente más conservador de la oposición (uno diría ultraconservador) y cauteloso (muy semejante al que se guardó durante los diez años de la dictadura militar perezjimenista), en el fondo apuesta a que todo implosione para no poner en juego su capital político. Lo que de alguna manera favorece que cunda el derrotismo y la abstención, y ese sentimiento de que no vale la pena el menor esfuerzo, algo que desde su dirección, precisamente, no emite políticamente eso: energía.

Como dicen, “con lo de Mardo aparecieron a la defensiva. No tocan a los boliburgueses ni a quienes originaron la corrupción con sus cupones de Cadivi”. En conclusión: se quedan quietos y algunos hasta se van, como Rosales. Y el Gobierno ve que los costos de la represión son muy bajos o casi nulos, y ahora combina más duro la oferta política con la violación de las libertades civiles.

¿Como una medida efectista preelectoral solamente? No. Para muchos se trata de un conjunto de acciones estratégicas para acercar más a Venezuela hacia el estatus de una dictadura pre-histórica comunista a lo cubano, a lo chino, y luego abrirse económicamente con un modelo “a la medida del país” (un país muy frágil), con una gente que se enfrenta a la falta de dólares y la ruina humana, y huye hacia delante y “pone al que tiene contra el que no tiene, y si esto se agrava acentúa la lucha de clases”.

Ha golpeado para probar. ¿Ahora vienen los grupos corruptos de la nueva etapa? Se piensa que sí, que desplazarán a los grupos boliburgueses de Chávez. “Viene otra casta”. “Una casta híbrida”. A operar en medio de la precariedad. Los dólares no los van a meter más en la banca privada. Y las importaciones las hará el Estado. Un solo cliente y a los proveedores les pagarán rápido.

Sí. Lo que viene y ya asoma su hocico: es el capitalismo de Estado, dueño de todo, y la dependencia total de los débiles. ¿El modelo chino?

¿Impedir que una dirección política se convierta en una dirección táctica? Se tolera a la oposición hasta cierto punto. Se le cierra burdamente el acceso a los medios y se destruye por medios políticos los cimientos morales de una nación.

Maduro intenta un retorno al personalismo de Chávez, con él. La orden de Cuba: militarizar.

Antes de morir, Chávez creó el Comando Cívico Militar, que iba a dirigir el país. Y, Maduro, como no convence, acude a ese reforzamiento bélico. Este modelo reposa sobre una alianza cívico militar, que tiene al Estado y la FAN. Y su único problema ha sido que tal modelo ha dependido hasta ahora, de una mayoría electoral, y ésta la pueden perder.

Es decir: hoy hay un reforzamiento cívico-militar con una cuestionada mayoría, y de perderla pueden intentar quedarse a la fuerza. Desalojar a una élite del poder no es tan sencillo. Requiere de un movimiento de masas muy fuerte que la divida.

Chávez creó ese eje cívico-militar porque no contaba con un gran partido organizado como el PSOE o lo que fue AD, por lo que ahora sólo estatizando puede soportarse esta élite arriba. La oposición no ha logrado romper ese dispositivo, y la FAN sigue siendo una caja negra.

¿Salidas posibles? Usted puede darles 10 o 25 años más, a menos que haya una disminución muy elevada del sufragio universal. O que se reformen. O que cambien su manera de pensar. O que las masas se subleven. De cualquier manera se le ha presentado por fin al Gobierno el dilema de cómo gobernar si no tiene los votos. ¿Dónde está el punto de quiebre? ¿En el 8-D, en 2014 o en 2015 con las parlamentarias? Cuando claramente (no dudosamente) pierda los votos.

¿Cuánto dura esto?

Uno piensa que depende de usted.

Y de esta nueva estrategia de voto y calle.

De la rebelión de los votos.

(Y, por supuesto, no hay cráteres)

 *******

El martes 26 de noviembre podrá ver a Luis García Mora en Conversaciones Prodavinci, junto a Margarita López Maya, Alonso Moleiro y Luis Vicente León, moderados por Angel Alayón. Aquí la invitación:

MASS-MAIL-ULTIMO-2-1024x1024

 

 

Luis García Mora 

Comentarios (3)

Leonardo Torres
24 de noviembre, 2013

Asociar la FAN a la gestión económica es indispensable para conservar el poder. El presidente Maduro, que no proviene de sus filas, lo sabe. Asociar la FAN a la gestión económica es no sólo profundizar su metamorfosis (echarle una nueva mano de color rojo) sino brindarle un acceso total a las fuentes de la corrupción (hasta que se agoten). Un ejército que se beneficia económicamente de su acción extramilitar, jamás estará dispuesto a ceder el poder a quien lo volvería a sus funciones constitucionales. Es el caso en muchos países, como en Egipto, por ejemplo. NM le ha dado una nueva vuelta de tuerca a su revolución. Así que no sólo harán falta triunfos electorales.

Savi Vila
24 de noviembre, 2013

Buenas Tardes, no tengo idea si el autor de estos “cráteres” lee lo que le escriben. Si no es así, sería útil para ProDaVinci mejorar el chat con esta facilidad para el autor. Poco antes de su viaje, mi adviser, me comentó justo que le había dado una brevísima explicación sobre “Networks”en su sentido más generalizado al autor. En el mismo sentido que este le explicó a usted, le acoto, que note que el Madurismo, jamás hace algo contra el llamado “Pueblo”. Ataca a empresarios- que a muy pocos les importa- a intelectuales, políticos a todo, menos al bolsillo y la dama de El Principe [en este caso El Pueblo]. Mientras esto sea así, se podrán cumplir esos 25 años más de Chavismo para llegar a sus 40 años, y que lo sustituya, por esa virtud de las redes, otro tipo de conexión.

Freddy Siso
25 de noviembre, 2013

Permitanme dudar. No creo que esta barbaridad, dure más allá del 2019, pero aunando a la derrota del 8D, tenemos los opositores dos oprtunidades antes de ese año 19. Revocatorio y elecciones de Asamble Nacional. Los cubanos -que son el verdadero gobierno- y Maduro no la tienen fácil. Y el ejercito bolívariano -de bolívares- está más preocupado por sus prebendas que por el futuro de la Nación. Ojalá la oposición, sepa tomar el 8D el toro por los cachos y terminar con esto de una vez por todas.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.