Actualidad

Web 2.2 frente a Control 2.0

Por Prodavinci | 23 de febrero, 2013

censura textoFragmento de un artículo de Cecilia Jan, publicado en el El País

La ciberrepresión va en aumento. Los Gobiernos autoritarios utilizan cada vez más mecanismos de control y censura en Internet, hasta el punto de que se ha desatado una auténtica guerra con los internautas. Así lo denuncia Reporteros Sin Fronteras (RSF), que en la víspera del Día mundial contra la censura, publica, por tercer año, Enemigos de Internet, un informe sobre los países que tratan de limitar la libertad de los usuarios de la Red. China, Birmania, Irán y Cuba encabezan este listado.

El auge de las redes sociales, como Facebook, o de portales como Youtube, ha cambiado las reglas de juego: por un lado, proporcionan un valioso instrumento de movilización y denuncia para los descontentos, como se ha visto en las protestas en Irán; pero por otro, provocan la reacción furibunda de las autoridades y desatan un mayor afán de control. Los dirigentes de estos países han pasado de lidiar con revoluciones de colores a “revoluciones de Twitter”, según el informe. Es el choque de la “Web 2.0 frente a Control 2.0”.

“En 2009 se duplicaron los países que ejercen algún tipo de censura, 60, y hubo un récord en el cierre de sitios y de blogueros y usuarios encarcelados, 120”, afirma Malén Aznárez, vicepresidenta de RSF en España. “A medida que Internet se populariza y es más accesible, los Gobiernos se han dado cuenta de que lo pueden controlar, de que hay más medios tecnológicos”, afirma. Aznárez augura que “la ciberrepresión va a ir a peor”, pues las autoridades “están ganando ventaja aceleradamente”.

Los 12 países calificados como “enemigos de Internet” por RSF (Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Siria, Túnez, Turkmenistán, Uzbekistán y Vietnam) utilizan distintos métodos: desde los que impiden el desarrollo tecnológico y de infraestructuras para tratar de impedir el acceso a Internet, como Corea del Norte, Birmania o Turkmenistán, a los que desarrollan sofisticados sistemas y emplean a miles de personas para vigilar la Red, como China. En el último año, Vietnam e Irán han aumentado extraordinariamente el control y las detenciones de internautas.

Frente a los sistemas de filtrado y de desencriptación de e-mails, los internautas contraponen herramientas como Tor, Psiphon o UltraReach. La solidaridad en la Red hace que se globalicen los instrumentos, como UltraReach, un proxy desarrollado para los internautas chinos que utilizan miles de iraníes.

Proteger la moral, la seguridad nacional, la religión o las minorías étnicas son algunas de las excusas que esgrimen muchos Gobiernos para limitar el acceso a Internet de sus ciudadanos. Pero la legislación contra la pederastia o la protección de la propiedad intelectual pueden suponer una amenaza para la libertad en la Red, destaca Aznárez. El informe de RSF incluye, entre los países “bajo vigilancia”, democracias consolidadas como Australia o Corea del Sur, por imponer leyes restrictivas.

Aznárez critica duramente la inclusión de España en el listado de Google de países que ejercen la censura. “El Gobierno español no ejerce ningún tipo de censura. Poner a España al mismo nivel que países como China o Irán por una sentencia judicial -que obligaba al cierre de dos blogs anticatalanes- es intolerable”, afirma.

***

Puede leer el texto completo aquí.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.