Actualidad

Morir en Homs, por Fernando Mires

Por Fernando Mires | 18 de febrero, 2012

Bandidos con aviones y con moros,
bandidos con sortijas y duquesas,
bandidos con frailes negros bendiciendo
venían por el cielo a matar niños,
y por las calles la sangre de los niños
corría simplemente, como sangre de niños
(Pablo Neruda: “Explico algunas cosas”)

Hay ciudades que se convierten en símbolos. Madrid del 1936 por ejemplo. Todavía, a pesar de los años, resuena la voz de la Pasionaria: “No pasarán”. Palabras que conmovieron esos tiempos tan sangrientos. De ahí que comunistas, anarquistas, liberales, y demócratas del mundo, se identificaron con la voz de La Pasionaria. Y la hicieron suya.

Pero pasaron.

Pasaron, fusilaron, masacraron, violaron. Pasaron a través de esa brecha que dividía a la resistencia madrileña. Unos, los que no querían una España republicana sino comunista. Otros, los que no querían una España comunista sino republicana. Frente a esos bandos unidos sólo por el presente, pero separados hacia al futuro, triunfó ese pasado siniestro, fanático, eclesial, medieval y militar que representó durante tantos años el franquismo.

Pocos sabían que Madrid sólo había sido un dado con el que jugaban las potencias de la época.

Aún más de veinte años después, en los sesenta, la caída de Madrid, convertida en leyenda, hizo que muchos nos identificaramos con los comunistas españoles. Hasta en las lejanas calles de Santiago de Chile, recuerdo, hacíamos filas para ver “Morir en Madrid”, el conmovedor filme de Frédérik Rossi, cuyas documentadas visiones nos hacían salir del cine entonando con el puño en alto las canciones de la revolución española. O en las tardes, con renovada indignación, leer a Neruda. “Venid a ver la sangre por las calles; venid a ver la sangre por las calles”.

“Venid a ver la sangre por las calles”. Fue la frase que tantos años después me encogió el alma al ver las imágenes televisivas mostrando a los niños muertos a lo largo del barrio de Bab Amro, en Homs. Y, sólo un momento después, escuchar el malvado veto de China y Rusia mediante el cual, bloqueando a la Liga Árabe, Bashar el Asad obtuvo “licencia para matar”.

Homs es hoy el Madrid de la revolución árabe. Los rebeldes de los demás países árabes saben que si cae Homs, el carnicero Bashar El Asad, con la autorización de China y Rusia y la cobardía de gobiernos como el de Brasil, podrá mantenerse en el poder y desde ahí comenzar la marcha de la contrarrevolución. Quiero decir: Homs, como el Madrid de 1936, ocupa un lugar decisivo en la configuración de la geometría mundial.

China es el problema menor. En cierto modo China es consecuente con una doctrina que sigue desde muchos años: la de la no intervención. Doctrina que corresponde con un tema de seguridad interior el que en pocas palabras puede expresarse así: “déjennos masacrar estudiantes, minorías étnicas y monjes tibetanos cuando nos dé la gana y ustedes contarán con nuestro silencio cuando hagan algo parecido en sus respectivas naciones”. O sea, liberalismo puro: “matar y dejar matar”. Distinto es el caso de Rusia.

¿Qué se juega Rusia al apoyar genocidios como los de Homs? Los periodistas más superficiales aducen que se trata sólo del negocio de venta de armas. Algunos más inteligentes advierten que, al igual que China, Rusia no puede permitirse aplastar violentamente a la oposición y subyugar a minorías étnicas en su propio espacio, para condenar después los mismos hechos en espacios ajenos. Pero hay, además, otras razones.

A Rusia sólo le restan dos aliados en el mundo islámico: Irán y Siria. Si cae Siria, la tríada Rusia- Siria- Irán se vendrá al suelo como porcelana fina. Rusia pasará a ser entonces lo que fue en los tiempos de los zares: un simple imperio central-asiático, sin relevancia internacional y con pocas chances para postular su hegemonía en un nivel mundial.

La posibilidad de un Islam republicano en abierto diálogo con una Europa Unida, con Israel incluso, y por supuesto, con los EE UU, no deja de ser una visión aterradora para el Kremlin.

Mérito de la política internacional de Obama ha sido, por lo tanto, haber invertido los roles. Pues no hay que olvidar que muchos dictadores del mundo árabe, Gadafi, Hussein o Hafez El Asad, entre varios, fueron en su tiempo líderes revolucionarios que llegaron al poder aclamados por sus pueblos. En ese proyecto contaron con el apoyo de la URSS, potencia que, manipulando los nobles objetivos del anticolonialismo, logró aumentar su esfera de influencia, y con ello, la extensión del imperio.

Hoy, en cambio, los EE UU y Europa apoyan a las luchas democráticas en los países árabes e islámicos y Rusia aparece como aliada de las más execrables dictaduras.

Pero más allá de todo resultado, perviven esas imágenes que nadie que sea honesto podrá quitar de sus cabezas después de haberlas visto: la de los niños muertos en las calles de Homs. Hoy, frente a esos niños tan niños y tan muertos como los del Madrid de los años treinta, siento de nuevo resonar la voz gangosa del gran poeta: “Venid a ver la sangre por las calles”. “Venid a ver …..

Fernando Mires 

Comentarios (3)

Víctor Garay Oleas
18 de febrero, 2012

Todos estos macabros mandamases, sanguinarios sátrapas a quienes no se los ha sabido frenar a tiempo, después de que se han enquistado esperpénticamente en los enmarañados engranajes tenebrosos del putrefacto poder, cruentamente cuesta tanta sangre inocente, poder zafarse de estas totalitarias tozudeces genocidas. Como espeluznantes evidencias recientes tenemos la aniquiladora experiencia padecida por los insurrectos indignados que supieron sublevarse de ese excrementoso engendro del averno, el tristemente célebre tiranuelo Kagadaffi, y no se diga de aquella otra retardataria rapiña ignominiosamente iraquí, o del arrogante autócrata iranuclearizado, amén de nuestros tercermundistas sardanápalos de carroñosa ralea, que bravuconamente se solazan de sus albañales alharacas intimidatorias: castroenteríticas, chavistotétricas, caligulescorreísticas, o de cualquier crapulosa calaña socialistoide sigloveintiúnica. Ojalá que nuestros ofendidos y oprimidos pueblos por el opio del totalitarismo rampante, no prosiga permitiendo que estas apocalípticas aves rapaces, continúen ensañandose execrablemente impunes con sus beligerantes aberraciones absolutistas. Hay que evitar tanto encarnizado exterminio. Que descansen en sempiterna paz tantas tumbas sin sosiego. Que estos atribulados avatares, sepan superarse solidariamente, gracias, Víctor Garay Oleas.

Félix
22 de febrero, 2012

“Hoy, en cambio, los EE UU y Europa apoyan a las luchas democráticas en los países árabes e islámicos y Rusia aparece como aliada de las más execrables dictaduras” Lástima de artículo, esta frase final del autor estropea todo el razonamiento. No se puede afirmar con tanta rotundidad que Obama, Sarkosy o Cameron tengan como prioridad la democratización de l mundo árabe, si así fuera tienen la suficiente fuerza como para cambiar el rumbo de Arabia Saudi. Fernando, una lástima

Fernando Mires
22 de febrero, 2012

Felix Hay una revolución en Arabia Saudí? Yo no lo sabía, gracias por informarme. Quizás hay muertos en las calles, como en Siria. Si usted tiene esa información, por favor publíquela. Yo estoy dispuesto a acusar a los EE UU y a Europa si usted me proporciona información tan valiosa Saludos Fernando Ps. Yo nunca he escrito que Obama o Sarkosy tengan como prioridad la democracia en el mundo árabe. Lo que han hecho es apoyar revoluciones en curso, y solo cuando los rebeldes han solicitado esa ayuda. De modo que lea bien antes de criticar. Lo que hace usted no es correcto.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.