Prodavinci

Chipperfield: “La geometría de un cubo es lo que más se aproxima al silencio”

“En ocasiones conviene hablar en voz alta y firme y otras veces hay que susurrar,” dice David Chipperfield

Por Prodavinci | 8 de agosto, 2011

El reconocido arquitecto David Chipperfield se reunió con Vis Molina (El Cultural). Chipperfield es uno de los nominados al premio Stirling Prize que concede el Real Instituto de Arquitectos Británicos, si llegara a ganarlo sería su segundo Stirling Prize. Aquí un extracto:

-Su debate intelectual siempre se ha situado entre el hacer muy poco y el hacer lo suficiente ¿sigue moviéndose por esos derroteros?

-El diseño en sí mismo no es algo que me atraiga, pienso que debe estar al servicio de una idea. Me altera concebirlo como una elaboración innecesaria en busca de la actividad del diseñador y no en busca de un producto. Me encanta que la resolución de un proyecto sea tranquila y no el portavoz espectacular de algo, creo que debe ser así.

-¿Es bueno que la obra de un arquitecto sea fácilmente reconocible?

-No lo sé pero, en cualquier caso, mi obra no es identificable. No me interesa que se note la firma, mi firma. Lo que de verdad busco es encontrar la solución de cada proyecto. Yo no soy un formalista, intento siempre reducir la expresión de la forma a su punto más silencioso y la geometría de un cubo es lo que más se aproxima a ese silencio, mientras que las curvas suelen ser más estruendosas. En ocasiones conviene hablar en voz alta y firme y otras veces hay que susurrar.

-¿Banalizan la arquitectura?

-Pueden llegar a hacerlo, sin duda. No me opongo a la experimentación en la forma arquitectónica, pero creo que la novedad no es algo que case necesariamente bien con la arquitectura de forma sistemática.

Ha hecho de todo, vivienda privada, obra pública, tiendas de lujo, edificios históricos… ¿Qué es lo que más le interesa en estos momentos?

-Las viviendas públicas son el gran reto para los arquitectos. Nos implicamos poco en esta área cuando en realidad este tipo de vivienda es la que configura nuestras ciudades. En España, como en Gran Bretaña, se ha dejado muy de lado la vivienda de protección oficial y nosotros tenemos que hacer un papel decisivo en dignificar este tipo de construcciones.

-¿La arquitectura puede hacer más feliz a los ciudadanos?

-Como mínimo es capaz de hacerlos menos desgraciados. De hecho la arquitectura es un buen sustitutivo de la naturaleza. Del mismo modo que sentarse en un jardín bonito con unas condiciones climatológicas agradables puede hacerte experimentar la vida de una forma más intensa, la arquitectura tiene una gran importancia en nuestra cotidianidad porque interfiere de modo decisivo en los pequeños momentos de cada día.

********

Lea entrevista completa aquí

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.