Actualidad

Matar al asesino, por Héctor Abad Faciolince

Creo que Osama Bin Laden –como Mussolini, como el mono Jojoy– merecía morir, pero no así

Por Héctor Abad Faciolince | 9 de mayo, 2011

Creo que Osama Bin Laden –como Mussolini, como el mono Jojoy– merecía morir, pero no así. Las prácticas menos salvajes que se han ido imponiendo entre las sociedades civilizadas, aconsejan que los Estados no maten a los asesinos, salvo en combate. O, si en sus leyes existe la pena de muerte, que los maten después de un juicio. No digo que matar sea siempre la peor de las opciones; dejarse matar, o dejar que un asesino mate a nuestros hijos, es una opción peor que matar al asesino. Pero este no fue el caso de Bin Laden, que más bien fue cazado y ejecutado extrajudicialmente, sin necesidad.

Es bastante común que los Estados y los gobiernos que se sienten amenazados por una organización terrorista (Colombia por las Farc, Israel por Hamas, Estados Unidos por Al-Qaeda), se porten con una furia violenta que parece llevarnos a la vieja práctica de exterminar al enemigo. Van y matan al líder terrorista donde sea (en Ecuador, en el Líbano, en Pakistán), violando todas las reglas del derecho internacional. La justificación es que esas personas son peligrosas, no respetan las fronteras y tienen intenciones de matar a los ciudadanos de su país. Al ajusticiarlos así se pasan por el bozo cualquier consideración civilizada de respeto al delincuente. Llegan más lejos: si para matar a tu enemigo tienes que matar incluso a su esposa y a sus hijos —como ha sido el caso con Bin Laden—, el Estado vengativo lo hace sin remordimientos. Al arrasar sin juicio a un enemigo, llevándose de paso a la familia, Estados Unidos actúa, por un momento, como los yihadistas que combate.

Cuando los revolucionarios franceses guillotinaron a Luis XVI y a María Antonieta; cuando los partisanos italianos mataron a Mussolini y a Clara Petacci, y los colgaron del los pies en el Piazzale Loreto; cuando los bolcheviques rusos asesinaron al zar Nicolás II y a toda su familia (niño, niñas, sirvientes, médico y perro incluido); cuando Fidel Castro pasaba o pasa al paredón a sus opositores políticos después de juicios risibles; cuando Bolívar hizo fusilar a centenares de civiles españoles, ¿asistimos a actos de terror o a actos de justicia? No digo que todos estos actos sean iguales desde el punto de vista legal, pero en todos asistimos a la pública salvajada humana. Y no dejan de ser actos salvajes, incluso cuando se hace justicia. La diferencia es que a veces, al menos, se ofrece la apariencia de una sentencia y un juicio.

El proceder primitivo de Obama contra Bin Laden parece calcar muchos precedentes históricos y se parece mucho al proceder de Israel con sus enemigos o del Gobierno colombiano con Pablo Escobar o con los guerrilleros de las Farc. Lo paradójico es que una de las decisiones legalmente más discutibles del Gobierno de Obama, sea el acto que más réditos políticos le ha dejado, y el acto que probablemente le allanará el camino para que lo reelijan. Los ciudadanos gringos corrientes están felices. Los más tristes con la ejecución de Bin Laden y su familia son los que más la deseaban, los políticos republicanos, pues este acto de justicia salvaje los aleja a ellos del poder.

Tal vez uno se dedica a la literatura porque no tiene hígados para dedicarse a la política. Las reglas que en últimas se imponen siempre en los gobiernos reales son las viejas reglas despiadadas que Maquiavelo aconseja: cualquier acción del Príncipe se justifica para proteger el Estado; si hay que pasar por encima de las reglas morales, se pasa por encima de ellas, apuntando al buen fin, sin que importen los medios. Ahora asistimos a la justificación de la tortura: si las torturas de Guantánamo obtuvieron el nombre del mensajero de Osama Bin Laden, entonces todas esas torturas (incluso las torturas a los inocentes) quedan justificadas. Después de Bin Laden —ejecutado sin juicio y arrojado al mar—, tal vez, este sea un mundo más seguro, como decía Obama, aunque lo dudo. Lo que es seguro es que es un mundo igual al viejo mundo: un mundo sin reglas, despiadado y triste.

Héctor Abad Faciolince 

Comentarios (15)

Osmarg
9 de mayo, 2011

Para que quieres Juicio contra un asesino? sea cual sea(incluyendo los que nombran, y yo le adicionaria un monton que todavia estan asesinando en el mundo) o sea, quiero una respuesta que sea logica, pero que no se salga de lo que es la conducta de autodefensa del hombre, si me preguntas: no le perdonaria la vida a quien se la quita a otros, son “BASURA SOCIAL” que hay que eliminar, y no solo a enemigos, acabaria con las carceles, sencillamente eliminando a todo aquel que ya asesino una vez, y dejaria libre a la sociedad de estas lacras, y mi posicion no es radical, de hecho es muy humana, simplemente el sentido comun me dicta que todo lo que perjudica a la sociedad, debe ser erradicado, y creo que en un futuro no muy lejano, probablemente sea asi, es cuestion de tiempo antes de dejar la actitud hipocrita de “perdonar” a quienes nunca dejaran de hacer daño.

María Eugenia
9 de mayo, 2011

un artículo de tono ponderado y que pone las cosas en contexto, gracias Héctor. Ya no hay nada que impida en USA una Gestapo; sólo que por ahora se aplica a los criminales “obvios” y en el extranjero, pero poco a poco, con la ayuda del senador USraelí Joe Biden y de la llamada Patriot Act (Ley antiterrorista), se va a aplicar a los estadounidenses que sean “sospechosos” de simpatizar; Biden en esto se porta como si USA fuera territorio ocupado o él miembro del Irgún.

Manuela A
9 de mayo, 2011

Si se trataba de hacer justicia para el mundo, por que no aplicarle justicia a osama? Pues ! Mas basura social los que viven en la calle pidiendo limosnas, no hacen nada ni por ellos mismos y son un verdadero estorbo, en cambio osama defendió su causa, cualquiera que sea. Estoy totalmente de acuerdo con el escritor.

Juanvz
9 de mayo, 2011

Aun crees que si mataron a osama?… No crees que osama sea alguna cuartada para los estados unidos?… raro que maten a osama, en el punto mas critico en el gobierno de barack obama, puesto que.. el señor presidente de los EE.UU con esta supuesta muerte gano tanta polularidad, que en 70% que estaba en su contra se volco a un 35% haciendo que esto cause una posible reeleccion.. pensar mas a ya no te cuesta nada..

Juan
10 de mayo, 2011

¿De dónde sale este Osmarg? Se hace juicio contra un asesino porque el hecho de que unos tercios griten por ahí que se trata de uno (así esos tercios se llamen Bush u Obama) NO LO HACE un asesino. En un juicio debidamente realizado se CONSTATAN las EVIDENCIAS del crimen.

Nunca, Osmarg, el hecho de que un periódico o un noticiero o una agencia noticiosa o un gobierno lo proclamen, o que tú o yo lo opinemos, significa que alguien sea asesino. Matar a alguien sin fórmula de juicio es un asesinato, simplemente, en este caso cometido por alguien investido de la autoridad de un Estado, que está tan lleno de prejuicios, intereses velados, medias verdades y malos entendidos como podemos estarlo tú o yo.

sansoni2020
10 de mayo, 2011

El que tenía mas recursos y oportunidades en su momento asesinó a su enemigo el cual estaba pendiente de asesinarlo a su vez. Aquí no vale principios ni conceptos democráticos ni ningún bla, bla, bla, se asesina al enemigo y punto, más nada que discutir. Si hay daño colateral no importa o si no es colateral sino deseado, mejor todavía. La opinión mundial,la ética del juicio justo y sea quién sea, que se vaya a lavar ese paltó. Así piensan los que saben de asesinato, de ejecuciones sumariales y genocidio para resolver sus diferencias, llámense políticos o estadistas, militares o guerrilleros, creyentes o infieles, sean blancos, negros o amarillos. Se conjuga el verbo asesinar entre todos los implicados:Yo asesino, tu asesinas, el asesina, nosotros asesinamos… Y, al final todo el mundo satisfecho esperando ejecutar el próximo asesinato, sin que medie nada de nada. Amanecerá y veremos que después de la tempestad viene la calma y las sociedades olvidan. Así ha sido desde que el mundo tuvo la suerte de tener la especie inteligente mas depredadora y sanguinaria en toda su evolución planetaria. Y visto de este modo parece ser que ésta situación no va a cambiar en las próximas mil o dos mil centurias venideras, si es que queda gente para asesinar. Se asesinará y se seguirá asesinando por secula, secula seculorum. Agárrense de la brocha que se llevaron la escalera.

malu
10 de mayo, 2011

Contradictoria sociedad la que tenemos que soportar.

Yo imagino que Osama Bin Laden murió antes de que nos lo contaran y que EE.UU. ha capitalizado esa noticia para beneficiarse. Es increíble todo lo que nos han hecho llegar a nuestros oídos. Es una forma de burlarse de toda la humanidad de reirse de la inteligencia de los demás de creer que la población humana es idiota. Y lo peor , es más monstruoso lo que se apunta el equipo de Obama que las consecuencias del enfrentamiento de Bin Laden contra el mundo. Si hubieran querido lo hubieran “asesinado ” mucho antes, y quizá con más ¿”honor”? , pero por razones que no les ha interesado quieren hacernos creer que han cancelado ahora la deuda cuando la repercusión de la iniciativa de Bin Laden ya es imparable y está instalada por todo el mundo.Lo peor es el repugnante engaño que una superpotencia como Estados Unidos pretende aplicar . Todo es tan increíble como el peor o el mejor de los videojuegos que se comercializan y que parece ser contaminan ya la diferenciación mental entre lo real y lo virtual no salvándose ni altos estamentos sociales de los que se espera tengan una respuesta ejemplar y pedagógca asociada al humanismo más básico como puede ser respeto a la justicia objetivamente y socialmente y no aplicación de la Ley de Ammurabi.El mensaje que se percibe es que los tribunales de justicia no merece la pena que existan porque existe la justicia a la carta, cada uno que se cobre de cada quien las ofensas recibidas. Es otra forma de terrorismo no velar por la defensa de los derechos ,como puede ser privar de juicio y asesinar libremente a quien nos estorba.

jorge
10 de mayo, 2011

Solo pregunto a los que estan de acuerdo con este articulo sin pensarian lo mismo si sus familiares hubiesen muerto por alguno de estos fanaticos religiosos.. Y con respecto al derecho internacional, el que mata debe perder sus derechos de forma automatica.

María Elena
10 de mayo, 2011

Esas miles de personas inocentes que murieron por el fanatismo de Bin Ladem y sus seguidores, tuvieron justicia? les avisaron para que pudieran al menos tratar de salvarse? los que manejaban los aviones que se estrellaron y se autoinmolaron eran unos jóvenes fanatizados y adoctrinados. Porque Osama no murió ese día… siguió viviendo, disfrutando de sus hijos y mujeres, de la comida y del simple acto de respirar. La crueldad de Osma Bin Ladem fue infinita, en un momento murieron sin que nadie les advirtiera 3.000 personas como usted, como yo,que simplemente estaban trabajando, civiles inocentes. No me alegro de la muerte de nadie, y detesto la crueldad y la traición, pero hay una ley más allá de los seres humanos, la ley de la causa y el efecto, o como diría sencillamente mi padre: “el que a hierro mata a hierro muere”

donato
10 de mayo, 2011

Por este motivo se mata a un asesino, el mismo autor lo escribe:”cualquier acción del Príncipe se justifica para proteger el Estado; si hay que pasar por encima de las reglas morales, se pasa por encima de ellas, apuntando al buen fin, sin que importen los medios.” Esto no solo lo hace los Estados Unidos sino todo país o toda persona que adquiere poder en el mundo y pretende mantenerlo. Osama Bin Laden habría hecho lo mismo con Bush u Obama. Así siempre fue, es y será el mundo, por el poder se pasa por encima de cualquier derecho. Esto es lamentable.

Juan
10 de mayo, 2011

“Solo pregunto a los que estan de acuerdo con este articulo sin pensarian lo mismo si sus familiares hubiesen muerto por alguno de estos fanaticos religiosos.. Y con respecto al derecho internacional, el que mata debe perder sus derechos de forma automatica.”

A ver si me explico: vamos a no discutir eso de tomar la justicia por mano propia. Digamos simplemente que para decidir que odio al que asesinó a mis familiares, y que por ende quiero sacarle los ojos, debo SABER que en efecto fue esa persona. De este interesante dato puedo enterarme:

a)porque lo dice un diario; b)porque lo vi en internet (así, a secas, sin siquiera especificar dónde ni si es una fuente mínimamente seria); c)porque me lo dijo un amigo, o un vecino, o alguien que pasaba por ahí; d)porque lo dijeron en televisión (variantes CNN, El Ciudadano, BBC, VTV, etc etc) e) porque me da la gana

Según este criterio, entonces, debemos suponer que… ¿qué? ¿Cuando El Ciudadano, por ejemplo, informe de un asesinato, automáticamente quedan suspendidos todos los derechos del señalado por el crimen? Y, claro, se lo mata automáticamente, también.

Chico, mejor aún, la próxima persona conocida que caiga por el hampa, decidamos expeditamente a quién salimos nosotros mismos a matar. Chévere.

Roberto Dante
10 de mayo, 2011

roberto dante Lanús, Argentina

ANTE TANTO DESPROPOSITO fomentado por el mismo pricipio de Goebbels: “Miente, miente, miente…, que algo qudará”; debo reiterarme sobre es tema. ¿De qué no hablan los Profetas de los Medios? Obama, premio Nobel de La Paz, se “alegra” y “felicita”. ¿Del asesinato de un ser humano (aunque sea la de un ser impiadoso)? Al que no se le dio la oportunidad de un juicio limpio ¿De qué Democracia habla el demócrata Obama?

De la que financió a los talibanes en Afganistán para detener el avance de la URSS. , Y luego los declararon “terroristas” cuando se opusieron a los intereses imperialistas de EEUU sobre su territorio nativo. ES el discurso de la doble moralidad ¿Pero de esto NADA dicen los intelectuales de los grandes medios europeos? NO. La libertad y la democracia son “figuras retóricas literarias” para los Grandes Poderes Económicos del Mundo. “Los intelectuales son hoy los perros guardianes de los que mandan”.Dice Alain Badiou. (Filósofo contemporáneo). Y acusa al “materialismo democrático”. Este “materialismo democrático” en el caso de la mayoría de la prensa europea se manifiesta en su interpretación miope de los acontecimientos que vive el mundo. No son “ingenuos” sobrecargados de información manipuleada; ELLOS son los generadores de esa manipulación. Como en los tiempos feudales son “siervos” al servicio del Señor o Señores de turno. No hay inocentes. Colonizan miles de millones de mentes no entrenadas para la opinión crítica. Seducen a las mentes púberes y abandonan sus cuerpos a la humillación de la miseria y la indiferencia del sistema neoliberal. Y lo más grave: según el “World Development Report 2000/2001” del Banco Mundial, LA MITAD DE LA POBLACIÓN MUNDIAL VIVE CON MENOS DE TRES DÓLARES DIARIOS. Y la tendencia hacia la pobreza sigue en aumento. En esta pobreza, material y moral, germinan las insurrecciones populares que se vuelven contra la indignidad a la que EEUU y la UE los someten. Los musulmanes no son “diabólicos”; sólo son pobres, de pobreza total (Menos los Emires, Jeques y miembros de las monarquías traidoras que juegan el juego de los antes colonialistas; y, ahora los imperialistas); NO tienen futuro. Su vida “no es vida”; es de una lógica cartesiana el que se transformen en bombas humanas. Bin Laden no es “un inocente”; pero fue programado para una interpretación de la vida desde la muerte. Es un subproducto de la maquinaria capitalista en su modo de expresión más funesto. No ocultemos la complejidad de las razones político-económicas de lo hechos históricos, basándolos en pretendidas razones religiosas. El fundamentalismo religioso es deplorable. Pero es más destructor el materialismo capitalista. Como afirmó Simón Bolívar (en 1800 y algo): “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria a nombre de la Libertad”. Esto VALE para todos los pueblos acorralados de Medio Oriente y Noráfrica.

Gustavo Ramírez
10 de mayo, 2011

De “El que a hierro mata, a hierro muere” a “La salsa que es buena para el pavo, también es buena para la pava”. Bin Laden se cansó de jactarse (Lo vimos todos en TV) sobre la caída de las torres del WTC. Entonces, “a confesión de parte, relevo de pruebas” Bien muerto que está. Punto. Y los que lo lamenten, que “vayan a llorar al valle”… Una alimaña menos…

Jesus Reggeti
11 de mayo, 2011

No apoyo el ajusticiamiento. Opino poco, ya que es un tema muy amplio y complejo. Nadie debe decidir a quien se le quita la vida. “Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida”. J.R.R.Tolkien.

Juan
11 de mayo, 2011

Bien

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.