Ciencia y tecnología

¿Puede el uso del cannabis servir para contener el consumo de drogas fuertes?

El argumento se ha utilizado a favor de la legalización del consumo de la marihuana

Por Ángel Zambrano Cobo | 5 de marzo, 2010

Semanas atrás, la entrada de un blog llegó a la pantalla de alguien del equipo de www.prodavinci.com. El título, provocador y amarillo, decía así: ¿Podría fumar monte ser la bala de plata contra el alcoholismo y el abuso de drogas duras? En seguida llamó la atención, destapó curiosidades, encendió apetitos. Y la foto de un tabaco de marihuana, bien armado y humeante, invitaba a hacer clic y bajar.

Así se hizo. Se bajó y se leyó. El texto iba y venía sobre el cannabis, su fuerte criminalización en Estados Unidos y la posibilidad de que se utilice para mejorar la vida de adictos a varias sustancias. En dos platos: la marihuana, tan tabú, tan prohibida, tan caleta, podría ser el camino para dejar de lado el abuso del alcohol, la heroína, la cocaína y varios medicamentos legales que tanto daño hacen.

Y no eran sólo opiniones lanzadas a la web. El bloguero citaba con nombre y apellido un estudio realizado por una investigadora de la Universidad de California que plantea, palabras más palabras menos, la necesidad de tomarse el asunto en serio.

Vuelve a la mente, entonces, el título-escándalo. ¿Podría fumar monte ser la bala de plata contra el alcoholismo y el abuso de drogas duras? ¿Podría? ¿De verdad? Botar la jeringa, olvidar el esnifar, dejar el aguardiente, no volver a enrollar un billete más nunca. Entregarse a la mata verde. Cuestión interesante. Tan interesante, que valió la pena hacer otro clic y pelearse con el inglés científico del estudio para ver que tan plateada es esa bala de plata.

Números verdes

La investigaciónfue realizada en San Francisco por Amanda Reiman y publicada en www.harmreductionjournal.com bajo el título de Cannabis as a substitutefor alcohol and otherdrugs(Cannabis como sustituto de alcohol y otras drogas). La profesora de la Universidad de California tomó una muestra de 350 usuarios del cannabis medicinal que ofrece el Grupo de Pacientes de Berkeley y les preguntó si, de hecho, usan la marihuana para contener el consumo de alcohol, cocaína, heroína y drogas de prescripción y por qué.

El 40% de la muestra dijo prender sus porros para olvidar el alcohol, 26% para dejar de consumir drogas ilícitas (como la cocaína, la heroína y el crack) y 65,8% para liberarse de las drogas de prescripción.

El por qué del asunto no es tan sencillo. Son varias las causas que llevan a estos usuarios de marihuana medicinal a sustituir sus antiguas drogas de preferencia. La razón más votada:el monte hace menos daño. De segundo lugar, que los síntomas son más manejables y de tercero que dejar la marihuana es más fácil.

Dicho en cifras y en palabras de la investigadora, 65% dice que prefiere el cannabis porque tiene efectos secundarios menos adversos que las drogas lícitas, ilícitas o de prescripción; 34% porque tiene menos síndrome de abstinencia; 17,8% porque es más fácil obtener la marihuana que el resto de las drogas; 11,9% porque tiene mayor aceptación social; 57,4% porque los síntomas son más manejables y 12,2% por razones no especificadas.

Tras los numeritos, la autora afirma, como conclusión, que “la sustitución de una sustancia psicoactiva por otra con el objetivo de reducir resultados negativos puede ser incluida dentro de un sistema de reducción de daños”. Luego, habla sobre la importancia de que se reconozca la sustitución como una alternativa viable a quienes no puedan, o quieran, anotarse en la abstinencia total. Insiste en ello.

Habla la ciencia local

Ya lejos de playas californianas y blogs, viene al bate la opinión criolla. Ligia Peña es profesora de la cátedra de toxicología forense de la Facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela.

Desde un laboratorio de la Ciudad Universitaria, la médico toma la bala de plata y muestra lo que para ella no es más que zinc con brillo.

-No estoy de acuerdo con ese estudio. La marihuana no es beneficiosa para sustituir la dependencia a otra sustancia, lícita o ilícita, porque ella misma genera dependencia. Y aunque el cannabis sea una planta, tiene muchos componentes entre los cuales está uno de los mayores psicoactivos que genera dependencias: el delta-9-tetrahidrocannabinol o THC.

-¿Incluso cuando es recetada y administrada por médicos?

-Ser administrada en un centro médico, como el del estudio, no quita el hecho de que genera dependencia y muchos efectos adversos.

-¿Como cuáles?

-Disminución de los estímulos, la memoria, la concentración, los reflejos y la psicomotricidad. Y también va a afectar el sistema respiratorio, con altas probabilidades de producir enfermedades bronco pulmonares obstructivas.

Sin anestesia. La que también es coordinadora del área de tratamiento para desintoxicación del Hospital de Coche explica que sólo uno o dos por ciento de los pacientes que ha visto se ha quedado con el consumo del monte porque van pasando de escalafón en escalafón hasta llegar a la heroína, el crack y la cocaína

La entrada del blog y el estudio californiano lucen lejanos. Y Peña lanza otra ofensiva que los aleja un poquito más. “Más que una disminución de daños, es una desaceleración. Porque no es que la marihuana sea menos perjudicial, sino que drogas como el crack y la heroína tienen efectos mucho más rápidos. Pero a la larga es lo mismo”.

La idea de la sustitución tampoco le agrada a Mirtha Riera, médico psiquiatra que forma parte de la comisión de salud pública de la Federación Médica Venezolana. Desde su consultorio en Las Mercedes, donde realiza tratamientos a drogadictos, no tarda en contradecir los postulados de la disminución de daño.

“Si un paciente era heroinómano y pasa a consumir únicamente marihuana, decimos que es un fármaco dependiente calmado, pero es fármaco dependiente al fin. Sigue con las muletas. Hay un no destete de algo que es extraño a tu organismo y que te permite estar en un mundo de fantasía”, asevera.

El broche de oro lo lanza cuando ya el estudio de la Universidad de California, de acuerdo a las dos médicas, está desplomado en el suelo rezando por el knock-out. Que no hay diferencias psicológicas entre la marihuana y otras drogas, dice. Ambas son adicciones. “Si yo tengo el componente de la adicción, yo no soy libre. Esto es algo extremadamente importante”.

Y los usuarios

Aunque aquí no haya dispensarios de cannabis legales, como en tierras de Schwarzenegger, sí que hay usuarios. Cómo no. Es de la voz de uno de ellos que la teoría inicial del bloguero toma un respiro, agarra aire. Bernabé Martínez, miembro de la Fundación Unión Rastafari de Venezuela, defiende, como él la llama, a la ganja.

-La marihuana es un agente místico y también medicinal. Tú naces con eso porque lo tienes en tu cuerpo. Dentro del cerebro existe la materia gris y dentro de la materia gris está el THC. Cuando fumas ganja, este componente se estimula. Es algo que va conectado a la imaginación y a la creatividad del ser humano.

-¿Y sirve para sustituir el uso de otras drogas?

-Yo no hablaría de sustitución. El que fume marihuana automáticamente se limpia y por ende no te provoca utilizar ese tipo de cosas. He conocido a gente que ha tenido problemas con esas sustancias y les han mandado marihuana para que el cuerpo repela lo otro.Y no sólo fumándotela. Puedes prepararte un té de ganja que es mucho más efectivo porque queda en el torrente sanguíneo y lo limpia.

-Pero algunos médicos afirman que genera dependencia.

-La marihuana no genera dependencia. Quien te dijo eso es porque a él o a ella le genera dependencia. Te lo digo yo por experiencia propia. Fumo ganja desde hace 15 años y sólo fumo cuando mis plantas dan. Ninguna planta natural te genera dependencia y hay libros que dicen eso. El resto son tabúes.

Así dice Bernabé. Para él, quien diga que la marihuana y otras drogas como cocaína y heroína son iguales es porque no conoce el lado espiritual del cannabis.

Lado que, para cuatro adictos en recuperación miembros Narcóticos Anónimos de Venezuela, no existe. Saliendo de la sede de la organización en Los Dos Caminos la marihuana vuelve a recibir golpes, críticas, rechazos. Por esos lares el único uso de cannabis es dejarlo.

De la abstinencia total, hablan. Total y absoluta. Mauro, miembro y servidor, lo deja claro.

“En palabras mías y en palabras que he sacado de la literatura de Narcóticos Anónimos: Mi cuerpo, mi organismo, la enfermedad que yo padezco, no diferencia entre lo que venden en la calle los jíbaros, lo que venden en la licorería y lo que venden en la farmacia que te receta un medico. Cualquiera de esas cosas que me genere placer, ya con esa pequeña y primera dosis no puedo parar. Puedes durar años sustituyendo con marihuana pero terminas consumiendo todo tipo de drogas otra vez. Incluso puedes darte durísimo con el monte y te la pasas bobo todo el día fumando. Y dejar una droga para estar anestesiado todo el día tampoco es la idea” explica.

En el fondo, dice quien consumió durante 17 años y ya lleva 9 limpio, el daño es el mismo y la raíz del problema sigue ahí. Y enumera. El daño espiritual, el emocional, los complejos, los miedos, los resentimientos, negar el problema, creerse que uno se las sabe todas. Por eso, dice, ellos se ocupan de la enfermedad de la adicción y no de la sustancia.

A punto está de despedirse cuando suena el ringtone changoso de su celular. Se aparta unos minutos y vuelve. “Ese que me llamó es un pana que anda con el mojón de la disminución de daños. Con el mojón de que con Preveral, con pepas y con marihuana él puede parar. Es heroinómano y piedrero y sustituye con el monte. Tú ves que está fino tres o cuatro meses fumándose su tabaquito y lo ves mejor y todo. Mete la coba, ¿ves? Pero vuelve a caer”. Y no dice más. Mira y ya.

A  pesar de tanto golpe, de tanta zancadilla, el cannabis sigue en pie. El cannabis medicinal, al menos. No en Venezuela, pero en otros países que han adoptado en mayor o menor medida su legislación para que contemple la legalidad del monte con fines médicos. Austria, Reino Unido, España, Alemania, Canadá y Holanda. Y 14 de los 51 estados norteamericanos.

Claro, no en todos este uso medicinal incluye el método de reducción de daños. El monte legal es, sobre todo, para pacientes de quimioterapia. Pero ahí está el debate, ahí están los estudios, los blogs. Ahí están todas esas balas que no se sabe con certeza, todavía, si son de plata o de zinc.

Ángel Zambrano Cobo 

Comentarios (15)

Chapellini
5 de marzo, 2010

Muy bueno el trabajo de investigación. En cuanto al tema, creo que la polémica siempre lo llevará de la mano.

Julio Noguera
5 de marzo, 2010

Creo que una personalidad adictiva siempre intentara escalar hacia drogas mas fuertes, casi todos los drogadictos empiezan por la marihuana y van subiendo esa fatal escalera de drogas fuertes, el problema no es si la marihuana es o no adictiva, el problema es que la venta de esta droga colabora y financia grupos guerrilleros, secuestros y actos de terrorismo que lo sufre colombia desde hace anos y ahora nosotros los venezolanos con muchos venezolanos secuestrados en la frontera. Comprar drogas significa colaborar con bandas delictivas, no es algo de amor y paz como muchos piensan, alguien se lucra con el dinero de la droga.

KayaMan
5 de marzo, 2010

Es cierto que el dinero contribuye con el narcotráfico y es por ello la imperiosa necesidad de que el cultivo personal sea legal de allí se eliminaría por el completo el lucro de bandas de delincuentes llámese guerrilla, para militarismo, narcos, jíbaros etc., el nivel de consumo y adicción va en la mentalidad y la cultura, el uso del cannabis estimula gran parte del cerebro ya que al dilatar las arterias el cerebro recibe mayor flujo sanguíneo, normalmente trabajo con un solo hemisferio cerebral, el thc moderado te ayuda a trabajar con ambos lados de manera simultanea, esto lo sabían los antiguos MAYAS y por eso desde el nacimiento estimulaban a su manera a trabajar ambos lados del cerebro, siendo los Mayas los mayores científicos y astrónomos jamás conocidos por la humanidad la Ganjah no es producto procesado y tampoco puede incluirse en el grupo de las drogas porque si conoces el proceso de la cocaína, el crack o cualquier medicamento psicotrópico legal, todas parten de un principio natural de alguna planta o mineral, pero su proceso transforma completamente el origen natural volviéndolo netamente químico, entonces debemos conocer mejor que la adicción a algo es mental mas no se puede definir como una constante de ley. Nuestro planeta es hoy en día lo que es gracias ha que hemos perdido o mejor dicho nos hemos dejado robar nuestras raíces.Saludos

emilio figueredo
5 de marzo, 2010

Angel muy bueno tu análisis sobre un tema en el que resulta dificil determinar quien tiene la razón. En realidad como el alcohol y otras sustancias adictivas depende mucho de cada persona. Otro a`specto que seria interesante tratar es el de la aceptación social como factor de adiccion, es decir que al inicio del consumo casi siempre hay un condicionamiento social de aceptación por parte de otros consumidores. Es como estar en cierta medida inn

mamifunk
5 de marzo, 2010

Esta suficientemente estudiado que la yerba produce adiccion. Me parecio interesantisimo el articulo porque enseña las diferentes visiones tanto cientificas, de religiosidad popular y consumidores. Excelente artículo.

barrabas
5 de marzo, 2010

Muy acertado el artículo, tal cual,siempre he fumado marihuana desde que tengo 11 años, a los 20 ya estaba en drogas duras y las deje haces 15 años, siempre con la cannabis, hoy sigo en las mismas y eso solo lo que hago, FUMAR. Gracias x el reportaje y los estudios, 4 moléculas de hidrógeno, cannabis y 2 meleculas de alcohol THC = tetrahidrocannabinol = marihuana

Lourdes
6 de marzo, 2010

Excelente artículo, muy bien escrito y manejado con mucha inteligencia, a pesar que es un tema complicado que genera polemica. Además me plantea un tema en el que nunca había pensado y me pone a pensar.

JG
7 de marzo, 2010

Hace pocos anos le preguntaron a un famoso narco mexicano: y q van a hacer si legalizan la marihuana? Pues, nos dedicaremos al contrabando respondió.

KayaMan
8 de marzo, 2010

La cuestion no tendria que ver con la cantidad de cannabis que se use ni los fines de las misma quien use la ganjah de manera de conciente y por razones especiales que estes por encima de las notas y de los tripeos pues cosechará su propia cannabis y no contibuiría con esos delicuentes, vivimos en un mundo comsumista que todo lo nuevo queremos tenerlo vivimos en contsante competencia q ver quien tiene mas y mejores cosas, si el cannabis comienzan a tratarlo comoel alcohol o el tabaco pues porsupuesto habra contrabando, pero la custion esta en nosotros, en nuestra mente y nuestra cultura.

Nelson
8 de julio, 2010

yo me inclino por que debemos entender que somos un pais del tercer mundo y por eso nos indignamos tanto con este tema,ok es malo fumar un pequeno cigarrillo de cannabis pero esta bien tomarte 1 litro de anis en la playa y hasta manejando,por favor aterricemos en la realidad del siglo 21 y no con la mentalidad de 1953,cannabis con fines medicos para pacientes con enfermedades terminales,la hierba los ayudan con las nauseas en el caso de quimio-terapia les abre el apetito,los hace ver la vida positivamente,sin nervios ni estres los hace ser mas ecologicos en la manera de pensar,sin mencionar los miles y miles de empleos que se crearian y sin contar los billones de bolivares en impuestos que recibiria el estado,piensenlo dos minutos,olvidanse de la mariguana es el diablo eres un delicuente pienses como personas del 2010 y la situacion economica,hacer felices a personas que le queda poco tiempo ayudar a los desempleados y generar riquezas al estado para invertirlo e las comunidades,es un hermoso sueno pero para personas de este siglo,de primer mundo,de olvidarse de 1953

honus wagner
15 de octubre, 2010

todo el q diga q esta suficientemente estudiado q la ganja produce adiccion , esta inventando, no conoce los ultimos estudios y jamas en su vida a fumado ganja ni piensa hacerlo.nada mas xq aki en venezuela unos toxicologos con informacion del siglo XIX Y una mentalidad de los tiempos de juan vicente gomez, q sueñan con una modernidad estilo años 50s, no van a parar el avance mundial hacia la despenalizacion de la marihuana y el cultivo personal y la implementacion de impuestos a todas las drogas para su venta legal. lo q pasa es q si esos expertos venezolanos dicen lo conttario se qdan sin trabajo, como se qdarian sin trabajo millones de norteamericanos, si la futil y perdida guerra contra las drogas terminara hoy. demasiada gente en este mundo depende de q algunas drogas, la q ellos deciden, sigan controladas y perseguidas, una mafia q nacio de otra y ya es too big to fail, como los bancos gringos, se nota q los q se resisten a estos nuevos cambios, nacieron antes de 1960, pero señores tendran q cambiar porque estamos en el 2010 y muchisma mas gente nacio despues de uds, salud a todos los “expertos”

romina
8 de marzo, 2011

haaaaa y yo q pense q era muy original lo mio y ahora veo q ya hay un estudio sobre el tema. Estoy totlmente de acuerdo, para mi la marihuana puede ayudar a eliminar adicciones. siempre pense en q seria bueno q en lugares de reabilitacion contra las drogas se use el canabis, sisi aunq suene contradictorio. de hecho los dejan fumar cigarrillos…(droga licita impuesta por las grandes industrias tabacaleras???) Para pensar…

Estefanía Valero
25 de junio, 2011

“La prohibición hizo al tráfico de marihuana más atractivo y rentable, alentó la criminalidad y la corrupción en todos los niveles. Dada esta situación, la polémica no puede reducirse a la guerra contra la marihuana o la permisividad. Hay que tomar por fin el toro por las astas: cómo puede implementarse la legalización. Para poner fin a la guerra inútil, perniciosa y egoísta que los países consumidores inflingen a los productores. El problema es una cuestión fundamental ética y política, que sólo puede definirse claramente mediante un acuerdo internacional, con Estados Unidos al frente.”

-Gabriel García Márquez

generacion perdida
25 de junio, 2011

No fumo, bebo muy poco (alguna cerveza, 1 o 2 copas de vino, champaña, sidra), no me gusta el whisky, ni la ginebra, ni el vodka………… Y el cigarrillo y el alcohol son legales. Nadie puede obligarme a consumirlas si no quiero. Por eso creo que la legalización de las drogras traería beneficios. Se controlaría la calidad y pureza, se cobrarían impuestos, se acabarían las mafias y las mulas, perderían el encanto mágico de lo prohibido. Los imprudentes abusarán de ellas como lo hacen los que abusan del cigarrillo y el alcohol.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.