Artes

Mark Strand: un inédito

Semanario

Por Alejandro Oliveros | 9 de febrero, 2010

Mark Strand (Summerside, prince Edgard Island, Canadá, 1934) es uno de los “majors poets” norteamericanos con Donald Hall, Louise Glück, Frederick Seidel, John Ashbery y algún otro. Por fortuna, es, también, uno de los más difundidos en nuestro idioma. Fue amigo de Octavio Paz, quien incluyó traducciones de sus poemas en VERSIONES Y DIVERSIONES. En Venezuela, con no menos acierto, Juan Sánchez Peláez preparó una antología para Pequeña Venecia, al cuidado de Antonio López Ortega. En España, Visor, Pre-textos y Lumen han hecho lo suyo y esperamos que lo hayan hecho bien, lo cual dista de ser la regla. Strand es un viajero reiterado, vivió en Brasil y son reconocidas sus versiones del gran Drummond de Andrade. En México, durante su juventud, trabajó con Sisqueiros y no sabemos qué haya podido aprender. Antes, había estudiado con Josef Albers, de quien aprendió todo lo que sabe sobre arte, que no es poco. Escribió sobre Edgard Hopper y le ha dedicado poemas a De Chirico y Tiziano (“Marsias”). Ha sido profesor toda su vida, en Rio de Janeiro, Iowa, Brandeis, Princenton, Chicago y Columbia. Fue “Laureate Poet” y ha obtenido los premios Bollingen, Pulitzer y Wallace Stevens. Es un lector cosmopolita y un gran poeta en todo, lo cual no se puede decir de todos los “grandes poetas” que en el mundo han sido. Es un hombre del Renacimiento, que igual se apasiona por la música de Von Webern que por la pintura de Chuck Close, la poesía de Bronzino o la de Yeats (“El mejor”, en su opinión). En 1980, quedé para siempre impresionado por sus SELECTED POEMS recién publicados, una impresión que se ha mantenido hasta su más reciente NEW SELECTED POEMS, de 2009. El texto que he intentado poner en castellano permanece inédito en cualquier idioma. Su autor me lo cedió gentilmente durante nuestro último encuentro de hace un par de semanas. Sobre Mark Strand escribí unas líneas que forman parte de mi VARIAR VIDA Y DESTINO. DIARIO LITERARIO 2003.

CANCION

Vuela negro, vuela
porqué has venido

Es mi camisa
mi camisa blanca nueva

Con botones de hueso
es mi traje

Mi traje azul oscuro
es porque

Estoy acostado solo
bajo un sauce

Frío como piedra
vuela negro, vuela

Qué bueno eres
al venir ahora

Qué bueno eres
al venir a visitarme aquí

Vuela negro, vuela
para decirme adiós.

*******

SONG

Black fly, black fly
Why have you come

Is it my shirt
My new white shirt

With buttons of bone
Is it my suit

My dark blue suit
Is it because

I lie here alone
Under a willow

Cold as stone
Black fly, black fly

How good you are
To come to me now

How good you are
To visit me here

Black fly, black fly
To wish me good bye.


Mark Strand

*******

Próximos SEMANARIOS: Dos colombianos: Jaime Manrique y Ramón Cote”; “Poetas del siglo XXI: Raquel Abend”; “Un poeta de las cosas: Francis Ponge”

Alejandro Oliveros Alejandro Oliveros, poeta y ensayista, nació en Valencia el 1 de marzo de 1948. Fundó y dirigió la revista Poesía, editada por la Universidad de Carabobo. Ha publicado diez poemarios entre los que figuran El sonido de la casa (1983) y Poemas del cuerpo y otros (2005). Entre sus libros de ensayos destacan La mirada del desengaño (1992) y Poetas de la Tierra Baldía (2000).

Comentarios (3)

Isa
15 de febrero, 2010

Alejandro, me emociona profundamente conseguir esta nota acerca de Maark Strand. Él es uno de mis imprescindibles. Su voz cálida, pausada, intima, serena me acompaña casi a diario en mis idas y venidas al College de la siempre ventosa Londres. Es un DVD del Solomon R. Guggenheim Museum con 20 de sus poemas y con la introducción de Gregory Orr. Algunos pocos están en la antología que nuestro querido Juan Sánchez Peláez dispuso para Pequeña Venecia. Dos poemas de ese DVD, me son particularmente queridos “Your shadow” y el que le dedica a su hija Jessica. Además de su quehacer admiro en él la afabilidad y la sencillez que lo conforman y qué decir de su generosidad. Leo al final de la nota el comentario y el poema que te entregó y me conmuevo aún más. Eres un privilegiado, qué sí, qué sí! Ha sido un gusto leerte.

A. O.
22 de febrero, 2010

Isa, no conozco el DVD del Guggenheim, pero gracias por la información, ahora mismo lo busco en amazon. Take care.

Cat
11 de octubre, 2010

¿No querrá “Black fly” decir “Mosca negra” en vez de “Vuela negro”?

¿Se tratará de una licencia del traductor?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.