Diario de Alejandro Oliveros

Diario: Nuevas visiones, nuevas versiones

Por Alejandro Oliveros | 13 de diciembre, 2009

Ayer a mediodía, durante una lectura organizada por el amigo Antonio López Ortega, sentí, de repente, la necesidad de modificar un poema escrito hace unos cinco años y ofrecer una nueva versión, que fue la que leí. Aparece en mi POEMAS DEL CUERPO Y OTROS, se llama “Profecía” y ocupa la página 34:

PROFECIA

Han pasado casi dos mil años desde

que Séneca se cortara las venas.

Nuevas religiones han venido a ocupar

la vasta geografía de lo que fue el Imperio.

La pregunta por el hombre no ha cambiado,

sólo que ahora su horizonte es vacío, sin alma.

Son tiempos difíciles, pero vendrán mejores.

Otra versión nueva, igualmente de urgencia y más literal, es del poema de Merwin que incluí en mi entrada de ayer.

JOVEN CORTANDO FLORES

De repente ha dejado de ser joven

con su ramo de flores en la mañana

radiante la fragancia sale de ellas

como si estuvieran aún en el tallo

donde abrieron a la luz de la mañana

donde sin ser visto el tordo en algún

lugar continúa cantando su canto

inmaculado al día de las flores

y mientras el joven se mantiene allí

sosteniéndolas el frío rocío se desliza

hasta su mano en esta hora precisa

de sus vidas es la mano del joven

que las encontró apenas esta mañana.

Merwin es tan conocido por su poesía como por sus traducciones. Las ha hecho del castellano, del portugués, del francés. Y del chino, como se puede apreciar en “Joven cortando flores”, que habría sido del agrado de los grandes poetas de la dinastía Tang.

Alejandro Oliveros Alejandro Oliveros, poeta y ensayista, nació en Valencia el 1 de marzo de 1948. Fundó y dirigió la revista Poesía, editada por la Universidad de Carabobo. Ha publicado diez poemarios entre los que figuran El sonido de la casa (1983) y Poemas del cuerpo y otros (2005). Entre sus libros de ensayos destacan La mirada del desengaño (1992) y Poetas de la Tierra Baldía (2000).

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.