Artes

Edda Armas: Tres preguntas, tres respuestas

Por Rafael Osío Cabrices | 21 de septiembre, 2009

eddarmas1Por Rafael Osío Cabrices

Edda Armas es escritora y editora venezolana, presidenta del PEN Club Venezuela

¿Crees que los escritores venezolanos están produciendo un relato colectivo satisfactorio de lo que nos está pasando como nación?

Creo que algunos escritores venezolanos sí están escribiendo en este momento, tocados por lo que nos está pasando como nación, asumiendo una voz colectiva. Ahora, lo de si el relato colectivo es satisfactorio, creo que depende del ojo que lo lea.

El tiempo dirá. El dolor de la confrontación está quedando plasmado sin duda.

En tu opinión, ¿cómo ha impactado a nuestra literatura la polarización política?

En primer lugar, algo impensable en la Venezuela que teníamos: dividiendo el grupo de escritores en dos mitades, con el subsecuente alejamiento de amigos, en algunos casos con rupturas irreconciliables. En segundo lugar, se hace evidente en la asistencia a los eventos literarios (bautizos, foros, recitales, etc,) los de un bando no asisten al del otro, salvo contadas excepciones. En tercer lugar, algo sociológicamente estudiable: la polarización política no permite de forma alguna que un grupo entienda el punto de vista del otro. Nos lleva a asumir posturas radicales, insisto, a las rupturas, a la exclusión, el parcelamiento de las ideas (de bando y bando) y a la creación de nuevos lugares (separados) en la ciudad y en el cyber espacio para la obra y el debate de las ideas. Hay dos países. Hay una guerra. Que afecta todo el radio de la vida literaria-social.

Sabemos lo que pasa en el medio periodístico, pero ¿sientes que hay algún nivel de censura en la labor creativa de los escritores venezolanos?

¡Claro! La censura se manifiesta cuando se le han devuelto a algunos escritores (claramente opositores al régimen) sus manuscritos en editoriales del Estado, de los cuales eran autores por décadas. Sea el caso de Manuel Caballero y de Antonio Pasquali, por nombrar dos muy emblemáticos, pero hay otros casos… En segundo lugar: la censura se ejerce cuando al crearse el Festival Internacional de Poesía en Caracas (hace creo 6 años) se dejan fuera de la representación nacional a las grandes voces de la poesía venezolana, como lo son Eugenio Montejo y Rafael Cadenas, entre muchos. Y esa exclusión se ejerce también en el caso de los poetas y narradores que se eligen como representantes de la literatura venezolana en los encuentros, festivales, etc. en el exterior cuando son las instituciones oficiales los que los eligen. En la “quinta República” viajan siempre los mismos, unos pocos nombres (conocidos) gozan de esos privilegios. Y por último, por ahora siendo breves, es que también ocurre lamentablemente la autocensura. Hay quien opina, muchos, en sus columnas, pero también hay mucho silencio por parte de muchos.

Foto: Carlos César Ríos

Rafael Osío Cabrices 

Comentarios (6)

YB
22 de septiembre, 2009

Sr. Osío Cabrices bien valiente sus preguntas y las respuestas de la Lic. Armas bien acertadas, siempre la recuerdo a ella, por motivos laborales, estuve cerca y sé de su condición humana y franqueza intelectual… gracias.

alexis romero
22 de septiembre, 2009

Estimada y Respetable Edda : Sus respuestas me obligan a formularme las siguientes interrogantes o dilemas: 1)¿Cuántos escritores, como usted, despiertan todos los días mirando dos países, dos bandos? ¿Y ese tercer país que se levanta silencioso y responsable diariamente, por qué no lo han visto?

2)¿Lo que usted llama BANDO Y BANDO, acaso no serán dos percepciones y acciones culturales y gerenciales que se niegan a entender que la DEMOCRACIA evolucionó, porque la gente de este país, a veces sin saberlo, aspira modos de vivir más civilizados? ¿Acaso estos bandos no son sino los anacronismos de un país que no deseamos volver a vivir?

3)¿Al lado de las posturas radicales no ha visto respirar y aspirar la silenciosa postura de la dignidad. Verbigracia: las de Eugenio Montejo, Rafael Cadenas, Eduardo Liendo, Manuel Caballero, Elias Pino Iturrieta, Oscar Marcano, Ana Teresa Torres, Yolanda Pantin, Michaelle Ascencio…? ¿Son las de ellos posturas radicales o las necesarias manfiestaciones públicas de la dignidad?

4)¿Desde qué bando opina usted?

5)Es fundamental aclarar que los poetas Eugenio Montejo y Rafael Cadenas, nuestros altos y profundos maestros de la poesía y la dignidad, sí fueron invitados al susodicho Festival, cuyo fin último es rendirle culto al inepto de Miraflores, no por poetas venidos de lejanos países, sino por los aprendices de la ineptitud que celebran, justifican o calla esta fiesta de la decadencia. Fueron invitados, pero como corresponde a los gigantes del espíritu, se negaron a participar. Y ese ejemplo, deberíamos seguirlo muchos de nosotros. ¿Acaso dichos NOES son reducibles al simplismo de uno de los bandos? ¿O podríamos pensar en decires, pensares, sentires y escuchas que trascienden semejantes reduccionismos y simplismos seudosociológicos?

6)¿Un verdadero escritor se autocensura?

7)Siguiendo sus respuestas, ¿Es PRODAVINCI una propuesta del radicalismo de uno de los bandos?

Amable poeta Edda, nos es necesario conversar críticamente sobre cómo hemos visto, vivido y desvivido a nuestro país. Por ello estas inquietudes.

alexis romero

Diego Arroyo Gil
23 de septiembre, 2009

Pero es que aquí está claro el asunto, Alexis. El asunto: no lo que se dice sino cómo se dice. ¿Qué necesidad la burlita, el sarcasmo desagradable, la soberbia del que mira siempre por encima? Vuelvo a decirlo: no lo que se dice sino cómo se dice. ¿Usted quiere discutir o le interesa más dar la impresión de que tiene la razón de antemano?

alexis romero
23 de septiembre, 2009

Buen día Sr. Diego Arroyo Gil: celebro que usted tenga claro lo que usted llama el ASUNTO. Dejemos el simplismo argumentativo y conversemos con argumentos. Aquí el discurso de las generalidades no conduce a nada. Aquí, en Venezuela, el discurso`sobre los asuntos públicos nos ha mostrado hasta ahora que no hemos entendido el país, ni la barbarie que vivimos ni el anacronismo que muchos añoran como forma de administrar y gerenciar la cosa pública. Si leemos la historia de nuestro país, hallaremos cuántos daño nos hizo y nos hace la supremacía o el triste gusto por el cómo en perjuicio del qué. No se trata de invocar la ya falsa y rancia e inoperativa manera de EL CÓMO, sino de profundizar en QUÉ ES LO IMPORTANTE en los asuntos y la cosa pública venezolana. Yo no tengo razones, sino PREGUNTAS, DILEMAS. Carezco de claridades. Sé reconocer el discurso de la burla, el sarcasmo y l soberbia; así como también el discurso sin regodeos, preciso e interpelativo. No defienda, ni ataque, que la sensiblería es el veneno de la conversación y discusión crítica; y, en consecuencia, de la Democracia. Tenga un buen día.

alexis romero
23 de septiembre, 2009

FE DE ERRATA: ….CUÁNTO DAÑO.

Diego Arroyo Gil
24 de septiembre, 2009

Bueno, me pareció desagradable la manera como usted le planteó sus inquietudes a Edda Armas. Quizás acierte: el cómo es “rancio”, pero no es inoperante. Ya ve: me hizo hacerle un comentario.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.