Arte

Cielo inverso

Por Antonio López Ortega | 3 de julio, 2009

La imagen que vuelve

angelheartPor Antonio López Ortega

El cineasta británico Alan Parker (1944) ha estado muy ligado a la música. Solamente con Fame (1980), Pink Floyd The Wall (1982) y Birdy (1984) -recordemos el inolvidable soundtrack de Peter Gabriel-, bastaría para ser un autor referencial. Ha tenido también aciertos y desaciertos, con películas memorables como Mississippi Burning (1988) -magistral estampa del encono racial- y éxitos de taquilla para asustar a jóvenes temerarios, como Midnight Express (1978). En los últimos años se ha apagado un poco, sin mayor resonancia, ocupado como parece en la escritura de guiones y en el apoyo a proyectos de terceros. Tiene, sin embargo, una pieza maestra, a la que vuelvo y revuelvo, quizás porque la apuesta narrativa habla de dobleces, de alteridades, de seres que creyéndose unos son en verdad otros. En 1987, contando con la actuación de un todavía apuesto Mickey Rourke y la severidad de Robert de Niro, Parker filmaba Angel Heart, una película englobada con el mote genérico de mistery-thriller para obviar una definición más acertada, un verdadero cruce de géneros y estilos.

Angel Heart relata la búsqueda detectivesca de un personaje que es el propio detective (Rourke), convertido hoy en otro ser para escapar del infierno. El astuto personaje rehuye de sus penas forjándose una vida alterna que él mismo no puede reconocer como parte del pacto que ha sellado con fuerzas extrañas. La conclusión narrativa no puede ser más obvia: al demonio no se le escapa nadie, y menos quienes han negociado el alma con fuerzas desconocidas. Ha llegado la hora en la que el diablo viene por lo suyo, y viene con crueldad fina. Todo el pútrido pasado del personaje converso es revivido ahora por el detective Angel: sus asesinatos, sus fratricidios, sus actos lascivos.

Recupero una sola escena final en la que el detective de hoy se redescubre en el ser de ayer: apenas destellos, luces callejeras, que le hacen ver a un saxofonista. El pacto se firma de noche, y Angel lo advierte por una imagen móvil, apenas presentida, que le hace entrever el horror de su vida anterior. En ese instante preciso entra finalmente al infierno, cuando ya no es nadie, cuando ya no reconoce la memoria como suya, cuando sólo es contradicción existencial. Al detective Angel lo espera un cielo inverso.

Antonio López Ortega

Antonio López Ortega ... ... ...

Comentarios (1)

F. Bolinaga
3 de julio, 2009

Recuerdo que John Huston consideraba la primera parte de esta pelicula una obra maestra. No obstante fustigaba fuertemente el desenlace por lo obvío. Esta pelicula también cuenta con una actuación excelente de Charlotte Rampling. Solo hay una escena que me resulta algo barroca y es la escena de sexo y tannatos del Detective con la joven de color (Lisa Bonet del Crosby Show). Coincido que es una de las obras maestras de Parker y del grupo de directores británicos como los hermanos Scott, Adrian Lyne, Frears, etc. También destacaría de Parker The Commintments, Shoot the Moon y The Life of David Gale.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.