Capital Humano

La academia y la tecnología unidas para proteger ideas originales

Por Blanca Vera Azaf | 7 de abril, 2009

La era del ciberespacio no sólo cambió la manera de interactuar socialmente entre las personas, gracias a redes como facebook, herramientas como los correos electrónicos y sitios de encuentro como los chats gratuitos, sino que también revolucionó todo lo que se refiere al conocimiento a través del mundo paralelo al que se accede por medio de un computador y que pone al alcance todo un abanico de información. Se deja así indefensa a la propiedad intelectual que pasa desapercibida para los más jóvenes; quienes toman ideas y opiniones de la red sin la menor conciencia de que la originalidad es un derecho que se debe respetar.

Un artículo de la revista The Americas hace alusión al profesor Donald McCabe de Rutgers University, el líder en investigaciones relacionadas con las copias (plagios) que realizan los estudiantes en sus trabajos académicos utilizando internet. Si bien las estadísticas no están actualizadas, dan una idea del incremento que esta práctica está teniendo al pasar de 10% en 1999 a 40% en el año 2004. Hay incluso sitios conocidos por todos que se dedican a hacer las tareas completas a los estudiantes, y por los que se paga una tarifa plana o por trabajo.

La respuesta a estos sitios de red ha sido el surgimiento de compañías como SafeAssign.com o Blackboard.com que poseen bases de datos con frases completas que permiten detectar los plagios.

Pero el plagio no sólo se limita a los estudiantes sino a los profesionales consagrados. De hecho, hay revistas académicas en China que están comenzando a utilizar un programa llamado Revisión de Literaturas Académicas Fraudulentas que sirve para verificar que los artículos que se publican son originales. En el portal www.spanish.xinhuanet.com se hace referencia a que las tesis son contrastadas con mas 60 millones de artículos publicados con una base de datos establecida en 1994.

Cerca de 200 universidades en ese país están utilizando este software que es gratuito, la única limitación es que sólo puede revisar tesis escritas en chino.

Sin embargo, la solución no parece ser suficiente y profesoras como Deborah Eerkes de la Universidad de Alberta advierte en un artículo publicado en The Edmond Journal que es necesario que los maestros disuadan a sus alumnos del plagio creándoles grandes expectativas al principio de cada curso. La vía debe ser el estimulo a los jóvenes para que desarrollen pensamientos originales, pero sobre todo es necesario hacer énfasis en mejorar la escritura de los estudiantes para que ellos cuenten con las herramientas necesarias para plasmar con confianza sus ideas.

Enlaces:

China desarrolla software para detectar plagios en tesis académicas

La tecnología está capturando a los tramposos en los campus universitarios

Las universidades se enfrentan a los tramposos en la era de la Wikipedia

Blanca Vera Azaf 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.