Perspectivas

Venezuela se queda sin dinero para pagarse a sí misma; por Héctor Silva Michelena

Por Héctor Silva Michelena | 19 de mayo, 2016

billetes casa moneda

La mayoría de personas estaremos de acuerdo en que Venezuela es un país singular, gustos aparte. Gran productor de petróleo, afortunado en recursos naturales y paraíso para el turismo, Venezuela vive unos de los momentos más tristes de su historia: ya no tiene siquiera dinero para pagarse a sí misma.

Venezuela ha emitido miles de millones de nuevos billetes, como consecuencia de la inflación galopante que vive el país, señala Bloomberg. Los precios suben sin control y el dinero es como papel mojado: pronto no servirá prácticamente para nada. Hace unas semanas el Fondo Monetario avisaba que los precios subirán este año en el país alrededor del 720% y el que año que viene la inflación rondará entre el 1.650% y el 2.200%. En esta situación, cincuenta puntos porcentuales por arriba o por debajo es lo de menos.

Opinión de Bloomberg

Según Bloomberg, hay miles de millones de nuevos billetes en circulación y se requieren aún más. La inflación rampante significa mochilas llenas de dinero en efectivo para la cena. La escasez épica de Venezuela no es nada nuevo al respecto. Sin pañales o piezas de automóviles o la aspirina: ya todo ha sido bien documentado. Pero ahora el país está en riesgo de quedarse sin dinero en sí mismo.

En una historia que pone de relieve el caos de la inflación desenfrenada, Venezuela está luchando para imprimir nuevos billetes lo suficientemente rápido para mantenerse al día dado el intenso ritmo de aumento de los precios. La mayor parte del dinero en efectivo, como casi todo lo demás en el país exportador de petróleo, es importado. Y con las reservas de divisas hundiéndose a niveles críticamente bajos, el Banco Central está haciendo los pagos tan lentamente a los proveedores extranjeros que éstos decidieron renunciar y emprender otros negocios.

En Venezuela, en otras palabras, la bancarrota es tan grande que ahora es incapaz de tener suficiente dinero para pagar su propia impresión de dinero.

Este artículo está basado en entrevistas con ejecutivos de una docena de industrias, diplomáticos y ex funcionarios, así como los documentos internos de la empresa y de los bancos centrales. Todas las compañías declinaron un comentario oficial; el Banco Central no respondió a las numerosas solicitudes de entrevistas y comentarios.

Los bancos, atestados de gente

La historia comenzó el año pasado cuando el gobierno del presidente Nicolás Maduro intentó aplacar una creciente escasez de divisas. Se pidió a los fabricantes de divisas que imprimieran varios millones de dólares antes de las elecciones y fiestas de diciembre, cuando los venezolanos se aglomeran los bancos para cobrar sus bonos navideños.

En un momento dado, en lugar de un proceso de licitación pública, el Banco Central convocó a una reunión de emergencia y pidió a las compañías producir tantas cuentas como sea posible. Las empresas cumplieron y sólo para hallar pagos no siempre llegaban.

Billetes, billetes, billetes

La inflación rampante en Venezuela está estimulando un enorme incremento de M2.

bolivares6

Gráfico sobre los millones de billetes nuevos. Haga click sobre el gráfico para ampliarlo.

El mes pasado, De La Rue, el fabricante de monedas más importante del mundo, envió una carta al Banco Central donde se queja de que se le deben $71 millones e informaría a sus accionistas si el dinero no fuera inminente. La carta fue filtrada a un sitio web de noticias de Venezuela y confirmada por Bloomberg News.

“Resulta un caso sin precedentes en la historia que un país con tan alta inflación no puede obtener nuevos billetes”, dijo José Guerra, diputado de la oposición y ex director de investigaciones económicas en el Banco Central. A finales del año pasado, el Banco Central ordenó imprimir más de 10 mil millones en billetes de banco, superando los 7,6 miles de millones que la Reserva Federal de EE.UU. ha pedido este año para una economía muchas veces el tamaño de la de Venezuela.

La inflación más alta del mundo

La crisis monetaria arroja luz sobre la magnitud de los problemas financieros del país y su capacidad limitada para remediarlos con petróleo —el pilar de su economía— cuya producción continúa en línea plana. Se espera que la inflación de Venezuela, la más alto del mundo, aumente este año a cerca de 500%, según el Fondo Monetario Internacional.

Los primeros signos de la escasez de divisas datan desde 2014, cuando el gobierno comenzó a aumentar los envíos de billetes de banco como si fueran fajos de una cartera que revienta de dinero en efectivo, lo que ya era necesario para las transacciones simples. Los venezolanos pasan horas esperando en la cola para el consumo básico, haciendo filas primero en los bancos y cajeros automáticos, llevando a menudo los billetes en las mochilas y bolsas deportivas, para pagar la cena.

Antes de las elecciones legislativas de 2015, el Banco Central pidió dinero al De La Rue de Reino Unido, la francesa Oberthur Fiduciaire y la alemana Giesecke & Devrient, para traer unos 2,6 millones de dólares, de acuerdo con documentos bancarios y personas familiarizadas con las ofertas. Antes de que se cumpliera la entrega, el banco se acercó a las empresas directamente para obtener más. De La Rue se llevó la parte del león del orden de 3 mil millones de billetes y contó con la Canadian Bank Note Company, con sede en Ottawa, para asegurar que podría cumplir un apretado plazo a fin de año.

Francotiradores ocultos

El dinero llegó en docenas de aviones jets 747  y aviones fletados, al amparo de las fuerzas de seguridad y los francotiradores, y fue trasladado en caravanas blindadas que los llevaron al Banco Central en la oscuridad de la noche. Mientras el dinero seguía llegando —a veces, varios aviones cargados al día— las autoridades habían puesto sus ojos en el próximo año. A finales de 2015, el Banco Central había más que triplicado su orden original, ofreciendo a algunos ofertas de 10,2 mil millones de billetes de banco, según fuentes del sector.

Pero las compañías de divisas estaban preocupadas. De acuerdo con documentos de la empresa, ya en junio De La Rue comenzó a experimentar retrasos. Del mismo modo, el banco era lento para pagarle a Giesecke & Devrient y Oberthur Fiduciaire. Por eso, “al principio, sus ojos se pusieron tan grandes como platos de comida”, dijo una persona familiarizada con la materia. “Una orden tan grande como para llenar su fábrica durante un año, ¿pero desea usted exponerse completamente a un país tan riesgoso como Venezuela?

Para complicar aún más las cosas se requiere una gran cantidad de dinero necesario para las operaciones básicas. El billete de 100 bolívares a penas sirve para pagar un cigarrillo suelto en un kiosko de la calle.

Territorio inexplorado

Ya en 2013, el Banco Central encargó estudios para emitir billetes de  200 y 500 bolívares, dicen ex funcionarios monetarios. A pesar de las repetidas garantías, no se han ordenado  nuevas denominaciones, empujando a Venezuela a un territorio desconocido por su negativa a producir billetes grandes y por dejar de pagar totalmente proveedores.

Las empresas están trabajando a baja capacidad. Con sus socios tradicionales, ahora entusiasmados en conseguir nuevos negocios, el Banco Central está en negociaciones con otros, incluyendo a Russia’s Goznack, y tiene un contrato con una sucursal en Boston, de acuerdo a los documentos y fuentes de la industria.

Dinero, según documentos y fuentes industriales

Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, que ha estudiado la hiperinflación durante décadas, dice que para mantener la fe en la moneda, cuando los precios suben en espiral, los gobiernos a menudo añaden ceros a los billetes de banco en lugar de inundar el mercado. Hanke dijo:

“Es una muy mala señal ver gente corriendo con carretillas llenas de dinero para comprar un perro caliente. Aún la economía de dinero en efectivo comienza a hacer aguas”.

Para entender el problema con un poco de perspectiva, basta señalar que en España tenemos deflación; es decir, los precios han bajado en el último año un 0,8%, y que no se espera que ningún país llegue al doble dígito este año dentro de la Unión Europea.

Venezuela lleva ya varios meses sin suministro de cosas tan esenciales como pañales, piezas de recambio para los coches o aspirinas. Ahora, entra en riesgo de quedarse sin dinero para pagar por su propio dinero.

De momento, el gobierno de Maduro está luchando para imprimir nuevos billetes lo suficientemente rápido para mantenerse al día con el intenso ritmo de aumento de los precios. Pero la mayor parte del dinero en efectivo, como casi todo en el país, es importado. Y con las reservas de divisas hundidas hasta niveles críticos, el banco central está repartiendo sus pagos tan lentamente a los proveedores extranjeros que algunos ya no quieren recibir pedidos de Venezuela.

Si las cosas siguen por ese camino, es posible que pronto no tenga dinero suficiente ni siquiera para pagar sus emisiones de moneda. La historia comenzó el año pasado, cuando el gobierno del presidente Nicolás Maduro intentó contrarrestar la creciente escasez de divisas realizando pedidos de billetes por valor de varios millones de dólares a diversos ‘fabricantes’ de divisas.

La decisión se tomaba antes de las elecciones, cuando los venezolanos se aglomeran en las puertas de los bancos para cobrar sus bonos. Una decisión electoralista, de esas que traen soluciones a corto y problemas a largo plazo. Maduro se está metiendo en un callejón sin salida y no tiene el carisma de Chávez. Le vendría bien contratar a algún técnico que le ayude a encarrilar el país y alejarse de aduladores que le nublan la vista. Pero, según las encuestas, Maduro sufre de incapacidad para manejar la economía.

He examinado con varios colegas el Decreto de Excepción y Emergencia Económica: concluimos que no resolverá en absoluto la grave crisis socioeconómica, porque su diagnóstico (expresado en los considerandos), es equivocado. Se trata de un decreto militar destinado principalmente a controlar cualquier disidencia y a tratar de disolver progresivamente a la Asamblea Nacional. Fascismo, pues.

Héctor Silva Michelena 

Comentarios (7)

Fernando
19 de mayo, 2016

Como con casi todo en este gobierno, otro asunto que se maneja mal. Esa renuencia a emitir bietes de mayor denominación no solo es un problema o incomodidad para sus usuarios (es decir todos nosotros) sino que también es un pésimo negocio para el Estado, una manera más de malbaratar los escasos recursos que hay. Emitir un billete de Bs 1000 debería ser más costoso que uno de Bs 100 ya que se supone debe tener mayores medidas de seguridad. Supongamos que la emisión de cada billete de Bs 1000 costara el doble que uno de 100, sin embargo, la emisión de un sólo billete de 1000, evitaría la emisión de 10 billetes de 100, de modo que un billete de mil saldría 1/5 del costo de los 10 billetes de 100 necesarios para equiparar su valor, o dicho de otra manera, los billetes de 100 terminan saliendo algo así como 5 veces mas caros que los de 1000.

Fernando
19 de mayo, 2016

Por cierto que de todos modos un billete de 1000 tampoco sería la gran cosa, se queda corto, ya deberían empezar a considerar los de 5000, que ya casi equivalen a uno de 100 al momento de introducirlos con la reconversión monetaria en 2008.

Veneluna
22 de mayo, 2016

Este artículo se puede resumir en los siguientes 6 pasos:

1-No hay/habrá efectivo 2-Efectivo es finito 3-todo se hará por banca electrónica. 4-banca electrónica se detendrá cuando BCV no pueda respaldar transacciones 5-colapso del sistema bancario venezolano 6-país se detendrá por completo

ramon
22 de mayo, 2016

No es el costo del billete. Es que su valor de cambio es negativo.hiperinflación. Venezuela, es un país de muy alto riesgo Y no tiene como cancelar sus compromisos

Emiliano
22 de mayo, 2016

Es parte del proyecto socialista, destruir el concepto de dinero. Por eso no hay solución lógica ni práctica.

ciro picon
26 de mayo, 2016

Es un problema ahora lidiar con otro problema la manera de tranzar. Si es poco lo que los agentes economicos familia podemos hacer mas que colas y colas para medicinas, comida en los supermercados pues comprar afuera es matar salario si no hay dinero como transamos como comemos y aparte si sale un billete de 200, 500,1000,2000 o 5000 entonces que sentido tuvo la reconversion monetaria y el gasto en la familia nueva de billetes quisiera compartir este articulo https://genius3316.wordpress.com/2016/05/26/que-pasa-quiero-comer-y-tengo-dinero/

ricardo molero gonzalez
19 de mayo, 2017

Como siempre los comentarios y opiniones del Dr Vector Silva Michelena son la expresión del realismo económico.Experimentamos una situación que de no cambiar el rumbo vamos a una catástrofe por la tozudez de nuestros gobernantes que nos vienen imponiendo un modelo económico que todos sabemos fracaso.Larga vida al Dr Silva desde Maracaibo de un discípulo del difunto y apreciado Dr Diego Hernandez Diaz

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.