Blog de Francisco Suniaga

Un coronel de apellido Lugo; por Francisco Suniaga

Por Francisco Suniaga | 29 de junio, 2017

julio-y-general-lugo-640

Los venezolanos vimos con estupor e indignación el episodio protagonizado en el Palacio Federal Legislativo por un coronel de la Guardia Nacional. Un cruce de palabras con Julio Borges que terminó cuando, como guapo de calle que parece ser, empujó a Borges y, literalmente, lo echó del salón de la escena. Un suceso de esos que la historia no ignora y que retrata la oscura época que nos toca vivir.

Julio Borges no solo es un ciudadano —de lo más respetable por ese solo hecho—, es diputado y está además investido de la mayor autoridad civil posible por ser el presidente de la Asamblea Nacional. En otras palabras, Julio Borges representa a todos y cada uno de los venezolanos. En términos reales, él es la encarnación de la República. Siendo así, el acto del militar fue una afrenta para todos los venezolanos.

El coronel de apellido Lugo —cognomento que uso porque es lo único que sé y quiero saber de él—, supone uno, habrá pasado por la Efofac y probablemente haya sido asistente de los cursos de estado mayor que organizan los militares. A lo mejor fue a una universidad y quizás fue lo suficientemente persistente para obtener alguna licenciatura —de haber sido así, lo lamento por quienes comparten con él la correspondiente Alma Mater—.

Julio Borges fue a reclamar al coronel Lugo la agresión de la que fueron objeto los diputados que abortaron un intento de fraude de los que acostumbra realizar el régimen de Nicolás Maduro. El coronel Lugo, con viveza cuartelaria, tenía preparado el escenario de su actuación y hasta contaba con una cámara para grabar el episodio (a los pocos minutos el video estaba en las redes). Quizás piense que le valdrá para su ascenso a general, o por lo menos para ganar una felicitación auguradora de su jefe.

Si algún error cometió Julio Borges fue actuar con la candidez de quien sabe que tiene la razón y, además, supone en los otros los mismos valores republicanos, la misma corrección política y la misma conducta no violenta que él ha sido capaz de demostrar ante el país de manera reiterada. (Ante estos malandros, diputado Borges, hay que ser cauteloso y malpensado, sobre todo lo último, ellos se lo merecen).

De esa manera, el 27 de junio ocurrió algo nunca visto en la historia republicana: un coronel de la Guardia Nacional insultó y empujó al presidente del poder legislativo en el propio Palacio Federal. Desde la antigua Roma, a los fines de que pudieran cumplir con su ministerio, los representantes de los ciudadanos gozaban de inmunidad y su persona era sacramentalmente inviolable. Si a alguien se le hubiera ocurrido siquiera tocarlo, por lo menos las manos le hubieran cortado. En tiempos de la democracia, a un coronel ni se le hubiera ocurrido. Pero en estos tiempos, marcados por una administración con funcionarios involucrados en actividades criminales, ni siquiera un llamado de atención de sus superiores recibirá el infractor por su conducta tan violenta como anti-republicana, ni por haber humillado a todos los venezolanos de buena voluntad con su gesto.

El hecho es revelador de lo que ahora ocurre. Si un oficial se atreve a esa increíble violación de la ley y moral republicanas, qué puede esperarse de sus subordinados, de un guardia nacional puro y simple. Ese infausto acto explica de manera clara por qué se acercan a la centena los jóvenes muertos en las calles por manifestar su opinión. Revela de manera indiscutible por qué un guardia nacional siente que cumple con su deber cuando le dispara su pistola a quemarropa a un muchacho desarmado. Ese mismo día, Nicolás Maduro afirmaba que lo que no han podido alcanzar por los votos (la mayoría de la AN, por ejemplo), lo harían con las armas. Por lo visto en eso andan el coronel Lugo, sus superiores y sus subordinados.

Hay quienes afirman que al ser empujado por Lugo, Julio Borges debió devolver la grosería al coronel. Llegan incluso a considerar que su comportamiento fue blando. No estoy de acuerdo. Hay en Venezuela una larga tradición, desde Carujo hasta nuestros días, que confunde la valentía con el abuso y, sobre todo, el ventajismo. Tradición larga y, por supuesto, equivocada. Lo de Lugo no fue valentía sino un gesto cobarde y bárbaro. Valentía fue la de Julio Borges, quien entró solo a reclamar los derechos vulnerados de los diputados y tuvo luego la suficiente serenidad para no responder a la agresión con una acción que lo igualaba con el huno. Valentía que, dicho sea paso, Borges, ha demostrado de manera consisten te a lo largo de estos años.

***

LEA TAMBIÉN:

borges-lugo-portada

Francisco Suniaga 

Comentarios (34)

Hernán Lameda
29 de junio, 2017

Excelente. me hizo pensar en la historia cíclica venezolana. El encuentro entre Borges y Lugo es una copia casi literal del suceso entre Carujo y José María Vargas

Fernando
29 de junio, 2017

Creo que en este episodio, lo de menos termina siendo el insulto y el empujoncito, que termina siendo un síntoma, una anécdota dentro del episodio, que además incluyó el asedio durante horas de grupos afectos al oficialismo. Lo peor de todo esto es lo que está detrás del empujón y el insulto. Ese comando de la guardia que está allí no es un fin en si mismo, está allí para PROTEGER la Asamblea. Como tal, ese comando está SUBORDINADO A LA ASAMBLEA, no al revés, como parece pretender el coronel de pacotilla ese. Ellos NO PUEDEN hacer lo que le da la gana allí, como afirma el tipejo, deben rendir cuentas y recibir órdenes de las autoridades de la Asamblea, sobre cualquier otro organismo. Si el CNE les dió supuestamente unas maletas con material electoral para resguardarlas allí, deben informarlo y ser aprobado por las autoridades de la Asamblea, debe ser explicado por que ese material va allí y todo el asunto debe ser transparente.

gustavo gomez
29 de junio, 2017

Excelente articulo, como casi todos los de Prodavinci. Saludos desde Houston y continuen con tan buena y oportuna informacion.

Ra escalante
29 de junio, 2017

Anoche fue ovacionado en un programa televisivo,será condecorado y le entregarán las llaves de un apartamento de la misión vivienda, se lo merece este héroe por su valentía y hazaña

Carlos Carrillo
29 de junio, 2017

Excelente artículo. Aunque en otro contexto, la valentía de Borges me recordó aquel poema de Boris Elkin (El Agüelo): “…y juntando valor pa’ser cobarde,/ dejé que piensen que le tuve miedo.”

Juan Aceituno
29 de junio, 2017

La actitud del presidente de la Asamblea Impecable y civilista, de una persona Decente. La del oficial lamentable y cobarde Por sentirse protegido por armas de la Republica que no le pertenecen. Es mi opinión

josefina
29 de junio, 2017

este párrafo creo que es el quid de la cuestión: “Si algún error cometió Julio Borges fue actuar con la candidez de quien sabe que tiene la razón y, además,supone en los otros los mismos valores republicanos, la misma corrección política y la misma conducta no violenta que él ha sido capaz de demostrar ante el país de manera reiterada.(Ante estos malandros,hay que ser cauteloso y malpensado,sobre todo lo último,ellos se lo merecen)”

no es poca cosa, creo que este ha sido el mal actuar de la mud todo el tiempo, su candidez, su pensar que el oponente comparte los mismos valores pero que van por el camino equivocado, NO, nunca debieron pensar asi del enemigo, porque aunque la mud demuestre decencia y rectitud, el otro se va aprovechando y se va creciendo viendo como su oponente demuestra ‘debilidad’.

Mientras la mud demuestra atacar un conflicto político, el enemigo ha demostrado un conflicto de guerra, sin piedad, con manipulacion, con soberbia, en otro nivel, ojala la mud rectifique.

Maura Merlanti
29 de junio, 2017

El país bizarro, el país al revés, el país donde las carretas van adelante y los bueyes detrás! La barbarie es lo que impera en Venezuela, los militares han sido y serán la desgracia de América Latina, sálvese quien pueda, el lejano oeste se quedó en pañales!

mari
29 de junio, 2017

realmente lamento tanto sus palabras tan llenas de clasismo y llenas de tanto desprecio para aquellos que no se dejan pisotear. hasta produce risa cuando lei la politica de comentarios, sobre todo lo de “contenido discriminatorio”. me prece extraño que usted siendo tan academicamente preparado cometa el error garrafal de desconocer que ellos salen como licenciados en artes militares.

MARIA M SOSA
29 de junio, 2017

Muy buen articulo, totalmente de acuerdo con sus palabras

lincoln martinez
29 de junio, 2017

El Dr. Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, elegida por 18 millones de venezolanos, mantuvo una compostura digna de su alto cargo, es la actitud de un caballero cabal, educado y respetuoso de su investidura. La actitud del señor coronel Bladimir Lugo, no merece que porte un uniforme de la República de Venezuela, este uniforme fue respetado por el Dr. Julio Borges, la persona que lo porta, es un individuo mediocre falta de cultura y respeto, esta actitud de este dizque coronel, ha demostrado que nunca en su vida ha realizado estudios para ocupar el cargo, se nota la falta de formación de un militar de carrera, Individuos como este son los que le restan valor e hidalguía, al uniforme que porta, el Libertador se retuerce en su tumba, con la conducta de individuos mediocres sin méritos, y que traten de representar al Ejército Venezolano. Favor de realizar una investigación de los antecedentes de Bladimir Lugo.

lincoln martinez
29 de junio, 2017

Nota crímenes, atención URGENTE:Qué medidas va a tomar, contra estos criminales Tarek William Saab Halabi, o continuar hablando sandeces, o hacerse el musiu, justifique el cargo de defensor del pueblo, haga caso a las recomendaciones que su hijo le dio, o permitirá esa barbarie igual que los Nazis contra el pueblo Judío, a los que metían en camiones y matarlos asfixiados con gas. Después no se quejen de la arremetida brutal de los estudiantes a nivel nacional contra las policías, con los hechos que realizaron contra estos indefensos niños de nuestra patria, no tienen excusas, los videos son más que elocuentes demostrando tremendo crimen. Dios no quiera que uno de esos niños muera dentro del camión cava donde los obligaron a entrar, de ocurrir un hecho lamentable, le digo que toda Venezuela saldrá a las calles.

Carlos Soto Reyes
29 de junio, 2017

Para comprender esa actitud de Borges, me apoyare en unas ideas de Edgar Morín que guardo grabadas en mi memoria.Borges actúa por convicción, lleno de una fe inquebrantable y una moral que lo lleva a soportar la expresión de ideas y acciones negativas y eso a mi modo de ver es admirable, en estos tiempos de vicios y maldades.

pancho pepe
29 de junio, 2017

Solía relacionar el vocablo chafarote con Juan Vicente Gómez y sus chácharos. En los últimos tiempos y cada vez con mayor frecuencia es inevitable hacer la asociación con varios de los oficiales de nuestras fuerzas armadas, tal es su grado de incultura y sevicia.

Jesus Salcedo
29 de junio, 2017

Estimado Presidente Julio Borges.

Tomo algo de las últimas líneas del pedagógico texto de Suniaga: “Valentía fue la de Julio Borges, quien entró solo a reclamar los derechos vulnerados de los diputados y tuvo luego la suficiente serenidad para no responder a la agresión con una acción que lo igualaba con el huno. Valentía que, dicho sea paso, Borges, ha demostrado de manera consistente a lo largo de estos años.”

***

Nelson Daló
29 de junio, 2017

Todos debemos estar claros que ese fulano coronel debería pedir la baja cuando este régimen termine. Es una verguenza decir que esa sea una Guardia Nacional Bolivariana. Lo de Bolivariana le queda grande a ese Coronel. Esa GNB deberá ser eliminada en un próximo, no muy lejano. Dársela de guapo con un arma, es lo más bajo que podamos ver.

Ingrid Hernandez
29 de junio, 2017

Esto es una simple demostración de “diálogo”. Así es el “diálogo” del Gobierno con la MUD.

Rafael Tineo
29 de junio, 2017

Seguramente así debió haber sido el encuentro entre José Ma. Vargas y Carujo, ya sabemos el lugar que le reservó la historia a cada uno de ellos.

Román Romano
29 de junio, 2017

Impotencia sintió toda Venezuela al ver a este coronel mancillar la honorabilidad de todo lo que puede representar el presidente de la Asamblea Nacional, el máximo organismo representante del cualquier pueblo sobre la faz de la Tierra. Hay que esperar en nombre de la República un escarmiento ejemplar contra este individuo y al menos declararlo “persona no grata” y que entienda que él le debe, no solo respeto al diputado Borges sino obediencia ciudadana.

Luisa Graterol-Fleming
30 de junio, 2017

Julio Borges demostró clase de hombre honorable, decente y con un gran dominio de sus emociones. No cobardía sino todo lo contrario. El guapo y apoyado que lo insulta con las palabras y con el empujón si es un cobarde y provocador. Ahora hace lo que le da la gana y manotea como cualquier machote que tiene el deshonor de ser un traidor a a patria y que no merece ser llamado venezolano. Es un ser que da asco por su aspecto moral que se evidencia en su físico y en su actitud. Bravo Julio Borges! Algunos dirán que fuiste blando, no te importe ni justifiques ante nadie una reacción acorde con tu investidura. No debes igualarte a una lacra como Lugo que debe ser un matón de oficio como muchos de su gremio.Me sombró que no te amenazara con el arma de reglamento….Poco le faltó.

Freddy Romero
30 de junio, 2017

En mi opinión Borges no estaba preparado para lo que estaba ocurriendo y el Coronel lo hizo de forma premeditada y hasta planificada. No esperaría que Borges se cayera a golpes con el militar pero está escena me recordó cuando un militar le trato de robar el celular a María Corina y ella reaccionó diciendo eres un soldado de la patria o un ladron, es decir no se amilanó ante la situación y su reacción hizo que el soldado le devolviera el celular. Mi expectativa era que Borges gritara no me toques, no tienes ningún derecho a tocarme, al menos…

Zoleiva Rojas de Santos
30 de junio, 2017

Excelente comportamiento el de Julio Borges, siendo quien nos representa a todos los venezolanos nos muestra como ciudadanos nobles y de paz.se portó como un Dr.Vargas ante el vil Carujo.Gracias, merece ser el Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

jose
30 de junio, 2017

Buenas tardes,ver ese video me produce vergüenza darte cuenta como una de las mejores instituciones de nuestro país decae de la mano del socialismo este que nos hacen vivir sin quererlo,que pensaran los hijos de este sr y los que aspiran a ser oficiales,solo un ser resentido actúa de esta forma sin que su nivel intelectual o de estudio lo detenga para indicarle que no es la manera de actuar,por personas así es que ya ni en otro país podemos estar ya que al decirles venezolano debemos aclarar mas no chavistas para poder ser bien vistos,en fin ya no es un privilegio estar en las fan es una vergüenza.

Jose Milano
30 de junio, 2017

100 % de acuerdo. Ese tipejo de uniforme verde oliva sera recordado de la misma manera que Nereo Pacheco, el carcelero de La Rotunda gomera. Y esos “haberes” los tendran sus descendientes.

Javier
30 de junio, 2017

Considero que el título de éste artículo debió ser: “Una persona de apellido Lugo”, para no ofender a los Coroneles, y que me disculpen las personas

Ralfina González
1 de julio, 2017

Bravo Francisco!! Tus precisas palabras siempre nos aclaran el horizonte, mil gracias,

Zen Ten Xiao
1 de julio, 2017

Borges (Vargas) y Carujo (Lugo) han tenido un nuevo encuentro. Tan circular es nuestra historia que hasta los detalles se repiten, y a estos personajes se les ha permitido un nuevo encuentro, esta vez no hay un intercambio de palabras entre caballeros de modales, como si ocurrió por allá en el siglo XIX, pero el libreto fue el mismo, Lugo (Carujo): el mundo es de los arrechos, alzaos y altaneros, Borges (Vargas): el mundo es de los justos… hasta ahí bien, pero como estamos en pleno siglo XXI y las circunstancias son otras, Carujo (Lugo) aprovechó pa´darle su empujón a Vargas (Borges) porque esos modales no se permitían en el XIX. Tanto antes como ahora no hay dudas, seguimos repudiando a Carujo (Lugo) pero la verdad es que nos habría gustado que Vargas (Borges) argumentara mas, explicara mejor que el Cnel no está ahí para hacer lo que le venga en gana con su unidad, sino para respetar a los diputados que ahi hacen vida política en representación de un pueblo que les eligió, como me habría gustado un poco mas de determinación de Borges al exigir respeto y al menos dejar constancia clara de no estar dispuesto a dejarse carajear por el esbirro, al menos a decir que lo civil va por encima de lo militar. El Militar fue condecorado, era obvio que lo harían, y el civil fue respaldado o criticado. Aunque para todos fue vergonzosa la actitud del cuadrúmano, para algunos queda la duda si lo de Borges fue actitud cívica o genuino culillo, “el picao de culebra hasta del bejuco se asusta”, no pedíamos que se pusiera al mismo nivel del verdeoliva pero carajo dejarse empujar, pasivo, calmo, demasiado decente para nuestros gustos, orgullos y momentos, porque el empujón nos los dieron a todos, y la reacción nos representaba a todos, principalmente a los jóvenes que ponen pecho y gónadas para enfrentar a los mismos gorilas y hasta pensando en ellos valía la pena alguna demostración mas activa de rechazo al insulto… no sé, digo yo.

Juan J. Perozo P.
1 de julio, 2017

Los militares venezolanos se consideran herederos de las glorias de los ejercitos de Bolivar y entonces como es que ninguno de ellos, especialmente la masa enorme de generales que ha graduado este gobierno, haya abierto la boca para distanciarse de las acciones de ese ciudadano. El minstro Padrino defensor del honor de las fuerzas armadas, no dijo ni pio viendo a ese militar, escudandose en su uniforme, atropellar al presidente de la Asamblea

Roberto Gutierrez
2 de julio, 2017

Difiero de las personas que de una u otra manera defienden a las “HONORABLES” Fuerzas Armadas, pero es que su actuacion en los ultimos tiempos dejan mucho que desear.Siendo niño veia con admiracion y respeto a los jovenes cadetes,que salian francos los fines de semanas y que ademas eran venerados por las jovenes “cachucheras”.Eran otros tiempos,la decencia,rectitud,honorabilidad eran la norma,hoy es el mundo bizarro de los antivalores,prevaricacion y el deshonor, marcan la pauta y el diario porvenir. Por otro lado repudio la critica contra el Presidente de la Asamblea Nacional,ya que desde hace muchos años,TODOS,TODOS en este pais hemos sido BORGES,candidos,civilistas, decentes, de lo contrario ya hubiesemos salido de este hamponato que gobierna la republica. HONOR A LOS CAIDOS

franklin Marquez
2 de julio, 2017

un verdadero hombre es aquel que mantiene sus principios hasta lo último. Ese es el caso de Julio Borges. L o del empujon no es sino la evidencia de que a ese militar no lo formaron en verdaderos valores humanos. Bien por Julio y lo lamento por el militar pues no entiendo como le funciona el cerebro. me complace pensar que la mayoria de los venezolanos estamos formados en valores humanos y somos dignos de llevar ese gentilicio. Dios nos bendiga y proteja siempre, y tenga piedad de los que a conciencia lo desprecian. Porque eso es lo que se hace al despreciar al prójimo.

Luciano Enmanuel
2 de julio, 2017

“Los que nacen para presidente terminan locos… Y los q nacen locos terminan siendo presidentes”… Excelente Articulo.

Eduardo
2 de julio, 2017

No podemos poner a Borges ni al Lugo al mismo nivel, el primero es un ciudadano, el segundo un hombre que se apoya en su uniforme como en su agresividad. Que diferente es el concepto que del país, o de la Patria si se quiere, tiene uno del otro. El primero pertenece a la linea de Vargas el otro no es más que un Carujo moderno que en realidad es viejo gorilista y pesado. Su unico merito será ese haber empujado a Borges.

Demostenes perez
2 de julio, 2017

Faltó que el guapetón uniformado le robara el celular al diputado Borges, quien no cayó en el bajo nivel malandroso donde quería llevarlo su agresor. ¿fue un coronel o un “choronel” quien agredió e irrespetó al ciudadano Borges, electo diputado a la Asamblea Nacional (Poder Legislativo), legitimado, por más de 14 millones de ciudadanos ? Ese sujeto uniformado, grosero y camorrero, jamás ha tenido apoyo popular, nunca ha sido electo para nada y quedó mal parado, más desprestigiado, ante la Venezuela decente, democrática y trabajadora.Felicitaciones al diputado que demostró que la civilidad y educación están del lado de los civiles.

Jacinto Perez
3 de julio, 2017

Para Mari : ” Lo que natura no da, Salamanca no presta ” Por si acaso le aclaro: todos aquellos que salimos de una Universidad como lo que sea no tenemos garantizada la decencia en nuestras actuaciones. La Universidad no da eso. lo procura, pero si no eres decente ” de nación “, de nada vale tu titulo. Así le pasa al “Licenciado en artes militares” en cuestión. Toda su vida sera lo que es desde antes de entrar a la academia. El resto es faramalla

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.