Blog de Francisco Suniaga

Parque del Este Rómulo Betancourt; por Francisco Suniaga

Por Francisco Suniaga | 30 de julio, 2016

Parque del Este Rómulo Betancourt; por Francisco Suniaga

Hace unos años, en 1983, a finales de su período constitucional, el presidente Luis Herrera Campins decretó que el Parque del Este llevaría el nombre de Rómulo Betancourt. Era una decisión que exaltaba la tolerancia y el respeto como valores democráticos, puesto que se trataba del líder fundador del gran adversario político del partido Copei. En aquellos años la política criolla no era la guerra por otros medios, como en el presente, sino un sistema fundado en las reglas universales de la democracia.

La escultora venezolana, Marisol Escobar, realizó para tal ocasión una obra de gran plasticidad. Una suerte de perfil de Betancourt y su pipa humeante, tan familiar a los venezolanos, se confundía con las letras del nuevo nombre del parque y formaba un conjunto armonioso que daba la bienvenida al visitante que entraba al parque por la avenida Francisco de Miranda. Una creación artística elevada que se correspondía con el gesto de vincular el nombre del fundador de la democracia a su obra más humana y más caraqueña.

El Parque del Este había sido inaugurado por el presidente Rómulo Betancourt el 6 de enero de 1962. Fue, como él mismo lo dijera al ponerle título a sus breves palabras de apertura, un regalo de Día de Reyes para los niños de Caracas. “Este es un día de verdadero júbilo para mí. Sentí una extraordinaria satisfacción cuando su eminencia el cardenal Quintero estaba  bendiciendo este Parque del Este, en cuya construcción ha puesto su mayor desvelo el Gobierno que presido”.

Fue diseñado por “un brasileño, poeta, arquitecto y músico; un hombre interesado por la belleza del paisaje y por el cumplimiento de funciones sociales de las áreas verdes, el señor Roberto Burle Marx”. Hay que añadir a su nombre el de los venezolanos John Stoddart y Fernando Tábora, y el de Leandro Aristiguieta, botánico. Reconoció, además, Betancourt la participación de ciudadanos caraqueños que fueron fundamentales para que se concretara lo que era ya un viejo proyecto. “Quiero dar sus nombres porque merecen bien de los caraqueños y bien de los venezolanos. Son ellos: Gustavo Wallis, Carlos Guinand, Armando Planchart, Eduardo Mendoza Goiticoa, William H. Phelps, hijo, y el doctor Enrique Tejera”.

Casi veinte años después del bautizo, en 2002, en uno de los actos de mezquindad política mayores de la Venezuela moderna, el gobierno de Hugo Chávez Frías, quitó el nombre de Betancourt al Parque del Este y lo denominó Generalísimo Francisco de Miranda (más por el título que por el nombre, seguramente). En el fondo, aparte del reconcomio contra los adecos, contra la figura del fundador de la democracia venezolana y mostrar la intolerancia al adversario como forma de hacer política, la decisión comportaba esa vieja costumbre a denominar las obras públicas con los nombres de los héroes de la independencia. No tanto para honrar a aquellos próceres como para negarles reconocimiento a nuestros héroes civiles, en particular a los del siglo pasado.

Ojalá, con el renacer democrático que casi puede palparse en el aire, cambie esa tradición y nuestros héroes civiles sean honrados poniendo sus nombres a las obras públicas. Tendencia que debería comenzar, en mi opinión, rebautizando Rómulo Betancourt al Parque del Este y colocando de nuevo en su puerta la escultura que en su honor hiciera Marisol Escobar (esperemos –los milagros ocurren– que esté bien conservada en algún depósito gubernamental). Sería, además, un acto de elemental justicia.

Francisco Suniaga 

Comentarios (5)

Eduardo
30 de julio, 2016

Fue por reconcomio más que por otra cosa la razón por la que Chavez le cambio el nombre al Parque del este, es curioso pero sigue siendo el Parque del este y pienso que los reconcomios siempre estarán por ahí. Recuerdo que Sanoja Hernández en una ocasión vaticino que el pueblo harto arrancara el nombre de Rómulo Betancourt de edificios y plazas creo que exageraba pero este gobierno lo hizo realidad.Ahora no es dificil pensar que algún día existan personas que arranquen el nombre de Hugo Chavez de edificios públicos y vallas, algo que jamas hicieron los adecos.

Freddy Siso
30 de julio, 2016

Cuanta falta hace que al ejercito venezolano se le de el lugar que verdaderamente se merece y se reduzca a su más mínima expresión. ¡Basta de militares y militarismo!

Diógenes Decambrí.
30 de julio, 2016

Lógico que recupere su nombre legítimo, surgido de la Convivencia, un noble gesto de un dirigente copeyano hacia el máximo dirigente de AD en ese momento, gesto que también honra a Luis Herrera Campins como el sencillo demócrata que fue. Por supuesto que entre las recuperaciones pendientes, está la del nombre legítimo del país, República de Venezuela, sin el añadido demagógico y patriotero de quienes tienen secuestrado a Bolívar y lo utilizan para darle una pátina de gloria a sus bastardas realizaciones, aderezadas con tanto resentimiento que llegaron al extremo de cambiarle el rostro al Libertador, para que se adaptara a la cara del “hombre nuevo”, que en la óptica de los resentidos imprescindiblemente debe incluir al negro (que no formó parte del árbol genealógico de la familia Bolívar Palacios, aunque el vengador y expropiador haya afirmado que Simón era fruto de una relación de Doña Concepción con un esclavo de una hacienda de los Bolívar en Barlovento, populismus climaxis.

Flor Bello
30 de julio, 2016

Completamente de acuerdo con usted, estoy segura que es el deseo de muchos por no decir de todos los caraqueños, y que más temprano que tarde que recuperemos nuestra democracia, nuestro Parque del Este, será nuevamente Parque del Este Rómulo Betancourt.

Lillian kerdel Vegas
31 de julio, 2016

Francamente para mi el nombre sería lo de menos. Para mi VENEZUELA​ sigue siendo el nombre de mi amada patria cuando vivíamos en libertad, justicia, tolerancia, empatía y AMOR. Ahora prefiero que la llamen por el nombre que unos seres humanos sin niguno de dichos valores, nos impusieron como lo es, “republicabolivarianadevenezuela”

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.