Blog de Francisco Monaldi

Entre el paquetazo y la hiperinflación; por Francisco Monaldi

Por Francisco J. Monaldi | 30 de marzo, 2015

Entre el paquetazo y la hiperinflación; por Francisco Monaldi 640

En los últimos cincuenta años, Latinoamérica es una de las regiones del mundo donde más países han sufrido el fenómeno de la hiperinflación, entendido como inflación mensual por encima de 50%, o lo que es lo mismo más de 13.000% anual. Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Nicaragua y Perú, entran en esta categoría. Exceptuando al Chile de Allende, los demás episodios ocurrieron a fines de los años 80 o principios de los 90, luego de la crisis de la deuda externa, en que los países no fueron capaces de ajustarse fiscalmente a la nueva realidad de bajos precios de los commodities y acceso limitado al crédito. Cualquier parecido con la realidad actual no es mera coincidencia. Los gobiernos de aquel entonces, decidieron evadir la dura necesidad de apretarse el cinturón y prefirieron financiar el gasto público imprimiendo dinero. Los ciudadanos eventualmente perdieron la confianza en el dinero, se dieron cuenta de que les pagaban con “billetes de monopolio” y dejaron de demandar la moneda local. El dinero les “quemaba” las manos, por lo que apenas recibían un pago lo transformaban en bienes durables (como electrodomésticos o detergente) o en divisas (dólares). El trueque se transformó en el modo de intercambio para cubrir las necesidades básicas.

La hiperinflación es una de las experiencias más traumáticas que puede vivir una sociedad. En Zimbabue en 2008 los precios se duplicaban cada 24 horas, en Perú en 1990 cada trece días, en Argentina en 1989 cada veinte días. En esas condiciones el grueso de la población dedicaba la mayor parte de su día a sobrevivir, no había tiempo para nada más. Solo una pequeña minoría, que tenía suficientes ahorros en el exterior, podía darse el lujo de pensar en otra cosa. La extrema incertidumbre destruye las bases de la economía y de la convivencia social. Los países quedan marcados por estas experiencias, en Alemania aún hoy perviven los recuerdos de la hiperinflación de Weimar en los años veinte del siglo pasado, que preparó el terreno para el surgimiento del nazismo. Fuera de América Latina, la mayoría de las olas hiperinflacionarias ocurrieron como resultado de situaciones de colapso económico después de la I y II guerras mundiales o luego de la disolución de la URSS.

Venezuela todavía no ha llegado al punto de la explosión hiperinflacionaria, pero el gobierno parece estar trabajando duro para llevarnos hacia allá. Es importante aclarar que es muy raro que un país exportador de petróleo llegue a situaciones de este tipo. De hecho en América Latina ninguno ha sufrido el fenómeno. En la historia, solo las exrepúblicas soviéticas exportadoras de petróleo, como Kazajistán y Azerbaiyán, lo experimentaron brevemente como producto del colapso del comunismo soviético. La razón por la que los petro-exportadores rara vez han sufrido hiperinflaciones, parece deberse a que los gobiernos tienen la opción de financiarse devaluando. Una devaluación del cambio oficial transfiere recursos del sector privado al Estado, que es el que tiene los petrodólares, y aunque ajustes significativos del tipo de cambio impulsen brotes inflacionarios, evitan el masivo uso del financiamiento monetario (“la maquinita de imprimir billetes”) que es el verdadero origen de la hiperinflación.

Maduro, y su equipo económico, han tenido gran aversión a devaluar y en contraste han estado dispuestos a imprimir bolívares sin límite, para no tener que recortar el gasto público. Por ello, están creando condiciones en las que, de repente y sin mayor aviso, la demanda por bolívares podría colapsar y la hiperinflación dispararse. Ya hemos visto síntomas de la pérdida de confianza con los grandes saltos en la tasa del dólar paralelo. Pero ¿por qué no se han atrevido a devaluar significativamente el tipo de cambio oficial? Posiblemente por miedo al costo político y a su impacto electoral. Maduro quedó marcado por el hecho de que la devaluación previa a las elecciones presidenciales de Abril de 2013 casi le cuesta su elección. Por supuesto, en la memoria colectiva también están grabadas las macro-devaluaciones de 1989 y 1996 que causaron masivas pérdidas del ingreso real, malestar generalizado, y una significativa caída en la popularidad presidencial. Como los venezolanos no hemos sufrido hiperinflaciones, se subestima el riesgo de que una estalle y se sobrestiman los costos relativos del ajuste para evitarla. Sin embargo, los desequilibrios generados por el boom descontrolado de gasto e importaciones en 2011-2013, combinados con el colapso del precio del petróleo en 2014, hacen que no-ajustar ya no sea una opción viable. Sobre todo dado que seguir endeudándose dejó de ser una alternativa. La decisión de no-ajustar, vía tipo de cambio y aumento de la gasolina, implica que el “ajuste” se está haciendo de-facto vía impuesto inflacionario (“la maquinita”). El resultado, lo peor de dos mundos: caída del ingreso real e inestabilidad macroeconómica, sin una percepción de posible mejora en el horizonte.

El único consuelo es que las hiperinflaciones, después de mucho sufrimiento, han tenido generalmente un “final feliz”. Han provocado un cambio trascendente de equipo económico o de gobierno hacia personas con credibilidad suficiente para tomar medidas difíciles, pero que son ampliamente aceptadas dada la emergencia nacional. Esto permitió derrotar la hiperinflación generando un ajuste expansivo y disparando la popularidad del gobierno. Esa fue la historia de Menem-Cavallo en Argentina, Cardoso en Brasil, Sánchez de Losada en Bolivia, y Fujimori en Perú, quienes como presidentes (o ministros de finanzas) tuvieron gran éxito en estas circunstancias, lo que los llevo a ser muy populares y a reelegirse. Aunque luego no necesariamente hicieron buen uso de ese apoyo popular.

En política la “suerte” es uno de los factores que más pesa. Gobierno al cual le toca hacer un severo ajuste del ingreso real para el cual los ciudadanos no están preparados, o que provoca una hiperinflación, sale con las “tablas en la cabeza”. En contraste, aquel gobierno con la suerte de llegar luego de que explota la hiperinflación, tiene una “oportunidad de oro” para lograr apoyo para hacer los cambios necesarios, enrumbando al país y cosechando éxito político en el camino. Esperemos que en Venezuela no tengamos que llegar allí, el verdadero “tocar fondo” del que tanto se ha especulado, para que la recuperación sea posible.

Francisco J. Monaldi  es Profesor-Investigador del Instituto Baker para las Políticas Públicas de la Universidad de Rice en Houston y Director Fundador del Centro Internacional de Energía y Ambiente del IESA en Caracas

Comentarios (6)

Edgard J. González.-
30 de marzo, 2015

” inflación mensual por encima de 50%, o lo que es lo mismo más de 13.000% anual”: ¿Si cada mes ocurre una inflación del 50%, la anual no sería de 600%? ¿Es el detergente un bien DURABLE? ¿Es eficaz cambiar el salario por jabón? “Maduro, y su equipo económico, han tenido gran aversión a devaluar”: Los 16 años de chavismo llevaron nuestra moneda de Bs 480 en el 99 a los 180.000 actuales (con el Oficialismo haciéndose cargo del mercado negro, algo insólito a nivel mundial). “las macro-devaluaciones de 1989 y 1996 que causaron masivas pérdidas del ingreso real, malestar generalizado, y una significativa caída en la popularidad presidencial.”: Hacen falta más informaciones sobre esas macro-devaluaciones, pues no recuerdo haber sentido más empequeñecido nuestro poder adquisitivo, que con estos MIDAS al revés, del socialismo del siglo 21 manejado desde La Habana. En el 89 CAP apenas anunció un paquete de medidas, y lo rechazaron a priori (ahora sabemos que era un niño de pecho, comparado con el paquetazo rojo que nos mete el chavismo mostrenco), y en el 96 no recuerdo que a Caldera se le hayan disgustado por exceso en los precios. Definitivamente, habría que dar más datos y referencias sobre esas dos fechas.

Carlos Perez Delgado
30 de marzo, 2015

Vamos a estar claros: No devalúan porque el costo político es inmenso Aunque, a decir verdad, no hacerlo también les está dando un terrible costo político pues existe una devaluación “de facto”. Y sabemos que a los personajes del régimen no les importa el bienestar de la población. Solo les interesa su propio interés y el miedo, con toda razón, de perder el poder ante los juicios que se les vendrán enseguida en su contra, nacional e internacionalmente. Por ello hacen lo de siempre, “correr la arruga”. La pregunta es la de siempre: ¿Cuánto soporta el país esa “arruga” y hasta cuándo podrán esconderla?

Carlos Perez Delgado
30 de marzo, 2015

Aclaratoria: Inflación mensual del 50% no significa 600% anual. No se calcula multiplicando 50% x 12. Cada mes significa un 50% más que el mes anterior. Es decir que si algo cuesta 1 en el mes de diciembre del año 1, en el mes de diciembre del año 2 costará: 1 x 1.50^12 = 1 x 129.75 = 129.75 Es decir 124.75 veces más o un incremento de 12475%, casi 13000% anual.

Carlos Perez Delgado
30 de marzo, 2015

Fe de errata sobre mi post anterior: 128.75 veces más, 12875% anual.

A Guerrero
3 de abril, 2015

UN CERO MAS UN CERO MENOS: ES HIPERINFALCION, EL BOLIVAR ES PAPEL

Desde hace más dos años vengo hablando de hiperinflación, la ortodoxia respecto de un concepto frágil que viene desde la Roma de Julio Cesar (Ver Cicerón Notas) hasta la Republica del Weimar hasta las contemporáneas latinoamericanas y africanas, la mayoría de esos fenómenos hiperinflacionarios ocurría en regímenes de plena convertibilidad de la moneda con contratos plenamente indexable; es decir, el numero de ceros es una simple formalidad matemática, con una realidad similares la híper es a 100 a 10.000. Como los contratos se mueven en entornos de pena, parcial o no indexación el numero de ceros estará conectado con ese hecho. Por ello, según normas internacionales en contabilidad de precios dado el impacto tributario -aguas arriba y aguas abajo- una hiperinflación se registra cuando la suma de tres periodos consecutivos de crecimiento de precios supera el 100%. Esta definición no es non-sense. En Venezuela la distorsión de precios ya es una versión de lo imposible, hoy nadie puede convertir su salario nominal a términos reales, en términos de dólar, esta moneda tiene cuatro precios, y va desde mecanismos cambiarios hasta no cambiarios, estos últimos como mecanismos de arbitraje antecedido de miles de transacciones ejecutadas con miles precios diferentes que terminan convergiendo en uno solo, como “en ley de un solo precios”. me refiero al dólar libre del mercado paralelo, erróneamente llamado dólar negro. Veamos detalles. Esas distorsiones adicionales al maquillaje y perversión política del BCV en los precios permiten evadir la multiplicación de los precios agregándole ceros. Por ejemplo, una canasta básica tenía un precio de 1.2 salarios mínimos en Enero 2013, dos años después en Enero 2015, la misma canasta básica requiere para su adquisición de 6 salarios mínimos!, es decir, una inflación de 256% promedio anual. Es obvio que esos niveles de “inflación” son absolutamente hiperinflacionarios Las distorsiones en los precios relativos perdieron relación con el tipo de cambio oficial, el cual aunque no ha cambiado en dos años, (6.3 Bs/$) los precios regulados en el índice de precios del BCV se han triplicado en tres años!. El precio de dólar en el mercado párlelo, es donde se ancla la pérdida del poder adquisitivo del bolívar, muy por encima de los indicadores utilizados por el BCV para marcar el índice de precios al consumidor. Esos diferenciales es lo que caracteriza al envilecimiento de la moneda y en consecuencia a la vivencia hiperinflacionaria pese a que el proceso de “agregar ceros” va aúna velocidad mucho menor. Definimos entonces inflación como un proceso continuo de pérdida de poder adquisitivo del bolívar –moneda- hasta momentos en los cuales acumular valor, ser utilizada como medio de cambio y unidad de cuenta, sean funciones envilecidas. Para estudiar los procesos inflacionarios, utilizaremos base monetaria o dinero de alta potencia, conformado por dinero en circulación y reservas bancarias. En este respecto, la velocidad de monetización del déficit fiscal es sorprendente, pero ayuda a explicar las distorsiones de los precios relativos, y particularmente la velocidad de impresión de dinero cuyas volumen superan un crecimiento de la demanda de dinero nominal –la del gobierno- superior a 125% anual, lo que revela que el déficit fiscal del gobierno se encuentra en umbrales de insostenibilidad, solo puede ser financiado a la calidad de los mecanismos de impresión de efectivo, y multiplicación digital del dinero.

Carlos
22 de mayo, 2015

“Final Feliz” Menem-Cavallo en Argentina??? De que hablas???? Que buenos ejemplos..

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.