Perspectivas

El juez libre y la balanza en equilibrio; por Ramón Escovar León

Por Ramón Escovar León | 11 de julio, 2017
calamandrei-and-mussolini

De izquierda a derecha Piero Calamandrei y Benito Mussolini

Uno de los autores de mayor influencia en la formación de los abogados de mi generación es el gran maestro florentino Piero Calamandrei. Leer su obra en estos momentos de oscuridad de la vida judicial venezolana genera en el lector un proceso de reflexión sobre lo que significa, para la libertad y la justicia, el comportamiento de los jueces de la “revolución bolivariana”. El maestro florentino fue uno de los redactores del Código de Procedimiento Civil italiano de 1940, trabajo técnico que realizó junto a otros dos grandes juristas: Francesco Carnelutti y Enrico Redenti. Calamandrei escribió una obra de gran calado que incluye, entre otros, La Casación Civil, Derecho Procesal Civil, Estudios sobre el proceso civil, Proceso y democracia, Demasiados abogados, Elogio de los jueces escrito por un abogado e Il fascismo come regime della menzogna. No solo se destacó como procesalista, sino que se ocupó con acierto de problemas constitucionales, como quedó evidenciado por su participación en la elaboración de la Constitución italiana de 1948. Voy analizar la situación judicial de Venezuela a partir de dos libros de su vasta obra: Elogio de los jueces Proceso y democracia. El primero presenta una mirada hacia los jueces; y el segundo reflexiona, entre otros temas, sobre el necesario requisito de la independencia y probidad de la magistratura judicial.

Elogio de los jueces fue escrito antes de la llegada al poder del fascismo en Italia. Luego de la experiencia vivida con Benito Mussolini, Calamandrei añade otros ensayos, lo que explica la diferencia de estilo y de tono en la obra: en una parte hay una postura optimista y, al contrario, en la otra el autor muestra el lado oscuro de la magistratura. Esto llevó a Eduardo Couture, prologuista de la edición en español, a decir: “El autor que escribió el segundo libro parece persona distinta del que escribió el primero”. Lo que explica que la mirada del florentino hacia los jueces de la democracia genera en el lector una reacción distinta a la que producen los jueces de la dictadura fascista, al desarticular sin aspavientos el sentido y alcance de las normas jurídicas. En nuestro caso, la llegada del chavismo-madurismo al control del Poder Judicial marca un cambio en la relación del justiciable con la magistratura, debido a la cada vez mayor politización del sistema judicial.

En nuestra historia reciente, el punto de inflexión final ocurre el 28 de marzo de 2017 con la sentencia 155 de la Sala Constitucional que otorgó inconstitucionalmente poderes dictatoriales al presidente. A esta decisión hay que añadir un segunda: la N°156 del día siguiente, 29.03.17, que despoja a la Asamblea Nacional de sus facultades parlamentarias para autoatribuírselas o asignárselas al “órgano que ella disponga”. Quizá, no es posible encontrar un ejemplo como este en ninguna de las dictaduras venezolanas o latinoamericanas de cualquier época. Estas dos decisiones son suficientes para el registro indeleble en la memoria histórica de estos años de oscuridad de la actuación del máximo órgano del Poder Judicial. Lo que ha ocurrido con posterioridad es la manipulación de la pretendida justicia constitucional para acabar con las libertades de los venezolanos, para atropellar instituciones, para usurpar funciones al “designar” funcionarios incondicionales al intolerante “socialismo del siglo XXI”.

Así, no dejo de advertir cómo hoy los venezolanos estamos en capacidad y, tal vez, ante la responsabilidad de escribir nuestras experiencias acumuladas a partir de lo que vemos y vivimos en los tribunales, en las audiencias y con las sentencias recibidas. Reconocera algunos jueces de los primeros gobiernos de la democracia es tarea placentera. En efecto, en los primeros quince años de la era de los gobiernos civiles había confianza en los jueces. El asunto comienza a cambiar cuando aparecen las llamadas tribus -debidas a abogados con influencia política que litigaban en los tribunales- con lo cual se inicia un período de cuestionamiento sobre el sistema de administración de justicia, y una paulatina pérdida de credibilidad que generó un daño inocultable a la democracia venezolana. Pese a ello, destacaron tanto en los tribunales de instancia como en la Corte Suprema de Justicia, jueces y magistrados probos e idóneos. De lo que se trata es de recoger lo que se hizo bien y apartar lo que se hizo mal.

En su obra Proceso y democracia el maestro florentino señala que la figura del juez se apoya en su independencia de cualquier órgano político o administrativo. Lo importante, en todo caso, es que el tribunal garantice la imparcialidad al momento de impartir justicia y evitar la presencia de influencias ajenas a lo jurídico. Asimismo, el juez debe ser independiente de “estímulos egoístas”, como dictar sentencias arbitrarias para obtener prebendas o para beneficiar a la parte con apoyo político, pero que no tiene la razón (“cuando los partidos, el amiguismo o el dinero hablan, la justicia calla”, como dice el refrán). Se trata de una cierta autonomía individual que es la esencia del juez independiente, y que forma parte de su integridad.

Lo señalado es aplicable al caso venezolano, pues lamentablemente no contamos más con una magistratura independiente. En este sentido, uno de los aspectos más asombrosos son los jueces que condenan a inocentes por delitos no cometidos para escalar posiciones dentro del régimen. Al hacer un recuento de los casos judiciales con más proyección política, se verá cómo jueces que han dictado esas decisiones, después son promovidos en el escalafón judicial -o premiados con cargos burocráticos. A esto se añaden los que cumplen órdenes sencillamente por sumisión total con el partido al que le deben el cargo; herencia del pasado que aún nos pesa.

Este tema es delicado porque se han dictado -y se siguen dictando- decisiones que afectan los valores de la democracia. Así ha ocurrido con las sentencias que han impedido actuar el derecho constitucional a la participación ciudadana al referéndum, como pasó en el 2016. Y lo que sucede ahora en el 2017 al permitir ir a una “constituyente” sin consultar al pueblo; o a dejar sin efecto los resultados obtenidos con el ejercicio del voto, como está sucediendo con la Asamblea Nacional. Descuidar al Poder Judicial se traduce en un daño irreparable a la democracia. No en vano su emblema es la balanza en son de equilibrio.

Una lista de presos políticos que han sido “sentenciados” sin cometer delito confirma la tesis de Calamandrei: no es juez quien no posee independencia individual. Esto funciona al derecho y al revés: para afectar inocentes opositores; o para beneficiar a los amigos del régimen. No en balde, esto llevó a Calamandrei a decir:

“A menudo, durante el fascismo, cuando un abogado de conciencia había estudiado a fondo una causa y preparado la defensa con tanta seriedad, a última hora se encontraba con que el cliente le proponía que asociara al patrocinio, como ‘refuerzo’, algún eminente fascista”.

Al regresar la democracia a Venezuela habrá que hacer un inventario de los casos en que se ha perjudicado a una de las partes para beneficiar a un amigo político o para afectar los derechos de quien no es “amigo” del régimen, siempre violando la ley. Si ha habido violación a los derechos constitucionales de las partes, se podrá pedir la inexistencia del proceso por dichos vicios,así como sanciones a los responsables. El reto que tenemos por delante es reconstruir el Poder Judicial, deberá ser despolitizado, los salarios de los magistrados, jueces, secretarios, alguaciles, amanuenses y demás auxiliares de justicia tendrán que ser actualizados.

Es necesario promover que a los cargos judiciales opten ciudadanos honestos, capaces, competentes y con títulos universitarios otorgados por universidades reconocidas. Habrá que estimular el trabajo de quienes han ejercido la magistratura con probidad e idoneidad -que los hay- y reemplazar a quienes no califiquen. Que la elección se base en méritos y no en solidaridades partidistas o ideológicas. Un Poder Judicial que garantice los valores de la democracia, la libertad, los derechos humanos y la igualdad de las partes ante la Ley es fundamental para la paz y futuro de Venezuela. No hay república ni libertad en una sociedad sin jueces libres que mantengan la balanza de la justicia en equilibrio.

Ramón Escovar León 

Comentarios (5)

Guillermo Gorrín Falcón
11 de julio, 2017

El éxito del hombre de la etiqueta, en “Por estas calles”, refleja el deterioro del Poder Judicial (PJ) en 1990. Su autor manifestó (v. “La rebelión de los náufragos”) que nunca pensó que sobre el juez probo privaría el vigilante. El PJ era muy distinto al de hoy, pero el germen que lo ha llevado a su inocultable decadencia estaba ahí. Aquel PJ nunca no habría conculcado nuestros derechos políticos, pero si pisotearon, con manifiesta frecuencia, y en forma burda, especialmente a partir de 1980, derechos civiles. Las tribus, los denominados entubamientos, la impunidad, socavaron los principios y valores en que todo PJ se funda, generaron el medio propicio, ante la indiferencia, para generar a largo plazo este Leviatán, que no encontramos como derrotar. Espero hayamos aprendido y aunemos esfuerzos para acometer el delicado desafío al que Ramón se refiere: proporcionarnos un adecuado PJ, uno que garantice a las futuras generaciones una vida en sano equilibrio.

Luis Melo
11 de julio, 2017

Couture escribió que la dignidad del derecho dependía de la dignidad de los jueces. Su independencia, su compromiso con la justicia, son unas de las columnas que sostiene el edificio de la democracia. Toda sociedad requiere tener la certeza de que sus jueces son una garantía para la protección y el desarrollo de los derechos. Sin esa certeza la sociedad está desamparada frente al poder de la administración pública. Si los jueces protegen los propósitos políticos del gobierno y no el proyecto político de las constituciones plurales que exige al Estado la protección de los derechos humanos, que es el fundamento de la dignidad de todo ser humano, la convivencia democrática se encuentra comprometida. Contar con un poder judicial independiente es una premisa esencial de toda democracia. Sin esta premisa los derechos de acceso a la justicia, debido proceso y tutela judicial, carecen de contenido.

carlos sanabria
11 de julio, 2017

Italia todavia sufre las funestas consecuencias de Il Duce,B.M.,que desgracia…

Tuqueque Volador
11 de julio, 2017

Articulo muy completo que deja un esquema claro de la mala influencia que ha minado el poder Judicial , no de ahora , sino de antes del Régimen instalado , el continuismo nos llevo al foso, y claro está , que en lo sucesivo se debe diseñar el estado con plena independencia de Poderes. Más claro , esta el deslastrar esas cúpulas de los poderes a través del voto por distrito y con segunda vuelta para no crear alianzas que desvían la voluntad popular mayoritaria e entromete los intereses económicos a actuar dentro de los distintos poderes del Estado.

José Angel Borrego
12 de julio, 2017

Una sola palabra: excelente..!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.