Blog de Flaviana Sandoval

Después del Brexit: ¿caos político en Reino Unido?; por Flaviana Sandoval

Por Flaviana Sandoval | 11 de julio, 2016
Despues de Brexit caos politico en Reino Unido por Flaviana Sandoval

David Cameron, Theresa May y Boris Jonhson.

Luego del triunfo del Brexit en el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido dentro de la Unión Europea, con un 52% de los votos a favor de la separación y un 48% a favor de permanecer en el bloque, 4.1 millones de personas firmaron una petición en línea solicitando la anulación del resultado y la repetición de la consulta popular.

Brexit fue un resultado complejo. Tan solo un día después de la votación, redes sociales y medios de comunicación estaban llenos de testimonios de personas manifestando su arrepentimiento por haber votado a favor de la separación. Uno de los más vistos fue el caso de un hombre que en entrevista con la BBC dijo que había votado a favor de Brexit porque no creyó que su voto importaría mucho.

En Escocia, donde se votó mayoritariamente por permanecer dentro de la UE —68% a 38%—, nuevamente se habla de la posibilidad de realizar un referéndum de independencia. La ministra escocesa Nicola Sturgeon, calificó como “altamente probable” la realización de una segunda consulta popular, en vista de que el resultado general no se corresponde con la voluntad escocesa.

En Reino Unido hay caos político. Brexit desató una crisis interna en los partidos tradicionales (tanto el Partido Conservador como el Partido Laborista) que amenaza con dificultar aún más la transición hacia una Inglaterra independiente de la UE en un momento en que el país necesita estabilidad y un liderazgo político sólido.

Luego de la renuncia del Primer Ministro británico David Cameron, dentro del Partido Conservador comenzó la contienda interna para decidir quién liderará al partido y al país en las negociaciones de salida de la UE y en el nuevo escenario que supone la salida definitiva del bloque europeo.

Dado que se trata de una salida anticipada del Primer Ministro, antes de la terminación del período reglamentario de 5 años, no se convocaron elecciones generales. El partido que tiene la mayoría parlamentaria, en este caso el Partido Conservador, debe escoger un nuevo líder que además asumirá el cargo abandonado por Cameron.

El proceso para elegir al nuevo Primer Ministro consiste en varias rondas de votación en las que participan los diputados del Partido Conservador, y donde se van eliminando candidatos, hasta que la carrera quede reducida a sólo dos aspirantes. Estos dos competidores se enfrentan luego en una votación final, en la que participa toda la militancia del partido, y de donde sale electo el nuevo Primer Ministro británico.

Los vencedores en retirada

Con el triunfo del Brexit, la expectativa era que las caras más visibles de la campaña Leave, principalmente Boris Johnson, Michael Gove y Nigel Farage, asumieran un liderazgo notorio en el nuevo escenario político, y condujeran al país durante el proceso de separación del bloque europeo. Sin embargo, uno a uno, los promotores de Brexit se han hecho a un lado, mientras el país permanece bajo los efectos de un resultado desestabilizador, tanto política como económicamente.

Tras la renuncia del Primer Ministro David Cameron, se pensaba que Boris Johnson, ex alcalde de Londres y líder prominente de la campaña por la separación de Reino Unido de la UE, era la alternativa obvia para ocupar el cargo.

En la rueda de prensa donde se suponía que haría el anuncio oficial de su lanzamiento, Johnson hizo un llamado a aprovechar el momento como una oportunidad para “llevar la voz y los valores británicos a los grandes foros globales”: Para sorpresa de muchos, agregó: “esa es la agenda del próximo Primer Ministro de este país. Pero debo decirles que, habiendo consultado a mis colegas, y en vista de las circunstancias en el parlamento, he concluido que esa persona no puedo ser yo”.

La retirada de Johnson se produjo después de que su compañero de la campaña Leave y actual Secretario de Justicia, Michael Gove, lanzara su propia candidatura individual para reemplazar a David Cameron. Gove, quien previamente había asegurado que no tenía interés en convertirse en Primer Ministro, dijo que desde un principio había querido apoyar la candidatura de Boris Johnson. “Pero he llegado a la conclusión de que Boris no puede proveer el liderazgo ni ensamblar el equipo para la tarea que viene”, sentenció.

No obstante, las aspiraciones políticas de Michael Gove, tampoco fueron de largo aliento. En la segunda ronda de votaciones, realizada el jueves 7 de julio en el parlamento, el Secretario de Justicia fue eliminado con 46 votos, detrás de sus contrincantes Andrea Leadsom, que obtuvo 84 votos, y Theresa May, con 199 votos.

Otro de los notorios vencedores en retirada es Nigel Farage, quien después de jactarse de la victoria del Brexit frente al Parlamento Europeo, diciendo: “No se están riendo ahora, ¿verdad?”, renunció a su puesto como líder del Partido Independiente de Reino Unido (UKIP por sus siglas en inglés).

Farage aseguró que nunca había querido ser un político de carrera y que su objetivo principal siempre había sido sacar al Reino Unido de la UE. “Eso es por lo que votamos en el referéndum de hace dos semanas. Es por eso que siento que he hecho mi parte y que ahora es tiempo de retirarme como líder del UKIP”, explicó.

Con las tres figuras principales de la campaña Leave fuera del escenario político (al menos por el momento), el movimiento separatista que culminó con el Brexit parece no tener el empuje necesario para llevar a feliz término la ruptura entre Gran Bretaña y la Unión Europea. La tarea recaerá sobre el nuevo liderazgo del Partido Conservador que deberá asumir el peso de las negociaciones de salida con la UE, así como los efectos internos de la decisión electoral.

¿Quién será el nuevo Primer Ministro?

El anuncio oficial sobre los resultados de la elección estaba previsto para el 9 de septiembre, cuando se conocerían los resultados de la elección del Partido Conservador. Sin embargo, hoy ya se sabe que la nueva Primer Ministro del Reino Unido será Theresa May, actual Secretaria del Interior de la administración Cameron quien participó en la campaña por la permanencia de Reino Unido en la UE, a pesar de mantener posturas euroescépticas en temas claves como la inmigración.

Su principal y única rival, Andrea Leadsom, Ministra de Energía y Cambio Climático, retiró su candidatura en la mañana de este lunes 11 de julio, dejando el camino libre para el ascenso de May al cargo. Leadsome fue una de las principales voces en la campaña por la separación de la UE y logró escalar al segundo puesto a pesar de no tener experiencia en cargos de alto nivel. Pero con un apoyo inferior al 25% de los parlamentarios conservadores, Leadsome consideró que era en el mejor interés de Gran Bretaña “el inmediato nombramiento de un Primer Ministro fuerte y bien apoyado”.

La decisión de Leadsome dio pie a que David Cameron anunciara que abandonará formalmente el cargo este miércoles 13 de julio, para permitir el nombramiento oficial de Theresa May como nueva Primer Ministro y su traslado a la residencia ministerial del número 10 de Downing Street.

Caos laborista

No sólo los conservadores han sufrido los efectos inmediatos del Brexit. El resultado de referéndum también sacudió al Partido Laborista, que parece estar enfrentando una crisis de liderazgo luego de que 172 diputados laboristas del Parlamento Británico le dieran un “voto de no confianza” al jefe del partido, Jeremy Corbin, por considerar que tuvo un desempeño deficiente durante la campaña que no logró convencer al electorado inglés de votar mayoritariamente por la permanencia del país dentro de la UE.

Frente a la presión de parte de amplios sectores del partido que piden su dimisión, Corbyn respondió que no renunciará, pues lo considera una traición al 60% del electorado laborista que lo eligió como líder del partido hace apenas nueve meses. “Somos un partido democrático con una constitución clara. Nuestro pueblo necesita que los miembros del Partido Laborista, los sindicalistas y a los parlamentarios se unan bajo mi liderazgo en este momento crítico para nuestro país”, aseguró Corbyn.

Por desgracia para el (por ahora) líder laborista, su partido no parece tener intenciones de unirse bajo su liderazgo. Como consecuencia del voto de no confianza y el rechazo generalizado a Corbyn dentro de la bancada laborista en el parlamento,la diputada Angela Eagle anunció que lanzará su candidatura al liderazgo del partido, un desafío que automáticamente activa un proceso de elección interna que podría remover a Corbyn del cargo.

El actual líder laborista necesitará la aprobación de al menos 51 diputados para poder lanzarse como candidato a la reelección, y competir por mantenerse en el liderazgo del partido. Los números no lo favorecen: al voto de no confianza en su contra sólo se opusieron 40 diputados, frente a los 172 que votaron a favor.

Europa con mano dura

El martes 28 de junio, el Parlamento Europeo realizó una sesión especial para comenzar a discutir las posibles implicaciones de la salida del Reino Unido del bloque. La reunión estuvo marcada por un consenso entre los estados miembros de la UE de no ser blandos con el Reino Unido en el proceso de separación.

La Canciller de Alemania, Angela Merkel, informó que en una reunión con el presidente francés François Hollande y el Primer Ministro de Italia, Mateo Renzi, habían acordado que no habría conversaciones informales sobre la salida de Reino Unido de la UE previo a la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece un período de dos años de negociaciones sobre los términos de salida para cualquier país que quiera retirarse del bloque.

David Cameron, quien en un principio había prometido iniciar de inmediato las negociaciones de salida en caso de un resultado a favor de Brexit, decidió no activar el artículo 50, y dejar la tarea en manos de su sucesor. Por su parte, Theresa May ha dicho que considera poco conveniente iniciar las negociaciones de salida de la UE antes del año 2017, por lo que todavía no hay claridad en torno a cuánto tiempo pasará antes de que Reino Unido inicie su separación formal del bloque europeo.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, resumió el sentimiento de los parlamentarios al instar a Reino Unido comenzar la separación lo antes posible. “No tenemos meses para mediar, tenemos que actuar”, afirmó.

Los representantes europeos coincidieron en señalar que no se le concederán favores especiales a Gran Bretaña. “Si desean tener libre acceso al mercado único europeo entonces tienen que aceptar los derechos fundamentales europeos, así como las obligaciones que derivan de ellos. Esto es tan verdadero para Reino Unido como lo es para cualquier otro país”, aseguró Merkel.

Los 27 países miembros que integran la UE, aparte de Gran Bretaña, fueron tajantes en su decisión de mantener el libre movimiento de personas como una condición no negociable si Reino Unido quiere permanecer dentro del mercado único europeo, un punto crítico en la discusión de la separación y sobre todo en la agenda política británica.

Por el momento, Europa está aguardando la solicitud formal de parte del gobierno británico de activar las conversaciones de salida. Mientras tanto, en Gran Bretaña reina una inestabilidad política que no se había visto en años, con los dos partidos tradicionales luchando por solventar sus crisis de liderazgo, y el país a la espera de que el nuevo gobierno se organice para finalmente encaminar al país en la dirección de Brexit.

Flaviana Sandoval 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.