Blog de Samir Kabbabe

¿Sabe usted de qué murió Jesucristo en realidad?; por Samir Kabbabe

Por Samir Kabbabe | 1 de abril, 2015

De qué murió Jesucristo Muerte por crucifixión; por Samir Kabbabe 640

1. ¿En qué consistía esta forma de ejecución?

La crucifixión fue un terrible método de ejecución que se practicó durante ocho siglos y por el cual murieron decenas de miles de personas. Instituida en la época de los romanos, no sólo era aplicada a criminales, sino también en ejecuciones masivas y a prisioneros de guerra, como sucedió con los seis mil seguidores de Espartaco.

Sin embargo, hay que decir que no había sólo una forma de crucifixión: podía hacerse con los brazos amarrados a la porción horizontal de la cruz que cargaba previamente el condenado o clavando las extremidades por las muñecas. Las palmas de las manos no tienen huesos que den apoyo a los clavos, así que si se colocaran allí los clavos (como en los referentes de la pintura universal) se desgarrarían las carnes, desprendiéndose el crucificado.

Doc2

Además, los pies podían ser amarrados o clavados por separado, uno a cada lado, con largos clavos que atravesaban el calcáneo, el hueso del talón. No parece que fuera práctica clavar un pie sobre otro ni encima de un segmento de madera que sirviera de apoyo.

Feet1

A algunos prisioneros de guerra los crucificaban en árboles de diversas formas, según se le ocurriera a la soldadesca. Lo cierto es que una vez crucificada la persona, y dependiendo de la forma de crucifixión, la muerte sobrevenía en unas tres horas.

Y cuando los suplicios se prologaban, se añadían otros suplicios para apurar la muerte, como fracturar las piernas con una mandarria.

Las hipótesis más aceptadas de las causas de muerte de los crucificados son la asfixia y el shock por hipovolemia (acentuada pérdida del volumen sanguíneo).

Sin embargo, también se mencionan el shock por taponamiento del corazón y el shock neurogénico por dolor, pero muy probablemente en el deceso de los crucificados había una combinación de varias de estas causas.

2. ¿Es posible sudar sangre ante un temor inminente?

Desde su captura hasta su muerte, durante esas aproximadamente dieciocho horas, Jesucristo debió recorrer a pie unos cuatro kilómetros.

Ajustado a los Evangelios, el caso de la Pasión y Muerte de Jesucristo inició en el Monte de los Olivos, en Getsemaní, donde estuvo Jesús con sus discípulos después de La Última Cena y se retiró a orar. Y mientras oraba, sudó sangre, según el relato motivado porque sabía lo que afrontaría y aceptaba su muerte.

La hematidrosis o sudor con sangre se ha descrito en medicina como un fenómeno raro que ocurre en personas bajo una insoportable angustia, un enorme estrés, como se han registrado casos en algunos bombardeos.

En la hematidrosis hay sudoración exagerada con ruptura de los capilares de las glándulas sudoríparas, mezclándose la sangre con el sudor y se acompaña de profunda fatiga.

3. ¿Cómo pudo afectar a Jesús la tortura?

Ya capturado y mientras los soldados y la turba de seguidores de Caifás, el Sumo Sacerdote y líder de la conspiración lo llevaban al Templo, Jesucristo comenzaba a ser golpeado. En el Templo de Caifás es acusado de blasfemia y condenado, tras una secuencia de vicios de procedimiento e ilegalidad, yendo de Caifás a Pilatos, de Pilatos a Herodes y de vuelta a Pilatos, donde se le sentencia a muerte por crucifixión, previa flagelación.

El flagelo, con tiras de cuero que tenían pequeñas bolas de plomo o fragmentos agudos de hueso en sus extremos, se tiraba con fuerza contra su espalda, hombros y piernas mientras estaba atado, sostenido por sus muñecas. La flagelación comienza produciendo traumatismos y hematomas, luego va rompiendo piel y el tejido subcutáneo, desgarra los músculos, macera los tejidos y expone los músculos. El dolor es extremo y la pérdida de sangre copiosa.

Según el relato, las flagelaciones fueron detenidas en 39. Luego le colocaron una corona de espinas (cada espina de unos 2,5 a 5 cm de largo) que le insertaron contra su frente y cuero cabelludo, tejidos que sangran abundantemente. Este sangramiento debió continuar por mucho tiempo, puesto que impregna y fija su imagen en el paño de La Verónica. Además, el paño púrpura que le colocaron sobre la espalda debió adherirse a la sangre y el suero que rezumaban las heridas de la espalda, para luego, al retirarla, desprender las costras y reavivar las heridas.

4. El Vía Crucis hacia la asfixia.

Desde el Palacio de Pilatos al Monte Gólgota son unos 600 metros en pendiente empinada. Tan mal estaba físicamente Jesús que es llamado un tal Simón de Cirene (un norafricano) para que lo ayudara con la cruz.

Al llegar a la punta del Gólgota lo acuestan y le clavan las muñecas y los pies con clavos rudimentarios de no menos de 10 centímetros de largo, perforando huesos y nervios. Jesús no aceptó la mezcla analgésica de mirra y vino, así que una vez en la cruz, tras apoyar su cuerpo en unos pies atravesados por clavos, el dolor sería espantoso.

Ese mismo dolor activaría la tendencia a flexionar las rodillas y sostener el cuerpo con los clavos que atraviesan las muñecas, lo cual también sería espantosamente doloroso. En resumen: era imposible apoyar y erguir el cuerpo, era imposible estar quieto, era imposible moverse.

Con dolor extremo, extenuado del cansancio, desangrado, sin probar líquido, abandonado el cuerpo a su propio peso sostenido por brazos extendidos y clavados, descendido el tórax, insuflado el tórax, más expandido de lo usual y con poca capacidad para respirar lo necesario, se añade la asfixia.

Respiration1

5. La Muerte. Finalmente Jesús expiró. Perdió el conocimiento y murió inmediatamente después de anunciar el fin y encomendar su espíritu. Para verificar su muerte, le dieron el lanzazo en el costado que habría desinflado y colapsado el pulmón derecho y que pudo haber llegado hasta el corazón. Si Jesucristo tenía una severa hipovolemia, entonces del costado debió salir sangre acuosa.

Así fue la muerte de Jesucristo, admirado, venerado y seguido por tantos, quien en vida predicara amor, justicia, libertad y no violencia. Las escrituras dicen que aceptó su muerte para la permanente liberación o perdón de los pecados y para la permanente redención o renovación. Así debió ser la muerte de quien estableció una moral en comunidad y permanente superación basada en el amor al prójimo y la solidaridad, por encima de las leyes y preceptos represivos “del poder en este mundo”.

Samir Kabbabe 

Comentarios (45)

giovanna magliaretta
1 de abril, 2015

Que interesante artículo. Conmueve las fibras más profundas del ser. Jesús murió por nuestra redención, recibiendo las torturas más inconcebibles que pueden aplicarse a un ser humano; sin embargo, murió perdonando a sus enemigos. Nos dio la enseñanza del perdón y de la humildad, elementos que deberíamos rescatar para nuestra convulsionada y decadente sociedad.

Samira Saap
1 de abril, 2015

Nunca le había leído aunque frecuento esta página. Gracias por esa descripción técnica de la crucifixión y muerte de Jesús, muy útil para reflexionar sobre nuestros propósitos de enmienda y reorientación de objetivos en el marco de la Semana Santa. Cuando pienso en él, me concentro en las cualidades que más le admiro: su firmeza y valor para organizar una sociedad caótica y primitiva, tan débil y cómoda; tan dada a torcer los principios básicos de convivencia. Saludos.

Edgard J. González.-
1 de abril, 2015

Existe la opción, respaldada por muchos (creyentes y no creyentes) de que, a pesar de todos esos suplicios, el Jesús de Nazareth pudo estar vivo, en condición agonizante, con muy poco pulso y señales de que sus órganos funcionaran, cuando fue bajado de la cruz y llevado por sus allegados a la especie de cueva que le iba a servir de sepultura, le limpiaron y atendieron de alguna improvisada manera las heridas, y subrepticiamente lo sacaron de su “última morada”, dando lugar a su aparente “resurrección” (al no hallar luego los romanos su cadáver), y a la tesis de que pudo vivir más años, en la más absoluta clandestinidad y probablemente acompañado de su preciada Magdalena. En Medicina se han dado casos de personas que superan condiciones que son consideradas como extremadamente letales. Han ocurrido en seres humanos, iguales al Jesús parido en aquel famoso pesebre. Samir describe los tratos genéricos promedio que daban a los condenados a la crucifición, no necesariamente todos recibieron esos castigos con la misma intensidad, quizás con Jesús tuvieron alguna benevolencia, al saber que se trataba de un “preso político”, no de un criminal.

Pascal
1 de abril, 2015

Edgard J. González: “Existe la opción, respaldada por muchos (creyentes y no creyentes)…”

Yo quisiera ver las pruebas históricas que respaldan esa “opción”, incluidas las del “affaire” con la Magdalena. Hablo de pruebas históricas, no de lo que dice “El Código da Vinci”

Edgard J. González: “Samir describe los tratos genéricos promedio que daban a los condenados a la crucifixión, no necesariamente todos recibieron esos castigos con la misma intensidad, quizás con Jesús tuvieron alguna benevolencia, al saber que se trataba de un “preso político”, no de un criminal”

“tratos genéricos promedio”, sería bueno saber ¿como se tasa eso? ¿con que se contrasta para tildarlos de “promedio”?

Pilatos aceptó entregar a Jesucristo a la muerte cuando los fariseos y sus seguidores le gritaron: “¡Si lo dejas libre, no eres amigo del emperador!. ¡Cualquiera que se hace rey, es enemigo del emperador! esa acusación por si misma constituía delito de Estado castigado con la muerte.

Los azotes, previo a la crucifixión, serían los que se aplicaban para ese entonces (39, ni una mas ni uno menos) y como dice Samir: se hacían “con tiras de cuero que tenían pequeñas bolas de plomo o fragmentos agudos de hueso en sus extremos”, añádanse los golpes de los espontáneos (incluido lo de los guardias); la carencia de alimentos durante el proceso; el penoso trayecto llevando la cruz a cuestas y la crucifixión en si.

antonio alcazar
2 de abril, 2015

Como bien sabido Es Jesus Se hizo Hombre para podre mostrar el camino ala salvacion pero debemos saber que el era Dios en el cuerpo de Hombre por tal motivo mi creencia en el me lleve ha creer. que podia aguantar todo este metodo tan ordinario letales y sobre poner la deidad que lo cubria desde adentro y lo mas inportante lo hizo por ti y por mi y lo aguanto hasta su propia muerte

Nancy Yaqueno
2 de abril, 2015

Excelente articulo…. creo firmemente en la juventud actual tambien en los valores creado por nuestros padres! La semana santa nos lleva a reflexionar todas las viviencias en la epoca de JESUS. Actualmente padecemos de la mas grande y terrible verdad EL ODIO,invito a cada venezolano y a cada ser humano a dar AMOR porque solo el amor lo puede todo. Amar a tu projimo es nuestra primera opcion! Del Amor viene el perdon y la esperanza para un mundo mejor! Feliz Jueves Santo.

javier Monzon
2 de abril, 2015

Terrible tormento!

rafael mazzini
2 de abril, 2015

muchas gracias por publicar esto

MARY FIGUEROA
2 de abril, 2015

ALGO INDESCRIPTIBLE QUE SOLO UN SER TAN PURO Y FIRME EN SUS CONVICCIONES PODRÍA RESISTIR PARA EL PERDÓN Y REDENCIÓN DE NUESTROS PECADOS Y LA CONVIVENCIA EN AMOR Y PAZ…POR ELLO Y DESPUÉS DE LEER TAN INTERESANTE EXPLICACIÓN SOBRE LA MUERTE DE DIOS NUESTRO SEÑOR, QUE LOS DOLORES QUE MI CUERPO EXPERIMENTA NO SON EN MODO ALGUNO COMPARABLES Y CUANDO ME VIENEN MI ANALGÉSICO ES PENSAR QUE DIOS PASO TODO ESE TORMENTO Y LO ACEPTO POR TODOS NOSOTROS…PARA TODOS MUCHAS BENDICIONES.

Sebastian Yawar
2 de abril, 2015

No. No pudo morir quien no existió. Todo muy lindo, bien escrito y documentado… pero se le olvido un “pequeño” detalle: Jesús es un personaje ficticio.

Ileana Vásquez
2 de abril, 2015

Excelente descripción científica de ese martirio. Leí otro artículo, escrito también por un médico, que considera que Jesús tuvo una resistencia excepcional a todo lo que fue sometido. Que la respuesta de su cuerpo no fue la “promedio” para un caso como ese, según lo describen las escrituras. Lamentablemente no recuerdo el autor. Gracias Dr. Kabbabe, por recordarnos todas estas penurias y con ello la actitud de Jesús de perdón para todos nosotros.

RAFAEL
2 de abril, 2015

es nuestra impiracion nuestro legado que nos dejo a toda la humanidad el amor , el predon .cada quie pense lo que quiera , recuerden que si lo niego el tenegara delante de nuestro padre celestial yo si creo en EL PADRE , EL HIJO Y EL ESPRITUD SANTO

argenis
2 de abril, 2015

por eso muchos no entienden que él vino porque no había otro hombre que soportara eso y además su padres nos juzgara por la muerte de su hijo y qué hemos hecho con ese acto. Entendamos que él nos amó primero

Fernando
2 de abril, 2015

Edgard J. González…Maria Magdalena era amiga de Maria. Le llevaba a Jesus entre 30 y 40 años de edad. Por otro lado, tremendo lo de Jesus, sobrevivir a un lanzazo romano que le perforo el pulmon y el corazon. ¿Vos crees de verdad que los Romanos podian permitir que un crucificado viva? Dame dos ejemplos historicos mas de que eso puede ser posible. Con estas evidencias tan simples, ¿No te parece un tanto descabellada tu teoria?

sandra R
2 de abril, 2015

Este viernes se conmemora su muerte en todo el mundo en obediencia al mandato registrado en Lucas 22: 19 y 20 palabras de nuestro Sr y redentor Jesucristo

Jose Mejia
3 de abril, 2015

Ninguno como el, hay gente que busca desesperadamente explicaciones científicas a su muerte en un morboso afán de que la gente pierda la fe. Muy buen artículo, nos hace reflexionar y afirmar que su muerte fue lenta y muy dolorosa y lo hizo por nosotros. El mundo necesita cambiar y solo siguiéndole lo conseguirá.

maggli
3 de abril, 2015

Verdaderamente no tiene NOMBRE lo que Jesucristo vivió, ÉL ES LO MÁXIMO, 100% HOMBRE PERO 100% DIOS, misterio que nuestra Mente Humana NO LO PUEDE DECIFRAR, solo lo ACEPTAMOS. TE AMO YESHUA HAMASIAHJ!

Máximo Rangel
3 de abril, 2015

EL MISTERIO DE DIOS (su absoluta TRASCENDENCIA) supera ad infinitum nuestra limitada trascendencia humana. La fe más que “creer” doctrinas es “entregarse” total y absolutamente a la voluntad amorosa de Dios, hecho hombre en la persona histórica de nuestro señor Jesucristo, muerto y resucitado para redimirnos, es decir para hacernos dignos del amor y misericordia de Dios, a través de la adoración a Él y del servicio desinteresado al prójimo. Creo que tanta especulación (que si no murió en la cruz y vivió después, que si una relación carnal con la Magdalena, etc. etc.)puede haber, o bien un sincero (pero inútil)deseo de hacer de Jesús uno más como cualquiera de nosotros, o bien (y por esa misma razón) una evasión del máximo mandamiento de “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo”. Dios bendiga y sostenga a las personas que nos dan testimonio de esa fe y ese compromiso tan profundos… hasta fuera de nuestra religión católica.

Zenaida Mata
3 de abril, 2015

Excelente análisis, Dios te bendiga!!!

Regino Diaz
3 de abril, 2015

Sr. Edgar Gonzalez su opinión esta fuera de todo contexto,critica: ud. no sabe lo que dice. En la Biblia se describe claramente en lo evangelios la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Tenga siempre presente que Cristo dio su vida por el perdón de todos los pecados y está sentado a la derecha de Dios Padre y vendrá a juzgar a vivos y muertos en el Día del Juicio Final. Está escrito que vendrán falsos profetas queriendo cambiar el verdadero sentido de las Sagradas Escrituras

pr. oscar niño
3 de abril, 2015

…….Realmente me impresiono sus lineas sobre la muerte de Jesus …..es terrible hago un acotacion es sobre las gotas de sangre , la biblia dice que como gotas de sangre , COMO DE TODAS MANERAS MIL GRACIAS Y dIOS LO BENDIGA que viva jesucristo en nuestros corazones

Richar Antonio
3 de abril, 2015

Comentare poco pero preciso. No alarmare la Psiquis de ninguno. El escritor que señal su punto de vista, adornado con sabiduria material, es solo materialista. Tengo entendido que el ser humano en su creación es trino;Materia, Espíritu y Alma. Los Antropologos tienen una tesis distinta a los Teólogos, POR TANTO, Yo en mi opinión particular creo en la tesis que durante siglos se ha mantenido sobre la vida de Dios y el hombre. Ahí les dejo eso!

Luis García
3 de abril, 2015

Considero, con el respeto de todos los católicos radicales, que si se lee detenidamente el artículo quizás el testimonio de la muerte de Jesucristo puede estar en tela de juicio. Exceptuando que la fe personal de cada ser humano fiel creyente del catolicismo profese que Dios quiso que su hijo sufriera cada una de las atrocidades de principio a fin, violando como se supone y siempre lo hacía cualquier ley del mundo terrenal. Excelente artículo!!!

jesus peres
3 de abril, 2015

Excelente artículo, gracias por esa publicación, gracias a dios por tocar tu corazón en poner en la web esta información. Jesús ha sido el hombre más valiente y extraordinario sobre la tierra. Nadie se le puede comparar. Gracias Sr jesus por tanto dolor que soportartes por este mundo. Gracias por todo ese amor.

Ylvia Rodriguez
3 de abril, 2015

Muy buen escrito sobre la muerte de Nuestro Señor Jesús. Mi corazón se compungió, Gracias Señor por morir por mi y por toda la humanidad en la Cruz del Calvario.

Sheilla Verhelst
4 de abril, 2015

“TODO SE HA CUMPLIDO”…..La voluntad del Padre creador se había cumplido. Antes de nacer Jesus ya se conocía su muerte. Jesus es el sentido de nuestra vida. Tubo que morir para darnos vida eterna. Todo comentario negativo, de minimizar a Jesus sólo tiene su origen en el demonio para desvirtuar la verdad. jesus no es una simple religión¡¡¡¡ es la verdad y la vida; el que cree en él vivirá para siempre. Aumenta nuestra fé señor¡¡

jaiver sivira
4 de abril, 2015

y el temblor fue porq tocaba pasar puej 😀 sea como sea ya paso y el no murio llego a la vida eterna 🙂

Daniel Rodriguez
4 de abril, 2015

Al Sr. Sebastián Yawar, con respecto a su comentario, sería bueno que explicase su teoría de la no existencia de Jesús, de que fue un personaje “ficticio” ……. su explicación debe ser convincente, gracias.

Logan Pierce
4 de abril, 2015

El articulo es muy bueno. Sin embargo no guarda relacion con los dogmas trasmitidos por las iglesias que afirman la cruxificion, sobre todo, lo relacionado al lugar donde se insertaron los clavos. Lo que conlleva a pensar que pueden estar errados en sus deducciones. Sin embargo, faltó un detalle ignorado. y es que el termino “Cruz” proveniente del latin “Crux”, es un vocablo proveniente del griego “Stauros” y su significado real es “estaca o palo vertical”. SI se asume que Jesús murió en un madero vertical, todas los detalles antes explicados cobran un mayor efecto. Agregando al hecho de que como los brazos se elevan en un angulo de 180 grados. La contraccion de la caja toraxica impide que el diafragma logre expandirse lo suficiente como para lograr una respiración prolongada, por lo que otro detalle consecuente a la muerte pudo ser la asfixia lograda por la posicion. Debido a que usualmente le partian las piernas a los que estaban en los maderos, todo su peso lograría que la fuerza ejercida lograra cortar la respiracion de forma instantanea aumentando la rapidez de la muerte. Como el caso de Jesús no fué ese producto de la agonía ya sentida y ya escrita, tiene logica pensar realmente las verdaderas causas y herramientas utilizadas en la ejecución.

mar
5 de abril, 2015

mi senor como sufrio en la Cruz que esplicacion tan dolorosa

Edgard J. González.-
5 de abril, 2015

El artículo es una descripción OBJETIVA del antiguo método de la Crucificación, complementada por el conocimiento de un profesional de la Medicina, que puede profundizar más que cualquier persona con diferente oficio o profesión, detallando lo que ocurre al organismo. En el primer párrafo está lo esencial de la información, lo que hacen a un lado aquellos cegados por los dogmas, siempre a la defensiva en base a los contenidos de libros escritos mucho después de ocurridos los hechos, que distorsionan o maquillan, para adaptarlos a su credo religioso, y reforzar lo que desde su origen fue un intento de nuestros primeros antepasados por dar respuesta a tantas interrogantes e inquietudes, provenientes de nuestra ignorancia y nuestro miedo respecto del mundo que nos rodea. Dice Samir al inicio de su artículo: “La crucifixión fue un terrible método de ejecución que se practicó durante ocho siglos y por el cual murieron decenas de miles de personas. Instituida en la época de los romanos, no sólo era aplicada a criminales, sino también en ejecuciones masivas y a prisioneros de guerra, como sucedió con los seis mil seguidores de Espartaco”. Jesús no fue el único que sufrió ese martirio. La expresión “decenas de miles” es una cantidad que va desde veinte mil hasta noventa y nueve mil. No todos eran criminales, hubo muchos absolutos inocentes, y otros que calificaban como presos políticos, por haberse opuesto de acción o de pensamiento al régimen en el poder. No era un método mecánico, en el que todos sus elementos participan con la misma intensidad, como el Amperaje de la corriente en la silla eléctrica, la dosis exacta de la substancia que le inyectan al condenado a muerte, se puede reducir o aumentar la fuerza con la que se da cada latigazo, o con la que se hiere con la punta de la lanza en el costado. Fuera de lo escrito a posteriori, ¿qué demuestra que le perforaron el pulmón y el corazón? Exigen “pruebas históricas, no lo que dice El Código da Vinci”, pero las dudas son muy anteriores a ese reciente libro, y quienes rechazan otros puntos de vista no dan “pruebas históricas” ni mucho menos científicas, sencillamente porque no existen. Quienes no aceptan la posibilidad de que algunos crucificados pudieran haber sobrevivido (yo sé de una persona que recibió de un sicario 11 tiros a quemarropa, en cabeza y pecho, y está vivo), aceptan sin asomo de reserva la virginidad de María, y por supuesto a Jonás dentro de la ballena, y la multiplicación de los panes y los peces, que a Eva la elaboren a partir de una costilla de Adán (tesis ultra machista), y todas las invenciones fantasiosas y absurdas que sustentan cualquier religión. Yo traté de debatir, con argumentos, no el dogma, sí la interesante descripción presentada por un médico, y algunos responden con el fanatismo que los lleva al extremo egoísta de considerar excepcional un castigo que, con ciertas diferencias, sufrieron más de 22.000 y menos de 100.000 individuos, algunos por razones más injustas aún que las que llevaron a Jesús al Cólgota, si tomamos en cuenta que en las ejecuciones masivas necesariamente había muchos totalmente inocentes, desligados de las causas de sus ejecuciones. Lo que es obvio es que es imposible debatir con fanáticos sobre ningún tema. El autor del escrito debería dar su opinión sobre las ramificaciones que tomó este tópico que él propuso. Cordiales saludos. 050415

estrada
6 de abril, 2015

La verdad estoy en desacuerdo con muchos comentarios (en parte su incredibilidad no me asombra mucho). Si es muy difícil creer en la resurrección de Jesús porque es algo que va más allá de nuestra razón, es algo sobre natural. Lleno de misterios que nos ponen muchas veces a dudar pues como humanos no lo podemos realizar. Pero que es el hombre sin esa Dimension super-racional. Algunos ateos caen en idolatria de lo material sin que ellos mismos puedan darse cuenta porque como seres pensantes se necesita en que creer. Hasta cientificos deben de tener fe y confianza en las investigaciones que ellos que realizan para demostrar una teoria sino, ¿que caso tiene demostrar si es cierto o no? TODOS CREEMOS. Y para los que piensan que la resureccion de Jesús es una falsedad, respondanme ¿como una mentira puede durar miles de años?, y si fue una mentira; ¿porque los dicipulos estuvieron dispuestos a dar la vida por ello? ¡¿no les era mas facil decir que todo era falso y vivir sus vidas de forma normal?!

emacam
6 de abril, 2015

Muy bien el relato de la crucifixión de nuestro amado Jesús. Pero quiero aclararle que a Jesús no le clavaron las MUÑECAS para que se pudiera sostener, sino LAS PALMAS DE LAS MANOS Y SUS PIES, para que tuviera mayor agonía, igual que la corona de espinas estaba sujeta a la cruz con sogas medio flojas que permitían que su cuerpo se arqueara para mayor sufrimiento. JUAN 20:25 METE TUS DEDOS AQUÍ Y VÉ MIS MANOS.

vdesola
8 de abril, 2015

Deseo saber si este Samir Kabbabe, es médico ( su descripción y conocimiento parece decir que si) o alguna vez estudio Química en la UCV. Muy intresante artículo y esta de acuerdo con otro presentado años atrás por un médico. (lamento no recordar su nombre) Jesús el hijo de Dios si existió como hombre, los creyentes católicos estamos claros en esto, a los que dudan piensen un poco y lean no solo la Biblia y el Nuevo Testamento sino lean Historia. El código Da Vinci es solo un buen libro de ficción para leer y mas nada, nada mas alejado de la realidad y los Dogmas de la IGlesia. A los no creyentes creen que alguien que no sea Dios pudiese haber soportado por nosotros sus hijos algo tan espantoso? A los creyentes busquen acercarse más a Dios y a la Palabra de Jesús y veran que es muy probable encuentren sabiduria, alegría y vida plena. De acuerdo con lo que escribe estrada, en pleno desacuerdo con lo que escribe Edgar J. González Atentamente V. De Sola

OSWALDO ORTEGA
10 de abril, 2015

La palabra de DIOS dice que el Evangelio es locura para los que no tienen a CRISTO en su corazón, otra cosa x ahí hay quienes dicen que Jesús no fue el único en ser crucificado, pero si fue el único en entregarse x amor a nosotros, ustedes creen que un ser normal se prestaria para tan brutal castigo, quien me niegue yo le negaré delante del padre. Ahora les hago esta pregunta ¿ Si Jesús no fuera DIOS y no fuera existido DIOS dime cómo te creaste tu mismo, les digo existe nadie independiente de DIOS, DIOS es el todo del hombre. DIOS nos bendiga a todos

MAMR
4 de mayo, 2015

“Yo no creo porque veo, yo veo porque creo”. A todos los no creyentes por aquí los invito a tratar de experimentar el amor de jesucristo y de su madre sin poner barreras de la razón. Les prometo, por experiencia propia, que si lo hacen activamente pronto verán.

dorisp
17 de mayo, 2015

El artículo es altamente descriptivo sobre la base de eventos tratados con carácter científico.El hecho es uno,las interpretaciones muchas. Lo acaecido a un ser humano,en una práctica de sentencia del imperio romano, ante lo que representaba para el poder hegemónico, que alguien fuera llamado Rey de los Judíos en sus territorios,se le adicionó la crueldad de cumplirla en un ser predestinado para sembrar en nuestras mentes y corazones una Doctrina de Amor y respeto, guía para la búsqueda de felicidad, quien además predicaba no sólo con la Palabra y,ante tanta barbarie y desigualdades,multiplicaba los panes,peces y vino, curaba a los enfermos,revivía al muerto, dividía el mar para que pasara su gente y frenaba los vientos conminando a tener fe,así con su grandeza, el Dios se hizo hombre en esos tiempos, naciendo en un pajar,en plena huida por la persercusión de los esbirros de Herodes,en el seno de una familia campesina y en la enseñanza de un padre carpintero y una madre abnegada.Ahora dirían que representaba:”una amenaza extraordinaria”. Su Vida,Pasión y Muerte,son sin lugar a dudas trascendentes y llenas de detalles como los que estamos compartiendo, más aún saberlo Vivo, Resucitado.

jose mendoza
1 de marzo, 2016

Jesús es Dios quien vino a entregarse por nuestros pecados,los católicos practican la idolatría el Señor les dice q se arrepientan y le adoren en espíritu y verdad Dios es uno y uno su santo nombre amigos católicos están a tiempo aun de arrepentirse y adorar a Dios como el manda por favor lean la palabra de Dios y verán

María León
25 de marzo, 2016

Asombrosa la capacidad de infringir daño a otro ser humano, la crueldad y la barbarie con la que se ha actuado a lo largo de los siglos. Horrorosa forma de morir para miles. Acertada descripción hecha por un conocedor de la fisiopatología del cuerpo humano. La ciencia siempre abriendo mentes y caminos. Gracias Doctor.

ana chacin
25 de marzo, 2016

Excelente articulo, años atrás veía las películas sobre Jesús y sentía un gran dolor fisíco y espiritual, en esos momentos me daba cuenta que mis problemas eran ínfimos ante lo que sufrió Jesús. Aunque los agnósticos o ateos no lo reconozcan desde el punto de vista religioso, no se puede negar su presencia desde el punto de vista histórico: Él existió.

Walter
26 de marzo, 2016

¡Excelente!

Le comento a Pascal que, ciertamente no hay prueba alguna de que Jesús sobreviviera a la crucifixión. Sin embargonla referencia no viene de la muy leida obra de Dan Brown, sino de una investigación hecha por unos ingleses que luego publican como: “El enigma sagrado” (De hecho ellos demandan a Brown por plagio, demanda que no prosperó)… Sin embargo tengo que decir, y lamento herir sensibilidades, que mas allá de la iconografía católica y las referencias de los evangelios, tampoco hay pruebas de la crucifixión de Jesús

José Miguel Calcano
26 de marzo, 2016

Edgard J. González Aunque usted diga que es preso político no es tan verdad, lo que predicaba Jesus tampoco le convenía al imperio, y se sabe más que bien que pilato siempre hacía uso excesivo de la represión, si ud busca en la historia 48 meses despues de la muerte de cristo pilato fue destituido por abuso de la fuerza.

Gloris
26 de marzo, 2016

El q cree o no debe saber q necesitamos de algo q nos mantenga vivo y esa es la Fe q junto a la esperanza no deja q nuestros sentimientos mueran. Ateos y creyentes zapatero a su zapato.

Paul Vieira
26 de marzo, 2016

También me contaron que como uno de los brazos no alcanzaba al lugar donde debía ser puesto el clavo se lo dislocaron… Escena que fue expuesta en la pelicula La Pasión de Cristo

Danilo Lopes
27 de marzo, 2016

Wow! que gran historia para un personaje del cual no hay evidencias históricas y arqueológicas (más allá de un libro de ciencia ficción) de que realmente existió!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.