Club del libro Prodavinci

Alberto Barrera Tyszka sobre “Solo quiero que amanezca”, de Oscar Marcano

Por Club del libro Prodavinci | 21 de mayo, 2012

En 1999, un jurado donde destacaba el genial escritor Augusto Monterroso, le otorgó a este libro de cuentos el Premio Internacional Jorge Luis Borges. Fue una extraordinaria manera de celebrar que la literatura venezolana estaba ya en el siglo XXI, que comenzaba a indagar de otra manera en la contemporaneidad.

Relatos breves y contundentes, capaces de dejar sin aliento a cualquier lector. Aquí nada sobra. Cada cuento parece haber sido trabajado con la exacta disciplina de un bisturí. Oscar Marcano huye de los falsos adornos, del inútil regodeo verbal, de la estética ensimismada. Con una clara filiación con la mejor tradición de la literatura norteamericana, con la eficacia de los diálogos y el manejo magistral de la frase corta, cada relato está diseñado y escrito como un diminuto artefacto explosivo, feroz y puntual, incluso a la hora de contagiar una melancolía.

En estás páginas respira la experiencia humana del límite. Están llenas de gente que intenta sostenerse, mantener el frágil equilibrio entre la realidad y el deseo. “Personajes del caos”, como los ha llamado Marcano. Sobrevivientes del naufragio de la modernidad que construyen una nueva épica de la derrota.

“Solo quiero que amanezca” es, sin duda, uno de los mejores libros que se ha publicado en Venezuela en los últimos años. Aquí hay cuentos que muchos escritores hubiéramos querido escribir; cuentos que ningún lector podrá olvidar.

***

Lea el cuento A los que nunca terminaron nada, del libro “Solo quiero que amanezca”, de Oscar Marcano

Club del libro Prodavinci 

Comentarios (2)

Boris Muñoz
22 de mayo, 2012

Solo quiero que amanezca es un libro que crece con los años. No tiene desperdicio.

Deily Becerra
5 de junio, 2012

“Experiencia humana del límite” como ya dijo Barrera. Suficientes imágenes sensoriales bien descriptivas y precisas para abrir la mente del lector y llevarlo de Mont Blanc a un bar de mala muerte en…Caracas, Punto Fijo o detrás de la Casa Guipuzcoana, pasando por Tuturro.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.