Artículos por Alberto Salcedo Ramos

Una balada para el mar; por Alberto Salcedo Ramos

He madrugado a sentarme frente al mar Caribe porque necesito encontrarme conmigo mismo. Aquí podré liberarme, aunque sea solo durante un rato, de todos esos ruidos urbanos que me intoxican: la bocina de los automóviles, el timbre de los teléfonos, el reguetón de mis vecinos, la estridencia de los transeúntes. He venido a estas horas
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 26 de julio, 2015

‘Carta a una sombra’; por Alberto Salcedo Ramos

Duele ver Carta a una sombra, el emotivo documental de Daniela Abad y Miguel Salazar basado en el libro El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince. Duele recordar cómo un hombre generoso e indefenso fue asesinado solo por decir ciertas verdades incómodas. Duele ver de nuevo esas imágenes, ya descoloridas, de aquellos terribles años 80 en
Alberto Salcedo Ramos | Artes | 23 de julio, 2015

Citas citables; por Alberto Salcedo Ramos

¿Quién no ha tenido un interlocutor que le endilga la siguiente cita al Quijote: “ladran, Sancho, señal de que cabalgamos”? ¿Quién no ha visto a un contertulio endosándole a Voltaire esta frase: “no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo”? ¿Quién no ha oído esa
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 16 de julio, 2015

Los palos de Doña Visitación; por Alberto Salcedo Ramos

Doña Visitación Erazo se mira las manos, y luego me las muestra: todavía conservan huellas de su antiguo maltrato: pequeñas quemaduras de los tiempos en que vendía comida, rasgones que se hizo con cuchillos de cocina. Pero ahora doña Visitación lleva las uñas pintadas cuidadosamente con esmalte rojo carmesí, y además porta un anillo de
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 4 de julio, 2015

Pecado capital; por Alberto Salcedo Ramos

Todos creemos que Maradona era un genio del fútbol, pero Pelé –la otra gran lumbrera de las canchas– solo se refiere a él en forma despectiva: lo trata de “pobre diablo”, de “vergüenza para el deporte”, y jamás le reconoce ningún mérito. Desde luego, su aversión está correspondida por Maradona: “a Pelé que lo devuelvan
Alberto Salcedo Ramos | Actualidad | 1 de julio, 2015

El miedo y las armas; por Alberto Salcedo Ramos

Dime qué tan asustado vives y nosotros te diremos qué necesitas para sentirte tranquilo. Ese podría ser el lema de quienes se han enriquecido manejando los hilos ocultos de nuestros miedos. Esos tipos se esmeran por crear entre nosotros lo que ciertos asesores influyentes denominan “percepción de inseguridad”. Para mantenernos en estado de sobresalto permanente
Alberto Salcedo Ramos | Actualidad | 22 de junio, 2015

Like sin like; por Alberto Salcedo Ramos

En cierta ocasión asistí a un congreso literario en el cual todos los invitados teníamos una chaperona asignada por la organización. La mía recitaba de memoria pasajes de mis crónicas, y se mostraba muy interesada en saber cómo escribí tal o cual fragmento. Tiempo después, cuando la muchacha ya no pertenecía a la entidad que
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 18 de junio, 2015

Los desastres de siempre; por Alberto Salcedo Ramos

Hace poco el periódico El Tiempo publicó en su editorial unas cifras alarmantes sobre la situación de Colombia en materia de prevención de desastres. Tres de cada diez colombianos —precisaba la nota— viven amenazados por eventos naturales. Además se indicaba que el veintiocho por ciento del territorio nacional está en riesgo de inundaciones y el
Alberto Salcedo Ramos | Actualidad | 11 de junio, 2015

Los amos del circo; por Alberto Salcedo Ramos

Rinus Michels, el legendario entrenador holandés, solía repetir que cuando un exfutbolista llega pobre a la vejez se vuelve extranjero en su propia patria. ¿A quién le importará el futbolista notable de hoy si, por no ahorrar o por mala suerte, queda arruinado dentro de unos años? La historia está llena de futbolistas que iluminan
Alberto Salcedo Ramos | Actualidad | 4 de junio, 2015

El cumbiambero políglota; por Alberto Salcedo Ramos

Si hay algo que enorgullece a Pedro Beltrán es haberse dado el lujo de grabar en varios idiomas a pesar de ser un músico campechano que ni siquiera concluyó su educación primaria. Beltrán tiene sobre las piernas una mochila indígena en la cual porta varias flautas de millo. Nos encontramos en la terraza de su
Alberto Salcedo Ramos | Artes | 28 de mayo, 2015

La guerra y la paz; por Alberto Salcedo Ramos

Colombia es el país de las contradicciones que nos llevan a un eterno callejón sin salida. Como tenemos un conflicto armado desde hace más de medio siglo, es necesario entablar negociaciones de paz. Como durante ese medio siglo se han desarrollado varios diálogos de paz infructuosos, es preciso que siga la guerra. Como el conflicto
Alberto Salcedo Ramos | Actualidad | 25 de mayo, 2015

El hippie desencantado; por Alberto Salcedo Ramos

Algunos alardean de lo que suponen admirable para la sociedad: los logros, el poder, la posición. El hippie Gonzalo Caro Maya solo se ufana de su larga vida como marihuanero. Lleva media hora hablando del tema. Primero me contó que entre julio de 1986 y diciembre de 1988 fue catador de marihuana en Holanda. El
Alberto Salcedo Ramos | Actualidad | 14 de mayo, 2015

Elogio de los ancianos; por Alberto Salcedo Ramos

Siempre me han gustado los ancianos. Amo los surcos de sus rostros, sus ojos acuosos. Cuando caminan en la distancia los sigo con la mirada hasta cuando se me pierden de vista. Sobre todo, me encanta oírlos. Amo ser contertulio de un viejo que cuenta historias en un taburete mientras se abanica el pecho con
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 11 de mayo, 2015

Alabanza de las palabras; por Alberto Salcedo Ramos

Octavio Paz decía que hay dos clases de palabras: las que nos pertenecen y las ajenas. En principio nos pertenecen las que adquirimos a través de la costumbre. Luego, aquellas que se nos van volviendo familiares a fuerza de uso. Acaso las más arraigadas son las que llevamos en el inconsciente. Yo creo en las
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 10 de mayo, 2015

Juguetes rotos; por Alberto Salcedo Ramos

Cada 25 de diciembre los niños amanecían en las calles con sus regalos de Nochebuena. Por lo general eran juguetes primarios apropiados para el gozo al aire libre: balones, cometas, trompos. La zona rural del Caribe colombiano vivía entonces en la Edad de Piedra. En aquel territorio atrasado de vocación agrícola prevalecía un tipo de
Alberto Salcedo Ramos | Vivir | 3 de mayo, 2015