Actualidad

Evidencias de espionaje contra Walesa

El expresidente polaco Lech Walesa fue informante de la Policía secreta de su país durante la era comunista. Así lo aseguran los investigadores del IPN, el instituto estatal para la conservación de la memoria nacional.

Por Deutsche Welle | 31 de enero, 2017

walesa

LogoDW80x120

Este martes (31.1.2017) en Varsovia, Jaroslaw Szarek, presidente del Instituto para la Memoria Nacional (IPN) de Polonia, aseguró que el expresidente Lech Walesa “colaboró con los servicios secretos polacos –conocidos por sus siglas SB– entre el 29 de diciembre de 1970 y el 19 de junio de 1976 bajo el seudónimo de ‘Bolek’ ”. Según los investigadores de ese organismo estatal, Walesa recibió varios pagos por sus labores como informante. El IPN investiga entre otras cosas las violaciones de los derechos humanos cometidas en Polonia desde la Segunda Guerra Mundial hasta el fin de la era comunista.

Este martes (31.1.2017) en Varsovia, Jaroslaw Szarek, presidente del Instituto para la Memoria Nacional (IPN) de Polonia, aseguró que el expresidente Lech Walesa “colaboró con los servicios secretos polacos –conocidos por sus siglas SB– entre el 29 de diciembre de 1970 y el 19 de junio de 1976 bajo el seudónimo de ‘Bolek’ ”. Según los investigadores de ese organismo estatal, Walesa recibió varios pagos por sus labores como informante. El IPN investiga entre otras cosas las violaciones de los derechos humanos cometidas en Polonia desde la Segunda Guerra Mundial hasta el fin de la era comunista.

El caso Walesa fue cerrado en 2000

El IPN agrega que las informaciones proporcionadas por Walesa aludían a las actividades de sus compañeros en los astilleros de Gdansk. Los documentos en cuestión salieron a la luz el pasado año, cuando la viuda de Kiszczak contactó al IPN y ofreció venderle informes de los servicios secretos elaborados durante la década de los setenta. El propio Walesa no se ha pronunciado sobre las imputaciones del IPN en su contra porque está en camino a Bogotá para asistir a la XVI cumbre mundial de personalidades e instituciones galardonadas con el Premio Nobel. No obstante, su representante legal, Jan Widacki, le restó validez a las acusaciones.

“La caligrafía de Walesa hoy no es la misma que tenía en los años setenta, cuando era un simple trabajador”, argumentó Widacki, sugiriendo que una comparación hecha en este momento no serviría ni para despejar dudas ni para consolidar certezas en torno a esta controversia. Está por verse si el caso de la cooperación de Walesa con el establishment comunista es reabierto. Una corte especial analizó el asunto y lo exoneró de toda culpa en 2000.

ERC ( EFE / AFP / Reuters )

Deutsche Welle 

Comentarios (1)

roberto rabinovich
31 de enero, 2017

¿Cuál sería el sentido de levantar acusaciones en contra de una persona que haya sido lo que haya sido, anteriormente al movimiento Solidaridad, fue quien aglutinó a los obreros de los astilleros en contra de la burocracia? ¿Eso le quitaría el mérito de haber sido el ariete de la demolición del totalitarismo en Polonia? Si la SB le pagó antes, cuando asumió ese combate se cobro con creces todas las humillaciones a las que fue sometido cuando, como obrero raso, la burocracia policial pudo haberlo sometido. Al igual que el chavismo, estos regímenes totalitarios tienen la virtud de envilecer a todo el mundo

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.