Actualidad

¿Dónde estamos?; por Tomás Straka

Por Tomás Straka | 22 de octubre, 2016
Dónde estamos por Tomas Straka 640x417

Fotografía de AVN.

Venezuela amaneció estremecida. La suspensión del proceso de recolección de firmas para activar el Referendo Revocatorio cayó como un golpe bajo e inesperado: sabíamos que los obstáculos que había puesto el Consejo Nacional Electoral (CNE) con sus demoras para tratar de empujarlo al año entrante y después para hacer la recolección lo más complicada posible, no se quedaría allí; pero pocos imaginaban una acción tan directa. Tal vez acciones como cortes de luz durante el proceso, daño de maquinarias, cierre a destiempo de centros de votación que abortaran el proceso por unos pocos miles de firmas en algún estado; o reconsideraciones posteriores que obligaran a otra recolección o algo así, estaban dentro del menú de lo muy probable. Pero ya una patada franca a la mesa, tan desembozada, parecía superar todo pronóstico. Al final del día, hablaron Henrique Capriles Radonski y Henry Ramos Allup. Sus palabras definen la gravedad de la situación: estamos, afirmaron, ante un golpe de Estado y la lucha ahora es para reponer el hilo constitucional. Para eso han hecho votos para que la Fuerza Armada ayude a reponer la legalidad mientras convocaban al pueblo a la calle. Eso pone el juego en otro nivel.

Para el chavismo es todo o nada; por Margarita López Maya 320Como venía anunciándose, con el “Madurazo”, nombrado así por algunos periodistas, lo que está en juego es la continuidad democrática en sí misma. El panorama es el de una crisis institucional en el que unos poderes no reconocen a otros (Maduro dio el paso definitivo al presentar el presupuesto ante el Tribunal Supremo y no ante la Asamblea) y la oposición en conjunto enarbola el Art. 350.  Ante esto, todos nos preguntamos dónde estamos exactamente. Sentimos, intuimos, olemos, que al borde de algo importante, de algún tipo de desenlace, pero nadie puede asegurar cuál será. Es imposible para quien escribe un acto de clarividencia a tan sólo unas horas de los hechos. Sin embargo, tal vez organizando un poco las piezas podamos proyectar algunas posibilidades de desarrollo de los hechos.

Primero, la apuesta del gobierno. Todos coinciden en que es riesgosa, muy alta y, de salirle mal, podría pagarla muy caro. Si de veras está pasando de un “autoritarismo competitivo”, una dictablanda, a una franca dictadura, hacer algunas comparaciones podría ser útil.

Los regímenes autoritarios han demostrado ser lamentablemente estables, y Maduro tiene tanto ventajas como desventajas para lograrlo. Lo que Maduro tiene en contra, a diferencia de otros líderes autoritarios como su aliado Putin o Erdoğan, recientemente citado como ejemplo a seguir (¡y a superar!), es que carece de apoyo popular. Con un rechazo tan grande, el Madurazo podría ser una especie de “Fujimorazo” sin pueblo. Al cabo, tanto Putin como Erdoğan pueden presentar algunas ejecutorias económicas o de orgullo nacionalista (¡tomar Crimea!) que el chavismo dista de contar. Hoy es un grupo (sí, una oligarquía) que aspira a gobernar a una mayoría que no lo quiere.

Lo mala noticia es que en Venezuela eso es más fácil que en casi cualquier otra parte, incluyendo a Rusia y Turquía.  Acá el control de la renta petrolera por el Estado le da un poder gigantesco a quien lo maneje con respeto al resto del país, haciendo muy débil a la sociedad civil, como Chávez lo demostró miles de veces. Aun con Putin, quien también se apalancó en el petróleo, la situación es diferente porque la sociedad y la economía rusa son más complejas. Si además el dueño de la renta cuenta con un ejército que en efecto está cohesionado en torno a sí y aún goza de un 20% de apoyo, tiene un nada despreciable margen de acción.

¿Qué dice la experiencia venezolana? En 1914, Gómez suspendió unas elecciones y desconoció todos los poderes para hacerse amo del país. Pero entonces era querido: había acabado con las guerras civiles, se encargó de botar a esa pesadilla en que se había convertido Cipriano Castro y la economía estaba creciendo. En 1952, Pérez Jiménez hizo algo parecido. No era querido, pero tenía dinero. Sin embargo, ni la renta ni las obras públicas ni la represión pudieron comprar el amor. Maduro no tiene dinero ni amor. Comparativamente puede tener, por la renta, más dinero que el resto de la sociedad, pero no suficiente para contentarla; de modo que sin apoyo y sin riqueza: ¿asumirá sólo la represión?

Por su parte, la oposición ha cosechado muchos éxitos. No tantos como quisiéramos los opositores, pero midiéndola como se la mida, es más grande y más fuerte que hace cinco años y es por fin una opción real de poder. Tan real, que el gobierno le cierra la vía electoral. Es su éxito la que ha obligado al gobierno a salirse de sus casillas, lo que no es poca cosa y puede ser positivo a la larga. Potencialmente, el 80% de la sociedad que no quiere al gobierno puede convertirse en su seguidora o al menos en su aliada.

Como dijimos, es una sociedad débil ante el Estado, con sectores como el empresariado, los medios de comunicación, las universidades y los sindicatos muy golpeados; pero estar del lado de una mayoría tan grande es significativo. Si además logra ponerse al frente de ella, tiene estupendas cartas en sus manos. Crear un gran frente social con todo lo que hay es su reto, especialmente incorporando a las masas populares que literalmente pasan hambre y que tenían esperanzas mayores en el revocatorio de lo que muchos en la élite piensan. Incluso, esperanzas peligrosamente altas.

De tal modo que si en 2004 ó 2006 hacer una oposición sólo desde la clase media fue un error en parte explicable por la popularidad de Chávez en los barrios y campos, el día de hoy no tiene ningún sentido. Sin sociedad civil, o con muy poco de ella en pie, el caso de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) es más bien el de los demócratas de 1940, que con sus partidos en ciernes salieron a buscar a un pueblo muy pobre y desencantado. Lo convencieron, lo organizaron y con su apoyo construyeron una democracia. Pero, además, la MUD tiene dos ventajas: este pueblo ya tiene una idea democracia en la que el voto es muy importante; y la MUD, y en general la democracia, cuentan con un apoyo internacional que difícilmente hubiera soñado Rómulo Betancourt en aquellos días. De modo que al frente social interno, se puede unir —y en eso ha avanzado— otro internacional.

Esta es la situación y tales parecen ser las fuerzas. Las próximas horas nos dirán cómo actuarán y de qué modo evolucionarán las cosas. Hay que hacer votos para que prele la sensatez y se halle alguna forma de consenso. Pedirlo es tal vez pedir un milagro.  No en vano la única institución de la sociedad civil con fuerza, la Iglesia, parece estar llamada a jugar un papel clave en el trance. Tal vez el cielo se lo conceda. O nos lo conceda a todos los venezolanos.  De lo contrario la crisis institucional se asemejará bastante a un choque de trenes donde los ciudadanos de a pie seremos los primeros aplastados.

Teníamos razón al amanecer estremecidos.

Tomás Straka 

Comentarios (8)

Josè G. Maestre O.
22 de octubre, 2016

Creo q los venezolanos estamos viviendo los ùltimos dìas del fin de la dictadura, de un règimen despiadado en la historia de la naciòn. La hambruna y la delincuencia han terminado con la existencia de muchas personas, Lo q viene es aun màs duro lleno: de dificultades, de apegos al poder y del gran cambio. Necesitamos pedirle a DIOS, por que esta es una batalla final del bien contra el mal. Con la ayuda del Padre Celestial saldremos victorioso y sacaremos a VENEZUELA en adelante.

Olmar Centeno
22 de octubre, 2016

Buen artículo, pero es de tener en cuenta que las negociaciones internas a las que se ve obligada la MUD la debilitan y, en todo caso, retardan sus reacciones. La marcha de los arrechos y resteados debió de haberse efectuado al dia siguiente de la decisión del CNE y no una semana despues y que me perdone Maria Corina y es de destacar que Maduro lo estaba esperando, a que sino largarse por ahi? Por otra parte, todo el mundo parece haber olvidado del plesbicito del 15 de diciembre de 1957, inicio del fin de Marcos Perez Jimenez, aunque ese era un hombre inteligente y no obedecia órdenes de nadie y conste que si esta es una dictablanda, habria que calificar la de MPJ de dictasuavísima. A los estudiantes jamás les dispararon ni mataron y habia que ser activista para caer ante la SN. Cerró y abrió nuevamente la UCV y construyó la Ciudad Universitaria. Y asi sucesivamente.

Luis Eduardo Galavis M.
22 de octubre, 2016

Recuerdo de las clases de Moral y Cívica por allá en los años cuarenta que las fuerzas armadas de la nación tenían entre sus obligaciones fundamentales hacer respetar la constitución. Me pregunto: ¿esta posición ha cambiado con los años?.

ysbely rengifo
22 de octubre, 2016

creo que desde la MUD se ha hecho un gran esfuerzo en reagrupar fuerzas y organizar una sociedad dividida y polarizada por este régimen esperemos ahora que prevalezcan la sensatez y la unión no solo desde las bases populares sino también desde las dirigencia política que en este momento lideresa este proceso…con ciudadanos activos, organizados y partidos unidos y bien estructurados podremos dar ejemplo de que si se puede.

luis ocoa
22 de octubre, 2016

aqui en este análisis no se too en cuenta que las fuerzas militares esta a fvor de la curva institucional osea a favor de maduro.no les importa si el pueblo quiere o no a maduro le importa sus intereses personales..y alli esta la razón y el peso que tiene maduro..ya que simplemente las fuerzas armadas se hacen los locos a sabiendas que la constitucion ha sido pisoteada mil veces…el porque? pues dinerito papa…ascensos…y regalias a os militares y su familia.

Alcázar G. Rafael
23 de octubre, 2016

Este artículo lo considero importante, porque permite valorar la opinión al respecto. Pero todavía no entendemos ¿Porque se permitió la entrega de planillas con firmas fraudulentas de 1% al CNE?. ¿Esa irregularidad e ilegalidad podría estar por encima de un proceso necesario legal en el marco de las leyes y reglamentos venezolanos?. ¿O es que se puede pedir justicia en el marco de un acto de fraude e ilegalidad?. Con mis respetos, saludos.-

Diógenes Decambrí.
25 de octubre, 2016

No debería hacer falta, pero aclaro: 1. El 1% no aparece en el artículo 72 (léanlo) que establece el DERECHO A REVOCAR, sin embargo, el CNE lo coloca como primer obstáculo. 2. El 1% corresponde a 192.000 manifestaciones de voluntad de revocar, la MUD presentó casi dos millones, el CNE rechazó 600.000 (por errores gramaticales, o falta de nitidez absoluta en las huellas) PERO ESE MISMO CNE ACEPTÓ UN MILLÓN TRESCIENTAS CINCUENTA MIL. Y del 20 al 24 de Junio EL CNE VALIDÓ MÁS DEL DOBLE DE LAS 192.000 QUE SE NECESITABAN. 3. Las 8.500 que presuntamente corresponden a fallecidos, presos, o personas que “no tenían intención de revocar”, NO se incluyeron en las que el CNE ACEPTÓ Y VALIDÓ. 4. Deben ser planillas elaboradas y contrabandeadas por el chavismo, con el fin de usarlas para anular la fase del 20% -que iba a recoger más del 40%, evidenciando que hay más de los 7,5M necesarios para REVOCAR A MADURO- por lo que el PSUV ordenó la trampa desde tribunales penales sin competencia electoral

Eduardo
2 de noviembre, 2016

Lo ocurrido con el revocatorio solo es comparable con los antecedente de 1914 y de 1952 cuando el déspota de turno sencillamente ignoro al pueblo, debo decir que si bien la Venezuela de 1957 cuando Pérez Jimenez realizo su ultimo zarpazo es muy distinta a la de 2016. Pero la democracia se filtro en nuestro ADN no vamos a apreciar aun régimen déspota y de paso pésimo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.