Artes

El mundo como pregunta; por Piedad Bonnett

Por Piedad Bonnett | 3 de septiembre, 2016
El mundo como pregunta; por Piedad Bonnett 640

Giuseppe Caputo, autor de Un mundo huérfano.

Si algo sorprende de los que pontifican sobre lo que debe ser la familia o lo que está bien o mal en sexualidad, es la simplicidad de sus enunciados. Con la arrogancia de los que se apoyan en creencias inamovibles, se atreven a hacer afirmaciones que hasta el sentido común contradice: que los homosexuales son personas enfermas, por ejemplo, como dijo Pablo Arango, profesor de la Universidad de la Sabana, o  que los que no  tienen una familia de papá y mamá  presentan mayor inestabilidad, como  afirmó Carlos Alonso Lucio.

Pero resulta que la realidad es infinitamente compleja y que el hombre, como ser histórico, es capaz de cambios y redefiniciones. Por fortuna —y el raciocinio es de Octavio Paz— desde que Copérnico mostró que el hombre no era el centro del universo, el sistema de creencias en que la humanidad se apoyaba se quebró y dio paso al “espíritu crítico” y al “espíritu laico”. Este cambio revolucionario hizo que el hombre fundara el mundo en su conciencia, y no en verdades reveladas. Nos sacaron del reino de las certidumbres y nos lanzaron a aguas menos claras, pero infinitamente más ricas: toda nuestra vida se convirtió en una eterna pregunta.

De esa ambigüedad y complejidad de la existencia se han nutrido siempre el arte y la literatura. Y desde la incertidumbre, precisamente, tres obras colombianas recientes problematizan el tema de la filiación y los orígenes. La primera de ellas es Amazona, un excelente documental producido por Nicolás Van Hemelryck y dirigido por Claire Weiskopf, dos jóvenes colombianos. En él, Claire, antes de dar a luz, hace un viaje al Amazonas para tener con su madre, una inglesa que se asentó en la selva buscando la forma de vida que quería, la conversación más importante de su vida. Con una dulzura que no oculta el dolor, Claire le pregunta a Veal por qué los dejó solos, a ella y a su hermano, ahora en lucha con la drogadicción, a la edad de 11 años. “Lo más importante de uno es la vida de uno”, dice la madre. “Los dilemas entre las responsabilidades y la libertad” son el gran asunto de la película. ¿Hasta dónde debe llegar el sacrificio? El problema queda planteado de una manera cruda, bella, valiente.

Yolanda Reyes, por su parte, en la novela Qué raro que me llame Federico, se ocupa de la adopción, un tema poco tratado por la literatura. Con un humor sutil y una tensión que no decae, la autora va mostrando las ansiedades que genera el proceso, las brechas culturales, las trabas de la burocracia, la maternidad como una construcción afectiva que compromete dos vidas para siempre, y también la necesidad del hijo de saber de dónde viene, el íntimo dolor de la conciencia del abandono. Finalmente, en Un mundo huérfano, Giuseppe Caputo cuenta, con una ternura inmensa y gran dosis de poesía y humor, la historia de un hijo que termina haciendo las veces de padre de su padre; brutal, bellísima, esta novela desolada, descarnada y violenta, que puede afectar algunas sensibilidades, como dicen en televisión, muestra también la crueldad de una sociedad homofóbica que destruye todo lo que no comprende. Todas tres, desde los lugares de intimidad desde los que parten, pueden, sin duda, hablar más de la sociedad colombiana que muchas otras de mafias, sicarios y traquetos.

Piedad Bonnett 

Comentarios (3)

Raúl
3 de septiembre, 2016

Una entrada sin desperdicios. Colombia más allá de las mafias, sicarios y traquetos. Gracias!

Lucho
5 de septiembre, 2016

La autora del artículo parece creer que “comprender” significa tolerar hasta las barbaridades más indecentes. La complejidad no sirve para eso, y si ese fuera su sentido, demasiado flaco sería su servicio. Todos los enunciados desean la simplicidad, no porque ella enuncie la verdad en sí, sino porque es un modelo de fácil y rápida comprensión de la realidad. Por ejemplo, no sabemos aún lo que es la electricidad, pero la regulamos y hasta se la produce y se la cobra paciente y organizadamente. No hace falta tener una certeza para “pontificar” sobre las cosas: hace falta voluntad. Pontificar es, después de todo, tender puentes. No otra cosa hace la ciencia que descubre, y la fe que religa, reconecta, el mundo de lo trascendente y lo sobrenatural, con la conducta honesta y moral.

Victoria I
7 de septiembre, 2016

Mucha suerte a nuestos hermanos colombianos en este entramado complejo y muy delicado de reinsertar a un número considerable de menores de edad, (niños y adolescentes), que fueron raptados por la guerrilla en estas últimas décadas. Algo sobrenartural que nunca debió pasar. ¡¡ Paz para Colombia !!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.