- Prodavinci - http://historico.prodavinci.com -

¿Qué propone Hillary Clinton en inmigración, salud y educación en Estados Unidos?

14072016_UnificaciónPartidoDemócrata_p3

 

Hillary Clinton es ahora la nominada demócrata y, a partir de este momento, la agenda temática del partido comenzará a girar en torno a sus políticas y propuestas principales.

El plan de gobierno de Hillary Clinton es extenso y abarca numerosos temas. En una entrevista con Ezra Klein, publicada en el portal Vox.com, la ex secretaria de Estado habló sobre tres ejes fundamentales de su plan de gobierno: inmigración, salud y educación. Estos temas encabezan lo que será la lista de prioridades de su administración, si resulta victoriosa en las elecciones generales del mes de noviembre.

Reforma Integral de Inmigración

Clinton sostiene que en materia de inmigración, existen dos aristas fundamentales. La primera es la problemática de tener a 11 millones de personas indocumentadas en Estados Unidos, y la segunda se refiere a la reticencia de las empresas privadas a contratar trabajadores nacionales cuando el mercado ofrece extranjeros que están dispuestos a trabajar por menos dinero y, en ocasiones, incluso a aceptar tratos desiguales por la necesidad de permanecer en el país.

En cuanto a los 11 millones de inmigrantes indocumentados, la demócrata sostiene que debe haber un camino posible para que estos inmigrantes puedan obtener la ciudadanía. No obstante, la ex secretaria de Estado afirma que “se debe cumplir con ciertos estándares para obtener la ciudadanía norteamericana”.

Clinton argumenta que es necesario regularizar a los indocumentados por dos razones fundamentales: el factor económico y el factor humano. La candidata destaca que los indocumentados están aportando cerca de 12 mil millones de dólares en la Seguridad Social, sin tener garantía de que obtendrán beneficios por sus consignaciones, además de estar pagando impuestos sobre la nómina y otros impuestos federales y estatales.

Desde la perspectiva humanitaria, la candidata demócrata sostiene que existe un costo humano en el tema de la inmigración ilegal. “Estas son personas trabajadoras. Se trata de personas que contribuyen con la economía, llevan a sus hijos a la escuela y están absolutamente comprometidos con el sueño americano”, asegura, y explica que planes como los de su contendor, Donald Trump, de deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados, golpearía fuertemente la economía nacional. “La mayoría de los analistas que he consultado sugieren que deportar a todos los indocumentados costaría millones de trabajos y contraería el crecimiento económico”, afirmó.

Frente al complejo tema de la inmigración, Clinton considera que la verdadera solución es implementar una reforma integral de inmigración con una vía legal para otorgar la ciudadanía norteamericana a los inmigrantes que cumplan con ciertas condiciones, y que abarque todos los aspectos, incluyendo cómo regularizar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que residen en el país, qué criterios se utilizarían para su legalización y cómo se definiría este proceso.

Este tipo de reforma tiene la dificultad de que debe ser aprobada por el Congreso, y dado que se trata de un tema crítico en el que además existen diferencias importantes de opinión entre los partidos Demócrata y Republicano, sin duda será todo un reto para la candidata, en caso de que efectivamente logre llegar a la Casa Blanca.

14072016_PartidoDemócrataSeUnifica_p2_2016

Salud a partir de Obamacare

Una de las políticas públicas más controversiales de la administración Obama es la reforma a la salud comúnmente conocida como Obamacare, que pretendía expandir la cobertura en servicios de salud a un 16% de la población norteamericana que para el año 2010, de acuerdo con cifras de la encuestadora Gallup, no tenía acceso a ningún tipo de seguro médico o programa de salud.

La reforma establece la creación de seguros médicos subsidiados y regulados por el gobierno federal, de manera que los precios sean más accesibles. Asimismo, obliga a las empresas con una planta de trabajo superior a 50 personas a brindar cobertura en salud a sus empleados y prohíbe a las compañías de seguros negar la cobertura a personas con condiciones pre-existentes de salud.

Obamacare fue sancionada por el presidente Barack Obama en el año 2010, pero su implementación ha tenido muchos problemas, principalmente una férrea oposición de parte de la Cámara de Representantes del Congreso norteamericano y la negativa de parte de algunos gobiernos estatales de garantizar su ejecución.

No obstante, la implementación parcial de Obamacare ha contribuido a reducir el porcentaje de personas sin cobertura en salud en Estados Unidos a un 11%, cifra en donde se ubica según la medición más reciente de Gallup. Para Hillary Clinton, la meta es llevar esta cobertura al 100% aprovechando lo mejor del sistema ya existente.

“Realmente estamos progresando”, afirmó Clinton, “y creo que es importante construir sobre ese progreso. Tenemos 20 millones de personas que ahora están en el sistema de Obamacare (…) y quiero que construyamos sobre esa reforma”.

Para la ex secretaria de Estado, la clave es la competencia, aunque manteniendo regulaciones mínimas que garanticen la accesibilidad de la cobertura en términos de precios. “Tenemos que incentivar más competencia. No solo trabajando con las compañías de seguros que ya existen, sino realmente tratando de abrir la puerta a otras formas de cobertura”, afirmó la candidata.

Manteniendo los subsidios y regulaciones sobre la cobertura médica implementados por Obamacare, y fomentando una mayor competencia en el sector, el plan de Clinton busca reducir al mínimo los costos de la cobertura en salud, para hacerla accesible a la población, y de esa forma, llegar al objetivo final: una cobertura universal en salud para todos los norteamericanos.

 

Un modelo mixto de educación superior

En lo que respecta a la educación, la discusión entre los demócratas ha estado centrada en la educación superior, y la pregunta sobre si debería democratizarse el acceso a las universidades a través de una reducción sustancial de los costos de matrícula que actualmente se utilizan en Estados Unidos.

Clinton es partidaria de un modelo mixto, que combine la educación privada con una educación pública subsidiada a través de la inversión de los gobiernos estatales. Este es el esquema que se aplica en los sectores de educación primaria y secundaria en Estados Unidos, donde existen escuelas públicas que ofrecen formación gratuita y también escuelas privadas en las que la matrícula tiene un costo variable.

Con base en el éxito que hasta ahora mantiene este modelo, Clinton propone un sistema para incentivar a los estados a invertir en educación superior, y de esa forma eliminar los costos de matrícula universitaria para todos los estudiantes que provengan de familias cuyos ingresos estén por debajo de los 125 mil dólares anuales.

14072016_UnificaciónPartidoDemócrata_p1

“Quiero ir tan alto como pueda en la escala de ingresos para asegurar que las familias de clase media, trabajadoras o pobres no tengan que solicitar dinero prestado para ir a la universidad”, dice Clinton. Su propuesta limita el subsidio gubernamental a las universidades públicas, a las que generalmente van los estudiantes de menos recursos, y mantiene los costos de matrícula en las universidades privadas.

En la visión de la candidata, subsidiar estas instituciones privadas generaría un sobrecosto muy difícil de cubrir, por lo que el modelo pretende dejar las universidades privadas como una alternativa para las personas de mayores ingresos que pueden costear su educación y no necesitan de la ayuda económica del Estado.

A finales del mes de julio se realizarán las convenciones de los partidos para oficializar la elección de los nominados, aunque al día de hoy ya se conoce que las elecciones generales serán Hillary Clinton vs. Donald Trump. La agenda ya está delimitada, y todos los temas están servidos para cuando comience el período de debates generales, que enfrentará a los nominados demócrata y republicano.