Actualidad

7 recomendaciones a la oposición: condiciones para un diálogo eficaz; por Juan Raffalli

Por Juan Manuel Raffalli | 3 de junio, 2016

OEA Carta Democrática

La posibilidad de un diálogo entre actores políticos para alcanzar acuerdos que ayuden a superar la crisis movió a la opinión pública dentro y fuera de Venezuela hace pocos días. Las redes sociales se incendiaron y daban cuenta del inicio de algunos contactos previos entre representantes de las partes y los facilitadores. Aunque el diálogo efectivo se ve aún lejos, los detractores fueron los más altisonantes, como suele ocurrir.

Siguiendo las máximas del profesor William Ury del Programa de Negociaciones de Harvard, pareciera que al Gobierno de Maduro es a quien más le conviene negociar porque es quien tiene más que perder. Su estrategia sería ganar tiempo y alejar el fantasma de la consulta popular, es decir, la efectiva consumación de un Revocatorio este mismo año. Quizás Maduro cree que, por haber formado parte de la Mesa de Negación y Acuerdos de 2002, puede demorar el Revocatorio apoyado en una negociación internacional interminable, tal y como lo hizo su gran mentor Hugo Chávez.

dialogo_obediencia_matinez_meucci_bot

Obviamente la MUD está al tanto de esta posibilidad estratégica y por ello debe asumir su propio aprendizaje del proceso que tuvo lugar en 2002, en el que tuve la oportunidad de participar como Asesor Legal durante casi 9 meses. Basado en mi propia experiencia, presento a continuación una lista de riesgos que debe ser considerados por los factores de oposición:

1.- El facilitador: Es imperioso que el facilitador sea legítimo, es decir, que sea confiable y aceptado por ambas partes. Además debe tener autoritas, es decir, debe contar con suficiente respeto y habilidades para mantener el orden e imponer las reglas del juego. Los negociadores del gobierno están habituados a salirse de las normas o torcerlas a su favor.

El facilitador no tiene que ser unipersonal. Hasta ahora entendemos que se ha planteado la participación de tres expresidentes además de la UNASUR —organización que pareciera generar más rechazos que apoyos—: José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos, y Leonel Fernández.

Un facilitador inadecuado —parcializado o sin autoridad— puede llevar las reuniones por mal camino o ser manipulado para que sean ineficientes y  que su duración se prolongue por muchos tiempo a favor de una de las partes. En este caso debe extenderse la facilitación a representantes de varios países y/o expresidentes de manera que sea balanceada, si no imparcial. No olvidemos que muchos organismos internacionales están diseñados para defender gobiernos más que derechos.

2.- La sede y las reglas: Un eventual proceso de negociación debe ocurrir en un terreno apropiado. En 2002 las reuniones se hicieron en Caracas pero hubo que cambiar de sede varias veces. Lo importante es que las partes y los facilitadores se sientan seguros. En aquélla oportunidad un artefacto explosivo trató de perturbar sin éxito el proceso.

En cuanto a las reglas, es extremadamente necesario que se determinen la frecuencia de las reuniones, la administración de la participación y los derechos de palabra. Un debate desordenado es un caldo de cultivo para la pérdida de tiempo que al final es ganancia para quien se beneficia con la demora, en este caso el Gobierno. En este mismo sentido, es fundamental determinar si todas las sesiones serán conjuntas o habrá espacio para reuniones individuales de cada parte con los facilitadores, como ha ocurrido hasta ahora.

3.- La agenda y su orden: Es indispensable determinar a priori los puntos a discutir. Entendemos que el proceso está precisamente en esta etapa embrionaria. La agenda de temas debe ser muy concreta para evitar debates sobre asuntos no sustanciales. Además, la agenda, en principio, debe ser cerrada. Obviamente cada parte debe colocar sus puntos pero una lista interminable sería inaceptable.

Tan importante como la agenda, es el orden en que se discutirán los puntos que la integran. Es común que los facilitadores propongan comenzar a discutir lo puntos menos escabrosos para evitar que el proceso muera al nacer. Es la misma técnica de la discusión de los contratos colectivos laborales. Pero en situaciones de urgencia y emergencia como las que vive Venezuela, sería inaceptable que las discusiones comiencen por puntos no prioritarios. En este sentido la solución de fondo —que pareciera ser el referendo revocatorio—, debe ser abordada con prioridad y sin dilaciones.

4.- Los interlocutores: Sin interlocutores legítimos la negociación es absolutamente inútil. La legitimidad no viene dada únicamente por la designación, sino por el papel real y la fuerza política de quienes intervienen. De lo contrario no serían vinculantes.

Además, los interlocutores deben tener poder de negociación pues, de no ser así, los procesos consultivos en cada una de las partes podrían ser la excusa perfecta para perder tiempo. Este poder de negociación debe ser seriamente acreditado ante la parte facilitadora. A tal efecto es muy importante acreditar a uno o dos líderes por cada parte, de lo contrario no habrá unidad y el proceso será errático.

5.- Los voceros: La oportunidad y la forma de dar los menajes sobre el proceso de negociación y sus resultados puede generar confusiones y posiciones adversas al propio proceso, o bien ser manipulados por alguna de las partes para distorsionar los acuerdos. Debido a ello, es muy importante que cada parte designe a uno o a pocos voceros que tengan cualidades para transmitir mensajes confiables y sin distorsiones acomodaticias.

La parte facilitadora también deben contar con voceros calificados y con habilidades para transmitir los mensajes de manera confiable y aceptable para las partes. Un mal vocero de la facilitación puede causar un daño muy grave a las partes y al proceso.

6.- La instrumentación de los acuerdos: Tanto la redacción de minutas que recojan los acuerdos de cada reunión, como los instrumentos que reflejen los acuerdos finales son indispensables para dar concreción y certeza a los resultados.

El uso de un lenguaje ambiguo que se preste a diversas interpretaciones puede generar incumplimientos o actitudes acomodaticias. Normalmente la parte facilitadora redacta estos instrumentos, pero es muy importante que las partes verifiquen los contenidos. Lo mismo ocurre con los comunicados que se suelen utilizar para dar información a los medios. Cada parte debe manifestar su conformidad antes de que la parte facilitadora emita mensajes que pueden afectar la situación de sus intereses y del proceso.

7.- Los mecanismos de cumplimiento: Los acuerdos deben ser verificables y exigibles, para ello las partes deben designar a un grupo reducido de representantes para hacer seguimiento al cumplimiento con presencia de los facilitadores.

La concreción de fechas y la incorporación de organismos oficiales al carácter vinculante de los acuerdos es fundamental. De no ser así, las acciones concretas pueden resultar ilusorias y terminar por diferirse por un tiempo prolongado. Una posición muy frecuente del gobierno en el proceso de 2002, fue invocar el carácter autónomo e independiente de los otros Poderes Públicos para diluir las acciones y evitarlas. Por eso, es imperioso que cada Poder Público —por ejemplo el CNE y el TSJ— asuman para sí los acuerdos y se comprometan a cumplirlos.

En líneas generales, el riesgo de la oposición en un eventual proceso de negociación está en la dilación deliberada por parte de los actores del gobierno y en la ausencia de mecanismos idóneos para que los acuerdos se cumplan de manera efectiva y oportuna. Dar largas a las reuniones, utilizar instancias de consulta, alterar el orden de los debates y los tópicos a discutir, e invocar la independencia Poderes Públicos, fueron en 2002 las herramientas de dilación que utilizó hábilmente Hugo Chávez y, durante ese tiempo, tratar de lograr el favor popular. Gracias a las Misiones logró alcanzar este objetivo antes de que se realizara el revocatorio.

Finalmente, la oposición venezolana no puede dudar en establecer fechas e hitos que determinen su abandono del proceso de negociación si fuera necesario. Tampoco pueden caer en el chantaje del desprestigio internacional si se paran de la mesa. Quedarse negociando más tiempo de la cuenta o bajo condiciones adversas, puede ser un remedio mucho peor que la enfermedad.

Recordemos que quien está contra las cuerdas es el Gobierno y que su margen para remontar su caída estrepitosa en popularidad es casi nulo. Esto le da grandes ventajas a MUD si se da el diálogo o negociación.

Juan Manuel Raffalli Abogado. Profesor de Teorías Políticas y Derecho Constitucional en la UCAB. Puede seguirlo en Twitter como @juanraffalli.

Comentarios (19)

Hermann Alvino
3 de junio, 2016

El autor, en su excelente resumen de las orientaciones y bases que hacen posible un diálogo, olvida que una de las partes no desea dialogar, y que solo finge, porque la agenda chavista bajo ninguna circunstancia contempla ceder el poder, haciendo por ello inútiles todas las metodologías de diálogo que exitósamente han sido puestas en práctica en otros países. Olvida también que en esas en experiencias fue la realidad misma la que obligó a la parte fuerte, o sea el poder establecido no solo a dialiogar sino a hacer concesiones que condujeron a una reconciliación parcial o total de la sociedad, pero éste no es el caso venezolano -como tampoco ha sido el cubano durante sesenta años. Cuando el chavismo haga implosión entonces sí podríamos aplicar esta metodología. Mientras tanto no hay nada que hacer, al menos por las buenas.

Mariano R Arias
3 de junio, 2016

Me parecen muy bien todo, pero creo que se debe iniciar por el principio. Por ejemplo por responder ¿Dialogo con que objeto?. El gobierno se ha cansado de decir que ellos no van a negociar nada, que pueden hablar y discutir, pero no con el animo de negociar o hacer cambios. Entonces ¿para que es el “dialogo”?, ¿para ganar tiempo y burlarse de quienes ellos consideran no deben tener ningún derecho?. Por lo que han demostrado solo actúan si son presionados, para mi ese es el camino, forzarlos con presión de las masas que ya los adversa y que les han hecho perder la mayo ria que tanto cacareaban hace unos años.

henrique Meier
3 de junio, 2016

Desde el 6 de diciembre, luego del arrollador triunfo de la Unidad Democrática en las elecciones parlamentarias con el consiguiente control de la mayoría de la Asamblea Nacional, el régimen por medio de quien funge de “presidente de la república” , jefe de lo que hoy ya no puede ser calificado como un auténtico Estado y del actual “desgobierno”, y de los comisarios judiciales del llamado “tribunal supremo de justicia”, se ha dado a la perversa tarea de sabotear mediante decretos y sentencias groseramente inconstitucionales el legítimo ejercicio de las potestades constitucionales del restaurado Poder Legislativo. Es por demás imposible para quienes militan en la causa de la antipolítica reconocer la legitimidad de una Asamblea ahora controlada por el “enemigo” consustancial de la supuesta “revolución bolivariana”. Por esa razón, y no creo equivocarme, ojalá no fuera así, no creo en la posibilidad de diálogo alguno. El régimen jamás ha reconocido la legitimidad de la oposición.

Jose Pirela
3 de junio, 2016

¿Y es que los venezolanos no dialogan? ¿Solo es potestad de los políticos? ¿Solo los políticos acuerdan? Parece una ingenuidad de mi parte, pero quien me desmienta que la muchedumbre en la calle no es el <> Y si el facilitador no obtiene resultados, ¿Cuál será la reacción de la población que está sufriendo las consecuencias de la ineptitud de los facilitadores?

Yo creo Sr.Raffali, que la masa no esta pa’ bollos. Percibo que la guillotina esta lista para descabezar cualquiera que esté por ahí.

Eduardo
3 de junio, 2016

Es importante destacar que ante todo es necesario que las dos partes estén dispuestas a ceder y sabemos que el gobierno en boca de sus voceros ha dicho que nada cambiara o que todo es estrategia. Por otro lado el gobierno confía en tener los hilos del poder bajo su control si habla de diálogo es para consuelo de cualquier observador internacional. Es lo que se ha visto hasta los momentos

manuel reyna
4 de junio, 2016

Juan: ¿Porque no hablas con Henrique Capriles para que deje de sembrar dudas y division en la MUD?? Esta totalmente fuera de orden

Chacao Bizarro
4 de junio, 2016

Usted titula: “7 recomendaciones a la oposición: condiciones para un diálogo eficaz”. Quizás las recomendaciones deberían ser para las agrupaciones políticas que participan en el dialogo (VP, PJ, AD y UNT) o a sus cabecillas. Los ciudadanos de a pie somos muy básicos, queremos algo más simple y sencillo. Que se realice un referendo revocatorio en los tiempos establecidos por las normas electorales. Y eso no requiere de negociaciones en la República Dominicana ni en ninguna parte del mundo. Si los cabecillas de partidos quieren negociar en nombre de sus militantes y simpatizantes pueden hacerlo con toda tranquilidad. Nadie los reprochara. Ellos pueden hablar con Zapatero y hasta con el mismísimo Santo Padre de Roma. En mi caso particular yo firme una planilla para activar un referendo revocatorio y a así como yo, un gentío. Yo no firme para un asunto tan elegante como puede ser una negociación.

Chacao Bizarro
4 de junio, 2016

Dice El Nacional, que uno de los cabecillas de partido dijo: “Hay que agotar la posibilidad de diálogo, así una gente se ponga brava”. Digo yo en mi ignorancia, esa punta no es conmigo. Esa punta es para los que firmaron la planilla de la negociación. Yo firme en las planillas para activar el revocatorio.

Chacao Bizarro
5 de junio, 2016

1/2. Señor Don Manuel Reyna. Vea usted. Cuando uno va a sacar una cedula de identidad va al SAIME. Solo a un orate se le ocurre dirigirse al Ministerio del Transporte y armar un escándalo para que le saquen la cedula. Si usted quiere un referéndum revocatorio no va a Palacio Nacional (República Dominicana) a entregar su petición. En caso que lo haga, le dirán amablemente: “Señor Reyna eso no es aquí, eso es en el CNE de Venezuela. Espere un momento, que le voy a apuntar en este papelito la dirección”. Pero si usted, sique insistiendo para que le reciban la petición. Lo más probable es que llamen al servicio médico para que le den un tratamiento apropiado

Chacao Bizarro
5 de junio, 2016

2/2. Señor Don Manuel Reyna en su post escribe: “Juan: ¿Porque no hablas con Henrique Capriles para que deje de sembrar dudas y división en la MUD?? Está totalmente fuera de orden” Creo que Don Juan, no tiene nada que hablar con el señor Capriles, ya que el señor Enrique no viajo a Santo Domingo y al parecer no tiene ningún interés en viajar a Punta Cana. La unidad de la MUD es monolítica e indestructible, así lo demostraron los cabecillas de los partidos que la integra al enviar sus representantes a esas reuniones. Todo es muy simple señor Reyna. El señor Capriles, yo y un gentío más, firmamos en unas planillas que en este momento están en el CNE. Solo estamos interesado en que el CNE de Venezuela, nos digan en qué fecha nos van a permitir validar nuestras firmas. Estar fuera de orden seria que los que firmamos viajemos a la isla del caribe a preguntarle al CNE de Republica Dominicana por fecha de la validación

María Grazia Mocci D.
5 de junio, 2016

Muchos de nuestros ilustres abogados recordarán aquella fecha: 11 de abril de 2002 cuando el entonces General Lucas Rincón Romero expresó ante Venezuela y el mundo su famosa frase:“Deplora el Alto Mando Militar los lamentables hechos sucedidos en la capital el día de ayer; ante tales hechos se le solicitó al Presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó”. Consumada que fue la renuncia, asume autojuramentándose Pedro Carmona Estanga. quiero recordar con esto, que ante la inconstitucionalidad de lo sucedido y rodeado de ilustres abogados, ninguno le aconsejó lo correcto, lo apegado a la ley, lo esencialmente jurídico. Lo demás es historia!!

Lucrecia Girondo
5 de junio, 2016

Sr. Chacao Bizarro creo que a Ud. se le podría aplicar el dicho”no aclares que oscureces”. Si ha leído algo sobre los requerimientos de la MUD y/o el Sr. Capriles el primer requisito para poder sentarse a una mesa de dialogo/negociación o como Ud. quiera llamarle es la activación del Referndo Revocatorio para este año. Si el dialogo le parece tan malo, quer otra opción nos suguiere?

Gonzalo De Sola Ricardo
6 de junio, 2016

El factor tiempo es necesario que se haga el RR este año gobierno nuevo y ya,el diálogo será para manejar las sanciones a los corruptos para repatriar los capitales,renegociar deudas,sacar a los cubanos y declararles la guerra y que los conflictos sean en Cuba no aquí,a ver si se le da uso a la cantidad de armas que han comprado para algo libertario.

nelson lanz
6 de junio, 2016

Recomendaciones para el dialogo pueden haber muchas, pero sin revocatorio ninguna de ellas es viable. Las recomendaciones del señor Raffalli tienen que ser dirigidas al gobierno para ver si acepta algunas de ellas lo cual estoy seguro no aceptara. Dichas recomendaciones pueden ser validas cuando dicho dialogo se hace entre dos interlocutores que de verdad lo hagan de buena fe, sin mentiras y sin zancadillas. En este caso a uno de ellos le calzan estos epítetos : el gobierno. Por lo tanto en el caso que nos ocupa no hay dialogo que valga.

Ibrahimpazos
9 de julio, 2016

Los malandros son mas peligrosos cuando estan perdidos.Nunca aceptan dialogo.Los castrocomunista de este regimen deberan aceptar el revocatorio o habra que pasarle por encima

Roberto Loscher
10 de julio, 2016

Toda esta recomendación en siete pasos, carece de viabilidad, cuando en el escenario del inminente diálogo, se ha negado -de antemano-,la participación de Maria Corina Machado y Enrique Capriles. Ridículo; excluir de la negociación, al líder que obtuvo el apoyo de la mitad del país, como candidato “presidencial”.

Pedro R Garcia
11 de julio, 2016

Atendiendo a una serie de diagnósticos que se han hecho de la realidad venezolana, debe la (MUD), en el inevadible diálogo con el gobierno, presentar, frente a ellos y al país en una síntesis, los distintos planteamientos que ha elaborado un innúmero de sectores de la sociedad diversa organizada, con relación a lo que podría y debería ser la Venezuela del futuro próximo. Buscas para encontrar los temas comunes y las coincidencias entre las distintas “Propuestas País”, así como los grandes desafíos que de ellas provienen. Su objetivo y ofrecerlas modestamente a la consideración de la opinión pública, y de las fuerzas políticas y sociales más allá de los limites de la (MUD) y de los grupos de interés en general. La imagen de una oposición rabiosa hace feliz a un régimen anacrónico que se nutre de tópicos marchitos. La política es imperfecta, un arte en el sentido griego de la palabra, que sirve para encausar los antagonismos hacia formas de convivencia. El tremendismo es antipolítico por naturaleza, intentar excluir al adversario significa humillarlo: el pacto de Tinell “Todos contra uno”, la ruptura de los compromisos básicos. Hay que apelar con urgencia al sentido común de la mayoría de nuestra gente que es esencialmente bondadosa. Concordia significa, amistad política, decía el Estagirita siempre moderado. Es fuente de la legitimidad que deriva del consentimiento, no hace falta estar en el mismo equipo para disfrutar del sano juego colectivo, pero es imprescindible compartir los postulados básicos, respeto, amistad, libertad y amor.

Pedro R Garcia
11 de julio, 2016

La expresión paz, “hija dilecta de la justicia”, debe ser rescatada, limpiada de sectarismos tóxicos, de la reiterada demagogia de los centros de poder y esencialmente quienes desempeñan el ejercicio del liderazgo político. El término paz debe ser pronunciada cual invocación intima. Es un Mantra. Que resplandece en nuestra mente si la invocamos en forma de oración, repartiendo su abundancia espiritual entre el pueblo y quienes nos representan, y que estos y aquellos aunque sea por poco tiempo, establecer un orden con igualdad. En estos instantes penden sobre el país brutales perspectivas de fragmentación social creciente, de desconocidos fanatismos con tufo fascistoide, de confrontaciones larvadas, se impone un yamado intimista por la paz como respiración en la angustia que nos sofoca, que nos amenaza. Pero del invocar hay que conjugar el verbo obrar, y este obrar debe tener rostro, metas, una alianza alrededor de los temas más acuciantes que nos afectan a todos. Para su concreción se impone un accionar de cada uno de nosotros desde adentro, desde las profundidades del alma y de los pliegues de la mente, allí donde también imperan fuerzas instintivas y perversas de intereses individuales, grupales, económicos, seculares, que nada tienen que ver con la aspirada por la mayoría, la paz de la República.

Henry
1 de noviembre, 2016

El gobierno ha violado la constitución cada vez que le ha dado la gana, ¿cómo va respetar los posibles acuerdos de un diálogo? El gobierno lo ha dicho muy claramente: A la oposición, ni agua!! La AN existe para eso, para dialogar y lograr acuerdos para el bien del país. En mi opinión, la actitud que muestran los personajes del gobierno es falsa. Los señores del gobierno no van a dejar el poder por la vía electoral porque no quieren perder sus privilegios y tienen miedo de lo que los enjuicien.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.