Actualidad

Al Límite // Desechar las ilusiones, ¿prepararse para lo peor?; por Luis García Mora

Por Luis García Mora | 24 de abril, 2016

AL_LIMITE_desechar_ilusiones_24042016_640

La oposición marchará el miércoles unida para exigir el revocatorio. Demasiado tiempo pasó sin que esto se lograse. ¿De qué estará hecha esta unidad?

Me dicen que Henry Ramos no acudió al cabildo abierto del 19 de abril porque consideró que era una plataforma de lanzamiento de la candidatura de Henrique Capriles. De ser cierto esto, nos daría la medida de la descomunal dimensión de nuestra tragedia política.

El factor de mayor estabilidad que ha tenido y tiene este gobierno, es la oposición.

Esta oposición y su tacañería política, que impide destrancar las salidas y se come a sí misma en la intriga y el combate microscópico, refriegas que a veces se tejen en el propio ombligo o desde el recinto familiar, de espaldas a un país que hace volteretas sobre el abismo.

De manera que moverse unitariamente el miércoles podría equivaler –Dios lo permita– a un nuevo comienzo, aunque en las primeras de cambio no vaya a colapsar la ciudad por la multitud.

Para uno es refrescante, revitalizador ver que al frente de la convocatoria del miércoles aparezcan rostros juveniles como los de Stalin González (UNT), Juan Requesens (PJ) y Freddy Guevara (VP), esperamos que indóciles. (Estamos a tiempo aún).

Intuimos que si lo dejan, el Gobierno no va a hacer ningún cambio en sus políticas públicas fallidas hasta 2018. Para que ocurriera algo tendrían que cambiar muchas cosas y eso no parece posible.

Pero el referendo revocatorio como mecanismo, lo saben todos, no entra en el esquema de rechazo del TSJ. La enmienda sí, si el TSJ no salta la talanquera, para lo que tendría que surgir un escenario nuevo.

El revocatorio no constituiría un impeachment a lo Dilma, sino algo más o menos rutinario dentro de nuestro esquema constitucional. El proceso debió haber arrancado en enero, estamos casi en mayo, y no sabemos si el Gobierno lo dejará hacer.

Los hechos presionan. Al TSJ y a las FAN (¿que pueden reprimir hasta 2018?)

No sabemos qué grado de erosión ciudadana (humana) puede propiciar esta crisis económica, política y social, para empujar un desenlace antes.

Ellos tampoco. Creemos que el gobierno está dispuesto a reprimir. De acuerdo con el instructivo filtrado a lo que queda de opinión pública esta semana, el llamado “Plan Guaicaipuro” (que según, antes fue la denominación militar de un plan de conflicto bélico con Colombia), se trata de un entrenamiento especial para el uso “controlado, progresivo y  diferenciado de la fuerza cuando exista el estado de necesidad…”. Sabiendo uno que desde enero de 2015 está en vigencia aquella resolución que deja abierta la posibilidad de utilizar armas de fuego en contra de manifestantes.

Los tres primeros meses de 2016 cerraron con más de mil protestas focalizadas. Y 31 funcionarios castrenses asesinados, 7% más que el año pasado. Lo que ha obligado esta semana a Min Defensa a exhortar a los militares a extremar medidas de seguridad personal, pues se han convertido en un foco de la mega hampa común, que actúa a plomo limpio, los mata y desvalija.

Un semanario político con Padrino López en la portada, se preguntaba: “Padrino ¿disparará contra el pueblo?”.

Claro está, nos acercamos a una situación de desajuste virulento, y la FAN está dispuesta a actuar, de tal manera que olvídense del primer trimestre de 2014. Y súmese al desajuste social el desajuste delictivo.

El problema para el Gobierno no va a ser la presión internacional, que más bien le servirá para atrincherarse.

Revocatorio o 2018, es el dilema. El grado de imponderables es alto. Y la situación de la oposición (su desunión política) es obstructiva. No sólo táctica, es estratégicamente irracional.

Ni en Washington saben con quién acordarse en la oposición. Para algunos “es como tratar de entenderse con un montón de “niñitos bien”, encerrados con un solo juguete en la misma habitación”.

No se les nota permeabilidad hacia la crisis hasta ahora. El miércoles debería cambiar la función.

Como dicen, los venezolanos han sido pacientes al extremo.

Sólo se negocia de poder a poder. Y no desde sonrisitas burlonas.

Y, cierto: muchos se preparan para lo peor.

Unidad y Representatividad

Somos volubles e impredecibles. Volátiles e intermitentes.

Nuestras demandas, que se han vuelto complejas y fragmentadas al extremo de que, para nosotros como para el resto del país urbano (casi todo), la política se ha desideologizado y personalizado al mismo tiempo.

Da la impresión de que no se vota en primer lugar a un partido (sea PJ, AD, UNT o VP) o al programa, sino a (o contra) la persona, dentro de la aceleración del proceso de cambio.

Un proceso social, político y económico que afecta igualmente a los agentes políticos. Y a los partidos, a los que evidentemente se les ha hecho difícil alguna racionalidad estratégica mínima, ante cierto ocasionalismo de las decisiones de una dirigencia también volátil.

Y hasta frívola, en lo que a responsabilidades históricas se refiere.

La distancia entre los partidos y los ciudadanos ha aumentado. Y los primeros han priorizado –más desde que Chávez llegara al poder– su papel como instrumentos de gobierno en detrimento de su función representativa.

Como decía alguien, son entes cuya vocación se centra más en alcanzar el poder que en conectar con la gente y representarla.

Su función de identificación y representación de los intereses y demandas sociales, es exigua. Tanto, que a veces no son incapaces incluso de percibirlas. Y en el caso “chavista”, igual. Se han convertido en actores que se dedican a mandar, a ejercer a su manera el poder, más que a representar.

PJ, AD, UNT o VP son débiles porque no han sido capaces de cumplir las expectativas de representación, orientación, participación y configuración de la voluntad política que se espera de ellos.

Los partidos, como moderna fuente y sostén de la democracia moderna, aunque no lo hagan bien, tratan de asegurar que la influencia de los ciudadanos (de nosotros) no sea dispersa, episódica o desigual.

Los partidos no pueden presentarse solo como instrumentos para reforzar el poder de los políticos. Ello aumenta la confusión y decepción de los ciudadanos y evidencia una mayor fragilidad del sistema político.

Un vasco como Daniel Innerarity, catedrático y filósofo político y social,  nos dice que la política es débil, la política vive de la incertidumbre, la política está permanentemente expuesta, y en nuestro país su debilidad ha aumentado después de la exhibición de su impotencia para enfrentar el terror.

Sí, el terror. Soterrado. Larvario. Destructivo.

Recubierto con la máscara de lo popular. Lo sano. Lo justo.

Ha sido un error proscribir a la política a cambio de la anti política que trajo esta bofetada ideológica y militar. Que ha desmantelado lo público.

Y ya sin división de poderes, no hay instituciones que articulen la responsabilidad política. Aun hoy, en tiempos de indignación, nuestra peor amenaza consiste en que la política se convierta en algo prescindible.

Y terminemos por navegar al garete.

Además de las causas objetivas que justifican este malestar con la política, los políticos y los partidos, que van desde la incompetencia hasta la corrupción, casi 20 años de barbarie han terminado por cortar su cabeza.

Pero aun es tiempo.

Los que quieren destruirla (comenzando por los malos políticos), como los actuales gobernantes, están predispuestos a colaborar con la demolición y desmantelamiento de lo público.

Este acabamiento, de no pararse a tiempo, es la amenaza más grosera contra la posibilidad de que, como insiste Innerarity, vivamos una vida políticamente organizada, vale decir, “con los criterios que la política trata de introducir en una sociedad que de otro modo estaría en manos de los más poderosos: democracia, legitimidad, igualdad y justicia”.

Y lo que estamos tratando de criticar (de nuestros partidos, de nuestros políticos) es su distancia, su elitismo y su insensibilidad hacia los problemas de la gente, a la que en principio se deben y representan.

Los políticos son tan malos o tan buenos como nosotros. Es imposible, decía alguien, que unas élites tan incompetentes hayan surgido de una sociedad que sabía perfectamente lo que debía hacerse.

Deberíamos recordar el principio de que siempre que se impugna algo estamos en nuestro derecho de exigir que se nos diga qué o quién ocupará su lugar.

Y en este momento ello requiere unidad.

No sólo electoral, como es lo que ha conseguido la MUD. Unidad política.

Tangible. Concreta. Sin mezquindades. Alrededor de una profunda negociación interna supra partidos que adverse con inteligencia al gobierno.

El Gobierno no está corrigiendo la desgracia. Está administrándola.

Y la guerra de poderes a la que nos ha llevado exige unidad.

Luis García Mora 

Comentarios (5)

Freddy Siso
24 de abril, 2016

En base a lo que estamos viviendo, desde el punto de vista político, social y económico, ¿qué harían los partidos de la MUD si llegara el gobierno a cerrar la Asamblea Nacional? ¿Quedarse con los brazos cruzados como en el 2005, cuando se llamó a la abstención? ¿Se llegará el momento que el gobierno nos obligue a decir: la pelea es peleando?

leonardo
25 de abril, 2016

Una guerra de poderes que ha debilitado por completo a la AN, pues, por una parte, el gobierno no la reconoce y la ha ido despojando de todos sus atributos, con la complicidad interna de los diputados del polo patriótico, y por otra, la impotencia ha generado una crisis interna en la oposición. La gente solo ve que haber votado el 6D por un cambio, no ha servido para nada. Que no hay liderazgo ni perspectivas. La unidad es una urgencia vital, pero necesita un contenido también, una dirección.

America Coupt C
25 de abril, 2016

Muy acertado. Comprendo que la opocicion debe tener un plan B, o sea candidato por si acaso. Pero eso de ya estar haciendo campaña, me parece fuera de contexto o y mas de Uno que perdió credibilidad con su actuación en.las elecciones que gano y no supo defender.

Alberto Conde
25 de abril, 2016

Estimado amigo Don Luis: En la presente ocasion, coincido y al mismo tiempo difiero de usted en ciertas reflexiones sobre la coyuntura actual por la que atraviesa nuestro “maravilloso” pais. Debemos partir del principio segun el cual: “…sin partidos politicos…es imposible la democracia…”; en consecuencia , resulta profundamente necesaria su existencia para mantener el sistema democratico. Asimismo, me parece un poco descortes dejar de reconocer el monumental terabajo de calle y movilizacion que estos realizaron de cara a las elecciones del 6-D, que contra todo pronostico (y el Estado en contra)salimos airosos de esa medicion. Ahora bien, en mi modesta opinion, el talon de aquiles de quienes conformamos la oposicion (partidos, sociedad civil, estudiantes, etc), estamos combatiendo con instrumentos “democraticos”a una dictadura solapada plagada de asesores del G2 cubano e integrantes de las FAN, quienes dentro de su formacion esta la de destruir a un “enemigo potencial” y quienes no han demostrado tener escrupulos de ningun tipo al momento de agredir y hasta matar a poblacion civil desarmada. Asimismo – y a pesar de tener en nuestras filas- a las mentes mas brillantes del pais, no hemos desarrollado una adecuada politica comunicacional, que permita hacer frente a la sarta de irregularidades, robos y mentiras que a diario salen de las filas del PSUV. En consecuencia, debemos crear y consolidar una politica comunicacional efectiva y acorde con los diferentes topicos que a diario se manejan en el pais.

Rafael Gonzalez
26 de abril, 2016

Excelente articulo en medio de esta polarización Infernal para algunos el articulo será Satanizado en los linchamientos intelectuales pero para quienes al igual que los escépticos del Siglo XIX no nos dejaremos arrastrar los liberales en El Gobierno y los Conservadores en la Oposición quienes como Notables Godos sienten pánico a cualquier viento de CAMBIO y optarán por dejar a Maduro en el poder y compartir las migajas agotadas de la explotación Aurífera antes Petrolera; Si mi amigo Luís García Mora “Aquí Toditos nos conocemos” expresión del Siglo XIX. La Oposición Colaboracionista no va echar en balde roto su transitorio y circunstancial Bloque Parlamentario por un resultado en 2017, de llevarse a cabo el Revocatorio, para dejar en el Ejecutivo Nacional al Vicepresidente(a) en caso que designen a María Gabriela Chávez como Presidenta y futura candidata del proceso Presidencial de 2019. No pienso que esta oposición este en capacidad de recoger los vidrios rotos que ha dejado el Legado.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.