Actualidad

Al límite // Ante el fracaso: la tecla del enemigo; por Luis García Mora

Por Luis García Mora | 28 de junio, 2015

Ante el fracaso la tecla del enemigo; por Luis García Mora 640

La realidad azota con sus latigazos.

Aunque no nos percatemos, amigo lector, da la impresión de que con la vista puesta en el final de la carrera, la velocidad del cambio político está experimentando aceleración.

Una briosa esprintada.

La alta dosis de coerción violenta que ha esgrimido Maduro esta semana, amenazando desde la presidencia de la República con tomar la calle, si la oposición le gana las parlamentarias, le convierte en un premonitor de lo que ocurre antes de un gran terremoto.

De su derrota.

Sin pudor: “Prepárense para un tiempo de masacre y de muerte si fracasa la revolución bolivariana”.

Los números están gritando que a Maduro no lo quieren ni en su casa. Que han fracasado las posiciones totalitarias y estúpidas. La eliminación de toda forma de oposición política organizada, mediante la aplicación de una política de terror.

Que la crisis se lleva todo por delante. Que el recurso permanente de la violencia con fines represivos o subversivos ha afectado al país con consecuencias, y que su uso para solucionar toda clase de conflictos, ha acabado por institucionalizar el desorden.

Y tal desorden se manifiesta de manera palmaria: Maduro no le planta cara a la crisis.

Y un chavismo desesperado, devorado por sus propios demonios, se esfuerza alocadamente por re-polarizar, sin importarle la desintegración de cualquier esquema viable de convivencia. Sin capacidad, sin recursos materiales ni mentales, asume la violencia como herramienta de trabajo.

Como agresión física, como ataque moral, como represión política, como coerción educativa.

Ese llamado desde el poder a quemar las calles si se pierde, lo saben los camaradas y no camaradas, recuerdan las maneras de Somoza, de Stroessner, de desarticular todo esfuerzo de lucha popular civilizada.

La creación de la figura del enemigo tanto si corresponde a alguien real como si no, constituye uno de los resortes básicos para la ideologización de la violencia. Puede que le ayude a Maduro y a la cúpula en el poder para justificar su fracaso, sus actos. Puede operar como medio para distraer la atención de los problemas apremiantes y difíciles, como contraste vulgar y hasta machista para medir e inflar la propia valía. Para alentar y promover la cohesión interna. Pero no actúa como ejercicio republicano de la Presidencia: actúa como foco de agresividad.

Como el de un hombre colocado ante una situación límite.

Como un perdedor.

Y reproduce automáticamente el desorden.

No es él, aunque lo parezca, quien está directamente en juego, o en peligro de desaparecer: es sólo la actual mayoría del Parlamento. Y, sí, quizás hasta de este orden, o desorden. Pero está incurriendo Maduro en un espantoso error (con institucionalidad o sin institucionalidad) si no vigila con un poco más de escrúpulo sus palabras. Y la estrechísima relación que existe entre ellas como jefe de estado, y la acción violenta.

Su vinculación con la violencia física.

Y en el caso de la oposición, ojo: es la hora del talento político. Cabello está obligando a quienes ganen hoy en el PSUV su candidatura a las parlamentarias, que firmen un documento “anti brincos de talanquera” en diciembre.

Y el Gobierno reconoce y se asusta ante el clima de conflictividad que soterradamente se agita en el alma del venezolano, harto de cargar con la piedra de Sísifo.

Sin embargo, no es sólo la hora de la Unidad de cara a una composición o recomposición de las planchas, o del mero uso o no de una tarjeta única ante las máquinas. Es decir: del uso exclusivo de la vía parlamentaria para salir de la crisis.

Es la hora de la expresión pacífica, democrática, nacional, del descontento.

De esa virtud humana que se define como la fuerza de voluntad para llevar adelante una acción, a pesar de los impedimentos. De la habilidad de sobreponerse a esos impedimentos. De enfrentar situaciones cruciales de manera que se supere el miedo a fracasar.

De la creatividad, el valor, la decisión con que se acomete una acción o se afronta un peligro o una dificultad.

Del coraje.

CRÁTERES

¿Creerá Maduro que es el momento del “dakazo” diplomático? ¿De generar una crisis con los vecinos? Después de no haberse ocupado jamás, ni él ni Chávez de esos problemas, ahora se dirige, no hacia Guyana, sino que enfoca sus cañones verbales hacia la Exxon (por cierto, en sociedad con sus amados chinos), a la que Guyana ha contratado la exploración petrolífera del Esequibo. Y a un Brasil, “mi hermano Lula”, con el que ha contratado una represa y una carretera también en el Esequibo. Y además con Colombia, por el decreto del 26 de mayo que delimitó cuatro zonas operativas que abarcan aguas del Golfo de Venezuela y la Guajira.

− ¿Y Cuba, que apoya a los hermanos guyaneses? Guyana dio esos bloques en licencias de exploración afuera de la desembocadura del Esequibo a la Exxon, en asociación con los chinos, Petrobrás e incluso hasta Pacific Rubiales, luego que el Comandante le diera libertad para contratar sin oposición (del chavismo, por supuesto) tanto en tierra como en mar, y los guyaneses se movieron. Y al revés, el gobierno no. Estaba (está) muy ocupado, “haciendo la revolución”. No. Más bien ahuyentó empresas, confiscándoles sus inversiones en Venezuela. Como a la Exxon, a la que ahora tiene que pagar por decisión de un tribunal internacional 1700 millones de dólares, sin tenerlos, como tampoco capacidad para endeudarse ni para levantarlos ni en bonos ni en préstamos.

− Por lo que han tenido que quemar en 322 millones de dólares la refinería en Chalmette, Louisiana. Una décima parte de lo que valía, 3 mil y pico millones de dólares cuando se hizo en asociación con Exxon, Mobil y PDVSA en 1998. Y que representó una inversión de Exxon-Mobil de 2 mil 500 millones. Un negocio en que Exxon le dio a Venezuela el 30% sin poner una locha la mitad de la propiedad de la refinería, con el compromiso de dar a Exxon petróleo de la faja por 35 años. Pues bien, Venezuela, o Chávez, le confiscó a la “machimberra” a Exxon en 2007 el bloque de la faja sin ninguna compensación. La Exxon llevó el asunto al Tribunal de Arbitraje (CIADI) y el año pasado se produjo la decisión a favor de la Exxon, a la que Venezuela ahora debe pagarle 1.700 millones de dólares. Y Exxon coge el cheque y le dice a Maduro que “todavía me quedas debiendo”.

− A “eso” y que se llama gobernar. Por lo que los guyaneses nos quitan un trozo de país. Y Maduro entonces amenaza con quemar las calles, en un cambio hacia una retórica interna más agresiva (y no contra Guyana), contra más de la mitad del voto de los venezolanos, si pierde. Un recurso permanente a la violencia que ha afectado la evolución de nuestra sociedad, sumergida en este desangramiento cotidiano.

− Hechos. Los líderes del país según todas las encuestas hasta hoy: Henrique Capriles y Leopoldo López, que afortunadamente acaba de parar su huelga de hambre. Interesante, y expresión de que el espacio político está cambiando, fíjense: ambos provienen de un tronco común de centro derecha: Primero Justicia, filial venezolana de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), primo hermano del PAN mexicano y del Partido Popular español de Rajoy. Además, fundadores igualmente de PJ junto a Julio Borges. He ahí que hoy Capriles y López por experiencias de gobierno y de liderazgo popular ambos, más Capriles como gobernador y candidato presidencial que Leopoldo, se ubican más allá de sus orígenes de clase, y maduran. Cambian. Abandonando el campo conservador de derecha para ubicarse en el progresista, o mejor: de centro izquierda. Con una visión política más moderna y pragmática, Leopoldo funda Voluntad Popular partido de centro izquierda afiliado a la socialdemócrata Internacional Socialista de Willy Brandt y Felipe González, mientras que Henrique ante la posibilidad de crear una mayoría social, un discurso de “mayorías”, se identifica ante el diario El Espectador de Colombia, y contundentemente afirma “Soy de izquierda”. Capriles dice “no soy de derecha ni Venezuela tampoco”. ¿Es a esto a lo que le teme el chavismo?

− No hay liderazgo político sin liderazgo social. Tenemos una oposición ajena aún al hecho social. Hay quien habla de la necesidad de una política superior. Pues una política superior es una política que atienda el llamado al cambio estructural. Definitivamente, esta época exige un poco más de lo que se está dando. ¿Cómo hacemos para garantizar a las mayorías la cobertura de sus necesidades y un incremento de su calidad de vida? ¿Qué se puede rescatar de lo hecho hasta ahora? ¿Sobre qué base se puede negociar? Porque es un hecho que desde el poder se cultiva una onda entrópica que ya se está devolviendo y pasándole factura al propio gobierno. Pero la oposición no puede sentarse a esperar a que se desmorone. Hay quienes hablan de que esto va a hacer implosión. Entonces, ¿te vas a sentar a esperar? En Venezuela se está produciendo un cambio estructural que necesita atención. Compromiso y esféricas. Eso sin contar la reinserción en el esquema mundial: tenemos catorce años, quizás más, mirándonos el ombligo. Padeciendo los rigores de las fuerzas que se mueven en nuestro microclima, ajenos al concierto del mundo. Mientras aquí estamos pensando en si vamos a tener una nueva religión tras la ausencia del líder, en el planeta hay una agenda de supervivencia objetiva. En este país no estamos discutiendo la modernización, el desarrollo sustentable, la educación, la innovación y los recursos, la competitividad, la globalización. El mundo de hoy se define como una gran economía del conocimiento. Y ni este, ni ninguno de los ingentes temas mundiales forman, hoy por hoy, parte de la agenda venezolana.

Luis García Mora 

Comentarios (11)

arnaldo millan
28 de junio, 2015

excelente articulo. claro , pragmático y visionario. viva el NUEVO IDEAL NACIONAL INDEPENDIENTE.Conocimiento y capital intelectual son las armas que el siglo XXI ESGRIME COMO VENTAJA COMPETITIVA. El nuevo paradigma es incluyente no excluyente.Necesitamos evolución no repeticion. LE RECOMIENDO LEER LA PARÁBOLA DE LA RANA HERVIDA.

juan vicente pérez delgado
28 de junio, 2015

Amigo Luis me quedo con lo de la hora de la expresión pacífica, democrática del descontento, pero cual será la hora de Felipe y lo que queda del MAS andan en una jugada extraña

mahebo
28 de junio, 2015

No Luis, no hay que sentarse a esperar, lo que hay es que organizarse y trabajar para llegar al 6d y derrotarlos por los votos, así como llegaron y muchos son los que se están esforzando para que eso se logre a pesar de los pesares, con compromiso y esféricas. ¿o es que se quiere otro tipo de compromiso y esféricas antes del 6d?

leonardo
29 de junio, 2015

Las amenazas del presidente Maduro, que no se ha considerado nunca como el presidente de todos los venezolanos como le correspondería hacerlo, más allá del problema constitucional que deberían plantear y que por ello deberían ser sancionadas, constituyen una severa advertencia acerca de lo que es capaz de hacer el chavismo para conservar el poder. A todas luces el derramamiento de sangre no es algo que les asuste. La mayoría que quiere un cambio deberá ser amplia y estar dispuesta a votar masivamente sin dejarse intimidar. No hay otra solución. La oposición, está claro, debe situarse en el centro y trabajar sin pausa para llevar un mensaje de esperanza al pueblo donde muchos, no la escuchan todavía

Luis Latronico
29 de junio, 2015

Usted se mete en un mar de fondo cuando intenta escrutar la ideología de los principales líderes de la oposición y de sus correspondientes partidos políticos. Lo mismo le sucedería si lo intentara con los líderes y partidos de gobierno. A mi entender, solo dos partidos tienen relativamente clara su ideología: Primero Justicia (centro derecha) y Marea Socialista (izquierda radical). El PSUV – Voluntad Popular son el anverso y reverso de una misma moneda, en ambos casos la ideología la dicta el estado de ánimo del caudillo. Decir que Leopoldo es un sujeto de centro izquierda y su partido socialdemócrata solo tiene por asidero el uso de la bandera de conveniencia de la Internacional Socialista a la usanza de los barcos griegos abanderados en Panamá. De Capriles se podría decir que está a la izquierda de su partido y coincido con usted en el viraje ideológico producto del contacto cotidiano con la gente popular de Miranda.

Oswaldo Campos
30 de junio, 2015

Lamentablemente no hay nada nuevo en este articulo, nada que no sepamos, el punto es que seguimos igual de desorganizados, la MUD es un saco de gatos, vamos a unas elecciones nuevamente donde el arbitro es parte del sistema que combatimos, con un Registro Electoral amañado, los circuitos electorales reordenados para ventaja del gobierno de manera que obteniendo menos votos como la vez pasada, sacaran mas diputados que la oposicion. Con todo esto en mente vamos otra vez a probar a ver si ganamos. Cual es el Plan B en caso de que no se gane ?. Salir corriendo a ver si puedes vender todo lo que tienes y arrancar de una, porque aqui ya no habra vida ? Se cansa uno, con tanta inocencia de parte de nuestros lideres.

Luis Latronico
30 de junio, 2015

Señor Oswaldo Campos. Le informo de un secreto “Plan B”, que por accidente me fue revelado en mi correo. Su contenido: 1ero Votar. 2do Ganar las elecciones. Usted escribe en plural: “seguimos igual de desorganizados”. Le agradezco que me saque de ese lote. Yo estoy organizado: revise el registro electoral, tengo dos cédulas (una vigente y otra vencida), le compre una batería nueva al despertador y voy a votar por cualquier candidato que registre la MUD. En lo personal tengo un Plan B para el día de las elecciones: Si llueve abro el paraguas; si no encuentro autobús me voy caminando; si la mesa abre muy tarde me siento en el banquito que utilizo en las colas para comprar comida; si se va la luz espero que llegue la luz; si tengo hambre me como la arepa que llevo envuelta en papel; si tengo sed tomo agua de la botella, etc. En fin mi Plan A y mi Plan B para el 6D solo conduce a votar por el que ponga la MUD, si es un burro voto por el burro, si es una vaca voto por la vaca, si es un genio voto por el genio.

Luis Latronico
30 de junio, 2015

Don Oswaldo Campos. Discúlpeme. En mi post anterior me desvié y no concrete mi Plan B para el caso de perder las elecciones. En caso de perder las elecciones utilizare la técnica anti depresiva que común en mi pueblito cuando se pierde. Me acostare en la cama y me arropare sin salir de la habitación por una semana. En caso de que sucediera ese imprevisto, me gustaría quitarme la depre viajando por el mundo, conocer los países nórdicos, recorrer Alaska, maravillarme con el mercado de Estambul, visitar la Tierra Santa y así por el estilo. Eso es una fantasía. Siempre he vivido hasta donde me arropa la cobija. Pero para desgracia mía, en los últimos tiempos, cada vez que vez que se lavaba, la condenada cobija se encoje. Antes me tapaba hasta los tobillos. En los últimos meses se ha encogido tanto, que me llega a dos dedos por encima del maruto. Quizás por ese motivo estoy tan desesperado de que llegue el 6D.

Luis Latronico
1 de julio, 2015

Don Luis García. Hoy escuche en el programa de Cesar Miguel Rondón a un connotado dirigente de VP y leí en El Nacional una nota sobre la oposición de VP a la tarjeta única. Eso me motivo a escribirle sobre su interpretación del posicionamiento de López y su partido en el espectro ideológico. De acuerdo a su punto de vista VP se ubica en una posición de centro izquierda progresista. Por el contrario, yo los ubico como un partido de derecha que representa en forma muy clara a los sectores de la clase media alta. Vea usted, la mayoría de los venezolanos estamos sometidos a un empobrecimiento brutal. Ya el principal problema no es la inseguridad ni son las colas (con suerte eso lo podemos capear). El mayor problema es la incapacidad de disponer de suficiente dinero para adquirir los alimentos. Las proteínas de origen animal están a la venta y las pueden adquirir desde la clase media alta para arriba. Pero los asalariados no ganamos tanto dinero para comprar carne, aves o pescado. Y así son todos los alimentos para los que estamos de asalariados para abajo. Ve usted la terrible realidad de nuestra sociedad, donde la desigualdad viene dada por los que pueden adquirir proteína animal y los que solo pueden comprar carbohidratos. VP está en todo en todo su derecho de evitar la tarjeta única para la consolidación partidaria a riesgo de un triunfo gubernamental. Es evidente que al no concurrir la oposición como un todo unido afecta la “sensación general de triunfo” que es necesaria para obtener la victoria. VP juega a futuro. Desde la clase media alta para arriba se puede jugar a futuro ya que su capacidad de compra de alimentos no se ha visto afectada. Mientras que nosotros los que estamos en la franja de asalariados para abajo el problema es de vida o muerte. Ve usted la ligera diferencia entre derecha y centro izquierda progresista. La derecha tiene tiempo para elucubrar sobre el gran futuro del caudillo, ya que no le crujen las tripas. Mientras que a la centro izquierda progresista si le crujen las tripas. Para la derecha el problema es la reducción del cupo de viajeros. Para el centro izquierdo progresista el problema es la carne a 1200, el pescado a 1542, la lata chiquita de atún a 200, el pan a 40 etc. Para la franja de asalariados para abajo (mayoría de los venezolanos), la necesidad vital es ganar las parlamentarias para que el gobierno comprenda que es necesario dialogar para encontrarle una salida a la crisis humanitaria que vivimos.

Luis Latronico
22 de julio, 2015

En lo personal tengo un Plan A y un Plan B para el 6-D. Ya lo escribí en un post anterior. Hoy nuevamente lo ratifico para no desviarme de mi meta que no es más que hacer lo que este a mi alcance para contribuir a la restauración de la democracia.

Plan B para el día de las elecciones: Si llueve abro el paraguas; si no encuentro autobús me voy caminando; si la mesa abre muy tarde me siento en el banquito que utilizo en las colas para comprar comida; si se va la luz espero que llegue la luz; si tengo hambre me como la arepa que llevo envuelta en papel; si tengo sed tomo agua de la botella, etc

Plan A. Votar por el que ponga la MUD, si es un burro voto por el burro, si es una vaca voto por la vaca, si es un genio voto por el genio

Edgard J. González.-
22 de julio, 2015

“está incurriendo Maduro en un espantoso error (con institucionalidad o sin institucionalidad) si no vigila con un poco más de escrúpulo sus palabras”: Si Maduro no buscó escrúpulos cuando dijo Telescopio por Estetoscopio, Penes por panes, que Portugal es vecino de Venezuela, y toda la ridícula e indebida parafernalia de términos pronunciados desde la óptica equivocada y demagógica de discernir entre sexos, para dar una apariencia de inclusión del sector femenino (con un atropello al idioma Castellano, que insisten en imponer, uno más dentro del abanico de atropellos que ha caracterizado a este régimen desde 1999). Comparto los Planes A y B de Luis Latronico, no así su clasificación de los problemas, pues la INSEGURIDAD es el primordial, prefiero hacer colas frente al mercado que frente a la Morgue. http://www.noticierodigital.com/2015/07/indignantes-declaraciones-de-dirigentes-opositores/ Sobre las amenazas de Maduro ante la derrota que ya ve venir como inevitable.-

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.