Actualidad

‘Las Celestiales’: el proyecto de M. Otero Silva con Zapata por la libertad de los presos políticos

Por Prodavinci | 6 de febrero, 2015

Las Celestiales, en esta ocasión, no se refiere al Libro de las Horas de Isabel La Católica. El santoral que recoge presenta al humor como síntoma de inteligencia. Bajo el seudónimo de Iñaki de Errandonea, s.j., Miguel Otero Silva nos lleva por la vida de un conjunto de santos que han sido reflejados en las coplas populares de un falso poeta de San Sebastián de los Reyes. Su cómplice es otro falso sacerdote: Pedro León Zapata, bajo el seudónimo de Joseba Escucarreta, quien registra plásticamente el inconsciente colectivo de un país que sabía que no bastaba rezar, pero que tampoco tenía suficiente con reír. Este libro se editó con la intención de colaborar con la liberación de los presos políticos venezolanos de la década de los sesenta y fue impreso por Editorial Arte. Acá compartimos con los lectores de Prodavinci algunos de los dibjos de Pedro León Zapata, junto a la copla que ilustraban Las Celestiales.

San 1

“Magdalena Sollozaba/ llorando sus culpas viejas/ y San Pedro rezongaba:/ ¡Miren que hay putas pendejas!”

San 2

“Al Papa Ruperto Doce / ni lo menciona la historia, / porque se cagó una noche / en la Silla Gestatoria”

San 4

“Se asombraron los patricios / cuando gritó Santa Petra: / ‘¡No interrumpan los suplicios, / que estoy gozando una metra!’”

San 5

“A San Roque y a su perro / los conozco desde lejos: al perro por lo sarnoso / y al santo por lo pendejo.”

San 31

“No hay santo tan español / como San Blas de Logroño / a quien botaron del cielo / cuando largó el primer coño”

 

 

 

 

 

Prodavinci 

Comentarios (2)

Miguel Mendez
6 de febrero, 2015

El dia triste, murio Zapata. Nuestro Zapata, no el Mexicano, ni su remedo Zamora, remedo inventado por Federico Brito Figueroa , cuyo modelo imaginario siguio Hugo Chavez en su locura. Copia ignorada voluntariamente por Elias Pino Iturieta, en esas mentiras autocomplacientes. La mismas de las que hablaba Octavio Paz, y de las que acostumbran periodicamente muchos “intelectuales” latinoamericanos regodearse. Esos que llaman fascismo al comunismo y a su herencia trasnochada, el chavismo, y ahoa alaban a el Podemos espagnol. Se nos fue Zapata, y recuerdo el gran autobus que pinto a todo color, deslumbrante, donde cabiamos todos los venezolanos, apretujados. Era el Museo de Arte Contemporaneo en los setenta, dirigido por la derechista Sofia Imber. Y donde Aquiles Nazoa, invitado por Sofia, le pidio, Zapata, dibujame un perro. Y se lo dibujo y pinto . Un perro callejero hermoso, de esos que pasean por San Agustin. Y se sentaron a contemplarlo, Sofia, Aquiles y el. Porque todos cabiamos en ese autobus.Ese autobus que era el pais y cuyo destino era el futuro. Recobraremos ese destino, temporalmente desviado y retenido por pequegnas alcabalas civico-miltares, estupidas, ignorantes, retrogadas.

vicente lecuna t.
19 de junio, 2017

Falta otro coautor,Paco Vera Izquierdo. AMDG

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.