- Prodavinci - http://historico.prodavinci.com -

El balance de la gestión Aveledo y las consecuencias de su renuncia, según Luis Vicente León

Hasta ayer 30 de julio de 2014, Ramón Guillermo Aveledo se desempeñó como Secretario General de la Mesa de la Unidad Democrática. Aveledo renunció a su puesto en la coalición de partidos que se oponen al gobierno central en Venezuela durante una sesión solemne del Consejo Municipal de El Hatillo, en ocasión de un acto oficial a propósito del natalicio de Simón Bolívar. La ocasión permite preguntarle a analistas como Luis Vicente León cuál sería el balance sobre la gestión de Aveledo en la MUD y las consecuencias y retos de una decisión como ésta:

ARTICULO_luis_vicente_leon_la_reunion_entre_el_ejecutivo_nacional_y_los_alcades_640

1. ¿Cuál cree que es el balance de la gestión de Ramón Guillermo Aveledo al frente de la MUD?
Lo primero que se debe aclarar es que la evaluación de la gestión de Ramón Guillermo Aveledo debe hacerse desde la perspectiva de lo que es la MUD y no desde lo que algunas personas quisieran que fuera.

La MUD es un espacio de encuentro entre partes con diferentes visiones, intereses, metodología esperadas, expectativas de tiempo y logros, que tienen, sin embargo, un objetivo común: enfrentar a un gobierno que creen inadecuado, malo, y antidemocrático.

Si entendemos que la MUD no es un partido, sino el lugar donde se reúnen para llegar a acuerdos estratégicos básicos que permitan sumar fuerzas para elementos electorales y de lucha, el balance del trabajo de Ramón Guillermo Aveledo es positivo y respetable. Serio, con mano izquierda y sin intereses personales a la hora de compartir con los líderes que forman el grupo, logró que se pusieran de acuerdo en elementos electorales básicos muy difíciles, como listas comunes para elecciones, candidatos a alcaldes y gobernadores, listas de diputados y primarias para las presidenciales. Eso fue un trabajo rudo, difícil, que tuvo muchos estímulos para no funcionar y, sin embargo, se lograron resultados que fueron mucho mejores que en el pasado, positivos para la historia electoral de la oposición y que además coronaron un evento electoral presidencial donde empataron con el gobierno en pleno velorio del líder máximo de esa revolución y contra todo el poder (y el abuso del mismo).

Aveledo es un notable, mas allá de los conflictos internos naturales de grupos políticos heterogéneos. Es un buen representante del espacio de acuerdo no natural. Mi evaluación en este sentido es positiva y creo que tiene grandes méritos que deben agradecerse. Por supuesto que se cometen errores y fallas, es normal, pero no diría que son su responsabilidad, sino parte de las necesidades propias de un proceso de negociaciones para mantener a los actores activos en ese espacio.

Quizás podría decir que hubiera sido interesante que el liderzgo de la MUD, en algún momento, hubiera sido mas apasionado políticamente y menos académico. Pero es una opinión, quizás, sesgada por mi estilo personal.

2. En este nuevo contexto, donde se deben replantear las figuras al frente de la MUD, ¿cuáles cree que son los nuevos retos para esta coalición política?
Que se produzcan cambios en la dirección de un espacio de acuerdos, luego de tanto tiempo y tras tantas elecciones, es natural. Lo extrano es que no hubiera ocurrido antes. La verdad es que es el mejor momento para que pase, dado que no hay elecciones presidenciales cerca que obliguen a bajar las expectativas y las labores individuales de los partidos y las personas.

En cualquier país del mundo, luego de unas elecciones se producen presiones de cambio, oxigenación de los liderazgos, búsqueda de espacios por parte de los actores nuevos. De manera que lo que esta pasando es positivo para el futuro de la oposición, lejos de la visión miope de quienes lo ven como una división que la castra. Ésta es la forma natural de vigorizar los esfuerzos, bajar las tensiones, liberar energía y estimular nuevas propuestas.

Atacar a Aveledo ahora es una pendejada, pero pensar que un cambio es negativo y dramático también es un error, sobre todo de quienes presumen que hay que mantener congeladas las cosas, cuando la realidad del país no lo está.

El reto ahora está en seleccionar actores notables, lejos de las pasiones de los partidos individuales y los líderes con ganas. Alguien que brinde confianza en que el espacio de charla, acuerdo, negociación y debate estará guiado con suficiente criterio para entender que el consenso que requiere la oposición es sobre las reglas de juego con las que actuarán para dirimir sus diferencias, no sobre la forma de pensar, ni de opinar ni sobre sus visiones de país.

Luego la gente será quien escogerá cuál le conviene y le gusta más de todas las opciones que se le presenten desde la oposición. Si la nueva dirigencia de la MUD lo entiende, entonces será un cambio positivo a futuro.

***

LEA TAMBIÉN

Colette Capriles sobre la renuncia de Ramón Guillermo Aveledo y los nuevos retos de la MUD
Colette_Capriles_sobre_los_eventos_del_12F_VENEZUELA_ESTUDIANTES_640