Actualidad

El caso de Silk Road: ¿la venta de drogas por internet ayuda a disminuir la violencia? #Debate

Por #Debate | 4 de junio, 2014

silk_road_640

De acuerdo con una investigación de Judith Aldridge, de la Escuela de Leyes de la Universidad de Manchester, y David Décary-Hétu, de la Escuela de Criminología de la Universidad de Montreal, el ya cerrado portal Silk Road, conocido como “el e-Bay de las drogas” donde se podía comprar armas, pornografía y documentos falsificados, era un mercado ilícito que, en la praxis, reducía la violencia derivada de estas actividades delictivas.

Silk Road, un espacio en la red con apariencia similar a la de portales de compras como amazon.com o mercadolibre.com, generaba un flujo de ventas mensual de 1.200 millones de dólares y dejó una ganancia de 92.000 dólares al mes a sus creadores, hasta que el FBI lo desmantelara a finales de 2013.

El estudio de Aldridge y Décary-Hétu sostiene que Silk Road era beneficioso en la medida en que desplazaba el mercado ilegal y la violencia al mundo virtual. De esta manera, le quitaba el monopolio a los carteles tradicionales de drogas, que como práctica esencial recurren a actos violentos para mantener el control del negocio. En el campo digital, esto resulta imposible: no se puede amenazar ni desatar un tiroteo en la red.

Los resultados del estudio cuentan con el análisis de criminólogos que hablan de las condiciones en las que se generan las transacciones ilegales en el mundo real en comparación con las del digital. Sin embargo, los críticos del estudio sostienen que Silk Road no ofrecía “drogas duras”, de las cuales se desprende gran parte de la violencia del negocio, así que desestima que fuese un mecanismo libre de violencia.

Angelina, uno de los usuarios con mayor flujo de ventas en S, y cuya identidad permanece una incógnita, aseguró en una entrevista a Mashable.com que el mercado digital de drogas seguirá andando, incluso pese al cierre de Silk Road, porque “aunque hay un mercado de personas dispuestas a entrar a barrios peligrosos para comprary vender drogas, hay un enorme mercado de personas que no están dispuestas a correr esos riesgos y prefieren comprar desde la comodidad de sus hogares”. Un estudio de Digital Citizens Alliance concuerda con el dealer Angelina y sostiene que, después de la caída de Silk Road, las demandas de drogas a través de internet han ido en aumento.

Con estos referentes, invitamos a los lectores de Prodavinci a debatir al respecto. ¿Cree usted que la venta de sustancias ilìcitas por internet puede ayudar a disminuir la violencia? ¿Cómo se relaciona este tipo de portales con las políticas públicas emprendidas por los gobiernos contra el narcotráfico? ¿Estaría usted de acuerdo con la existencia de este tipo de portales? Está abierto el #Debate.

#Debate 

Comentarios (2)

Isabel Sandoval
6 de junio, 2014

La iniciativa podría funcionar. La guerra contra el narcotráfico es una guerra perdida y cuyo tiempo ya pasó.

Es momento de pensar en alternativas para hacer viable un mercado de drogas, muy regulado, pero libre de criminales, violencia y tráfico ilegal. Imaginemos un mercado así, regulado y con altos impuestos…

Quizás no estamos preparados, pero ese de seguro es el futuro.

Juan Felipe Guerrero
6 de junio, 2014

De golpe, puede disminuir la violencia. Sin embargo, el que es adicto, puede llegar a perder control sobre su voluntad. Una vez que la forma online de conseguir lo que “necesita”, cierre o algo, recurrirá a métodos más ortodoxos en donde la violencia hace parte de la rutina del trámite.

Además, según los críticos, a través de la Silk Road no se vendían “drogas duras”, eso quiere decir que el consumidor en algún punto no tendrá suficiente con lo que puede conseguir y querrá aumentar la potencia del estupefaciente, lo que lo dirigirá irremediablemente al mercado personal.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.