Actualidad

¿Por qué voto por Santos?; por Patricia Lara Salive

Por Patricia Lara Salive | 2 de junio, 2014

Juan_manuel_santos_640

Votaré por Santos por más derecha que les parezca a los de izquierda, o por más de izquierda que les parezca a los de derecha, porque ha tenido el valor y la claridad para apostarle su capital político a esa paz que él, como ministro de Defensa y como presidente, empujó al máximo desde el punto de vista militar, y que luego condujo al terreno político, al emprender una negociación compleja y larga que le está abriendo las puertas a una nueva Colombia donde quepamos todos.

Y sería imperdonable, queridos lectores, e inconcebible desde el punto de vista estratégico, amigos Enrique Peñalosa, Clara López, Jorge Robledo, Camilo Romero, Antonio Sanguino, Jorge Iván Ospina, Claudia López, Antonio Navarro y Ángela Robledo, entre otros, que justo cuando Colombia está a punto de conseguir esa paz que terminará por fin esta guerra de 50 años, aborte ese sueño que ha llenado de esperanza a media Colombia, y que no ha sido comprendido por la otra media, porque ha faltado una explicación adecuada que desvirtúe la propaganda negra hecha por los enemigos del proceso.

Miremos, en síntesis, lo que se ha conseguido en los diálogos con las Farc:

1. En lo agrario, se acordó crear un banco de tierras, registrarlas e incorporarlas al catastro para que todas paguen impuestos; formalizar los títulos de los terrenos de los campesinos, y realizar programas ambiciosos de infraestructura y de desarrollo rural, de manera que ellos tengan salud, educación y disfruten de niveles de vida similares a los de los citadinos.

2. En lo político, las Farc se comprometieron a renunciar a la toma del poder por las armas, a respetar la Constitución y, junto con el Gobierno, a propiciar una apertura democrática que permita la participación en política de quienes hasta ahora no han tenido espacios para hacerlo, para lo cual se crearían circunscripciones de paz donde la fuerza pública les garantizaría la vida a los líderes que emergerían de ese nuevo país. En ese punto, los generales Mora y Naranjo han jugado un papel clave.

3. Y en cuanto al narcotráfico, las Farc se comprometieron a erradicar manualmente los cultivos ilícitos en sus zonas de influencia, que son las de mayor expansión de los mismos; a romper sus vínculos con el tráfico de drogas; a ayudar en el desminado del territorio, y a informar dónde se ubican las minas antipersonas en este país minado en tantas partes.

Aún falta acordar lo relacionado con víctimas y el fin del conflicto. Pero si el proceso sigue adelante, todo será más fácil porque en 19 meses “se ha encontrado un lenguaje común y se ha construido confianza para trabajar”, como comentaba una asesora de los negociadores. Y ello ha ocurrido entre dos bandos que han librado por décadas una guerra a muerte.

¿Les parecen pocos los logros obtenidos, señores de la derecha? ¿Y ustedes, amigos del centro, creen que podemos permanecer indiferentes ante la posibilidad de que nazca esa nueva Colombia? ¿Y los compañeros de la izquierda consideran que tienen derecho a convertirse en cómplices del aborto de este proceso de paz, al optar por la vía cómoda de lavarse las manos y llamar a la abstención o a votar en blanco?

¡No, señores! ¡No echemos la paz por la borda! ¡No permitamos que se rompa el proceso al dejar que llegue un presidente con propuestas inaceptables para los insurgentes! ¡No empujemos a Colombia al desangre! ¡Acabemos de abrir el camino de la reconciliación entre hermanos! ¡Confiemos!

¡Y votemos por Santos! (por más “aburrido, cachaco, antipático, politiquero, traidor, neoliberal, o feo” que parezca).

¡Salvemos la paz!

Patricia Lara Salive 

Comentarios (6)

javier monzon
2 de junio, 2014

Todo estaria muy bonito si de veras se pudiese creer en esos delincuentes, que no es primera vez que enganan a un Presidente y al Pais. Los que votan por Santos, votan por esa ilusion de la que despertaran, si se reelige, cuando tengan a las FARC agarrandolos por el cuello. La guerra es mala y nadie la desea, pero hay que acabar con los causantes de la guerra pues de lo contrario no hay paz posible; al igual que un incendio la guerra debe apagarse totalmente pues una sola chispa viva puede revivirlo. Como aceptaran sinceramente los jefes FARC, por citar un ejemplo, abandonar el narcotrafico que los esta convirtiendo en multimillonarios? Yo no creo que lo hagan.

Raoul Mendoza.
3 de junio, 2014

Javier Monzón tiene razón el presidente Andrés Pastrana llegó a despejar tres municipios del Meta y uno del Caquetá como garantía para llegar a una paz negociada y las FARC solo pensaron en ganar tiempo para fortalecerse sus fuerzas. El 20 de febrero de 2002 Pastrana informó al país que el proceso había fracasado y que la zona de distensión quedaba efectivamente cancelada, argumentando que Manuel Marulanda lo había asaltado en su buena fe. Por qué hoy se puede pensar que van a obrar de diferente manera. Existe dos puntos en que no se puede confiar en lograr el éxito tan esperado por la mayoría de los colombianos. El primero la cercanía de los hermanos Castro y por otra, como ya dijo Monzón, las inmensas fortunas que han amasado los lideres de las guerrilla en los últimos cuarenta años. Quisiera equivocarme y ojalá así sea, pero el final de este camino no lo veo aun en la distancia.

Víctor Linares
3 de junio, 2014

Derecha, Centro o Izquierda. No importa la tendencia, mientras sea el país el beneficiado. Tomemos como referencia los gobiernos de Margaret Thatcher en el Reino Uniido, Felipe González en España y Francoise Miterrand en Francia. No busquemos la perfección, con acercarnos a una buena distancia será más que suficiente.

Alberto
3 de junio, 2014

Tengan cuidado, yo escribo desde Venezuela y las farc (si, en minúscula) son comunistas, ellos no siguen las leyes, su fin es llegar al poder tal como lo hizo chavez a través de elecciones y luego enamorar a los mas pobres y llevar el país al atraso y la miseria tal como esta Venezuela hoy, busquen en youtube vídeos de chavez durante su campana electoral en 1998 y fijense que decía ser demócrata que buscaba desarrollo e inversión, y no era mas que un mentiroso que nos metió cuba en nuestra amada patria, no se dejen enganar

dharana
4 de junio, 2014

Coincido con la autora en la necesidad de alcanzar la paz en un País que ha pagado un alto costo social por una sangrienta guerra. Colombia ansia la paz y sus ciudadanos la merecen. No creo que la paz sea una alternativa que se circunscribe a la permanencia del presidente candidato como jefe del gobierno. Interpretar que la paz solo se alcanzará con Santos es evidenciar que no hay una real intención de la Farc, solo una oportunidad de ganar espacios que le estaría brindando el gobierno del Presidente Santos

Carloren
10 de junio, 2014

PAZ? Cual? la verdadera Paz no se puede negociar en un país como Cuba, donde no existe paz ni valores humanos mucho menso derechos, no creo en esa paz, es medi´tica y política, antes creía en Santos, pero ha tenido una posición blandengue con el gobierno de Venezuela y es permisivo…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.