- Prodavinci - http://historico.prodavinci.com -

¿Puede la crisis económica generar una crisis de gobernabilidad? Leonardo Vera responde

LeonardoVera_640

En una rueda de prensa reciente, el Partido Comunista de Venezuela señaló que la crisis económica del país debía atenderse de manera urgente y eficaz para evitar una situación de gobernabilidad comprometida. Ante esta posibilidad, nos permitimos consultarle al economista y profesor de la Universidad Central de Venezuela sobre el tema:

1. ¿Considera usted que la crisis económica puede generar una crisis de gobernabilidad?

A decir verdad, hay signos claros de disfuncionalidad en las instituciones del Estado, de parálisis en el proceso de toma de decisiones, de sobrecarga en las demandas ciudadanas y de creciente insatisfacción con la gestión de gobierno que parecen indicar que la crisis de gobernabilidad no es un escenario en perspectiva, sino más bien una realidad presente, visible y constatable.

Parece haber una marcada propensión entre los analistas de la realidad socio-política del país a creer que vamos enrumbados ─pero sólo enrumbados, por el momento─ hacia una crisis económica y política. La realidad es que la crisis económica del país comenzó a fraguarse a mediados del año 2012 y nos pasó por delante, y la crisis política estalló en febrero de éste año.

En ese sentido, y en retrospectiva, vale recordar que en el último trimestre del año 2012 Venezuela perdió más de 3.000 millones de dólares en reservas internacionales, sobre un nivel que ya era bajo. La crisis se manifestó con hondas repercusiones durante todo el año 2013. El año pasado todos los elementos de una crisis externa se dieron cita: nos quedamos virtualmente si reservas líquidas, el racionamiento de divisas se hizo más agudo, CADIVI asignó al sector privado 20% menos de lo asignado en 2012, el SITME fue cerrado, los retardos en las asignaciones de dólares a las empresas se acumularon como nuca habíamos visto, la tasa de cambio se devaluó de 4,3 a 6,3 y 11 bolívares por dólar, y la tasa del mercado negro, la escasez y la inflación tomaron una senda explosiva. No más hay que recordar que el segundo semestre del año 2012 el crecimiento del PIB fue de 5,3% y al cierre de 2013 de apenas 1%.

Así que ciertamente la crisis política, que es lo único que explicaría cierto cambio de conducta y el llamado al diálogo del gobierno, se ha alimentado de una crítica situación económica. Pero también hay que advertir que hay un sentimiento creciente por demandas democráticas, lo que indicaría justamente que todos los demonios se han soltado y que Venezuela se enrumba no sólo hacia la compleja búsqueda de una solución a la crisis económica, sino además hacia un proceso de redemocratización.

2. ¿Usted cree que se están tomando las medidas adecuadas para salir de la crisis? ¿Por qué?

Si hablamos de la crisis económica, la reacción gubernamental que hemos visto es preocupante. Un conjunto de medidas aisladas, tomadas a destiempo y con una gradualidad que puede ser contraproducente. Para decirlo en términos médicos y más comprensibles: una infección renal o pielonefritis debe ser tratada a tiempo y con antibióticos selectivos y no dejando al paciente a la espera, para luego darle una aspirina con dosis de una cápsula semanal.

El problema es que no hay un plan estratégico que se proponga bajar la inflación en Venezuela, reordenar el mercado de divisas, devolverle la competitividad al país, incentivar y re-impulsar al máximo la iniciativa emprendedora del sector privado, resolver los problemas estructurales e institucionales que han hecho mermar la corriente de ingresos petroleros y redefinir las tareas del Estado. Hay un conjunto de políticas que hacen estos procesos consistentes entre sí y para ello se necesita de la mejor experticia. Galenos de experiencia y calidad probada. Estas políticas son los antibióticos. Por el momento, como dije, estamos tomando aspirinas. Subir un precio aquí, para que aparezca un producto allá. Quitar unas divisas aquí, para darlas por otro lado. Es una vergüenza. El país está siendo engañado.

3. ¿Cree que el Capítulo Económico de la Conferencia de la Paz puede tener resultados positivos?

Estas conversaciones podrían contribuir a consolidar un gran pacto nacional público-privado para re-encausar la producción, el empleo, la diversificación productiva, la competitividad y con una mirara más a largo plazo, el posicionamiento externo de nuestros bienes y servicios en otras economías. No creo que esa sea la visión que está detrás de estas reuniones. Por lo que he visto, ahí las empresas privadas van a pedir dólares y acciones que permitan sincerar los precios para no morir de mengua. Y el Gobierno hace su parte, fingiendo preocupación y buena voluntad, mientras imagina cómo hacer algo que nunca tuvo en sus escenarios y que lo saque del atolladero.

***

LEA TAMBIÉN:
Asdrúbal Oliveros responde: ¿Puede la crisis económica generar una crisis de gobernabilidad?