Actualidad

¿Debe prohibirse el uso de cigarrillos electrónicos en los espacios públicos? #Debate

Por #Debate | 14 de enero, 2014

DEBATE_cigarrillos_electrónicos_09012014_640aaa

Los cigarrillos electrónicos han sido constante tema de discusión desde su salida al mercado internacional en el 2006. Aunque hay distintas versiones de cigarrillos electrónicos con distintas presentaciones, básicamente todas consisten de un atomizador, una batería y una solución líquida compuesta de propilenglicol, glicerina vegetal, sabores mixtos, y, opcionalmente, una concentración variable de nicotina que se ofrece en medidas desde 0 hasta 35 mg. Estos pequeños dispositivos no generan humo, sino vapor, y al momento de su salida a manos de la compañía china Ruyan, estos pequeños dispositivos fueron comercializados como un coadyuvante para dejar de fumar. Sin embargo, en los últimos años los cigarrillos electrónicos han conquistado otro status entre los consumidores, popularizándose cada vez más como una afición.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud publicó un comunicado en el que alerta a los consumidores que la afirmación de seguridad bajo la que se promocionan los cigarrillos electrónicos por encima del cigarro convencional no ha sido científicamente demostrada, mencionando que no se ha comprobado los efectos de algunos de sus componentes en el organismo. También se mencionan los riesgos de que las cápsulas de líquido que contienen nicotina pueden iniciar adicción en no fumadores, y por lo tanto deberían ser comercializadas de la misma manera que otros productos similares, como los parches de nicotina.

Durante el mes de diciembre de 2013, en una de sus últimas actuaciones como alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg firmó la ley propuesta por el concejo municipal que prohíbe el uso de cigarrillos electrónicos en los interiores de los espacios públicos, dándole a estos el mismo estatus legal que los cigarrillos de tabaco convencionales. Esto se traduce en que los cigarrillos electrónicos no podrán ser utilizados en establecimientos de comida, bares, parques ni cualquier otro lugar donde esté prohibido fumar.

Argumentos en contra. El concejo aprobó la propuesta con una clara mayoría de 48 votos a favor y sólo 8 en contra. Las razones que llevaron a la condenación masiva de los cigarrillos electrónicos se basa en dos motivos principales: primero, el vacío legal sobre el uso de cigarrillos electrónicos se prestaba a confusión en lugares como los restaurantes en los cuales los mesoneros pedían a los comensales que estaban utilizándolos que los apagaran para evitar problemas con las autoridades. Segundo, debido a la similitud aparente que tiene el cigarrillo electrónico con el cigarrillo convencional, el concejo consideró que podría ser peligroso que los niños que no pudieran diferenciar uno del otro consideraran que fumar está socialmente aceptado.

Aunque el comisionado de salud de la ciudad de Nueva York, Thomas Farley, reconoció que hace falta investigar más sobre el impacto de los cigarrillos electrónicos, “esperar para actuar podría arriesgar todo lo que han conseguido tras años de trabajo”.

Argumentos a favor. Por otra parte, Richard Carmonsa, médico cirujano y miembro de la directiva de NJoy (la fabricante de cigarrillos electrónicos más grande), escribió una carta al concejo municipal en la que dice estar terriblemente preocupado por lo que considera una decisión que no tiene soporte científico y cree que podría significar “un gran retroceso en la lucha para vencer el uso del tabaco”.

Craig Weiss, presidente de NJoy, declaró que la medida termina siendo perjudicial al poner los mismos inconvenientes al usuario de cigarrillos electrónicos que al fumador, y que terminará causando que “la gente siga fumando Marlboros”.

Otros representantes de las “tabacaleras electrónicas” critican la decisión de las autoridades de la ciudad e insisten en la necesidad de traer a la discusión argumentos científicos antes de tomar una decisión. Miguel Martin, presidente de la fabricante Logic, dice que las compañías quieren ser responsables, pero que la decisión tomada por el ayuntamiento le hace perjuicio a la ciudadanía.

De esta manera, el cigarrillo electrónico también queda prohibido en los espacios públicos de la ciudad de Nueva York al ser clasificado legalmente de la misma manera que el tabaco. Sin embargo, hay que agregar que entre ellos existen grandes diferencias. El cigarrillo electrónico consiste de una resistencia que calienta una solución líquida aromatizada. En su composición no está presente el alquitrán, uno de los principales cancerígenos del cigarrillo. Sin embargo, hay cápsulas de líquido que contienen nicotina con la intención de que un fumador baje progresivamente los niveles de nicotina. Y también es necesario decir que la sola presencia de un componente adictivo como la nicotina podría atraer a nuevos fumadores.

¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Considera que los cigarrillos electrónicos son una opción para dejar de fumar? ¿Deben ser considerados legalmente de la misma manera que cigarrillos convencionales?

*******

Lea también ¿Deben legalizarse la producción y el consumo de la marihuana en Venezuela? #Debate

#Debate 

Comentarios (3)

Gustavo Quintini
15 de enero, 2014

Estoy de acuerdo con la prohibición y/o regulación de estos artefactos, ya que representan una forma de burlar la intención de las campañas antitabaco. El que contengan una sustancia altamente aditiva como es la nicotina es una razón para que la usen los que se hicieron adictos con el tabaco, ya que la ausencia de alquitranes, el ingrediente cancerígeno del tabaco, vendría a ser otro incentivo para mantener la adicción sin aparentemente los peligros del cigarrillo convencional. Este artefacto lo que ha sido es una oportunidad para que sus promotores y fabricantes obtengan buenas ganancias, sin que todavía se haya investigado en profundidad su inocuidad. Hay que recordar las décadas que fueron necesarias para demostrar y convencer a la población -y a las compañías tabacaleras- que el tabaco era (¿todavía es?) la principal causa prevenible de muerte en el mundo.

Jose
16 de enero, 2014

Tengo 66 anos. Fumo desde los 15 un promedio de dos cajetillas diarias. Tengo mas de medio siglo fumando. He procurado dejarlo muchas veces usando todos los metodos conocidos, incluyendo acopuntura e hipnosis. Presion de mi familia, hijos y nietos… y nunca lo logre.

Ya mi cuerpo no podia soportar mi mal habito y yo no lograba dejarlo. Mis hijos me regalaron un cigarrillo electronico hace diez meses y desde entonces no he vuelto a fumar cigarrillos convencionales. Me siento mucho mejor, he disminuido progresivamente la dosis de nicotina. Creo que esta opcion me deparara una vejez menos corta y de mejor calidad.

Carlos Becerra
20 de enero, 2014

Amigos, los únicos beneficiados son las compañías tabacaleras, si a un adicto a la nicotina cambia al electrónico es porque quiere seguir fumando pero con menor Impacto, el electrónico definitivamente tiene menos componentes dañinos para el organismo y si bien es cierto que dicen no haber comprobado sus efectos, al ponerlos al mismo nivel quien gana es la Tabacalera. Vean el bosque, no los arbustos

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.