Cultura

¿Sabes por qué celebramos la Navidad en diciembre?

Por Prodavinci | 21 de diciembre, 2013

La celebración de la Navidad es una de las más populares del mundo. A pesar de que su celebración se circunscribe al nacimiento de Cristo, y eso es lo que la mayoría de los países del mundo celebran, la celebración de la Navidad como la conocemos se introduce desde la expansión del cristianismo coincidiendo con un efeméride mucho más antiguo y celebrada, al menos en el hemisferio norte del planeta: el solsticio de invierno.

En los distintos calendarios de la antigüedad, entre el 20 y el 23 de diciembre de nuestro calendario gregoriano se celebraba el momento en el que el sol alcanzaba su punto de elevación más bajo con respecto a la tierra. Esto se ve reflejado como la noche más larga del año en el Polo Norte y, por consiguiente, el día más largo en el Polo Sur. Esto provocaba el efecto de ver el sol a un punto muy bajo en el horizonte, siendo más evidente en las latitudes más altas del planeta.

Es evidente que la Navidad y el solsticio de invierno no son la misma celebración. Sin embargo, comparten el mismo espíritu de festividad que permitió la popularización universal de una fiesta que corresponde a una sola religión. Incluso, se puede encontrar en la celebración cristiana vestigios de las celebraciones antiguas que pasaron a ser paganas con el cristianismo. Veamos algunas de ellas.

ARTICULO_solsticio_de_invierno_21122013_640a

El solsticio de invierno para los celtas. Siendo uno de los pueblos más extendidos de la antigüedad, tuvo diferentes celebraciones a lo largo del tiempo y las localidades que habitó. Sus construcciones más antiguas, como el Stonehenge y el montículo funerario de Newgrange, están orientadas astronómicamente para reaccionar a la posición del sol durante el solsticio. En la península de Cornualles, en el Reino Unido, se celebraba el Día del Mummer o Día Oscuro, en el cual la gente bailaba y se oscurecía la cara con pintura o usando máscaras. En Irlanda y la Isla de Man se celebraba el Día de Wren, en el que multitudes de personas se disfrazaban de ropas multicolores y tomaban los caminos tocando música y pidiendo dinero o comida. Esta tradición incluía la caza del wren, o del reyezuelo o falso rey, que consistía en la perseguir al rey falso, capturarlo y atarlo a una viga. Esta fiesta tiene su símil en Galicia, España, bajo el nombre de La Cacería del Rey Carlos.

*

ARTICULO_solsticio_de_invierno_21122013_640b

El solsticio de invierno en la Grecia helenística. El ritual griego que correspondía a estas fechas es el mismo retratado por Eurípides en su obra Las Bacantes. El ritual, exclusivamente femenino, se realizaba a las afueras de los poblados, donde un grupo de mujeres llamadas bacantes tomaban a un ternero o una cabra, que era alimentada y luego despedazada. Esto representaba la muerte de Dionisio causada por la furia de Hera, quien arrojó un rayo que quemó a su madre cuando lo llevaba en su vientre. En seguida se ofrendaba un bebé al dios, cosa que representaba la supervivencia o resurrección de Dionisio cuando su padre, Zeus, lo halló entre las llamas y se lo cosió en el muslo para que terminara de formarse. Varios autores han hecho la semblanza entre los elementos del rito cristiano y los rituales dionisíacos. Como por ejemplo, la presencia del vino, que para los griegos era una metáfora de la “vida eterna”.

*

ARTICULO_solsticio_de_invierno_21122013_640c

El solsticio de invierno en el Imperio Romano. En el año 274 d. C., el emperador Aureliano oficializó el culto al invencible dios sol (Sol Invictus) dándole la misma dignidad que tenían los ritos romanos tradicionales. El 25 de diciembre, después del “estancamiento solar” del solsticio de invierno, se celebraba el renacimiento del sol pues volvía a brillar con todo su esplendor. Se debate la posibilidad de que la celebración del nacimiento de Cristo haya sido acordada en esta fecha por los primeros cristianos, e incluso que llegaron a celebrarse como una misma cosa.

*

ARTICULO_solsticio_de_invierno_21122013_640d

El solsticio de invierno según los pueblos germanos. Las festividades de Yule agrupaban una serie de eventos relacionados con la llegada del invierno en las culturas nórdicas y germanas. Entre ellas se encontraban el Modranicht, noche en la que se predecían los acontecimientos que tendrían lugar el año siguiente o el Hold Nickar (que se traduce como “incitador de la batalla”), en el que Odín, representado como un hombre de barba blanca, cruzaba los cielos y causaba tempestades. En todo caso, la fiesta de Yule era un periodo de doce días en los que las familias se reunían, se recordaba a los ancestros, se preparaban banquetes con esplendor y observaba la hospitalidad con los forasteros.

Prodavinci 

Comentarios (4)

Román Romano
21 de diciembre, 2013

Según he leído al parecer en la antigua Roma se celebraba, como bien se indica en el articulo,las fiestas del Sol Invictus pero éstas conservaban como parte de ellas las Fiestas Dionisíacas las cuales fueron al pareces prohibidas por el papa Anastasio I. aunque ya el Cenado Romano había hecho lo propio durante la República. A pesar de todo las Fiestas al Deus Sol Invictus se mantenían y se celebraban el 25 de diciembre como día en que el Sol en su máxima declinación norte comenzaba a renacer hacia la latitud norte. Este renacimiento era considerado como la victoria del dios Sol y no había forma y manera de terminar con esta fiesta pagana, que era la religión oficial de Imperio, como había sido, por ejemplo de la fiesta de las candelas o candelarias. Así el 25 de Diciembre se tomó como día en que habría nacido Jesús y es decretado como tal en el año 354 AD por el papa Liberio en base un pedido hecho por el papa Julio I en el año 350 AD. Los romanos celebraban el 25 de diciembre la fiesta del “Natalis Solis Invicti” o “Nacimiento del Sol invicto”, asociada al nacimiento de Apolo. El 25 de diciembre fue considerado como día del solsticio de invierno, y que los romanos llamaron bruma; cuando Julio César introdujo su calendario en el año 45 a. C., el 25 de diciembre debió ubicarse entre el 21 y 22 de diciembre de nuestro Calendario Gregoriano. De esta fiesta, se tomó la idea del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesucristo. Otro festival romano llamado Saturnalia, en honor a Saturno, duraba cerca de siete días e incluía el solsticio de invierno. Por esta celebración los romanos posponían todos los negocios y guerras, había intercambio de regalos, y liberaban temporalmente a sus esclavos. Tales tradiciones se asemejan a las actuales tradiciones de Navidad y se utilizaron para establecer un acoplamiento entre los dos días de fiesta.

Alfer Avila
23 de diciembre, 2013

También se el comportamiénto bárbaro de los romanos en ésas épocas de diciémbre. Otras modalidades del cristianismo condenaban la celebración de la navidad precisamente por el comportamiento bizarro de los fervientes del sistema del papado… Los representantes del pilmigraje que se asentaron en la región de lo que hoy se conoce como el estado de Massachusetts, condenaban con cárcel a aquellos que celebraban la navidad…

Román Romano
23 de diciembre, 2013

Alfer. Eso es cierto hasta tal grado que las fiestas de la Natividad para mediado del siglo XIX había casi desaparecido en los Estados Unidos de Norte América y solo renació con el cuento de Charles Dickens “Cuento de Navidad” (A Chistmas Carol) que le fue solicitado por el presidente John Tyler y fuera publicado bajo entregas en 1843.

Antonio García
25 de diciembre, 2013

Ósea el catolicismo se aprovechó, se apropió, de la fecha.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.