Actualidad

Margarita López Maya sobre la reunión entre el Ejecutivo Nacional y los alcaldes

Por Prodavinci | 20 de diciembre, 2013

MLM_640

¿Cómo entra dentro de las dinámicas políticas nacionales el encuentro sostenido ayer entre el Ejecutivo Nacional y los alcaldes? ¿Qué suma? ¿Qué resta?

Voy primero al contexto. En mi artículo en Últimas Noticias del pasado martes 17, a propósito de los resultados electorales del 8-D, escribí que el país reiteró una vez más su polarización en términos bastante parejos. El gobierno y aliados con cerca de la mitad del electorado, la MUD e “independientes” la otra mitad. Afirmé que, dada la extrema intimidación, el ventajismo y el clientelismo que practicó el gobierno, que medio país siguiera resistiendo al modelo oficialista o al estilo de gestión del mismo hacía poco viable ese modelo a mediano plazo. También interpreté los resultados como una especie de estancamiento o techo a la que habrían llegado ambos polos.

Siendo esto así, el gobierno está frente a dos opciones. La primera es seguir imponiendo su modelo estatista como hasta ahora, con más autoritarismo y militarismo, dada la ausencia del líder carismático y los problemas económicos que tenemos, que obligarán a tomar medidas impopulares en los próximos meses. La otra es intentar echar puentes con sectores de oposición, con la esperanza de hacer el país más gobernable y eventualmente ganar nuevos adeptos. Como conclusión, disculpen la cita, afirmé: “En los próximos meses está planteado la reinvención de ambos polos políticos para adaptarse a las condiciones difíciles venideras, para superar el techo que ambos parecen haber alcanzado. Quién sepa navegar aguas turbulentas con discursos menos polarizados y liderazgos más representativos de nuestra diversidad social e ideológica tendrá ventaja.”

Creo que mi lectura de los resultados tiene coincidencias con el oficialismo y han decidido cambiar tácticas, a ver si es posible mejorar la gobernabilidad y superar el techo alcanzado. Pienso que ha jugado un rol importante el hecho de que candidatos de la MUD ganaron ciudades emblemáticas. Lo de Ledezma, una verdadera hazaña, destacando que en el Municipio Libertador el alcalde Rodríguez apenas creció 27.000 votos con relación a 2008, pese a tanto amor y repartidera de prebendas. Fue impactante que ganaran Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal, Porlamar, Barinas, Maturín, Valera, Puerto Ayacucho. Esto lo digo porque creo que el oficialismo –o sectores de él– comienzan a comprender que de seguir en la senda que llevan sólo continuarán estancados o debilitándose. Aunque en posesión del ingreso fiscal petrolero, no sé cuántos bienes más podrán seguir regalando en cada coyuntura electoral. En todo caso, ahora faltan dos años antes de las parlamentarias y pueden ensayar un cambio de juego político, que cuando lo consideren desventajoso para su caudal electoral –digamos en 2015– siempre queda la posibilidad de revertirlo.

El encuentro del Presidente con los alcaldes opositores lo veo en ese contexto: el gobierno juega una pieza en el tablero que asoma un cambio de estrategia. El Presidente cambia de discurso y va de una posición de intolerancia e intransigencia a otra de apertura y comprensión. Esto sin rubor. Los alcaldes y gobernadores de oposición llegaron aprendidos y preparados, aprovecharon la oportunidad para hacer públicos sus principales demandas, nadie se fue de bruces. Hasta allí todo bien. Ambos juegan con cautela porque ambos tienen necesidad de esa despolarización, pero tienen que hacerlo sin enajenar sus bases “duras”, aquellas que sólo quieren radicalismos y una caída del tablero. Adicionalmente, después de catorce años de sectarismo chavista nadie puede pensar que ahora están convencidos de lo contrario y se pasaron a un talante democrático.

¿Qué suma? A los venezolanos suma la posibilidad de retornar a un país más vivible, menos estresado en el día a día. Si las autoridades nacionales están dispuestas a dejar gobernar en sus territorios a las autoridades de oposición legal y legítimamente electas, se abre la posibilidad de que comiencen a coordinarse y solucionarse problemas de la vida cotidiana y regresemos a las dinámicas y temporalidades de la vida republica y civil. Pero es un camino lento lleno de escollos. Lo importante es que si el Ejecutivo Nacional reconoce y deja trabajar a los alcaldes de oposición de acuerdo a sus atribuciones y recursos constitucionalmente establecidos, volvemos a ver vida democrática en los espacios territoriales primarios de nuestra sociedad. Con ello el oficialismo ganaría legitimidad y la oposición la posibilidad de fortalecerse si demostrase que puede gobernar mejor que el gobierno.

Adicionalmente, pudiera disminuir las condiciones de la intolerancia sociopolítica y desobediencia ante la ley, que han permeado nuestra vida social haciéndonos una sociedad llena de individualismos egoístas, desconfiados los unos de los otros, violentos, sometidos a inventar permanentes estrategias de sobrevivencia en nuestras relaciones laborales, familiares, de amistad y con los entes públicos.

¿Qué resta? El ofrecimiento de apertura pudiera ser una farsa. No sería la primera vez que el gobierno hace gestos de que va a abrirse a la Política con mayúsculas, y luego se retrae y vuelve a su talante autoritario, cerrado al reconocimiento del otro, al aniquilamiento de toda disidencia política. De esto ocurrir, volverá a defraudar a muchos venezolanos y tocará seguir luchando por mantener abiertos los espacios democráticos alcanzados, resistiendo las tendencias autoritarias e inconstitucionales del oficialismo y demandando con formas creativas, organizadas y dentro de la Constitución la vuelta al pluralismo y a la descentralización contemplado por la Carta Magna, como parte de la Democracia Participativa y Protagónica.

2. ¿Cuál debería ser el próximo paso dentro de estos acercamientos entre las instancias nacionales y las autoridades municipales recién electas?

El gobierno de Maduro tiene aún que tomar algunas iniciativas que hagan ver que no fue sólo un discurso para la prensa internacional, los aliados latinoamericanos, mundiales o Telesur, donde se distorsiona la realidad interna venezolana con un aparato propagandístico bien aceitado de petrodólares. Si retirase los inconstitucionales “protectorados” y ministerios que con presupuestos paralelos están destinados a erosionar la legitimidad de autoridades electas, enviaría un mensaje claro. Podría seguirse reuniendo con los alcaldes de oposición, pero junto a los oficialistas e independientes, en señal de que no hay discriminación entre unos y otros, recuperándose la institucionalidad y desechando los discursos diferenciados para unos y otros. Lo podría hacer, por ejemplo, por entidades federales o regiones. Podría devolver instituciones que corresponden y fueron sustraídas a alcaldías donde la oposición fue autoridad en el período anterior. Y podría dejar de jugar a restar o demorar los recursos que constitucionalmente le corresponden a los municipios que han decidido por alcaldes y concejos municipales con mayorías adversas al PSUV.

Los alcaldes tienen todas las de ganar si continúan receptivos a las iniciativas del Ejecutivo Nacional de abrir espacios para coordinar acciones conjuntas en pro de sus comunidades municipales. Como norte tienen sus programas ofertados tras la participación ciudadana en asambleas de muchas comunidades y parroquias; seguir oyendo a los vecinos y comunidades organizadas en consejos, comunas y otras organizaciones sociales. Sobre todo encontrar respuestas creativas, eficientes y de calidad a las necesidades de los venezolanos que viven en sus territorios y que los eligieron para hacer gestión local participativa y protagónica, dentro de lo que expresa la Constitución. Y esto es válido para todos los alcaldes recién electos.

***

LEA TAMBIÉN: Luis Vicente León sobre la reunión entre el Ejecutivo Nacional y los alcades

LEA TAMBIÉN: Edgard Gutiérrez sobre la reunión entre el Ejecutivo Nacional y los alcades

LEA TAMBIÉN: Alonso Moleiro sobre la reunión entre el Ejecutivo Nacional y los alcaldes

 

 

 

 

Prodavinci 

Comentarios (3)

Ernesto Pacheco
20 de diciembre, 2013

En realidad pienso que una inmensa mayoria de la clase política aprueba y ve como positivo ese Encuentro con Maduro, auspiciado por El Mismo. Por 1ª vez veo que la gente vuelve a sentir simpatía por un civil que ejerce la presidencia de la Republica despues de Carlos Andres Pérez (+). Maduro no solo se legitimo el Domingo aquel, sino que ahora seduce y encanta a sus enemigos. Ahora veremos si el Emperador logrará llevar a los Cristianos al Circo Romano para complacer a la Plebe.

Aladar Temeshy
20 de diciembre, 2013

El momento requiere de reconocer la realidad negada por mucho tiempo: No somos mayoria, El chavizmo terminó su ciclo generacional igual a Capriles. Tablero limpio, sin impulsos, razonamientos pulcros. Al entender y hacer entender que hay un enfoque nuevo, claro, que el madurismo civil tiene y tendrá su marca personal dentro de los conceptos de la dignidad nacional. Sin este entendimiento no hay convenio alguno. Ledezma tiene suficiente edad politica de enfrentarse con el problema.

KBULLA
23 de diciembre, 2013

No estamos obnubilando con la forma y estamos dejando a un lado el fondo. Más que a las palabras, hay que prestar atención a los hechos.

La realidad es, que los alcaldes de las principales ciudades acudieron a un acto en donde previamente habían sido descalificados con la creación de gobiernos superiores, y con una denominación que señala a estos alcaldes como gente dañina, pues sus recién creados entes superiores, son denominados “protectores del pueblo”.

La MUD sigue jugando a una pasividad y una permisividad que aterra. Vienen tiempos difíciles y no veo en el horizonte a una figura con el verbo necesario para motivar y crear conciencia en una Venezuela huérfana de un líder político.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.