Actualidad

Las hondas razones de Honduras, por Fernando Mires

Por Fernando Mires | 28 de noviembre, 2013

ARTICULO_las_hondas_razones_de_honduras_28112013_640

Ya no es como antes. Antes podía pasar cualquier cosa en Honduras y a nadie le importaba. Podía ser elegido un candidato del Partido Nacional o del Partido Liberal y a nadie le importaba. Podía haber un golpe de Estado y a nadie le importaba.

Las cosas comenzaron a cambiar el 28 de Junio de 2009 cuando un grupo de militares sacó al latifundista Manuel Zelaya Rosales de su apacible lecho para introducirlo en un avión. Entonces el nombre de ese país apareció en los titulares de todos los diarios del mundo. Como si en Honduras hubiera tenido lugar un golpe de Estado por primera vez en su historia. Un golpe de Estado que, además, no fue ni tan golpe ni tan de Estado.

Por una parte, los militares del 2009 no actuaron por su cuenta sino por encargo del Parlamento y del Poder Judicial. Por otra, el realizado fue un golpe de gobierno más que de Estado. El lugar de Zelaya lo ocupó no un militar sino un civil, el liberal Roberto Micheletti. ¿Por qué causó entonces tanto revuelo el golpe de 2011 a diferencias de otros que habían tenido lugar en el país centroamericano? Las razones son hoy evidentes.

Manuel Zelaya (MEL) era una pieza en el tablero de una estrategia internacional fraguada por Chávez y los Castro. De acuerdo a esa estrategia, La Habana y Cuba constituían un eje en torno al cual se agrupaban otros gobiernos “revolucionarios”, vale decir, autoritarios, militaristas, populistas y caudillistas. El ALBA estaba destinada a fungir, según los delirios de Chávez, como la Internacional del socialismo del Siglo XXl.

La incorporación de MEL al ALBA parecía confirmar el avance de la imaginaria revolución continental. De ahí que la destitución de Zelaya fue percibida por Chávez y los Castro como una batalla perdida en el marco de una gran guerra política internacional.

¿Cómo olvidarnos de Nicolás Maduro cuando en 2009 viajó a Nicaragua con el propósito de traspasar el límite con Honduras junto a MEL a fin de que todo el pueblo hondureño se levantara en nombre del presidente depuesto? Algo que, por cierto, no ocurrió. Todo lo contrario: Micheletti cumplió un breve periodo de transición y las elecciones de 2009 fueron ganadas con comodidad por el conservador Porfirio Lobo. Honduras parecía volver a su lúgubre normalidad.

A pesar de todo, las elecciones de Noviembre de 2013 fueron vistas por diversos opinólgos como un “test”. De acuerdo a ese “test” si ganaba Xiomara, significaba que el proyecto continental castro-chavista todavía era válido. Si perdía, significaba que ese proyecto había comenzado a languidecer definitivamente.

Escribo “definitivamente” con intención. Porque antes de las elecciones de 2013 en Honduras, ya había síntomas del declive del proyecto castro-chavista a nivel continental. En términos más rigurosos, ese declive comenzó en las elecciones peruanas de 2011 que dieron como vencedor a Ollanta Humala.

Mientras que en las elecciones de 2006 Humala fue presentado como “el Chávez peruano”, en las de 2011 hizo todo lo posible para distanciarse del finado venezolano. Humala, político al fin, había entendido que la marca Chávez ya no era rentable. En cierto modo lo mismo hizo MEL quien, gracias a su instinto de poder, entendió que unir la candidatura de Xiomara con el nombre de Maduro -sobre todo ahora, cuando Venezuela está sumida en una catástrofe- habría sido una locura sin nombre.

No obstante, habiendo perdido las elecciones (Conservadores 34,08%. LIBRE 28,9%) MEL intentó emular no a Maduro sino -¡qué ironía!- a Henrique Capriles, anunciando a los cuatro vientos un fraude electoral. Algo absolutamente imposible pues se puede cantar fraude a partir de una diferencia mínima, como ocurrió el 14A en Venezuela, pero no de una de 5 a 6%, como en Honduras. Por lo mismo, hay razones para pensar que el plan de MEL era otro, a saber: que las naciones del ALBA levantaran una protesta a través de la OEA, CELAC (¿existe todavía?) y MERCOSUR a fin de aislar internacionalmente al conservador Juan Orlando Hernández (JOL).

El inefable Maduro aceptó el juego anunciando que el triunfo de JOL había sido producto de una conspiración de EE UU (¿no tendrá otra idea en su cabeza?) Vano intento. El vecino de MEL, Daniel Ortega -de quien se dice que no tiene principios, pero sí, fines- fue uno de los primeros gobernantes del mundo en reconocer el triunfo de JOL. Los otros socios del ALBA miraron hacia otro lado, como si hubieran sentido vergüenza. Como si Honduras nunca hubiera existido.

Pero en política nada está escrito. Si bien Xiomara no triunfó, el zelayismo ya es la segunda fuerza política del país. Puede ser, por lo tanto, que alguna vez alcance el gobierno. Pero si así ocurre, lo hará solo en el marco de una lucha nacional, sin grandes incidencias internacionales.

El chavismo en su forma nacional (madurista) comienza a declinar en Venezuela. El chavismo internacional terminó, al parecer para siempre, en Honduras.

Hay, además, otro par de buenas noticias. El bi-partidismo decimonónico de la Honduras rural (un duopolio político) ha llegado a su fin. Gracias al LIBRE de MEL, pero también al nuevo partido PAC de Salvador Nasralla (un nada despreciable 15,86%) ha surgido un espacio donde pueden ser ensayadas diversas alianzas. Si los liberales (20,49%) se recuperan en la oposición, nadie puede saberlo todavía.

Destacable fue el hecho de que las elecciones tuvieron lugar en un ambiente relativamente pacífico. También fue saldo positivo la exigua abstención electoral. Mucho menos que la de países que se consideran políticamente desarrollados, como Chile.

En fin, poco a poco, paso a paso, con sus terribles problemas sociales a cuesta, Honduras está atravesando el umbral que separa a las naciones pre-políticas (para no decir bárbaras) de las políticas (para no decir civilizadas). En buena hora.

Fernando Mires 

Comentarios (3)

edgar villasana r
28 de noviembre, 2013

Quizás el hecho de que muchos centroamericanos ya han abierto los ojos al enterarse de la situación en Venezuela, haya permitido esa reacción hondureña. Propicio sea el momento para que a través de las redes sociales se impulsen aún más los principios democráticos que permitan acabar de una vez por todas con los gobiernos populistas mal llamados socialismo del siglo XXI.

juan
28 de noviembre, 2013

No deja de ser extraño que EEUU apoye al gobierno electo, el juéz Garzón a MEL y los estudiantes hondureños pidan el reconteo de votos. Algo huele mal en honduras y probablemente sean bananas podridas como en el resto de nuestra america latina completa

José Miguel Roig
29 de noviembre, 2013

A Garzón siempre le ha fascinado llamar la atención. Estoy seguro que si hubiera ganado las elecciones Xiomara de Zelaya, Garzón hubiera declarado fraude en defensa de Juan Orlando Hernández.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.