Economía y negocios

El retorno del capitalismo luego de la crisis financiera, por Gary Becker

Por Gary Becker | 21 de septiembre, 2013

Karl Marx vio el fin del capitalismo en cada depresión económica del siglo diecinueve, debido a sus “contradicciones internas”, que conducirían a la era del socialismo y el comunismo. Tristemente para Marx, la realidad lo contradijo, pues luego de finalizadas cada una de estas depresiones, el capitalismo resurgía más fuerte.

Algo similar ha ocurrido con las últimas crisis financieras mundiales. La crisis asiática inspiró el libro “La Crisis del Capitalismo Global” (The Crisis of Global Capitalism) cuyo autor es el eminente hombre de finanzas George Soros, aunque eventualmente se retractó de su pronóstico que decía que aquella sería la gran crisis del capitalismo. El colapso de Lehman Brothers,  la crisis financiera resultante, y la Gran Recesión han creado un fuerte mercado para los profetas del colapso del capitalismo. El periódico inglés The Guardian, escribió un artículo llamado “No es la Muerte del Capitalismo, sino el nacimiento de un nuevo orden. El modelo del libre mercado ha sido desprestigiado y ahora sus campeones están en pánico ante lo que pueda surgir en su lugar”.

En el 2009, el Financial Times comisionó una serie de artículos con muchos puntos de vista, la mayoría pesimistas, sobre el futuro del capitalismo ante el inicio de la crisis financiera. Kevin Murphy y yo escribimos los artículos más optimistas de la serie, demasiado optimista para sus críticos, con el título “No dejen que ‘la cura’ destruya el capitalismo” (“Don’t let the ‘cure’ destroy capitalism”) Dijimos, entre otras cosas, “…diseñar reformas que ayuden a disminuir la probabilidad de severas contracciones en el futuro, los logros del capitalismo deberían ser reconocidos. Por consiguiente, los gobiernos no deberían obstaculizar a los mercados de tal manera que puedan ofrecer un crecimiento rápido a las economías pobres de África, Asia y de cualquier lugar haya tenido poca participación en la economía global”. Y “La Gran Depresión indujo una retirada masiva del capitalismo y una migración masiva al socialismo y comunismo que continuó hasta los 60. También fomentó la idea de que el futuro se encontraba en una economía administrada por el estado, no en el libre mercado. El resultado fue un desarrollo generalmente lento en el mundo no desarrollado, incluyendo China, los países del bloque soviético, India y África “.

Haciendo un balance de lo sucedido ahora que la crisis ha terminado y la recuperación está en camino, se ha hecho claro, tras una considerable incertidumbre, que el capitalismo ha ganado, y que aquellos que urgen cambios radicales en el mundo han sido derrotados. Sin duda, las regulaciones bancarias se han incrementado por medio de mayores requerimientos de capital, escrutinio de prácticas de pago, y en otras formas expuestas en la ley Dodd-Frank y otras leyes en Europa y en otros sitios. Pero los mayores bancos de inversión como Goldman Sachs, J.P. Morgan, y otros todavía son grandes, lucrativos, y muy activos, y compañías casi gubernamentales como Fannie Mae y Freddie Mac podrían verse obligadas a reducir sus extensas e imprudentes actividades.

Fuera de los sectores financieros de Estados Unidos y Europa, el capitalismo es más prominente que nunca. Muchos países están reduciendo la escala de las empresas estatales y se expande el alcance del sector privado. Por primera vez en 70 años, México ha abierto el sector energético a la participación de compañías privadas. Los nuevos líderes de China han expresado su insatisfacción con el desempeño de las empresas estatales y han hecho un llamado para una mayor participación de la empresa privada en muchos sectores, incluyendo el mercado financiero.

El gobierno de la antiguamente socialista y muy pobre nación de Ruanda ha animado a las compañías privadas en la limitada y aislada del mar economía de Ruanda. India está tratando de reducir sus numerosas regulaciones de su mercado laboral y otros ámbitos para alentar la participación extranjera y que sus propias empresas privadas expandan sus actividades. Al otro lado de la balanza, naciones como Venezuela, que han llevado a cabo una guerra contra el sector privado, han visto un aumento en la pobreza y el estancamiento de su economía.

La razón detrás de estas actividades pro-capitalistas es que más y más países se han dado cuenta de que, a pesar de sus muchas fallas, el capitalismo es el único sistema ideado hasta ahora que lleva a las masas una esperanza de levantarse de la pobreza y crear una robusta clase media. La mayoría de la gente se da cuenta de esto y han prevenido a los líderes políticos utilizar la reacción contra el capitalismo, que ha venido con la crisis financiera, para transformar radicalmente un sistema que ha traído mucha riqueza y salud a los pueblos del mundo.

***

Traducción: Rodrigo Marcano. Texto en inglés aquí.

***

LEA TAMBIÉN: ¿El capitalismo ha resucitado/sobrevivido?, por Richard Posner

Gary Becker  es Premio Nobel de economía

Comentarios (3)

Hernani
21 de septiembre, 2013

Lo que a la vista está. No lo perciben por interés, aquellos a quienes no les importa aceptar lo inevitable.

jose luis mujica
22 de septiembre, 2013

Karl Marx tenía razón

Karl Marx pudo haberse equivocado con el comunismo pero, en lo que se refiere al capitalismo, mucho de lo que dijo resultó ser correcto, como señala el filósofo John Gray, quien escribió este artículo para la BBC.

Fuente: BBC Mundo

Texto completo: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/09/110906_marx_capitalismo.shtml

Autor: John Gray, filósofo.

Luis Fraga Lo Curto
23 de septiembre, 2013

Desde hace 150 años están diciendo que el capitalismo se va a acabar. Están como los que esperan el el fin del mundo. La verdad es que el capitalismo todavía no ha comenzado, ahora es que viene lo bueno.

Sigan esperando.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.